Sugar Blues Resumen - William Dufty

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

307 lecturas ·  4.7 calificación promedio ·  23 calificaciones

Sugar Blues

Sugar Blues  Resumen
Salud & Dieta

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9780446777018

También disponible en audiobook

Resumen

Sugar, en inglés significa azúcar. Blues, puede significar un estado de depresión y melancolía revestido de miedo, ansiedad e incomodidad. El título de este libro, “Sugar Blues” revela su temática: la amplia gama de desórdenes físicos y mentales causados ​​por el consumo de sacarosa refinada. El azúcar, en sus diversas formas se celebra por medio de regalos entre parejas y muchas veces es dado a los niños como forma de recompensa. No sólo eso, pero muchos productos industrializados cuentan con la presencia de este elemento. ¿Cuán perjudicial puede ser para todos nosotros?

El azúcar es un veneno que mata lentamente a millones de personas. Virtualmente toda nuestra sociedad puede hoy ser considerada pre-diabética por las estadísticas oficiales. Diversas estadísticas resultantes de investigaciones científicas evidencian considerables vínculos entre el azúcar refinado y las más alarmantes enfermedades modernas. Sin embargo, este anti-nutriente adictivo es impunemente añadido a todo lo que comemos.

Sugar Blues también es el nombre de un lamento musical de los afro-descendientes norteamericanos de principios de siglo. Es una historia trágica pero contada de una manera melodiosa. De la misma forma el azúcar refinado causa diversos males, pero su sabor dulce lo hace estar siempre presente en nuestra sociedad. En este libro encontrarás un relato detallado de las circunstancias nefastas que permitieron el ascenso del azúcar como la gran droga legalizada de nuestra época. Este es un libro que puede cambiar tu vida. O tu muerte. Explora en 12 minutos el lado amargo de las cosas dulces.

El mercado blanco

Por miles de años lo que llamamos azúcar continuó desconocido. La mayoría de tus antepasados ​​evolucionaron y sobrevivieron sin él. Ninguno de los libros antiguos lo menciona: ni la biblia, ni el corán, ni el i-ching. Ciertamente que existía la miel y los vegetales dulces, pero no el azúcar refinada. Se atribuye a los científicos del Imperio Persa en el siglo VII la investigación y desarrollo del proceso de refinación del jugo de la caña, dándole una forma sólida como la de un ladrillo, que podría ser almacenado sin fermentar, transportado y comercializado. En esa época, un pedazo pequeño de saccharum era una diversión rara y preciosa reservada a reyes y emperadores. Cuando las armas del Islam subyugaron a los persas, uno de los trofeos de la victoria fue la posesión del secreto del procesamiento de la caña y el control del negocio.

Los árabes comercializaron el concentrado dulce por el mundo. También fueron los primeros en tener suficiente cantidad de azúcar para suplir, tanto a la corte como a la tropa, con dulces y bebidas azucaradas. En retrospectiva la obsesión, y el uso indiscriminado del azúcar por los soldados pudo haber colaborado con las derrotas militares de los siglos siguientes.

Una historia sangrienta

Cuando las cruzadas terminaron, Roma decidió poner las manos en los impuestos y tributos del comercio de azúcar. Siguieron siete siglos de crimen organizado con derecho a genocidios, en masa, de esclavos nativos para mano de obra. En esa época el historiador Noel Deerr dijo que: "No sería exagerado afirmar que el tráfico esclavo alcanzó la cifra de 20 millones de africanos, dos tercios de los cuales están bajo la responsabilidad del azúcar.

Portugal y España enriquecieron como nunca antes de su caída. Sólo podemos especular sobre el hecho de que esta declinación ha sido biológica, ocasionada por la embriaguez de azúcar en la corte. Pero otros poderes estaban esperando para recoger los pedazos y alrededor de 1660 los ingleses estaban a punto de ir a la guerra con Francia para mantener su monopolio. Así lo escribió el filósofo francés Claude Adrien Helvetius: "Ningún barril de azúcar llega a Europa sin que esté bañado en sangre." El azúcar es el mayor maleficio que la moderna civilización industrial impuso a América, África y al Extremo Oriente.

