44% OFF

No dejes tus metas para 2022

¡Accede a nuevas ideas pagando menos que un café diario. ¡Suscríbete a 12min Premium y aprende más en menos tiempo!

4446 lecturas ·  4.5 calificación promedio ·  387 calificaciones

Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus

Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus Resumen
Sexo y relaciones

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Men Are from Mars, Women Are from Venus

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 8532505171, 9788532505170, 9781612680163

Editorial: Debolsillo

También disponible en audiobook

Resumen

Esta es una guía sobre cómo tener una relación feliz. En ella el autor, John Gray, muestra cómo los hombres y las mujeres piensan y se comunican diferente. 

Entiende cómo piensa tu pareja, qué la motiva y desarrolla una mejor comunicación. ¿Quieres aprender cómo mantener una buena relación? ¡Ven con nosotros!

Hombres y mujeres tienen diferentes actitudes emocionales

Cuando las mujeres tienen problemas o malos sentimientos, su instinto es hablar de ellos. Los hombres, por su parte, permanecen callados e introspectivos. Aunque estas son respuestas naturales de cada género, son directamente opuestas. Es difícil para el hombre y la mujer hacer frente a estas contradicciones emocionales. 

Hablar ayuda a la mujer, por lo que asume que el hombre también querrá hablar. Pero él no quiere y no puede entender por qué las mujeres se molestan y no dan espacio en esas ocasiones. Las actitudes son más fáciles de entender, por ello, debes tratar de comprender por qué cada uno actúa de determinada manera.

Por ejemplo, Juan es un hombre y le gusta resolver sus problemas de forma independiente. Se enorgullece de su autosuficiencia y rara vez pide ayuda. Así que, cuando llega a casa con problemas después de un día duro en el trabajo, lo que quiere hacer es una actividad que le permita matar el tiempo.

Quizás, la actividad favorita de Juan es ver un partido en la televisión; el programa le permite pensar en otras cosas hasta que los problemas desaparecen de su mente. Entonces estará más dispuesto a hablar y ofrecer apoyo emocional a María.

María también trabaja duro y su día está lleno de problemas. Cuando llega a casa, quiere hablar con Juan sobre los problemas y sacarlos de su mente. Cuando dice sus problemas en voz alta, es capaz de procesar sus sentimientos y sacarlos de su pecho. Así, se siente mejor y podrá cuidar de sí misma y de su relación.

Ambos llegan a casa con diferentes formas de descansar emocionalmente, lo que puede causar una gran pelea. La solución es comprometerse mutuamente. Si ambos entienden lo que el otro necesita, sabrán cómo ayudarse.

Si María realmente necesita hablar, Juan puede esperar para meditar sobre sus problemas después de ayudarla. Y si Juan no puede manejar las conversaciones hasta que se haya relajado, María puede esperar hasta que se sienta mejor, o bien, llamar a una amiga para hablar.

Las mujeres necesitan hablar para curarse emocionalmente, y los hombres necesitan silencio y soledad. Equilibrar la necesidad de soledad de un hombre con el deseo de una mujer de discutir problemas es la fórmula perfecta para la paz emocional y la felicidad en el hogar.

Los hombres ofrecen soluciones y las mujeres ofrecen consejos

Hombres y mujeres resuelven sus problemas de manera diferente. Pero cuando estamos tratando con los problemas de los demás, a veces pensamos en cómo actuaríamos si estuviéramos en su lugar, en lugar de pensar en lo que realmente necesitan de nosotros.

Cuando una mujer habla de un problema, por lo general quiere ser escuchada. Cuando un hombre tiene un problema, quiere encontrar una solución y no quiere la interferencia de otros. Si piensas que estás constantemente molestando a tu pareja cuando intentas ayudarla, entonces puede que necesites cambiar tu enfoque.

Juan está preparando una estantería para María. María llega a casa y se da cuenta de que él tiene dificultades para construir el estante. Ella sugiere que llame a su hermano para pedir ayuda. María cree que está mostrando su amor y consideración por Juan con su consejo. Pero Juan piensa que ella no confía en sus habilidades.

Él quiere que María crea que puede terminar el trabajo y que ella aprecie su esfuerzo. Dar consejos a un hombre no siempre es la mejor manera de preocuparse por él. En su lugar, demuestra que valoras su esfuerzo al permitirle manejar la situación y luego dale las gracias por lo que hizo.

María llega a casa del trabajo agotada, hablando de su día. Frustrada y molesta, le dice a Juan que se siente abrumada en el trabajo. Como hombre, Juan piensa que una manera apropiada de mostrar amor y consideración es ofrecer soluciones a María.

