No te creas todo lo que piensas - Reseña crítica - Joseph Nguyen
×

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

QUERO APROBAR 🤙
70% OFF

Operación Rescate de Metas: 70% OFF en 12min Premium

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

441 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

No te creas todo lo que piensas - reseña crítica

No te creas todo lo que piensas Reseña crítica Comienza tu prueba gratuita
Autoayuda y motivación

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Don't believe everything you think

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9786073831703

Editorial: Aguilar

Reseña crítica

Explora las Profundidades de tu Mente con 'No te creas todo lo que piensas'. Descifra los misterios de tus creencias y emociones, descubre por qué reaccionamos como lo hacemos y aprende a liberarte del poder de la mente. Este libro es una guía transformadora que te llevará más allá de tus procesos mentales, hacia una experiencia de vida liberadora y auténtica. ¡Encuentra la claridad y la paz que mereces!

¿Te animas a descubrir este maravilloso best seller?    

Hacia la felicidad interior

“La verdad” está en todos y en todo. Hay que mirar más allá de la forma (lo físico) para ver y experimentarla (lo espiritual). Las palabras de este libro no son “la verdad”. Apuntan HACIA ella. Mira más allá de las palabras para ver la verdad por ti mismo. La verdad no se puede intelectualizar, solo se puede experimentar. La verdad reside en un sentimiento, por eso no puede expresarse en palabras. Si quieres encontrar la verdad, mira más allá de las palabras, y busca el sentimiento.

La verdad no puede descomponerse en componentes más pequeños, hecho que la convierte en verdad. Por eso la verdad es siempre simple. Si quieres encontrar la verdad, busca la simplicidad.

Vivimos en un mundo de pensamiento, no de realidad. Sydney Banks dijo una vez: “El pensamiento no es la realidad; sin embargo, es a través del pensamiento como se crean nuestras realidades”. Todos vivimos a través de nuestra propia percepción del mundo, que es muy distinta de la de la persona que está a nuestro lado.

Cualquier significado o producto del acto de pensar que demos al acontecimiento depende de nosotros y así es como se crea nuestra percepción de la realidad. Así es como se crea nuestra experiencia de la vida desde dentro hacia fuera.

No se trata de los acontecimientos que suceden en nuestra vida, sino de nuestra interpretación de ellos, lo que nos hace sentir bien o mal por algo.

Nuestros sentimientos no proceden de acontecimientos externos, sino de lo que nosotros pensamos sobre los acontecimientos. Por tanto, solo podemos sentir lo que pensamos.

La raíz de nuestro sufrimiento es pensar. Nuestra percepción de la realidad es muy real. Sentimos lo que pensamos y nuestros sentimientos son reales. Eso es innegable. Sin embargo, nuestra percepción nos parecerá una realidad inevitable e inmutable hasta que empecemos a ver cómo se crea nuestra realidad.

Si sabemos que solo podemos sentir lo que pensamos, entonces sabremos que podemos cambiar nuestros sentimientos cambiando nuestra forma de pensar. Así, podemos cambiar nuestra experiencia de la vida sabiendo que proviene del hecho de que pensamos. Y si eso es cierto, entonces siempre estamos a un solo pensamiento de experimentar algo diferente y transformar nuestra vida entera en cualquier momento, a través de un estado de no pensar. 

En resumen, en el momento en que dejamos de pensar comienza nuestra felicidad.

Abrazar la alegría y el amor natural

La función de la mente es alertarnos de peligros potenciales en nuestro entorno que puedan ser amenazas para nuestra vida. Hace su trabajo tan bien que no solo escanea nuestro entorno inmediato en busca de amenazas, sino que incluso consulta nuestro bagaje de experiencias para crear escenarios hipotéticos y predecir lo que cree que podrían ser peligros potenciales en el futuro con base en nuestros recuerdos.

Durante años, tu mente ha realizado el trabajo para el que fue hecha de maravilla, pero ahora puedes relevarla de su trabajo porque ya no vivimos en la naturaleza salvaje donde la muerte podría estar acechando tras un arbusto.

Si seguimos utilizando nuestra mente, nos mantendremos de forma constante en un estado de lucha o huida, ansiedad, miedo, frustración, depresión, ira, resentimiento y todas las emociones negativas porque la mente piensa que todo es una amenaza para nuestra propia existencia. 

Si quieres ser libre, feliz, estar en paz y lleno de amor, entonces tendrás que dejar de escuchar solo a tu mente e ir más allá de ella sintonizando con algo mucho más grande que te ayudará no solo a sobrevivir, sino a prosperar.

Los pensamientos son la materia prima energética y mental con la que creamos todo lo que existe en el mundo. No podemos experimentar nada sin el pensamiento. Es importante saber que los pensamientos son un sustantivo y no son algo que hacemos, sino algo que tenemos. Un pensamiento no requiere ningún esfuerzo o energía de nuestra parte, es algo que tan solo sucede. 

