¿Qué necesita el ser humano para ser feliz? Resumen - Maria Moronta

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

86 lecturas ·  3.0 calificación promedio ·  2 calificaciones

¿Qué necesita el ser humano para ser feliz?

¿Qué necesita el ser humano para ser feliz? Resumen
Salud & Dieta

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: B07PQYQL4X

También disponible en audiobook

Resumen

La pregunta que da nombre a este libro probablemente se la han hecho todos los seres humanos en algún momento de sus vidas.

Para Maria Moronta, autora de ¿Qué necesita el ser humano para ser feliz?, es necesario tener salud, paz y seguridad, estar en contacto con la naturaleza, cuidar del cuerpo con una dieta equilibrada y con productos económicos y de calidad.

Para ella, comer comidas saludables y equilibradas es hacer lo mejor posible para nosotros mismos. Comer de forma saludable es tener esperanza en un futuro mejor y un propósito en la vida.

A lo largo de las próximas líneas, leerás ideas fundamentales para que el ser humano sea autosuficiente, sostenible, sano y económicamente viable, independientemente de la región del planeta.

En los próximos 12 minutos, aprenderás varias lecciones importantes, que si todos siguiéramos, el mundo sería un lugar mejor y con menos problemas en la naturaleza.

Diferentes platos

Lo primero que nos enseña Maria Moronta es a cocinar sencillos platos que se pueden hacer en casa, con pocos recursos e ingredientes a los que muchas veces no damos la debida atención en los súper.

Cómo por ejemplo: la leche de semilla de calabaza es una opción mucho más saludable que la leche tradicional que consumimos todos los días. Basta mezclar estas semillas con agua y unas cucharadas de azúcar para hacer que este plato esté listo para su consumo.

Otra opción muy interesante es hacer una crema para cocinar con semillas de calabaza, utilizando la mezcla también con frijoles negros y los ingredientes anteriores. La semilla de calabaza también puede ser utilizada para hacer una mantequilla mucho más saludable que la tradicional. Cuando esté tostada, puedes ponerla en un sartén grande sin aceite por algunos minutos, sin quemarla y añadir unas cucharadas de azúcar hasta que se haga una mezcla tan cremosa como la mantequilla normal. También, puede hacerse de una manera más saludable con leche de semilla de calabaza.

Existen muchas recetas más saludables que las tradicionales que conocemos: podemos cambiar la mayonesa tradicional, que todos conocemos, por una mayonesa de zanahoria, berenjenas o garbanzos. Con una taza de leche, algunas cucharas de aceite y sal a gusto, podrás producir la mayonesa en tu casa sin productos químicos industriales. Mézclala con los ingredientes deseados y podrá acompañar a cualquier plato.

Si te gustan mucho los diversos quesos que existen, debes saber que también pueden hacerse con... ¡semillas de calabaza!

La receta es sencilla: basta con utilizar unas pocas cucharadas de semillas de calabaza peladas, unas cucharadas de lecitina de soja, un diente de ajo, pimienta negra molida, un poco de zumo de limón y dejar la mezcla en remojo durante seis horas. Después de triturar la semilla con un poco de agua y añadir la lecitina y el ajo pelado, podrás poner la receta en el refrigerador y aguardar hasta que esté todo listo.

Otro ingrediente importante para ser usado en este tipo de recetas saludables es el garbanzo. Para hacer el tofu de garbanzos, primero hay que dejar el garbanzo seco en un recipiente con dos o tres tazas de agua, después se bate todo junto. En una olla, se colocan en un escurridor y, después de añadirse la leche, se deja que espese en un molde o tartera, debe enfriarse a temperatura ambiente y luego en la nevera.

Otras buenas recetas que pueden ser agregadas a tu rutina para tener una alimentación y vida más saludable: los humus de calabaza, aguacate, garbanzo, habichuelas blancas, rojas o negras; los purés de frutas. En los pasteles, puedes sustituir el huevo por harina de lino, yogur o tofu cremoso.

Puedes hacer panes más saludables con combinaciones de semillas de calabazas o incluso con harina de garbanzo.

Es decir: es posible tener una mejor salud sin perjudicar tu alimentación ni tus gustos.  

