No me puedes lastimar - Reseña crítica - David Goggins
×

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

QUERO APROBAR 🤙
70% OFF

Operación Rescate de Metas: 70% OFF en 12min Premium

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

697 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

No me puedes lastimar - reseña crítica

No me puedes lastimar Reseña crítica Comienza tu prueba gratuita
Autoayuda y motivación

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Can´t Hurt Me

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9781544529127

Editorial: Lioncrest Publishing

Reseña crítica

Tienes a tu alcance una maravillosa autobiografía inspiradora de David Goggins, quien superó una infancia difícil y una serie de desafíos físicos y emocionales para convertirse en un Navy SEAL, un ultramaratonista y un orador motivacional excepcional. 

Aquí te acerca herramientas prácticas para ayudarte a superar tus propias limitaciones, mentales y físicas. Con un lenguaje directo y sincero, este libro invita a los lectores a buscar su propio potencial y alcanzar metas aparentemente imposibles.

¿Te animas a cambiar tu vida? ¡Vamos!

Seres sociales

¿Cuáles son los elementos actuales que limitan tu crecimiento y tu éxito? ¿Hay alguien interponiéndose en tu camino en la escuela o el trabajo? ¿Eres subestimado y no tomado en consideración para las oportunidades? ¿Cuáles son los pronósticos bajos a los que te enfrentas ahora? ¿Estás estorbándote a ti mismo?

Saca tu diario, si no tienes uno, compra uno, o empieza uno en tu computadora, o tableta, o la aplicación de notas de tu teléfono inteligente y escribe las respuestas con el mayor detalle que puedas.

Si fuiste lastimado o estás aún doliente, cuenta la historia completa. Dale forma a tu dolor. Absorbe su poder, porque estás a punto de darle la vuelta a eso. Usarás tu propia historia, esta lista de excusas, ésta muy buena serie de razones por las que no deberías de ambicionar a ninguna maldita cosa para alimentar tu máximo éxito. 

Una vez que tengas tu lista, compártela con quien tú desees. Para algunos esto puede significar conectarse a las redes sociales, publicar una fotografía y escribir unas cuantas líneas respecto a cómo tus propias circunstancias presentes o pasadas te desafiaron hasta lo más profundo de tu alma. 

De lo contrario, reconócelo y acéptalo en privado. Lo que sea que te funcione. Este sólo acto comenzará a empoderarte para superarlo.

La verdad duele

Si te miras en el espejo y ves a una persona gorda, no te digas a ti mismo que necesitas perder un par de kilos. Dite la verdad. ¡Estás muy gordo! Está bien. 

El sucio espejo que ves todos los días va a decirte la verdad cada vez, ¿entonces, por qué sigues mintiéndote? ¿Por sentirte mejor por unos minutos y seguir igual? Si estás gordo necesitas cambiar el hecho de que estás gordo porque eso es muy insano. 

Si has trabajado por treinta años haciendo lo mismo que has odiado día tras día porque tienes miedo de renunciar y de arriesgarte, has estado viviendo como un cobarde. Punto, se acabó. 

¡Dite la verdad! Que has desperdiciado suficiente tiempo, y que tienes otros sueños que requerirán de agallas para realizarse, para que no te mueras siendo un cobarde. 

¡Llámate la atención a ti mismo! A nadie le gusta escuchar la dura verdad. Individualmente, y como cultura, evitamos escuchar lo que en realidad más necesitamos escuchar. 

La verdad es que el racismo y la intolerancia siguen existiendo y algunas personas tienen la piel tan delgada que se rehúsan a admitirlo. Hasta este día, muchos en Brasil claman que no existe el racismo en su pequeño pueblo.

Igualmente tienes que saber que tu vida no está mal por culpa de personas abiertamente racistas o por el racismo sistémico escondido.

No estás perdiéndote de oportunidades, ganando poco dinero, o siendo desalojado por culpa de los Estados Unidos o de Donald Trump o porque tus ancestros fueron esclavos o porque algunas personas odian a los inmigrantes o a los judíos o acosan a las mujeres o piensan que los gays se van a ir al infierno.

