Por si las voces vuelven - Reseña crítica - Ángel Martín
×

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

QUERO APROBAR 🤙
70% OFF

Operación Rescate de Metas: 70% OFF en 12min Premium

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

397 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Por si las voces vuelven - reseña crítica

Por si las voces vuelven Reseña crítica Comienza tu prueba gratuita
Autoayuda y motivación y Desarrollo personal

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9788408249214

Editorial: Planeta

Reseña crítica

Este libro busca romper de una vez por todas el estigma de las enfermedades mentales a través de un sorprendente testimonio sobre la locura. Es un relato en primera persona sobre lo que supone perderse; una historia vitalista que te atrapará desde el principio.

No necesitas llegar a tocar fondo para reconstruirte desde cero, y ese es el gran aprendizaje de este libro.

¿Te apuntas a jugar un rato a ver el mundo como si estuvieras loco?

Las voces

Imagina que descubres que se puede vivir al mismo tiempo en el pasado, en el presente y en el futuro. Imagina darte cuenta de que puedes controlar el tiempo, la naturaleza y el espacio con tan solo pensarlo. Imagina sentir eso teniendo la certeza de que es cierto.

Según los médicos, eso es volverse loco. Ahora imagina perder de golpe esa sensación. Eso es volverse loco de verdad. Pero esto solo lo saben los que alguna vez se han vuelto locos.

En primera instancia, debes saber que cualquiera que te aparte porque te volviste loco es una persona a la que no necesitas tener cerca.

Y a cualquiera que cuando estés recuperado te recuerde cosas como: “Me debes esto o aquello por haberte echado un cable cuando no estabas bien”, también mantenlo lejos. Volverse loco no tiene absolutamente nada de malo. No es algo que tú mismo te provoques a propósito.

Lo que sucede es que, el día menos pensado, la burbuja que has creado para intentar que todo duela mucho menos estalla, pero en lugar de hacerlo para afuera lo hace hacia adentro.

Tu cabeza está llena de voces, y eso jamás podrá detectarlo nadie, por muchos electrodos de colores que te pongan. En tu cabeza tienes voces de padres, amigos, hermanos, parejas, familiares, profesores, jefes, compañeros, actores, músicos, algunas que tú mismo has inventado e incluso algunas de personas que murieron hace tiempo o no hace tanto.

Hay cientos de voces esperando a que las necesites para relatar algún recuerdo o simplemente bromear. La única diferencia entre estar cuerdo o estar loco es tenerlas bajo control o no.

Como lo último que quieren esas voces es llamar la atención para evitar que puedas devolverlas al baúl o pedir ayuda cuanto antes, sus intervenciones son perfectas y sutiles. De este modo, muy lentamente, se apoderan por completo del cerebro.

Las señales

Todo lo que se cruce en tu camino se convertirá de forma inevitable en algún tipo de señal que te advertirá sobre si vas bien o no. Lo primero que descubres cuando cruzas el umbral de la locura es que lo que vemos y escuchamos es solo la primera capa de lo que en realidad está pasando.

Cualquier cosa que puedas ver, oler, sentir, tocar es una señal. Pero el cerebro no las crea. Las interpreta. Y lo hará, quieras o no, bajo las reglas que tú hayas configurado en tu cabeza.

Eso quiere decir que, para poder descifrar las señales, es imprescindible que primero le ofrezcas al cerebro una historia o un contexto al que agarrarse.

A lo largo de nuestra vida nos han enseñado a interpretar algunas cosas basándonos en los miedos y las vergüenzas de los otros, hasta llegar a un punto en el que realmente no sabemos quiénes somos de verdad.

Es importante que tengas en cuenta que pensar mal o tener miedo como primera opción siempre que recibes algo no es lo más inteligente ni lo más sano.

Hay muchas preguntas que surgen a partir de la locura. ¿Cuáles de los pensamientos son ciertos? ¿Por qué todo el mundo está tan seguro de qué pensamientos no están equivocados y cuáles sí lo están?

Y lo más importante: ¿en qué momento uno empieza a volverse loco? Jamás encontraremos respuesta a eso. Y nunca intentes convencer a un loco de que lo que está viendo o sintiendo no es real, porque lo es.