El azúcar escondido en los alimentos para bebés

La dosis determina que algo sea venenoso y el consumo en exceso de azúcar es malo para la salud.

Muchas personas piensan que no consumen azúcar porque no lo usan directamente en su dieta.

Pero el azúcar está presente en casi todos los alimentos que consumimos. Además de azúcar, a veces, encontramos otros ingredientes como el jarabe de maíz de alta fructosa, concentrado de zumo de fruta, sacarosa, glucosa, dextrosa, jugo de caña, malta, melazas, lactosa, miel y maltodextrina.

Estos son diferentes nombres que se le dan al azúcar. Algunos ejemplos de alimentos en los que podemos encontrar mucho azúcar son:

Yogures: un yogur anunciado para niños, por ejemplo, tiene en media 16g de azúcar, casi la dosis total recomendada para un bebé;

Galletas: los pediatras recomiendan comer unas tres galletas al día. Cada 100g consumidos, tenemos 69g de carbohidratos, de los cuales 24g son azúcares;

Leches de fórmula: varios análisis muestran que del 28% al 54% de las calorías de las leches de fórmula proceden del azúcar;

Papillas: tienen un exceso de azúcares que junto con el resto de alimentos pueden hacer que los bebés consuman mucho más azúcar a diario que lo recomendado.

Consecuencias del exceso de azúcar en bebés

El exceso de azúcar siempre es malo para la salud, no importa si quien lo consume es un anciano o un bebé.

La ventaja de los bebés es que ellos no sienten los sabores de los alimentos como "insípidos". Son los padres los responsables.

Por eso, es importante saber que el azúcar provoca una mala oxigenación celular y una mala coagulación. En los primeros años del bebé se están formando el número de adipocitos que se poseen a lo largo de toda la vida.

Es decir, controlar el consumen de azúcar para los bebés es fundamental para que tengan más salud en el futuro.

Deshidratar alimentos con electricidad

Para hacer muchas de estas recetas es necesario deshidratar los alimentos.

Para ello, usa secadores o deshidratadores eléctricos caseros, provistos de un sistema de calentamiento y ventilación forzada, que producen un flujo de aire caliente que atraviesa a los alimentaos dispuestos en bandejas de rejilla, así se va eliminando la humedad.

Sus temporizadores y el sistema de control de temperatura son bastantes exactos. Algunos modelos comerciales tienen una potencia de 600 a 800 vatios

Se pueden deshidratar frutas y otros alimentos en un horno doméstico, cuando se pueda trabajar con temperaturas bajas.

Después de deshidratado, se puede servir las temperaturas con puerta entreabierta 5 a 10 cm. El tiempo que el alimento se seca puede reducirse si dejamos la puerta abierta para que salga el aire caliente de manera más rápida.

Deshidratar alimentas con energía solar

Si quieres deshidratar alientos con energía solar, el método más simple y artesanal consiste en colocarlos directamente al sol sobre una mesa o rejilla, para que los rayos solares y el viento se encarguen de eliminar la humedad.

Muchas personas pueden recurrir a los deshidratadores solares vendidos en el mercado, pero como indicamos encima no son necesarios.

Para qué sirve la Vitamina C  

La Vitamina C también es conocida como Ácido Ascórbico. Es necesaria para el correcto desarrollo y funcionamiento de muchas partes del cuerpo. Es un antioxidante fisiológico que regenera otros antioxidantes en el cuerpo.

También es la responsable por absorber el hierro, mejorar la piel e involucrar el metabolismo proteico por medio del colágeno, un componente fundamental para el tejido conectivo, desempeñando un papel fundamental para la cicatrización de las heridas.

Alimentos ricos en Vitamina C

La vitamina C puede ser obtenida a partir de diversos alimentos, no solo está presente en la naranja, el alimento más conocido con Vitamina C.

Chiles, guindillas, ajies, pimiento rojo o verde, col rizada, brócoli, frutas tropicales tales como papaya, piña y mango, fresas, coliflor, coles de bruselas, acerola y amla son algunos de los alimentos ricos en Vitamina C.

Comida enlatada

La comida enlatada tiene un proceso de conservación que no sólo destruye las bacterias responsables del deterioro de la comida, sino que también elimina el 99% de los residuos de pesticidas que se encuentran en los alimentos frescos.