Si alguna de esas cosas está deteniéndote de sobresalir en la vida, te tengo noticias: ¡Tú estás deteniéndote! ¡Estás rindiéndote en vez de volverte más fuerte! Dite la verdad respecto a las auténticas razones de tus limitantes y podrás convertir esa negatividad, la cual es real, en combustible de jet.

Las horas y los días se evaporan como charcos en el desierto. Es por eso que está bien ser cruel contigo siempre y cuando seas consciente de que lo estás haciendo para mejorar.

Ser suave cuando te ves en el espejo no va a inspirar los cambios masivos que necesitamos para transformar nuestro presente y abrir nuestro futuro.

Es momento de tener un cara a cara contigo mismo y de ser franco y verdadero. Esta no es una táctica de autoestima. No puedes ser superficial. No masajees tu ego. ¡Esto se trata de abolir tu ego y tomar el primer paso hacia ser el auténtico tú!

Ya sea una meta laboral (renunciar a un trabajo, empezar un negocio), un objetivo de vida (perder peso, volverte más activo), o uno atlético (correr tus primeros 5K, 10K, o un maratón), necesitas ser honesto contigo respecto a dónde estás y los pasos necesarios que deberás tomar para alcanzar esas metas, día por día. 

Cada paso, cada necesario punto de autosuperación, deberá estar escrito en una nota independiente. Eso implica que deberás hacer cierta investigación y dividirlo todo en partes. Por ejemplo, si estás tratando de perder veinte kilos, tu primer post-it puede ser bajar un kilo en la primera semana. 

Una vez que el objetivo haya sido cumplido, quita la nota y pon la siguiente con la meta de bajar dos o tres kilos hasta que tu objetivo final sea alcanzado. Cualquiera que sea tu objetivo, necesitas hacerte a ti mismo responsable de los pequeños pasos que te tomará llegar ahí. La superación requiere de dedicación y autodisciplina.

Un paso a la vez

El primer paso en el viaje hacia una mente resistente es salir de tu zona de confort de manera regular. Saca del cajón tu diario y escribe todas las cosas que no te gustan o te hacen sentir incómodo. En particular aquellas que sabes que son buenas para ti. Ahora sal y realiza una de ellas, y luego hazlo de nuevo.

No se trata de cambiar tu vida instantáneamente, es sobre avanzar poco a poco y hacer esos cambios sostenibles. Eso quiere decir dirigirse al nivel microscópico y hacer algo que detestamos todos los días. Incluso si es tan sencillo como tender tu cama, lavar los platos, planchar tu ropa o levantarte antes del amanecer y correr seis kilómetros diariamente. Una vez que eso se vuelve cómodo, llévalo a ocho y luego a diez kilómetros.

Si tú ya haces estas cosas, entonces busca aquellas que no estás haciendo. Todos tenemos en nuestras vidas áreas que ignoramos o que podemos mejorar. Encuentra la tuya. A menudo escogemos concentrarnos en nuestras fortalezas más que en nuestras debilidades. Aprovecha este tiempo para volver de tus debilidades tus fortalezas.

Hacer cosas, aunque sean acciones pequeñas, que te hagan sentir incómodo ayudará a volverte una persona fuerte. Entre más seguido puedas hacerte sentir incómodo, más fuerte te volverás, y pronto desarrollarás un diálogo productivo y dinámico contigo mismo en situaciones estresantes.

Elige una situación competitiva en la que te encuentres justo ahora. ¿Quién es tu oponente? ¿Es tu maestro o tu entrenador, tu jefe, o un cliente revoltoso? No importa cómo te estén tratando hay una manera de no sólo obtener su respeto, sino de invertir la situación: la excelencia. 

Esto podría parecerse a sacar 100 en un examen, o crear una propuesta ideal, o exceder una meta de ventas. Sea lo que sea, quiero que trabajes más arduamente en ese proyecto o en esa clase escolar de lo que lo has trabajado hasta ahora. Haz todo exactamente como se te pide, y cualquier estándar que fijen como el resultado ideal, deberías de estar aspirando a superarlo.

