Personas Inteligentes Resumen - Ángel Joel Méndez López

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

1323 lecturas ·  4.2 calificación promedio ·  24 calificaciones

Personas Inteligentes

Personas Inteligentes Resumen
Desarrollo Personal

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN:  B07P2N3744

También disponible en audiobook

Resumen

¿Quién no desea estar en el privilegiado grupo de las personas inteligentes? Estos individuos se crean a sí mismos y no esperan a que nadie les diga lo que tienen que hacer o quiénes tienen que ser. Miran en su interior e intentan dotarse a sí mismos de sentido. No se conforman y se reinventan todo el tiempo. En los próximos 12 minutos aprenderás las principales enseñanzas de Angel Méndez López, durante este viaje increíble por el camino de la realización personal. ¡Prepárate!

Inteligencia(s)

Este es uno de los temas más abordados y recurrentes de todas las décadas, especialmente en nuestra sociedad globalizada y marcada por la lógica del consumismo, el individualismo extremo y la fuerte competitividad. La inteligencia está presente como una cualidad necesaria para estar bien situados en las ciudades donde vivimos.

Es ilógico pensar en trabajar la inteligencia en detrimento de las personas a tu alrededor.

La inteligencia y la felicidad son un conjunto. El éxito y el amor son términos que la sociedad de hoy está buscando, y se buscan para diferenciarse de los demás.

Con el paso de los años se han aclarado una serie de cuestiones, como la de la importancia de la inteligencia y el hecho de que hay más de un tipo de inteligencia.

Actualmente, se entiende que la inteligencia es un fenómeno multidimensional, un proceso complejo, una facultad. Nos permite enfrentar situaciones que surgen en una realidad dinámica que nos exige ser multifuncionales.

Necesitamos plenitud formal, emocional, intelectual, espiritual, física, relacional y actitudinal.

La inteligencia que se valora en nuestros días va más allá de saber las respuestas para contestar un examen. Es algo que demanda de nosotros múltiples habilidades para alcanzar el éxito.

Inteligentes que desconfían de la inteligencia que aprisiona

Durante muchos años, la inteligencia fue simplificada como un marco cognoscitivo. Como si fuera sólo una parte de la realidad, no algo tan profundo, extenso y multidimensional como lo entendemos actualmente.

Esta simplificación ha sido superada. No es casualidad que las personas inteligentes no crean que exista una manera de clasificar la inteligencia. Saben que normalmente se las clasifica de una forma que las aprisiona, que las sitúa en determinadas categorías que no cambian. Sin embargo, también saben que hay muchos tipos de inteligencia.

Para llegar a la realización y al desarrollo personal, es necesario comprender que hay mucho más que sólo una inteligencia. Hay múltiples herramientas dentro de este concepto.

Las personas inteligentes tampoco creen en el tradicional significado de ser o no ser inteligentes. Hay que quitar la máscara a la lógica irracional que cohabita con los criterios constructivos, esperanzadores, que dan dignidad y que alcanzan una dimensión y una relevancia desorbitada.

Las personas inteligentes siempre desconfían y eso las hace más inteligentes.

Inteligentes capaces de navegar en la incertidumbre

Ser inteligente es desarrollarse para moverse en la adversidad, reubicarse críticamente en entornos complejos con una versión mejorada. Es dar respuestas a las preguntas problemáticas y a los obstáculos, que a la vez son exigentes y ofrecen posibilidades estimulantes. Pues, así es la vida, está cargada de contradicciones que nos exigen tomar decisiones importantes.

Por lo tanto, las personas inteligentes pueden navegar en la incertidumbre imponiéndose a las exigencias de la vida, que crecen con el pasar del tiempo. Están en espacios, dinámicas y situaciones que las desafían. Van a perderse y encontrarse en situaciones de conflicto, y van a seguir.

Sabrán resolver problemas y afrontar conflictos de una manera constructiva. Pocas cosas las van a sorprender, pues están preparadas para lo inesperado.