Le dice que renuncie al trabajo y busque uno nuevo que le guste. María está triste porque Juan no la entiende. Ella no quiere que él resuelva sus problemas; sólo necesita que él la escuche para que se sienta mejor. Una mujer rara vez busca soluciones cuando le cuenta a alguien acerca de sus problemas. Si quisiera una, la pediría.

Es instintivo para una mujer ofrecer consejos cuando ve a alguien en problemas, pero los hombres no quieren un consejo a menos que lo pidan. Y los hombres reaccionan a los problemas de las mujeres ofreciendo soluciones, porque eso es lo que quieren ellos. Da a tu pareja lo que necesita y no lo que te gustaría que te diera a ti.

Hombres y mujeres atribuyen diferentes significados a las palabras

Como ellos piensan diferente, a menudo la impresión que tenemos es que los hombres y las mujeres hablan dos idiomas diferentes. Aunque usan las mismas palabras, no siempre les atribuyen el mismo significado. 

Los hombres son literales y directos cuando hablan; se guardan las cosas hasta que sea absolutamente necesario hablar. Las mujeres, por otra parte, son expresivas y dramáticas; cuando sienten algo, hablan inmediatamente. A menudo esto crea malentendidos que pueden convertirse en sentimientos heridos y discusiones.

Si te tomas el tiempo para traducir lo que tu pareja quiera decir antes de reaccionar, puede evitar problemas de comunicación que lastimen las relaciones. Si María dice "nunca salimos", el primer instinto de Juan sería sentirse culpable y corregirla recordando la última vez que lo hicieron. 

Pero la palabra "nunca" es una exageración que usa María para expresar cómo se siente. Probablemente no quería acusarle de nada. Traducido, eso significa, "me gustaría salir contigo porque nos divertimos juntos. ¿Salimos a pasear?".

Entender lo que María quiso decir pudo haber evitado una reacción defensiva y herir los sentimientos de María. Lo recomendable es escuchar pacientemente y responder de una manera que la haga sentir comprendida, reconociendo sus sentimientos y comprendiendo lo que necesita.

Si una María preocupada pregunta cómo se siente Juan, él puede responder de una manera superficial: "Estoy bien". María interpretará esto como un problema y querrá cuestionarlo repetidamente hasta que responda con mayor profundidad. Pero eso puede irritar a Juan.

Para Juan, "estoy bien" se traduce como "estoy lidiando con mis problemas y no necesito ayuda, gracias". La mejor táctica es dejar que Juan medite sus problemas y hablar con él si lo desea. Valorará la confianza y tal vez decida hablar del asunto.

Practica traducir el idioma de su pareja y mejorará su comunicación. Busca el significado detrás de lo que dice su pareja. También es aconsejable recordar que lo que dices puede ser mal interpretado. Desde el momento en que comienzas a escuchar y traducir, puedes tratar de hablar más directamente y tu pareja comprenderá mejor.

Hombres y mujeres están motivados por cosas diferentes

Aprender a traducir es un gran comienzo, pero para mejorar tu comunicación necesitas entender la motivación de tu pareja. Hombres y mujeres se guían por diferentes cosas y es fácil que una relación salga de los carriles si nadie entiende estas motivaciones.

Los hombres se motivan principalmente sintiéndose útiles. Juan quiere saber lo que María necesita para dárselo. Las mujeres se sienten motivadas cuando se sienten amadas. María necesita saber que es amada y respetada por Juan.

El instinto de Juan, como hombre, es cuidar de sus propias necesidades por encima de todo. Cuando se siente valorado, pone las necesidades de María por encima de las suyas. Pero si empieza a dudar de que ella lo valora, sus instintos lo dominarán y él se preocupará por sí mismo en primer lugar.

El instinto de María como mujer es cuidar de la necesidad de otros sobre sus necesidades. Ella cree que, cuando haga cosas por Juan, él lo hará por ella también. Pero incluso si María siente que Juan no cuida de ella, ella continuará cuidando de él, aunque empezará a sentir resentimiento hacia él.

Para contrarrestar esto, cuando Juan hace cosas por María, necesita que ella muestre su  gratitud. Esto le motivará a continuar y hacer aún más cosas. Cuando María necesita algo, es importante que se sienta segura de que Juan se encargará de ello. 

Este equilibrio permite construir una relación sana y fuerte en la que ambos satisfacen sus necesidades emocionales. Trabaja para lograr este equilibrio en tu relación con tu pareja y desarrollarás vínculos más fuertes.