Si tu entrenador no te da tiempo de juego en los partidos, domina los entrenamientos. Mídete con la mejor persona de tu equipo y dalo todo por superarlo. Eso significa dedicarle tiempo fuera del campo. Necesitas hacer que ese entrenador te ponga atención. 

Si es tu maestro, entonces empieza a hacer trabajos de alta calidad. Pasa tiempo extra en tus tareas. ¡Escribe ensayos para el profesor que ni siquiera pidió! Llega temprano a clase. Realiza preguntas. Pon atención. Muéstrale quién eres y quién quieres ser.

Si es tu jefe, trabaja día y noche. Llega antes que el resto. Sal del trabajo después de que los demás ya se hayan marchado. Asegúrate de que todos lo vean, y cuando sea momento de cumplir, sobrepasa sus máximas aspiraciones.

Con quien sea que estés lidiando, tu meta es hacer que te observen lograr lo que ellos mismos nunca podrían conseguir. Toma su negatividad y úsala para dominar la tarea a cumplir con todo lo que tienes.

Visualizar

¡Es tiempo de visualizar! Otra vez, la persona promedio tiene de 2,000–3,000 pensamientos por hora. En vez de concentrarte en cosas que no puedes cambiar, imagínate visualizar las que sí puedes. 

Escoge cualquier obstáculo en tu camino, o ponte un nuevo objetivo, y visualízate superándolo y consiguiéndolo. Pero la visualización no se trata simplemente de soñar despierto con alguna ceremonia de entrega de trofeos, reales o metafóricos. 

También debes visualizar los desafíos que son probables de surgir y determinar cómo los atacarás cuando aparezcan. De esa manera puedes estar lo más preparado posible para el viaje.

No puedes prepararte para todo, pero si te involucras en visualizaciones estratégicas antes de tiempo, estarás lo más preparado posible. Eso también quiere decir estar listo para responder las preguntas simples. ¿Por qué estás haciendo esto? ¿Qué te está empujando hacia este logro? ¿De dónde viene la oscuridad que estás usando como combustible? ¿Qué ha encallecido tu mente?

Necesitarás contar con esas respuestas en las puntas de tus dedos cuando te enfrentes con un muro de dudas y dolor. Para atravesarlo, deberás canalizar tu oscuridad, alimentarte de ella, y apoyarte en tu mente encallecida. 

La visualización nunca compensará el trabajo no realizado. No puedes visualizar mentiras. Requiere de una auto disciplina implacable para programar el sufrimiento en el día, cada día, pero si lo haces, encontrarás que del otro lado de ese sufrimiento hay toda otra vida esperándote.

Planifica

Demasiados de nosotros nos hemos vuelto capaces de realizar varias tareas a la vez, y eso ha creado una sociedad que deja las cosas a medias. Este será un reto de tres semanas. Durante la primera semana, sigue tu horario normal, pero toma notas. 

¿Cuándo trabajas? ¿Trabajas sin parar o miras el teléfono? ¿Cuánto duran tus descansos para comer? ¿Cuándo haces ejercicio, ves la televisión o hablas con tus amigos? ¿Cuánto dura tu viaje al trabajo? ¿Conduces? Quiero que seas muy detallista y lo documentes todo con marcas de tiempo. Esto será tu punto de partida, y encontrarás mucho exceso del cual deshacerte. 

La mayoría de la gente desperdicia de cuatro a cinco horas en un día determinado, y si puedes aprender a identificarlas y utilizarlas, estarás en camino de aumentar tu productividad. En la segunda semana, construye un horario óptimo. 

Fija todo en bloques de quince a treinta minutos. Algunas tareas requerirán varios bloques o días enteros. Cuando trabajes, hazlo sólo en una cosa a la vez, piensa en la tarea que tienes delante y persíguela sin descanso. 

Cuando llegue el momento de la siguiente tarea de tu agenda, deja a un lado la primera y enfócate en ella del mismo modo. Asegúrate de que las pausas para comer sean adecuadas, pero no prolongadas, y programa también el ejercicio y el descanso. Pero cuando llegue el momento de descansar, descansa de verdad. 