Lo peligroso de la locura

La inseguridad que sientes contigo mismo después de pasar por algo así es tan brutal que si alguien te dijera: “Sabes que no puedes respirar, porque si respiras, mueres, ¿verdad?”, dejarías de respirar y morirías convencido de que la verdad la tenía el otro. Al fin y al cabo, el que un día se volvió loco fuiste tú.

Lo verdaderamente duro de volverse loco es la recuperación de la cordura. Quizá pueda compararse, aunque con muchísima distancia, con despertar justo después de un sueño en el que te has quitado de encima todos los problemas que te aplastan a diario en esta vida.

De alguna manera, el cerebro de quien pasó por una situación similar, tiene la sensación de haber conocido la muerte y, pese a tratarse de un proceso mental doloroso y extremadamente agotador, interpreta morir como algo que no estuvo tan mal.

Lo peligroso de la locura es que no se pone un límite. Una vez que consigue establecerse en tu cabeza, se dedica a trabajar en conquistar cada rincón y construir muros cada vez más altos y más fuertes.

Cada paso que la locura da en tu mente lo hace después de haber convencido de forma milimétrica al cerebro de que no dar otro paso es completamente absurdo. El mecanismo interno de la locura es de una complejidad extrema.

Nunca sabes si ese mecanismo te hará daño en algún momento o hará que tú mismo lo hagas. Por eso, es fundamental cuidar la salud mental, pero también cuidar la de los demás; cuidarnos mutuamente.

El verdadero problema de volverte loco es que no sabes manejar la situación. La cantidad de cosas que descubres son tan abrumadoras que no puedes pensar con claridad.

A pesar del cansancio y la carga de medicación que puedas llevar encima, la locura se resiste a abandonarte y sigue intentando que cualquier cosa que se cruce en tu camino tenga algún significado más allá del que pueda parecer a simple vista. Te esforzarás a muerte por seguir viendo señales.

Adiós a las voces

Si estás pasando por algo parecido a lo que estás leyendo, es importante que sepas que si te notas más triste que nunca, si te sientes extremadamente solo aunque tengas gente cerca, es normal. Si no sabes quién eres, si notas que quieres mucho menos a la gente, es normal.

Incluso, si a veces quieres pasarte todo el día escondido a oscuras dentro de un armario, si crees que todo ha terminado y ya no hay ningún futuro para ti, es normal.

Pero también es importante que sepas que, al pensar que todo ha terminado y no hay futuro para ti, estás muy equivocado. Recuerda que no eres la primera ni la última persona que tiene que pasar por esto; no sientas vergüenza. Hay muchas personas dispuestas a echarte un cable siempre que lo necesites.

La medicación que hay que tomar después de pasar por algo así es demoledora por una razón muy sencilla: tiene que mantener al cerebro tranquilo para asegurarse de que no habrá sobresaltos. El problema es que lo mantiene tan pero tan bajo que se instala en ti la sensación de que ya no valdrás para nada nunca más.

Jamás juzgues el esfuerzo que creas que alguien puede estar haciendo basándote solo en lo que ves físicamente. Y no juzgues tu propio esfuerzo.

Perder tu identidad te da la oportunidad de hacer algo grandioso: construirla desde cero.

Solo necesitas un poco de tiempo, espacio y calma para asumir lo que ha pasado y empezar a remontar. Porque, aunque ahora mismo no lo creas, remontarás.

Que algo hoy te parezca imposible no significa que lo sea.

La reconstrucción

Es importante no convertir en personal absolutamente nada de lo que se diga, ni mientras se está loco ni después. Sólo son palabras dichas por personas que no saben muy bien cómo comportarse en situaciones que no son habituales.

Lo primero que tendrás que hacer para poder reconstruirte es aprender a no escuchar cualquier cosa que llegue a tus oídos y olvidar las que ya hayas escuchado, porque puedes estar más que seguro de que alguna de esas cosas, o la combinación de varias, fueron las que sirvieron para que se desencadenaran los problemas.

De esa forma se empieza la reconstrucción: dando por sentado que no sabes absolutamente nada y que lo poco que sabías estaba muy equivocado.