Tampoco podemos controlar los que nos vienen a la mente. La fuente de los pensamientos proviene de algo que está más allá de nuestra mente, del Universo, si así lo prefieres. Pensar, por otra parte, es el acto de pensar sobre nuestros pensamientos. Esto requiere una gran cantidad de energía, empeño y fuerza de voluntad (que es un recurso finito). Pensar es comprometerse de manera activa con los pensamientos de la mente. No tienes que comprometerte con cada pensamiento de tu mente, pero cuando lo haces, ya estás pensando. Pensar es la raíz de todos nuestros sufrimientos psicológicos.

No necesitas tener pensamientos ni pensar para sentir emociones positivas. La parte hermosa de la verdad es que no necesita justificación porque se puede experimentar aquí y ahora. No necesitas pruebas o racionalización, y la experimentaste de primera mano por el ejercicio que acabamos de hacer. 

He aquí por qué no necesitamos tener pensamientos o pensar para sentir emociones positivas como la alegría y el amor. Nuestro estado natural ES alegría, amor, éxtasis, libertad y gratitud. Esto puede ser difícil de creer porque si es natural, ¿por qué no nos sentimos así todo el tiempo? 

Si queremos ver el estado natural de cualquier cosa, una de las mejores maneras es observar la naturaleza y el estado de la misma en tu infancia (antes de que te vieras afectado y condicionado por tu entorno).

Por lo tanto, pensar solo nos alejará de esos estados naturales del ser, razón por la cual siempre que nos sentimos en extremo estresados es porque estamos pensando MUCHO. La fuerza de la emoción negativa que sentimos es directamente proporcional al hecho de que estamos pensando demasiado en ese momento. Por otra parte, la intensidad de la emoción positiva que sentimos es inversamente proporcional a cuánto pensamos en ese momento. En otras palabras, cuanto menos pensamos, más fuerte es la emoción positiva que sentimos en el presente.

Liberarse del pensamiento

No es posible dejar de pensar por completo, pero lo que sí podemos hacer es reducir el tiempo que pasamos pensando para que sea cada vez menor. Poco a poco, podemos llegar a un punto en el que no pasemos la mayor parte del día atrapados en ese pensar constante y vivamos en un estado de felicidad la gran parte del tiempo.

Lo más interesante y casi paradójico de detener el acto de pensar es que no tenemos que hacer nada para minimizarlo, salvo ser conscientes de ello. Al darnos cuenta de que estamos pensando y de que esa es la raíz de todo nuestro sufrimiento, de forma automática nos hacemos conscientes y nos desapegamos, y así permitimos que se asiente y pase. Esto no requiere casi ningún esfuerzo y se hace a través de la pura presencia en el momento.

Si la vida empieza a parecerte confusa, desorganizada, estresante y no estás seguro de qué hacer a continuación, ahora sabes que es solo porque el acto de pensar está agitando la suciedad, lo cual provoca que tu mente se enturbie y te cueste ver hacia delante. Puedes utilizar esto como indicador para darte cuenta de que estás pensando demasiado. 

Una vez que nos percatamos de que solo sentimos lo que pensamos y de que pensar es la raíz de nuestra experiencia desagradable, lo vemos como lo que realmente es. Entonces permitimos que se asiente dándole espacio, y poco a poco veremos cómo empezamos a tener la mente clara de nuevo.

Si te encuentras fluctuando entre pensar y no pensar, debes saber que es algo por completo normal. No hay forma de permanecer en un estado de no pensar cada segundo de cada día y, si intentamos convertirlo en un objetivo, vamos a sufrir porque nos obligaremos a pensar de nuevo. 

Somos seres espirituales infinitos viviendo una experiencia física finita. Por ello, somos literalmente un portal viviente entre lo humano y lo divino, de modo que oscilaremos de forma natural entre los dos estados de ansiedad/estrés y alegría/paz. No podemos controlar ni evitar la oscilación entre pensar y no pensar, pero podemos minimizar el tiempo que pasamos pensando y así crear más momentos en los que nos sentimos alegres, en paz, apasionados y llenos de amor.

Funcionamos y rendimos al máximo y encarnamos todo nuestro potencial cuando entramos en un estado de no pensar. Sin pensar, estamos libres de las limitaciones del ego y podemos crear las cosas más increíbles del mundo. No te pido que adoptes esta creencia, sino que la pruebes y la experimentes por ti mismo, para que te convenzas y la hagas tuya.

La clave para una vida plena: Objetivos Inspirados

El origen de nuestras metas y sueños determinará si nos sentimos bien persiguiéndolos o no. Como todo en este mundo, no hay nada inherentemente bueno o malo, solo nuestra forma de pensar lo clasifica así. Los objetivos, los sueños y las ambiciones no son buenos ni malos, así que no se trata de una cosa o la otra, sino más bien del origen de esos objetivos.