Al revés de lo que se piensa, las conservas permiten que se mantengan las vitaminas, proteínas y los nutrientes de los alimentos.

La rapidez con que se preparan los alimentos evita la pérdida de las propiedades nutritivas y las conservas no requieren aditivos para mantener los alimentos en perfecto estado. Además, no debemos desechar el líquido sumergido en el alimento, pues en él están concentrados los nutrientes y vitaminas para que el sabor del plato se mantenga delicioso.

Qué se espera de los alimentos

Debemos esperar solamente que los alimentos no nos produzcan daños, tales como infecciones, intoxicaciones u otras enfermedades.

Los de origen vegetal no suelen causar malestar, los de origen animal pueden hacerlo. Hay que tener cuidado.

Los súper alimentos

También se espera de los alimentos que, además de satisfacer nuestras necesidades de nutrientes, prevengan o curen trastornos o enfermedades. Además de producir placer.

Los alimentos vegetales pueden ser fuente de salud y obtener este poder curativo es muy importante, por eso nuestra rutina de alimentación merece nuestra total atención.

Las legumbres: un superalimento con nutrientes esenciales para nuestro organismo

Las semillas que encontramos dentro de las vainas de las plantas llamadas leguminosas son lo que conocemos como legumbres. Las vainas de dónde surgen pueden tener muchos tamaños distintos, pues varían dependiendo de la especie.

Los cereales y las leguminosas fueron las primeras plantas cultivadas por los seres humanos y su consumo como alimento prioritario se extendió a lo largo de la historia por poblaciones de muchos países.

Nuestros abuelos y abuelas las consumieron mucho más que nosotros, en tiempo de escasez fueron muy beneficiosas debido a sus propiedades nutricionales.

Las legumbres regulan nuestro sistema intestinal, por ejemplo, y nos ayudan a tener más energía para seguir nuestros días.

Algunos remedios naturales

Manzanilla: se la ingiere como té, se usa como crema y tiene beneficios como mejorar el asma, es antiinflamatoria, antialérgica, antibacteriana y sedante. El té de manzanilla es un calmante y mejora el sistema digestivo;

Té de salvia y de lechuga: funcionan para la hidratación y también se pueden usar como compresas calientes;

Para las quemaduras: además de aplicar agua fría, puedes usar patata o papa cruda, pasta de dientes, bolsitas de té negro y aceite de lavanda para tratar la quemadura. Vinagre y hojas de llantén mayor son otras opciones;

Para el dolor de estómago: jarabe de aloe vera, té de menta con miel, jugo de limón con agua templada, té de tomillo con canela, infusión o aderezo de orégano, bicarbonato de sodio, papilla de plátano con arándanos y miel, salvia y jengibre y yogur natural son buenas opciones;

Para el dolor de cabeza: agua caliente alrededor del cuello, hielo en una bolsa sellada colocada en la frente, tomar mucha agua, descansar y un buen masaje son otras opciones;

Notas finales

Si queremos una vida saludable, debemos tener en cuenta que la alimentación es un factor fundamental para ello.

En ¿Qué necesita el ser humano para ser feliz?, Maria Moronta nos enseña algunas ideas simples de cómo algunos cambios alimenticios pueden hacer que mejore nuestra situación del día a día.

Son lecciones que van desde la importancia de comprender el poder de las legumbres, como ayudantes para curar las enfermedades, hasta reducir el consumo de los azúcares, que están presentes en muchos de los alimentos diarios que consumimos, aunque no lo notemos.

Otra información muy importante es que los alimentos en lata son más saludables que los alimentos muy industrializados o llenos de fórmulas químicas, de los que hay que intentar huir.

La preocupación con nuestra alimentación debe unirse a la práctica de ejercicios, debemos de preocuparnos por la salud, además de querer tener un cuerpo bonito.

La autora nos da una verdadera clase de cómo transformar muchos alimentos, a los que no prestamos la debida atención, en cosas fundamentales para mejorar nuestras costumbres.

Punta del 12min

Pon en práctica las enseñanzas de este microbook. Pero recuerda que no debes cambiar la alimentación de una sola vez, ves poco a poco.  

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario: