Muchas Vidas, Muchos Maestros - Reseña crítica - Brian Weiss
×

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

QUERO APROBAR 🤙
70% OFF

Operación Rescate de Metas: 70% OFF en 12min Premium

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

2006 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Muchas Vidas, Muchos Maestros - reseña crítica

Muchas Vidas, Muchos Maestros Reseña crítica Comienza tu prueba gratuita
Espiritualidad y mindfulness

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 

Editorial: B de Bolsillo

Reseña crítica

El psiquiatra Brian Weiss relata una experiencia profesional que cambió su propia vida y su visión de la psicoterapia. A través de la hipnosis, su paciente Catherine pudo recordar sus vidas pasadas, donde encontró el origen de sus traumas. Además de curarse, Catherine logró entrar en contacto con los “Maestros”, espíritus superiores que habitan los estados entre dos vidas, de los que recibió mensajes de sabiduría. El relato de Weiss es imprescindible para aquellos que buscan un nuevo sentido espiritual. ¿Estás preparado? ¡Vamos!

Primeras sesiones

Catherine, la paciente de Weiss, era la segunda de tres hijos. Provenía de una familia católica conservadora de una pequeña ciudad del estado de Massachusetts.

Su vida había estado repleta de miedos: al agua, a asfixiarse, a los aviones, a la oscuridad y a morir. Llegó al consultorio de Brian para intentar encontrar las razones detrás de estos temores. Para entonces, su estado había empeorado: las pesadillas, ataques de pánico y ansiedad iban en aumento, y se estaba hundiendo en una profunda depresión.

Las primeras sesiones revelaron algunas cuestiones de su infancia: su madre había sufrido depresión, llegando incluso a someterse a electrochoques; y su padre, a quien temía, era alcohólico. Sin embargo, después de 18 meses de terapia, no había mejoras significativas.

Entonces, sucedió algo particular. Catherine decidió acompañar a su pareja en un viaje y, mientras visitaban una exposición egipcia en un museo, corrigió al guía cuando éste describió los objetos expuestos. Ella no tenía idea por qué sabía esas cosas, pero tenía razón.

Motivados por ese acontecimiento y por los vagos recuerdos que tenía de su infancia, Brian y Catherine decidieron que la hipnosis podía ser una herramienta útil para el tratamiento.

Usando esta técnica, Weiss descubrió un episodio de abuso cuando Catherine tenía tres años, por parte de su padre. Ebrio, la tocó y la frotó, tapándole la boca para cubrir su llanto, asfixiándola. 

El profesional creía que habían llegado a la raíz de gran parte de los traumas. También habían descubierto otros sucesos que podían justificar los miedos al agua y a estar encerrada.

Pero, una semana después, los síntomas se mantenían intactos. Brian decidió que harían una regresión mayor.

Recuerdos sorprendentes

En una de las siguientes sesiones de hipnosis, ocurrió algo que haría que el psiquiatra se cuestione gran parte de los conocimientos que tenía hasta entonces.

Weiss se dirigió a su paciente, ya en estado de trance, con la siguiente frase: “Vuelve a la época en que se iniciaron tus síntomas”.

Catherine comenzó a relatar con detalles un episodio antiguo, demasiado antiguo. “Mi nombre es Aronda, tengo 18 años. El año es 1863 a.C. La zona es estéril, tórrida, arenosa”. 

El médico le pidió entonces que se adelante en el tiempo: “Tengo 25 años. Tengo una pequeña llamada Cleastra… es Rachel”. En la actualidad, Rachel era la sobrina de Catherine, con la que siempre había mantenido una relación muy próxima.

Brian ya había examinado e hipnotizado a un gran número de pacientes, pero nunca se había encontrado con este tipo de fantasías. ¿Cómo podía tener recuerdos tan vívidos, repletos de detalles?

Catherine incluso fue capaz de describir una de sus muertes, ahogada, producto de una inundación o maremoto. Gracias a esta regresión provocada por la hipnosis, logró dejar atrás su miedo a morir en el agua.

Los pensamientos y expresiones observados por Weiss se diferenciaban del estado normal de conciencia de la paciente. La mente del profesional, en un principio, se resistía a aceptar que se tratara de un episodio ancestral. Con el tiempo, comprendería que Catherine estaba recordando sus vidas pasadas.

Buscando traumas

La hipnosis se tornó la metodología central de Weiss en el tratamiento de Catherine. Brian buscaba un único evento traumático que explicara los síntomas actuales de su paciente. Incluso siendo pura fantasía, sus creencias o pensamientos podían ser determinantes para explicar su sufrimiento.

Poco después, el psiquiatra entendió que también debía prestar atención al castigo cotidiano y la crítica constante. Estos podían causar tantos estragos en la psique de una persona como un único suceso catastrófico.

Vivenciando el pasado de su alma, Catherine se vio en la piel de Johan, un muchacho joven que combatió en una guerra europea en el siglo XV. Incluso experimentó su propia muerte: fue degollado por un guerrillero enemigo que, para la sorpresa de Catherine y Brian, tenía el rostro de Stuart, pareja de la paciente.

Este acontecimiento se repitió varias veces: personas que formaban parte de la vida actual de Catherine habían estado en sus vidas pasadas. Quizás con roles y aspectos diferentes, pero ella era capaz de identificarlos.

Como explicación, Weiss señala que los grupos de almas tienden a reencarnarse juntos una y otra vez, para elaborar el karma a lo largo de muchas vidas. El karma es el conjunto de deudas que tenemos con otros y con nosotros mismos, son lecciones que debemos aprender.

Estas abrumadoras experiencias estaban volviendo a Catherine más psíquica. Se adelantaba a las preguntas de su psiquiatra y tenía intuiciones con respecto a personas y acontecimientos que resultaban acertadas.

Para que su padre comprendiera el proceso por el que estaba atravesando, lo llevó al hipódromo, donde le indicó el ganador de cada carrera, acertando cada vez. Y, como muestra de su consciencia, entregó el dinero ganado a un indigente. Su intuición le decía que los poderes espirituales que había recibido no debían usarse para obtener recompensas materiales.

Las voces de los Maestros

En medio de una sesión de hipnosis, y luego de vivenciar la muerte de una vida pasada, Catherine habló con una voz grave y potente, dejando atónito al doctor.

“Nuestra tarea consiste en aprender, en llegar a ser como dioses mediante el conocimiento. Tú estás aquí para ser mi maestro. Por el conocimiento nos acercamos a Dios, y entonces podemos descansar. Luego regresamos para enseñar y ayudar a otros”.

Weiss identificó que esta lección provenía del estado intermedio entre la muerte y la vida que Catherine estaba atravesando. También comprendió que no eran sus palabras, sino que estaba actuando como una conexión con los Maestros.

El autor define a los Maestros como almas altamente evolucionadas que en esos momentos no estaban en un cuerpo.

Al despertar, Catherine recordaba las experiencias vivenciadas de sus vidas pasadas, pero no lo que había dicho durante el estado intermedio.

Weiss continuaba escéptico, aunque sus dudas iban en aumento. El quiebre se produciría algunas sesiones después, cuando Catherine relató algunas cuestiones relacionadas a la muerte del padre y el pequeño hijo del psiquiatra.

Ambos habían sufrido condiciones cardíacas. No había manera de que Catherine estuviera consciente de estos hechos. Esa información debía proceder de otro lugar. “Me lo dicen los Espíritus Maestros”, declaró la paciente en medio de su trance.

Estos entes también le indicaron que había vivido 86 veces en el estado físico.

Después de ese día, la vida de Brian no volvería a ser la misma. Sentía esperanza y alegría, y comenzó a perder el miedo a la muerte.

En este punto, Weiss decidió que era una buena idea incluir en el tratamiento a su esposa Carole, quien era asistente social psiquiátrica. Mientras, Catherine continuaba mostrando progresos, con una reducción de sus temores y momentos de ansiedad.

Lecciones desde el estado intermedio

A medida que exploraban las vidas pasadas, Catherine transmitía enseñanzas desde ese limbo entre la muerte y un nuevo nacimiento. Eran lecciones que las personas debían aprender con el objetivo de progresar.

“Debemos compartir nuestro conocimiento con otros. Todos tenemos muchas más capacidades de las que utilizamos. Uno debe dominar sus vicios antes de llegar a este punto (el estado intermedio). De lo contrario, los lleva consigo a otra vida”.

Además, añadió: “También debemos aprender a no acercarnos sólo a aquellos cuyas vibraciones coinciden con las nuestras. Es preciso acercarse a aquellos cuyas vibraciones no armonizan con las de uno. Esa es la importancia de ayudar a esas gentes”.

Por otro lado, Catherine evidenció que sólo se le revelaba lo que era importante para ella. No podía acceder, por ejemplo, a las lecciones que su padre debía aprender. “Cada persona debe ocuparse de sí misma”, sentenció. “Sólo entonces podemos saber qué necesita la persona de al lado”.

Los Espíritus Maestros también dejaron el mensaje claro de que no debemos matar, sólo Dios tiene el derecho de castigar. Si interrumpimos la vida de alguien, le quitamos la posibilidad de cumplir con su karma.

Cuando se trata de personas que tuvieron malas intenciones e hicieron sufrir a otros, deberán sufrir luego de morir, en la otra dimensión. Serán enviados de regreso a nuestro mundo, pero para vivir una vida muy dura y compensar a las personas que dañaron.

En medio de su trance, Catherine entendió que su vida había sido tan difícil por su falta de fe, sobre todo, en los Maestros.

Sin embargo, aún no era consciente de que estaba actuando como una conexión con estos seres. A pesar de que Weiss le contó que había relatado experiencias vividas después de la muerte, se mostró reacia a escuchar las grabaciones de las sesiones.