Las mujeres tienen cambios emocionales naturales

Algunos hombres describen las emociones femeninas como una "montaña rusa", porque de repente pueden oscilar. Es difícil para un hombre entender estas fluctuaciones emocionales, y esto puede hacer que crean que han hecho algo mal para provocar este disgusto o molestia. 

Sin embargo, estos cambios emocionales son completamente normales para las mujeres. Las mujeres los necesitan para limpiarse emocionalmente con el tiempo y sentirse felices y saludables. Es importante que los hombres conozcan este proceso natural y que tengan paciencia.

En general, María es una mujer feliz que se preocupa por todo el mundo a su alrededor. Pero Juan notó que a veces María está profundamente triste y no entiende por qué. Su autoestima se desploma y piensa que ha hecho algo que la ha molestado. Por otro lado, María no sabe de dónde vienen los problemas.

Contrariamente a lo que Juan cree, éste es un comportamiento normal y probablemente no ha hecho nada mal. María es una mujer, y para expresarse y liberar sus sentimientos negativos, ocasionalmente puede sentirse triste y necesita hablar de sus emociones. 

Si María quiere hacer este proceso más fácil para Juan, puede tranquilizarle diciéndole que no es su culpa. Y si a Juan le resulta difícil lidiar con su comportamiento, María puede buscar un amigo para hablar de sus sentimientos. Sin embargo, Juan debe hacer su mejor esfuerzo para apoyar a María durante este tiempo.

Apoyar a una mujer durante un lapso difícil en su espectro emocional sólo requiere que su pareja esté dispuesta a escuchar, sin tratar de resolver sus problemas y sin decirle que no debe sentirse de esa manera. 

Ella necesita que se le permita sentirse triste y oír que está bien hacerlo. Con atención y solidaridad, esta crisis emocional terminará y volverá a la normalidad. A medida que continúe el apoyo, disminuirá la frecuencia y la duración de la crisis.

Los hombres huyen de la intimidad

Mientras que las emociones femeninas varían mucho, los hombres se acercan o se retiran de la intimidad. A medida que un hombre se vuelve más íntimo y más cercano a una mujer, llega a un punto donde de repente está aterrorizado. Siente que está perdiendo su autosuficiencia y necesita alejarse. 

Esto es totalmente normal, pero su pareja puede llegar a sentirse herida o confundida. Si ella reacciona persiguiéndolo o criticándolo por haberse alejado, puede causar serios daños a su relación.

Juan y María están llegando a ser muy cercanos y creciendo en intimidad y María es muy feliz. De repente, Juan se aleja y no quiere compartir sus sentimientos, pasar tiempo juntos ni trabajar en su relación. María está asustada, piensa que puede perderlo y siente que ha hecho algo mal para alejarlo. 

Su primer instinto es correr tras él y forzarlo a hablar de lo que está pasando. Pero esta es una mala idea. Juan es un hombre y él simplemente está actuando de una manera natural. Él debe dar breves pasos y alejarse hasta que recupere su sentido de la independencia. 

Si María interfiere en este tiempo de soledad necesaria, hará que Juan se sienta enojado o culpable. En cambio, ella debe entender que esto es normal y darle el espacio que necesita. Después de un tiempo, Juan se apresurará a volver a ella y estará listo para amarla como antes. Cuanto mejor maneje ella este proceso, más rápido volverá a él.

Todos los hombres están inclinados a este patrón de huir de repente y luego correr hacia atrás. Ellos necesitan apoyo en estos momentos y la mujer puede dar espacio y no juzgar su necesidad de independencia. El hombre puede asegurarle a la mujer que regresará. Cada vez que huye y vuelve, se pueden acercar aún más emocionalmente.

Notas finales

Las principales necesidades emocionales de los hombres y las mujeres pueden ser diferentes, pero aprender a hablar de ellas con eficacia los ayudará a entenderse mejor. Además, la comprensión de los ciclos emocionales naturales de hombres y mujeres es importante para mantener una relación sana y feliz. 

A veces, puede parecer que los hombres y las mujeres son de diferentes planetas porque están motivados por cosas muy diferentes. Sin embargo, esforzarse por entender al otro te proporciona el poder de crear una relación amorosa basada en el compromiso y la compasión.

Consejo de 12min

Si te gustó este microlibro y quieres aprender un poco más sobre las relaciones, puedes leer "Cómo ganar amigos e influir sobre las personas".

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Autor sobre las relaciones y el crecimiento personal nacido en Houston, Texas, Estados Unidos. Se hizo conocido por su libro publicado en 1992, “Los Hombres son de Marte,... (Lea mas)