Inteligentes que aprenden de la experiencia propia y ajena

Constantemente tenemos oportunidades de mejorar (y empeorar) nuestra vida. Las lecciones, oportunidades y dificultades nos imponen límites. Los superamos y podemos continuar nuestro camino con alternativas, soluciones, proyectos y estrategias.

Debemos permitirnos ser quienes somos. Para crecer y reafirmar la existencia a través de estos factores, necesitamos inteligencia.

Estos límites son necesarios para que podamos avanzar, midiendo las capacidades para hacer algo ante los problemas que la vida puede traernos. Estos son necesarios para que podamos descubrirnos y hacernos mejores seres humanos.

La vida nos permite ser, es más sabia que cualquiera de nosotros. Para ser, no hay una fórmula cerrada. Es nuestra obligación encontrar maneras que se ajusten a nuestra realidad. La síntesis de muchas realidades diversas se construye por medio de las decisiones tomadas todos los días. Imaginamos y creemos saber nuestros mejores caminos y actuamos de maneras diversas.

Además, la inteligencia nos exige mirar y oír las experiencias de las personas alrededor para que aprendamos de ellas. No basta solamente mirar a nuestro pasado para comprender los errores y lo que hicimos de manera correcta.

La vida es tan inteligente que nos permite analizar las experiencias de las personas que están alrededor para aprovechar todo lo que podemos aprender.

Es necesario pensar que todo lo que ocurre es una gran clase que nos sirve para incorporar nuevos conocimientos. Y las principales clases son los ejemplos de otras personas. Mira, aprende y aplica.

Inteligentes capaces de reponerse ante los fracasos

Las personas inteligentes tienen gran capacidad para sobreponerse a los fracasos.

Pues el fracaso, sea parcial o transitorio, es un momento de mucho aprendizaje. Todos nosotros tendremos que ver el fracaso en algún momento de nuestra vida.

No es algo definitivo, pero lo que puede definir nuestra vida es la actitud que tengamos frente a él.

Ser inteligente es asumir el fracaso como algo natural y lógico que eventualmente pasará. Es un factor necesario para realizar un salto de calidad en la vida.

Es la actitud ante el fracaso la que dice quiénes somos. Avistar los errores y derrotas de manera positiva hace que aparezcan nuevos caminos para el futuro. Por medio de ellos, podemos saber todo lo necesario sobre lo que no debemos repetir.

Las soluciones están escondidas en el fracaso, hay muchas cosas que se pueden aprender de él. Y sólo las personas inteligentes son capaces de comprenderlo.

Inteligentes capaces de reponerse ante los éxitos

Además de analizar todos los fracasos y aprovechar las enseñanzas que llevan a muchos aprendizajes, las personas inteligentes también sacan lo bueno del éxito.

Pues, así como el fracaso pasa, el éxito también tiene un comienzo, medio y fin. Las personas que piensan que el éxito es algo definitivo no pueden considerarse realmente inteligentes.

El éxito de hoy termina mañana. Y comprender que hay un lado bueno y otro malo en cada una de las conquistas que alcanzamos es algo fundamental para que los éxitos se reproduzcan más y más veces.

Inteligentes que examinan su propia inteligencia

Para ser inteligente, es necesario no tener el temor de examinar la propia inteligencia. Debemos evaluar esta cualidad todo el tiempo.

Cuando estamos muy convencidos de nuestras capacidades, talentos y competencias, no tenemos miedo a someternos a escrutinios externos. Después de todo, si soy muy inteligente, ¿por qué tendría miedo a la evaluación de mi capacidad?

Es necesario señalar que esto no significa ir diciendo que somos los más inteligentes del mundo, pues esto no lleva a nada.

Pero tener la inteligencia necesaria nos permite sacar conclusiones de los exámenes y saber lo que necesitamos mejorar, estudiando más, sin miedo a malos resultados. Si constantemente estamos probando si somos inteligentes cuando pensamos, sabremos hacia dónde podemos ir, por dónde debemos volver a empezar.