No revises el correo electrónico ni te entretengas con tonterías en las redes sociales. Si vas a trabajar duro, también debes descansar tu cerebro. Toma notas con marcas de tiempo en la segunda semana. Puede que aún encuentres algún espacio muerto residual. En la tercera semana, deberías tener un horario de trabajo que maximice tu esfuerzo, sin sacrificar el sueño.

Los errores te empoderan

Piensa en tus fracasos más recientes y más desgarradores. En primer lugar, escribe todas las cosas buenas; todo lo que salió bien, de tus fracasos. Sé detallado y generoso contigo mismo. Habrán pasado muchas cosas buenas. Rara vez todo es malo.

A continuación, anota cómo has gestionado tu fracaso. ¿Afectó a tu vida y a tus relaciones? ¿De qué manera? ¿En qué pensabas durante la preparación y la ejecución del fracaso? Tienes que saber cómo pensabas en cada paso, porque todo es cuestión de mentalidad, y ahí es donde la mayoría de la gente se queda corta. Ahora haz un repaso, y enlista las cosas que puedes arreglar. 

No es el momento de ser blando o generoso. Sé brutalmente honesto, escríbelas todas. Estúdialas y luego mira tu calendario y programa otro intento lo antes posible. Si el fracaso se produjo en la infancia, y no puedes recrear el partido de las ligas menores en el que fallaste por ponerte demasiado nervioso, escribe ese informe porque es probable que puedas utilizar esa información para lograr cualquier objetivo en el futuro.

Domina tu proceso de pensamiento. Esta vida es un juego mental y tienes que darte cuenta de ello. ¡Abrázalo, aduéñatelo! Y si vuelves a fracasar, que así sea. Acepta el dolor. Repite estos pasos y sigue luchando.

Notas finales

La conclusión es que la vida es un gran juego mental. La única persona contra la que juegas es contra ti mismo. Sigue este proceso y, pronto, lo que pensabas que era imposible será algo que harás todos los días de tu vida.

La grandeza no es algo que si la conoces una vez se queda contigo para siempre. Se evapora como unas gotas de aceite en una sartén caliente. Si realmente quieres llegar a ser inusual entre los inusuales, requerirá sostener la grandeza durante un largo período de tiempo. 

Requiere mantenerse en una búsqueda constante y hacer un esfuerzo interminable. Reduce a cenizas esa complacencia que sientes que se acumula en tu entorno, alrededor de tus compañeros de trabajo y de tus compañeros en ese rango de excelente reputación. Sigue poniéndote obstáculos, porque ahí es donde encontrarás la fricción que te ayudará a hacerte aún más fuerte.

Consejo de 12min

En el microlibro basado en “El poder de confiar en ti”, Curro Cañete enseña a las personas a sentirse bien independientemente de las circunstancias y los retos del día a día. Porque, cuanto mejor te sientes, todo se desarrolla de forma más fluida, y eso significa que estás en el camino de conseguir la vida que deseas.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 7 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

Aprende más con 12min

6 millones

De usuarios ya transformaron su crecimiento

4,8 estrellas

Media de calificaciones en la AppStore y Google Play

91%

De los usuarios de 12min mejoraron sus hábitos de lectura

Una pequeña inversión para una oportunidad increíble

Crece exponencialmente con acceso a la valiosa información de más de 2500 microlibros de no ficción.

Hoy

Comienza a disfrutar de la amplia biblioteca que 12min tiene para ofrecer.

Día 5

No te preocupes, te enviaremos un recordatorio de que tu prueba gratis está acabando.

Día 7

Fin del período de prueba.

Disfruta de acceso ilimitado durante 7 días. Utiliza nuestra aplicación y sige invirtiendo en tu desarrollo. O solo cancela antes que pasen los 7 días y no te cobraremos nada.

Comienza tu prueba gratuita

Más de 70.000 calificaciones 5 estrellas

Comienza tu prueba gratuita

Lo que los medios dicen sobre nosotros