Toma el control de tu ansiedad - Reseña crítica - Dr. Adrián Salama
×

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

QUERO APROBAR 🤙
70% OFF

Operación Rescate de Metas: 70% OFF en 12min Premium

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

4354 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Toma el control de tu ansiedad - reseña crítica

Toma el control de tu ansiedad Reseña crítica Comienza tu prueba gratuita
Salud y dieta

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 

Editorial: Editora Independente/Não Encontrada

Reseña crítica

¿Estás constantemente preocupado? ¿No puedes conciliar bien el sueño porque les das vueltas y vueltas a pensamientos que te inquietan o asustan? ¿El dolor de cabeza no te abandona? ¿Te sobrevienen crisis de ansiedad? ¿Te aqueja alguna enfermedad o dolencia que no pareciera tener explicación médica alguna?

Entonces, este microlibro te está esperando. ¡Ponte manos a la obra y aleja la ansiedad de tu vida!

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es inherente al ser humano, a sus pensamientos y a cómo estos están ligados a los sentimientos. Pero, sobre todo, al objetivo esencial de la mente humana, que no es otro que la supervivencia.

Lo que hace la ansiedad es activar el cuerpo y la mente para prepararnos a afrontar un peligro inminente, y salir vivos de la situación en caso de que dicho peligro se materialice.

La ansiedad no desaparece nunca por completo; se puede aprender a controlarla para evitar que nos perjudique e impedir que actúe cuando no resulta necesaria.

Es normal y es un mecanismo de defensa del que disponemos todos. La mente humana está programada para activar la ansiedad de ser necesario, de existir un peligro inminente que ponga en riesgo nuestra vida.

Muchas situaciones desencadenan ansiedad en niveles proporcionales al peligro o desafío por enfrentar, y eso no es perjudicial. Experimentarla ante situaciones que lo ameriten está destinado a ayudarnos.

La ansiedad que genera preocupación puede ayudarte a prepararte para cometer los mínimos errores posibles en determinadas situaciones, mejorando tu capacidad de respuesta ante ellas y mejorando también tus resultados. Si no dejas que te paralice o que se vuelva excesiva, claro está.

No hay que dejar que se vuelva muy intensa. Especialmente si nuestra vida no corre peligro.

Es negativa cuando es desproporcionada en comparación con el hecho al que se teme: ante un peligro real, es lógico sentir ansiedad. También es negativa cuando se fundamenta en un temor irracional que está solo en nuestra mente, irreal porque no representa un peligro real.

Tus peores enemigos son tus pensamientos, pues son capaces de crearte miedos infundados, y hacerte creer que estos son enormes y verdaderos. Lo ideal es que la ansiedad se desencadene ante hechos reales, no ante catástrofes o desastres imaginarios. Cuando afecta la vida cotidiana de quien la padece, también tiene una carga negativa.

En conclusión: la ansiedad es negativa y perjudicial si es injustificada, recurrente e intensa, afectando la vida cotidiana de quien la padece. No así si es proporcional al desafío por enfrentar, caso en el que puede pasar por meros nervios.

Signos de la ansiedad

Los signos propios de la ansiedad son varios, y es importante que los distingas para poder controlarla. Por empezar, la preocupación ante un peligro inminente es el signo característico de la ansiedad.

Otro síntoma es el aumento del ritmo cardíaco. Con el aumento de la adrenalina en el cuerpo, se producen palpitaciones. Muchas veces, se manifiesta en la respiración del tórax hacia arriba o hiperventilación, que es la forma que tiene nuestro cuerpo de oxigenarse mejor tras el aumento de la adrenalina.

En otras ocasiones, podemos sentir mareos producidos por el exceso de oxígeno en nuestro cuerpo derivado de la hiperventilación, o de una respiración acelerada y descontrolada.

La sudoración en las manos también es un signo muy claro, y suele suceder cuando se activa la ansiedad para una defensa más efectiva en caso de lucha.

Seguramente, has experimentado problemas de concentración. Si bien ante un peligro real la ansiedad deriva en el aumento de concentración para responder mejor ante el peligro, lo que en un momento como ese es efectivo para la supervivencia, cuando la ansiedad es recurrente y anormal trae consigo problemas de concentración, y con ello problemas de índole social, laboral y académica.

Una característica muy común es el insomnio. Cuando la mente está centrada en las preocupaciones, conciliar el sueño es una verdadera odisea. También puede haber dolores de cabeza frecuentes, ya que la ansiedad supone una tensión constante. Por último, encontramos las crisis de ansiedad o de pánico.

Causantes de la ansiedad

Los seres humanos tenemos necesidades que, si no son satisfechas, enturbian nuestro bienestar general, pero, especialmente, el bienestar a nivel psicológico o emocional. Con esto, el autor no se refiere a cuestiones biológicas como alimentarse.

Como primera necesidad, Salama menciona la certeza, porque brinda seguridad, y esa seguridad aleja la preocupación, la angustia y la ansiedad. Trae bienestar, tranquilidad.