Días después de esta serie de enseñanzas, Catherine llamó por teléfono a su padre y lo perdonó, sin darle detalles.

Formando un marco teórico

En uno de los capítulos, Weiss analiza el propósito terapéutico de explorar las vidas pasadas de Catherine.

Estos recuerdos poseían una fuerza curativa muy poderosa, que incluía recordar y volver a vivir, no sólo los grandes acontecimientos traumáticos, sino también los diarios ultrajes al cuerpo, la mente y el ego de la paciente.

Brian buscaba los patrones de esos insultos, como el abuso emocional o físico crónico, la pobreza y el hambre, la enfermedad y la incapacidad, prejuicios y persecuciones persistentes o fracasos repetidos.

Además, se mantenía atento a las tragedias más profundas, como una experiencia de muerte, violaciones, catástrofes masivas y otros sucesos horribles.

Como psiquiatra y científico, Weiss estaba seguro de que lo que había visto durante las sesiones no era producto de una enfermedad mental. Catherine no era psicópata, ni había sufrido nunca alucinaciones o ilusiones. Demostraba conocimientos que no podía haber reunido en su vida presente.

El autor creía que todo el material se originaba en alguna porción de la mente inconsciente de Catherine.

No era factible que esa información hubiera sido transmitida en un nivel genético, ni tampoco cabía la idea del psicólogo Carl Jung sobre el inconsciente colectivo, almacén de toda la memoria y la experiencia humana, a la que Catherine podía estar recurriendo.

La posibilidad con más sentido era la reencarnación.

Conclusión

Uno de los mayores aprendizajes que obtuvieron los protagonistas de este libro es la ya conocida frase de que todo llega a su debido tiempo. Debemos aceptar lo que nos sobreviene en un  momento dado y no pedir más.

“La vida es infinita; jamás morimos; jamás nacimos, en realidad. Sólo pasamos por diferentes fases. No hay final. Los humanos tienen muchas dimensiones. Pero el tiempo no es como lo vemos, sino lecciones que hay que aprender”, pronunció Catherine en una de las sesiones.

Al saber que somos eternos, podemos perder el miedo a la muerte.

Según describieron los Maestros, existen siete planos después de la muerte, cada uno con distintos niveles. Uno de ellos es el plano de la rememoración, donde se nos permite ver la vida que acaba de pasar.

Mientras que en el plano de la transición, debemos esperar. Allí se determina qué llevaremos a nuestra próxima vida. Todos tendremos un rasgo dominante: codicia, lujuria, etc. Lo importante es que lo superemos durante esa existencia.

Cuando conseguimos completar las lecciones que la vida tiene para nosotros, podemos avanzar a otra dimensión, a otra vida. De lo contrario, estamos obligados a repetirla hasta aprender, siendo más duro cada vez que lo intentemos.

El resto de los planos no son descritos en el libro.

Respecto a Brian y Catherine, ambos vieron sus vidas transformadas por estos acontecimientos. Ella comenzó a sentirse libre de miedos para disfrutar de su existencia, y él ha dado un enfoque más humanista a su sistema de valores y las metas de su vida.

Notas finales

Quizás la principal lección que nos deja Brian Weiss es que la vida escapa a nuestros cinco sentidos. Es importante mantener la mente abierta.

Según sus experiencias, al pensar en la muerte como parte natural de la existencia podemos volvernos más pacientes, empáticos y afectuosos, además de tornarnos más responsables de nuestras acciones.

Consejo de 12min

Para leer sobre otras experiencias relacionadas a la vida después de la muerte, te recomendamos “Conversaciones con Dios I”, de Neale Donald Walsch. ¡Buena jornada!

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 7 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Médico y psiquiatra estadounidense graduado con honores de las universidades de Columbia y Yale. Sus trabajos han generado polémica en la comunidad científ... (Lea mas)

Aprende más con 12min

6 millones

De usuarios ya transformaron su crecimiento

4,8 estrellas

Media de calificaciones en la AppStore y Google Play

91%

De los usuarios de 12min mejoraron sus hábitos de lectura

Una pequeña inversión para una oportunidad increíble

Crece exponencialmente con acceso a la valiosa información de más de 2500 microlibros de no ficción.

Hoy

Comienza a disfrutar de la amplia biblioteca que 12min tiene para ofrecer.

Día 5

No te preocupes, te enviaremos un recordatorio de que tu prueba gratis está acabando.

Día 7

Fin del período de prueba.

Disfruta de acceso ilimitado durante 7 días. Utiliza nuestra aplicación y sige invirtiendo en tu desarrollo. O solo cancela antes que pasen los 7 días y no te cobraremos nada.

Comienza tu prueba gratuita

Más de 70.000 calificaciones 5 estrellas

Comienza tu prueba gratuita

Lo que los medios dicen sobre nosotros