Hay dos fuentes de objetivos: los objetivos creados por inspiración y los objetivos creados por desesperación. Cuando los objetivos se crean por desesperación, sentimos una enorme sensación de escasez y urgencia. Percibimos una gran pesadez, como una carga, incluso podemos sentirnos intimidados por la colosal tarea a la que nos acabamos de comprometer; el síndrome del impostor empieza a manifestarse, dudamos de nosotros mismos y sentimos que nunca tenemos tiempo suficiente para nada. 

Llevamos una vida frenética, buscando con desesperación respuestas y formas de alcanzar nuestro objetivo más rápido, siempre mirando hacia fuera, sintiendo que nunca tenemos suficiente o que nunca podremos conseguirlo.

Lo peor de todo es que si logramos nuestro objetivo, a las pocas horas o días, vuelven a emerger los mismos sentimientos de carencia.

Cuando profundizamos un poco más en este tipo de objetivos que nos fijamos, todos ellos suelen ser “objetivos de medios” y no “objetivos finales”. En otras palabras, los objetivos que nos fijamos en este estado de desesperación son todos medios para un fin. Siempre hay una razón por la que queremos conseguir el objetivo y este es siempre el medio para alcanzar otra cosa.

Cuando creamos objetivos por inspiración y no por desesperación, la historia es por completo diferente. En este estado, creamos porque nos sentimos profundamente conmovidos, inspirados y entusiasmados. Lo sentimos como una llamada más que como una obligación. Es como si una poderosa fuerza vital surgiera de nuestro interior y quisiera expresarse a través de nosotros para manifestarse en el mundo físico.

Lo más sorprendente de todo es que, en este estado, no creamos por ninguna razón en absoluto, sino simplemente porque queremos hacerlo. No creamos porque sintamos que TENEMOS que hacerlo.

Creamos porque simplemente queremos y no hay otra razón. No creamos estos objetivos para poder hacer otra cosa o para que sirvan como un medio para alcanzar algo más. Esta creación proviene de un lugar de plenitud y abundancia. Es un desbordamiento de amor y alegría por la vida.

Trascendiendo el ego

Una vez que experimentes la paz, es posible que no estés seguro de qué hacer a continuación. En este momento, es posible que sientas preocupación, ansiedad y duda. Muchos de los clientes del autor, y él también se incluye, empezaron a preguntarse si habían perdido las ganas de hacer algo en el mundo. No te preocupes, todo esto es normal y forma parte del proceso del despertar.

La razón por la que sentimos preocupación, ansiedad y duda después de haber experimentado la paz es porque acabamos de soltar todo lo que creíamos conocer en el mundo. Lo que en realidad ocurre es la muerte del ego personal. Una consecuencia natural es que, una vez que el ego personal se ve amenazado, hará todo lo que esté en su mano para recuperar de nuevo el control sobre tu vida.

El ego es algo de lo que no podemos deshacernos para siempre, por eso, incluso después de experimentar la paz, pueden surgir sentimientos de duda, preocupación y ansiedad. Es en este momento cuando el ego (pensar) volverá a aparecer para intentar reclamar su trono.

Notas finales

Asegúrate de dedicar tiempo a crear tus objetivos desde la inspiración (y no desde la desesperación) y a tenerlos en mente para poder canalizar toda tu energía hacia ellos una vez que experimentes este fenómeno. Si en tu mente solo hay objetivos desesperados, dedicar energía a ellos solo perpetúa que pienses y tengas sentimientos negativos.

Consejo de 12min

En el microlibro basado en “No te enganches”, del doctor César Lozano, encontrarás las herramientas para vivir tranquilo, feliz y con optimismo, por medio de historias de vida inolvidables, situaciones graciosas que te dejan más de una enseñanza, valiosos consejos médicos y de desarrollo humano.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 7 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Joseph Nguyen es el autor del libro número uno en ventas internacionales, No creas todo lo que piensas, que ha sido traducido a más de 31 idiomas. Es un escritor que ayuda a otros a darse cuenta... (Lea mas)

Aprende más con 12min

6 millones

De usuarios ya transformaron su crecimiento

4,8 estrellas

Media de calificaciones en la AppStore y Google Play

91%

De los usuarios de 12min mejoraron sus hábitos de lectura

Una pequeña inversión para una oportunidad increíble

Crece exponencialmente con acceso a la valiosa información de más de 2500 microlibros de no ficción.

Hoy

Comienza a disfrutar de la amplia biblioteca que 12min tiene para ofrecer.

Día 5

No te preocupes, te enviaremos un recordatorio de que tu prueba gratis está acabando.

Día 7

Fin del período de prueba.

Disfruta de acceso ilimitado durante 7 días. Utiliza nuestra aplicación y sige invirtiendo en tu desarrollo. O solo cancela antes que pasen los 7 días y no te cobraremos nada.

Comienza tu prueba gratuita

Más de 70.000 calificaciones 5 estrellas

Comienza tu prueba gratuita

Lo que los medios dicen sobre nosotros