Las sorpresas aparecen en segunda instancia como necesidad a satisfacer. Te estarás preguntando si acaso la certeza y la sorpresa no son opuestas. Los seres humanos necesitamos de las sorpresas tanto como de la certeza, porque nos conducen a avanzar, a innovar en nuestra vida, a los cambios necesarios, a crecer. A una variedad sana.

Otra necesidad que tenemos las personas es la de ser reconocidas. No se trata de vanidad o de un deseo ferviente por fama o gloria. Los seres humanos necesitamos ser reconocidos por otros seres humanos por el simple hecho de que somos seres humanos también. Eso nos hace sentir valiosos e importantes.

De esta necesidad básica emocional humana a veces surge la ansiedad desmedida, la ansiedad perjudicial por el miedo o la incertidumbre de querer agradar a otros y no tener la certeza de que se podrá.

Por eso, muchos de los que padecen la ansiedad como trastorno, o ataques de ansiedad, lo hacen con un factor desencadenante de tipo social derivado del miedo al rechazo que experimentaron en el momento en que comenzó su ansiedad.

Tener conexión es otra necesidad, y está ligada a la anterior. Tiene que ver con la necesidad de conectar con otros, de saber que hay personas que nos entienden y a las que les agradamos.

Llegando al final, aparece la necesidad de celebrar. Es una de las dos necesidades humanas espirituales existentes. La otra es dar. A los seres humanos nos encanta recibir pero tenemos la necesidad de dar, de retribuir a otros.

Si no satisfacemos estas dos últimas necesidades, perdemos conexión con la raza humana en general, y esto puede traer consigo ansiedad.

Las emociones y sentimientos

Las emociones son reacciones psicofísicas que pueden ser biológicas o aprendidas. Las biológicas o automáticas son cuatro emociones básicas: alegría, tristeza, enojo y asco.

Cuando nacemos, solo sentimos estas cuatro emociones, pero, a medida que crecemos y a lo largo de nuestra vida, vamos aprendiendo muchas más.

No ver satisfecha una necesidad humana haría que experimentemos ciertas emociones, entre ellas el miedo, y de allí nace la ansiedad.

A las emociones mencionadas, podrían agregarse el temor, la culpa y la vergüenza, y sentimientos como el amor, el odio, la ternura y la nostalgia. Estas son respuestas a pensamientos. El estado de ánimo se produce por factores desencadenantes, por emociones y pensamientos.

Los pensamientos influyen en los sentimientos y muchas veces hacen que la ansiedad surja. Si está en tu mente, tu cerebro lo concibe como real, no puede separar lo irreal de lo que no lo es cuando se trata de pensamientos dominantes. Si logras controlarlos, dominarás tu estado de ánimo y la ansiedad.

No puedes esperar superar la ansiedad si no mermas los pensamientos que te hacen sentir ansioso.

Con el nombre de “inteligencia emocional”, el autor hace referencia al conjunto de habilidades psicológicas que ayudan a las personas a adaptarse eficazmente a su entorno, a los cambios o situaciones diversas, a sobrellevar eficazmente situaciones de la vida cotidiana que impliquen desafíos y a superar situaciones difíciles.

La inteligencia emocional será tu arma más eficaz para vencer tu problema. Te ayudará a dominar los sentimientos y emociones. Además, debes averiguar de dónde viene tu ansiedad, eso te ayudará a comprenderte a ti mismo, a comprender por qué te sientes así.

Hay algunos factores que te ayudarán a encontrar el origen de tu ansiedad, pero no te limites a ellos. Reflexiona, encuentra tu factor desencadenante personal.

Los factores son:

  1. Haber estado o estar sometido a estrés continuo: por ejemplo, quedar desempleado o tener demasiadas responsabilidades en un trabajo, atravesar un proceso de divorcio, el duelo por la muerte de un ser querido o su enfermedad, una enfermedad propia y similares.
  2. Presenciar o ser víctima de algún evento traumático.
  3. Tener una personalidad predominantemente susceptible: estas personas son más propensas a padecer de ansiedad, pues cualquier cosa les afecta sobremanera y continuamente están preocupadas por algo.
  4. Abuso de alcohol o drogas: afecta el sistema nervioso y por ello puede originar o ser causal de ansiedad patológica.
  5. Genética: muchos desarrollan trastorno de ansiedad de manera hereditaria debido a que dentro de su familia otros la han padecido.
  6. Pensamientos dominantes perjudiciales: no poder apartar de la mente todo lo malo que puede ocurrir en tal o cual situación, por ejemplo.

Cómo controlar la ansiedad

Cuando te veas ante una situación que te genera estrés, un buen ejercicio es describir el evento que la desencadena. Pregúntate cuál es el proceso mental que hace que te enfoques en la ansiedad.

Imagina que te encuentras frente a lo que te produce ansiedad y responde: ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Qué es lo mejor que puede pasar? ¿Qué es lo que podría pasar realmente?

Imagina que lo peor sí pasó y responde: ¿Qué tanto te importa? Ha pasado una semana, un mes, un año. Usando de nuevo tu peor escenario, responde: ¿Cuáles son tus pensamientos irracionales al respecto? ¿Cuáles son tus pensamientos racionales?

Si lo peor ocurre, la vida sigue y en algún momento lo superarás. Esa es la verdad, entonces ¿por qué temer? Repite este ejercicio con todas las situaciones que sepas que te producen ansiedad. Te hará consciente de la realidad de tu temor y lo mermará.

Dar rienda suelta a preocupaciones o a pensamientos negativos agrandará tu ansiedad; si los cambias, si los aminoras, si te convences de que no puede ser tan malo como lo imaginas, la situación cambia, tu ansiedad merma y la puedes controlar.

Mientras combates tus pensamientos negativos te estarás acostumbrando a pensar en positivo, y eso cambiará tu vida y te alejará de la ansiedad.

Por otro lado, es muy importante darle lugar preponderante a la respiración. Cada célula de nuestro cuerpo, todo en nuestro interior requiere de oxígeno, y la respiración controlada te puede ayudar a llevar oxígeno a donde lo necesites especialmente, lo que te traerá salud y bienestar general, y a la vez te colmará de energía.

Para potenciar el efecto relajante, podrías recurrir a la música clásica, a los inciensos, a cerrar las persianas para que no entre luz o atenuar la luz del lugar.

Mindfulness es una práctica que se convirtió en una herramienta poderosa de terapia a nivel profesional por parte de psicólogos y psiquiatras porque colabora con la salud mental, el estado emocional, la erradicación del estrés y el control de la ansiedad.

Muchos creen que mindfulness consiste nada más que en meditar, porque uno de los hábitos necesarios para practicar esta disciplina es incorporar la meditación en tu horario diario, y porque el término “meditación mindfulness” suele encontrarse en redes sociales.

Te ayuda a centrarte en el presente, te libera de la tensión que te producen tus pensamientos enfocados hacia el futuro, hacia aquello que te preocupa o hacia el pasado, hacia esos momentos que hayan causado las emociones o sentimientos.

Así, te ayudará a tener dominio de ti mismo, porque evitará que te dominen emociones o sentimientos que nada tengan que ver con tu presente. Sentirás acorde a lo que experimentes y tu vida cambiará para bien gracias a ello.

Busca un lugar apartado, cómodo y silencioso donde llevar a cabo la práctica. Apaga tu teléfono celular, diles a tus seres queridos que por el momento no deseas ser interrumpido. Siéntate con la espalda recta y cierra los ojos, de lo contrario cualquier cosa te distraerá.

En caso de que te hayan invadido pensamientos durante tu ejercicio de meditación, una vez que has terminado, procura recordarlos y anotarlos.

Esto contribuirá a identificar cuáles son esos pensamientos que te perturban o te causan ansiedad, y podrás tomar medidas en base a ese conocimiento adquirido.

Para manejar mejor tu ansiedad, recuerda el capítulo de las necesidades. Es importante satisfacerlas o, en su defecto, bajar las expectativas para no generar ansiedad.

Notas finales

Esperamos que los consejos de Adrián Salama te hayan servido para aprender a reconocer la ansiedad, además de aportarte herramientas para poder controlarla y llegar a un mayor bienestar mental y físico.

Consejo de 12min

En el microlibro “Todo lo que tienes que saber sobre la vida”, de Enrique Rojas, encontrarás recursos para vivir feliz y en armonía con tu entorno. Aprenderás a valorar las pequeñas cosas y a prestarle atención a lo que verdaderamente importa.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 7 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Nacido en México, su preparación profesional incluye una licenciatura en psicología humanista, una maestría y un doctorado en psicoterapia Gestalt. Además, tiene una maestría en adicciones y trastornos alimenticios por el San An... (Lea mas)

Aprende más con 12min

6 millones

De usuarios ya transformaron su crecimiento

4,8 estrellas

Media de calificaciones en la AppStore y Google Play

91%

De los usuarios de 12min mejoraron sus hábitos de lectura

Una pequeña inversión para una oportunidad increíble

Crece exponencialmente con acceso a la valiosa información de más de 2500 microlibros de no ficción.

Hoy

Comienza a disfrutar de la amplia biblioteca que 12min tiene para ofrecer.

Día 5

No te preocupes, te enviaremos un recordatorio de que tu prueba gratis está acabando.

Día 7

Fin del período de prueba.

Disfruta de acceso ilimitado durante 7 días. Utiliza nuestra aplicación y sige invirtiendo en tu desarrollo. O solo cancela antes que pasen los 7 días y no te cobraremos nada.

Comienza tu prueba gratuita

Más de 70.000 calificaciones 5 estrellas

Comienza tu prueba gratuita

Lo que los medios dicen sobre nosotros