Inteligentes que desarrollan sus múltiples inteligencias

Las personas inteligentes se apoyan en sus fortalezas para acercarse a sus sueños y propósitos. Están sostenidas por sus competencias, actitudes, talentos y motivaciones específicas. Es la única manera que encuentran para darle una dirección a sus vidas.

El sentido de la vida es el que dará esta dirección. Las personas inteligentes reconocen sus mayores talentos a partir de sus caminos, construyendo su itinerario de vida para delinear las acciones concretas. Se apoyan en sus capacidades más consolidadas y trabajan en las menos consolidadas.

No se quedan acomodadas en una sola inteligencia, sino que trabajan para potenciar todas las demás. Aunque, una de ellas sea priorizada, trabajan las otras con frecuencia.

Inteligentes que pierden la razón para tenerla

A veces necesitamos perder la razón. Esa es una manera de resignificarla, una forma de construirla y defenderla.

No significa enloquecer o perder los estribos. Aquí, perder la razón debe ser entendido como una situación en la cual no nos aferramos indiscriminada o arbitrariamente a una idea o a una situación que no conocemos de manera adecuada.

Perder la razón es necesario para que podamos sentirnos terrenales, para poder aterrizar y saborear la cotidianeidad, saber que somos y estamos en el mismo mundo que las personas que no son inteligentes.

Cuando analizamos la razón, la renovamos y le brindamos más fuerza.

Inteligentes que se pierden para encontrarse

Seguramente conoces a alguna persona que haya atravesado momentos difíciles en su vida.

Eso es totalmente natural, en esos momentos nos perdemos en el mundo. Las crisis son situaciones naturales y es fundamental aprender de ellas como una manera de trabajar la inteligencia.

Los dramas que vivimos son una herramienta práctica para aprender a comprender la inteligencia como algo fundamental para resolver problemas. Si te pierdes, sólo te encontrarás trabajando con inteligencia.

Inteligentes que se esfuerzan para serlo aún más y mejor

Una gran cualidad de las personas inteligentes es la consciencia de sí mismos y de todo lo que les rodea.

Esta habilidad les permite rectificar los errores y potenciar los planes de desarrollo, sean personales o profesionales.

Sólo la consciencia nos permite cumplir las metas, avanzar, corregir situaciones concretas y dar sentido a la vida.

Personas de inteligencia elevada tienen mucha conciencia de todo lo que les rodea. Ésta necesita ser problemática y reflexiva. No se trata de ingenuidad, sino de una actitud hacia la vida.

Sé consciente y, en consecuencia, inteligente. Serás innovador por excelencia, podrás recrear la realidad. La consciencia de que el aprendizaje es una tarea diaria potencia tu calidad de inteligencia.

Trabaja esta característica y serás más inteligente. Y más, y más, y más...

Notas finales

Cuando Angel Méndez López se propone hablar de una cualidad muy valorada por la sociedad en la que vivimos, nos enseña que comprender la inteligencia es una tarea múltiple, dinámica y alejada de la simplicidad que muchas personas suelen pensar.

Pero López nos enseña que la inteligencia es algo que cambió con el paso del tiempo. Si en las décadas pasadas era algo definido con características demasiado estrictas, actualmente la visión es mucho más amplia. Es un conjunto de actitudes que cambian en todo momento y permiten una mayor convivencia con el mundo.

El libro trata a la inteligencia como una cualidad que se trabaja todos los días. Además, señala que podemos reconocer a las personas inteligentes cuando cometen errores porque son capaces de aprender de ellos y crear mejores caminos para continuar.

Por último, “Personas inteligentes” nos enseña una importante lección: cada uno de nosotros puede ser más inteligente si analizamos, estudiamos, evaluamos y cambiamos nuestras experiencias.

Consejo de 12min

Si quieres ampliar tu inteligencia, lee “Evoluciona”, pues trabajar tus capacidades genera la evolución del pensamiento, la vida y las actitudes. ¡Encuéntralo en nuestra app!

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Ángel Joel Méndez López es un psicólogo, abogado y docente de la Universidad de Valencia. En su trayectoria ha realizado varias especializaciones relacionadas al campo de las Ciencias Sociales y... (Lea mas)