El cuerpo en crisis

La fabricación moderna del azúcar trajo nuevas enfermedades. Nuestro cuerpo fue formado en un proceso evolutivo de miles de millones de años en que el azúcar no era un elemento a ser considerado. Su consumo necesita ser resuelto por nuestro organismo como una verdadera crisis a ser enfrentada. Para la máxima eficiencia del cuerpo, el volumen de glucosa en la sangre debe estar en equilibrio con el volumen de oxígeno.

Cuando todo va bien este equilibrio se mantiene gracias a nuestras glándulas suprarrenales. Cuando lo ingerimos, el azúcar refinado ya está a un paso de convertirse en glucosa, por lo tanto escapa de los procesos bioquímicos de nuestro cuerpo y va directamente a los intestinos, donde se convierte en glucosa. Ésta, a su vez, es absorbida por la sangre donde el nivel de glucosa ya había sido establecido en equilibrio con el oxígeno. De esta forma, el equilibrio se rompe.

Las cápsulas suprarrenales expelen hormonas que conducen todas las reservas químicas para enfrentar el azúcar: la insulina se produce en un antagonismo complementario a las hormonas suprarrenales. El nivel de glucosa de la sangre cae bruscamente y se inicia una nueva crisis. El páncreas y las suprarrenales tienen ahora que reaccionar para regular la reversión en la dirección química e intentar restablecer el equilibrio.

Si esto ocurre con frecuencia durante varios días, después de algunos años el resultado final es la interrupción de las glándulas suprarrenales, que se gastan, no por trabajo excesivo, sino por continuas palizas. La producción global de hormonas es baja, los volúmenes no se armonizan. Este funcionamiento irregular, desequilibrado, se refleja en todo el circuito suprarrenal. El resultado más nefasto es la falta de producción de la hormona cortical adecuada y el desequilibrio entre estas hormonas. Al interferir con las hormonas la salud mental está comprometida.

El cerebro en crisis

Todo esto se refleja en la forma en que nos sentimos. Ante las crisis rutinarias, el cerebro podrá, en breve, tener problemas serios. Cuando las glándulas suprarrenales son violadas llega el estrés. Podemos volvernos irritados y nerviosos. Nos fragilizamos porque ya no poseemos un sistema endocrino saludable. Nuestra eficiencia se desvanece cada día, siempre estamos cansados, parece que nunca conseguimos terminar nada.

Mientras la glucosa está siendo absorbida por la sangre, nos sentimos eufóricos. Sin embargo, esta onda de energía hipotecada es sucedida por períodos de depresión. Cuando el nivel de glucosa de la sangre cae quedamos apáticos, cansados; necesitamos un esfuerzo mayor para movernos e incluso para pensar, mientras que el nivel de glucosa de la sangre se está elevando.

Por eso el famoso endocrinólogo John W. Tintera era enfático en decir: "Es perfectamente posible mejorar tu disposición, aumentar tu eficiencia y cambiar para mejor tu personalidad. La manera de hacer esto es evitando el azúcar de caña y de remolacha bajo todas sus formas y disfraces.”

De médico y de locos

En el siglo diecisiete el consumo de azúcar se disparó de dos medidas en un barril de cerveza, de vez en cuando, a más de un millón de kilos cada año. La proliferación de enfermedades mentales y "el gran confinamiento de los locos," comenzó a finales del siglo diecisiete y coincidió con el uso en masa de azúcar refinado. La relación del consumo de sacarosa con índices de salud mental sólo fue descubierta en la década de 1940.

El Dr. John Tintera descubrió la importancia vital del sistema endócrino con el estupor cerebral. Se descubrió que la principal queja de sus pacientes era a menudo similar a la encontrada en personas cuyos sistemas no podían lidiar con el azúcar: fatiga, nerviosismo, depresión, aprehensión, ansiedad por dulces, dificultad para concentrarse, alergias, baja presión arterial.

Un historial de la alimentación de los pacientes diagnosticados como esquizofrénicos revela que la dieta de su preferencia era rica en dulces, pasteles, balas, café con azúcar, bebidas con cafeína y comidas preparadas con azúcar. Estas comidas que sobrecargan las glándulas adrenales, deben ser eliminadas o severamente restringidas. Esto porque no es sólo la esquizofrenia sino el negativismo, la hiperactividad y el obstinado resentimiento a la disciplina y hasta el alcoholismo tiene su raíz en el hipoadrenocorticismo, el tipo endocrino causado por el abuso crónico de azúcar.