La mayor ventaja de volverte loco y tocar fondo es que todo tu mundo se derrumba y te sientes tan perdido, desorientado, triste y solo que tu única opción para salir a flote consiste en reaprender a ver el mundo desde cero.

Todo aquello que se cruza en tu camino tiene como única misión responder en tiempo real cualquier pensamiento o sensación que estés teniendo en ese instante. Cuando esa idea se instala en tu cabeza con la misma fuerza que tienes instalado que si no respiras te mueres, te conviertes en indestructible.

Si de repente sucede algo que tu cerebro reconoce como una de aquellas señales que eran tan habituales antes de que te ingresaran, te preguntarás: “¿Y si en realidad no estuve loco?”. Lo primero que sucede es que seguramente rompas a llorar porque, por primera vez, serás consciente de que acabas de pasar por algo muy grande. Entrégate al llanto.

Lo segundo es que de repente eres consciente de que, mientras estuviste loco, no todo estuvo mal por mucho que los demás te repitan, una y otra vez: “Pobrecito tú”.

Algunas herramientas que te harán sentir mejor

Busca todas aquellas cosas que mientras estuviste loco te sirvieron objetivamente para bien, con la intención de amplificarlas.

Trae de vuelta esas voces, pero esta vez, esclavízalas. Si ya no sabes quién eres, decide renunciar por completo a la opción de recuperar tu antigua personalidad y esfuérzate por recuperar las sensaciones que te hicieron sentir bien mientras estabas loco.

Convierte el problema de no saber quién eres en tu mayor ventaja. Tienes que aceptar todas las condiciones de actualización de personalidad, y eso incluye aceptar que la idea principal sobre la que necesitas construir tu nueva personalidad es estar bien.

Piensa en las palabras como herramientas que, si aprendes bien a utilizarlas y eres capaz de ordenarlas, te pueden permitir crecer cada vez más, porque tienen el poder de deshacer cualquier nudo que haya en tu cabeza. No hay un solo problema que no puedas resolver haciéndote las preguntas correctas.

Todo se reduce a imaginar y decidir. Cuando notes que estás imaginando o decidiendo algo que realmente no te viene nada bien, avisa a la voz encargada de sacar de ahí a quien corresponda y llama a la que tiene pistas de lo que te gusta de verdad.

Recuerda: no necesitas tocar fondo para reconstruirte desde cero.

Notas finales

Este libro te ayudará a sentirte acompañado si estás atravesando una situación de salud mental compleja. Si, por el contrario, te encuentras en un gran momento, lograrás desarrollar muchísima empatía para con las personas que no se encuentran bien y entenderás muchos de sus comportamientos.

Consejo de 12min

El microlibro basado en Encantado de conocerme, de Borja Vilaseca, te ayudará a evolucionar, reconociendo tus miedos e inseguridades que no te dejan ver con claridad. Engañarnos a nosotros mismos no es sostenible a largo plazo.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 7 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Es presentador, cómico, guionista, músico y actor, uno de los humoristas españoles más reconocidos. Fue el exitoso programa “Sé lo que hicisteis”, que presentó junto a Patricia Conde, el que lo lanzó definitivamente a la fama. En 2020 comenzó a publicar en sus redes soci... (Lea mas)

Aprende más con 12min

6 millones

De usuarios ya transformaron su crecimiento

4,8 estrellas

Media de calificaciones en la AppStore y Google Play

91%

De los usuarios de 12min mejoraron sus hábitos de lectura

Una pequeña inversión para una oportunidad increíble

Crece exponencialmente con acceso a la valiosa información de más de 2500 microlibros de no ficción.

Hoy

Comienza a disfrutar de la amplia biblioteca que 12min tiene para ofrecer.

Día 5

No te preocupes, te enviaremos un recordatorio de que tu prueba gratis está acabando.

Día 7

Fin del período de prueba.

Disfruta de acceso ilimitado durante 7 días. Utiliza nuestra aplicación y sige invirtiendo en tu desarrollo. O solo cancela antes que pasen los 7 días y no te cobraremos nada.

Comienza tu prueba gratuita

Más de 70.000 calificaciones 5 estrellas

Comienza tu prueba gratuita

Lo que los medios dicen sobre nosotros