Alergias refinadas

El Dr. John Tintera también fue el primero en sugerir, en una revista de circulación amplia, que "es ridículo hablar en tipos de alergia cuando existe sólo un tipo, constituido por glándulas suprarrenales debilitadas... por el azúcar.”

Aunque hoy los médicos de todo el mundo repiten lo que Tintera había anunciado años antes sobre tratamiento psiquiátrico y nadie, realmente nadie, tiene permiso para iniciar cualquier tratamiento a menos que sea sometido a una prueba de tolerancia de glucosa, la cuestión de la influencia del azúcar en la alergia todavía no es unanimidad.

Comprensible, su argumento minaría las bases de la industria de las almas alérgicas, que fueron entretenidas con fábulas sobre exóticas alergias - cualquier cosa, variando de plumas de caballo a colas de langosta. Sería vergonzoso admitir tan rápidamente que nada de eso importa, y basta con retirar el azúcar de estas personas y mantenerlas lejos de él.

El proceso de refinamiento

El azúcar refinado por el hombre es ocho veces más concentrado que la harina, y ocho veces más artificial, y probablemente ocho veces más peligroso. Es esta artificialidad que engaña la lengua y el apetito, conduciendo al consumo excesivo. ¿Quién comería más de un kilo de remolacha por día? Esto equivale, sin embargo, a unas sesenta y pocos gramos de azúcar refinado.

El consumo excesivo produce diabetes, obesidad y trombosis coronaria, entre otras cosas. Además, el proceso de remoción de las fibras vegetales naturales produce caries en los dientes, enfermedades en las encías, problemas en el estómago, venas varicosas, hemorroides y enfermedad diverticular.

El proceso de refinamiento del azúcar, sea de la caña o de la remolacha, elimina todas las vitaminas encontradas en esos alimentos. Por esta razón el descubrimiento del vínculo entre el azúcar y el escorbuto fue descubierto siglos antes del conocimiento en relación a la vitamina C. Las proteínas también se eliminan promoviendo la aparición de la úlcera péptica.

La civilización diabética

No hay cifras sobre la incidencia de la diabetes en la antigüedad. "Para mí es difícil explicar por qué Hipócrates nunca describió un único caso de diabetes", observó el Dr. G. Campbell, autoridad sudafricana en el asunto.

En el siglo XVI, el Dr.Thomas Willi fue el primero en identificar los males presentes en el cuerpo de aquellos que poseen la orina tan dulce hasta el punto de atraer a las hormigas. El siglo diecinueve asistió a la incidencia de estos males, antes restringidos a la nobleza, alcanzar al resto de la población. La diabetes permaneció como un problema únicamente occidental hasta que los misioneros cristianos llevaron el azúcar a Japón.

El siglo XX hizo el consumo de azúcar de los siglos anteriores parecer una broma y permitió que el número de muertes por diabetes aumentara junto con el consumo de azúcar, año tras año. El descubrimiento de la insulina fue el tipo de milagro médico que a la industria de la enfermedad le gusta. La producción de la insulina fue y sigue siendo una bendición para la rama farmacéutica. Los diabéticos, a principios de siglo XX, representaban un mercado de aproximadamente un millón de personas. Cincuenta años después de la inserción de la insulina en el mercado, el número de diabéticos ha aumentado implacablemente. Hoy la diabetes es la principal causa de ceguera, así como uno de los principales factores de las enfermedades cardíacas y renales.

Podemos decir que hoy toda nuestra sociedad es pre-diabética, con personas que sufren de hipoglucemia, hiperinsulinismo o tasas anormales de glucosa en la sangre. Los llamados para el autocontrol, en el sentido de controlar las enfermedades provocadas por el azúcar, son ahogados por el clamor de algunos millones de dólares del fondo federal destinados al descubrimiento de una poción, una fórmula, inyección o tal vez un mágico páncreas atómico pionero que podrá, algún día, vencer la enfermedad. Queremos tener nuestra salud desde que podamos continuar comiendo nuestros dulces.

Limpiando la casa

Abandonar el hábito del azúcar no es fácil, pero puede ser divertido. Vas a tardar, más o menos, un mes para cambiar tu manera de hacer compras, cocinar y divertirte. Si vives solo, la mejor manera es recoger todo lo que tenga azúcar y tirarlo a la basura. De esta manera, si estás ansioso tendrás que tomar una decisión en la tienda, en lugar de ser tentado en casa. Si no vives solo, dejar el azúcar puede dar un poco más de trabajo. Por otro lado, hacerlo acompañado puede ser delicioso. El resultado en los niños es a menudo tan dramático que da ejemplo y motivación a los mayores.

Helados sin azúcar

Si tienes un gran vicio de helados, no intentes cortarlo completamente. Hay helados hechos sólo con miel. Una vez que te acostumbres al helado con miel, corta la cantidad a la mitad y disminuye gradualmente. Deja el helado como premio para ocasiones especiales; debes comprar siempre pequeñas cantidades.

Tomando Café

Si tomar café puro es muy fuerte para ti, considera el té como opción. Si crees que no te gusta el té, tal vez sea por causa del té en bolsitas, intenta, por ejemplo, el banchá japonés. Tuestas levemente el banchá en una olla y luego déjalo en infusión en una tetera por unos quince o veinte minutos en el fuego. Haz grandes cantidades y caliéntalo cuando quieras beber. Compra un  termo y llévalo a la oficina si es necesario.

Aprovechando mejor los picnics

Una de las grandes alegrías de vivir sin azúcar es poder acostarte en la playa, o caminar por las montañas, sin ser perturbado por los mosquitos y otras criaturas. Una vez que dejes de comer azúcar por un año, comprueba si no es verdad. No es por accidente que los primeros casos de fiebre amarilla, transmitida por mosquitos, ocurrieron en la isla azucarera de Barbados.

Cuidado con edulcorantes

Hoy en día, hay muchos edulcorantes sintéticos, pregonados y comercializados como un inocuo sustituto del azúcar. La sacarina y los ciclamatos tienen muchos defensores en la clase médica. Cuando se compara al azúcar, siempre se puede presentar un caso científico demostrando que ellos son el menor de dos males. El problema que ocurre con todos los edulcorantes sintéticos es que cuanto más tiempo dependemos de ellos, tanto más difícil es para nosotros apreciar la dulzura natural de los alimentos. La dependencia de edulcorantes sintéticos, como la dependencia de azúcar, insensibiliza nuestro paladar.

Sopas sin azúcar

Parece broma, pero casi todas las sopas industrializadas hoy llevan una buena porción de azúcar. Si estás dejando el azúcar, tendrás que hacerlas tú mismo. El único trabajo es encontrar buenos ingredientes. Dejar el guisante, la lenteja y los frijoles en agua fría durante una noche. La sopa es la misma simplicidad. Comienzas con un buen aceite vegetal, aceite de sésamo o maíz no filtrado, o una combinación de los dos.

Saltear cebolla cortada. Añadir el apio cortado y tal vez un poco de zanahoria. Colocar lentamente el frijol y el agua en la que se puso en remojo. Llevar a ebullición y cocinar a fuego lento por aproximadamente una hora, hasta que los vegetales estén blandos. Deja la sopa descansar. A la hora de servir, caliéntala de nuevo.

Salsas de ensalada

El ketchup, la mayonesa y tantas otras varias combinaciones llamadas condimentos rusos, también se cargan de azúcar. El azúcar está en todas partes, incluso en los pickles. Si deseas abandonar el azúcar, deberás reconsiderar completamente la cuestión de las ensaladas. Una opción es la ensalada japonesa, pero presta atención siempre en los ingredientes.

Frutas Secas

El azúcar concentrado en la pasa de uva la convierte en un edulcorante natural ideal. La grosella seca no es tan dulce, pero tiene un sabor agrio muy especial. Existen, también, las manzanas secas, melones, peras, ciruelas, cerezas, moras y hasta plátanos y piñas secas.

Secar la fruta en la estación y guardarla para los largos meses de invierno es una vieja costumbre. La fruta seca al sol, sin conservantes químicos, tiene un sabor espectacular. Muy diferente de la fruta en lata, azucarada. Se conserva bien y ocupa poco espacio. Cuando abandonas el azúcar refinado por el hombre, se abre a una gama de sabores completamente diferentes; ¡muchos de los cuales, irónicamente, predomina en los artículos del pasado! Las combinaciones son infinitas.

Crepes

El crepe es muy fácil de hacer y delicioso. Utiliza harina integral de trigo. Mezcla la harina con una pizca de sal marina. Añade dos o tres cucharadas de aceite de sésamo para cada taza de harina. Mezcla bien. Añade leche cruda, leche cuajada o crema de leche y agua o incluso agua pura. Agrega un huevo, si lo desea; si hay mucha masa, agrega dos. Continúa añadiendo los líquidos hasta que la masa quede fina, pero no resbaladiza.

El utensilio ideal para hacer un crepe es un sartén francés leve. Coloca la masa en la placa calentada, que haya recibido, antes, una capa ligera de aceite de sésamo o de maíz. Déjala en el fuego hasta que la parte superior esté completamente seca. Cuando llegue el momento, gíralo hacia abajo.

Para un crepe de postre los rellenos son infinitos. Crema de manzana natural, sin azúcar; manzana, castaña y pasas mezcladas; pasas cortadas y cocidas en agua, moras secas y cáscaras de limón batidas en la licuadora.

Nueces, almendras y castañas

Las nueces peladas, ligeramente espolvoreadas con sal marina, tostadas a fuego lento y servidas todavía calientes hacen una incomparable merienda o postre. Casi todo el mundo aprecia la diferencia entre los cacahuates crudos y tostados, pero no digas que has vivido hasta haber experimentado nueces tostadas y aún calientes. Otras nueces familiares, como la castaña de cajú y la avellana, pueden ser servidas de la misma forma. El truco es encontrar castañas y nueces que hayan sido cultivadas, curtidas y almacenadas sin productos químicos.

Las almendras sin cáscara, aún con las membranas naturales, sirven para un tratamiento japonés. Coloca las almendras en una olla de vidrio y vierte salsa de soja por encima. Mueve la almendra hasta que quede revestida por una capa de salsa; la membrana absorberá el líquido. Pon las almendras en un sartén de rejilla, a fuego lento. Permanece observando y girándolas constantemente. En general, lleva de diez a veinte minutos hasta que la almendra esté suficientemente tostada para ser servida.

Las castañas calientes, tostadas en sartén, con la piel abierta, son una especialidad vendida por las calles de París y otras ciudades cosmopolitas. Las castañas secas se pueden guardar y conservar indefinidamente. La harina de castaña es frágil y debe ser consumida tan pronto como sea molida. La castaña es, naturalmente, dulce. Combina muy bien con manzanas y pasas para pasteles, tortas o compotas. La harina de castaña también se puede utilizar con harina integral de trigo para hacer crepes, chapati o waffles.

Notas finales

  • Históricamente la industria del azúcar está bañada por la esclavitud, el genocidio y las guerras.
  • El azúcar es una novedad en términos biológicos y para enfrentarlo el cuerpo entra en crisis.
  • El azúcar genera dependencia física y psicológica.
  • Los efectos de su consumo en el cuerpo son muchos e incluyen la mayor sensibilidad a las alergias, la presión baja, los problemas de la piel, la fatiga, la enfermedad de las coronarias y la diabetes, con todas sus complicaciones.
  • El número de diabéticos hoy es mayor que nunca y casi toda nuestra sociedad está compuesta por pre-diabéticos.
  • Los efectos del consumo crónico tienen un impacto negativo directo en nuestra mente, causando apatía, nerviosismo, estrés y también está relacionado con la esquizofrenia y la depresión.
  • Dejar el azúcar puede no ser fácil, pero puede ser divertido. Abre tu mente y tu paladar para nuevas rutinas y hábitos. Rescata tu salud, sanidad y prueba nuevos sabores.

Consejo de 12'

¿Quieres saber un poco más sobre los efectos de cortar el azúcar refinado en la alimentación? Busca y ve el documental "That Sugar Film" de 2014. Para saber más sobre la industria azucarera, la recomendación es "Sugar Coated" de 2015.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

William Dufty nació en Michigan. Cursó la Universidad de Wayne y trabajó como columnista y productor de radio. Carismático, escribió para varios periódicos entre ellos el New York Post. En 1950, trabajó con su gran amiga y famosa cantante de Jazz Billie Holliday, con quien creó la conocida biografía "Lady Sings the Blues". En 1950, inspirado en el libro Macrobiótica Zen de George Ohsawa, cambió el azúcar, la c... (Lea mas)