Inquebrantables Resumen - Daniel Habif

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

837 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Inquebrantables

Inquebrantables Resumen
Desarrollo Personal

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Inquebrantables

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN:  9781400220366

También disponible en audiobook

Resumen

Esta obra explora una nueva alternativa para encarar el camino hacia el éxito. Provocador, audaz y directo, Daniel Habif te incita a cambiar tu vida dando un giro de 180° grados. No es algo sencillo, pero aprenderás a valorarte más a ti mismo y a conectarte de otra forma con el resto. ¿Tienes las agallas para hacerlo?

Amigate con el fracaso

Inquebrantables proporciona un cambio rotundo como libro. A diferencia del resto, que comienza con una introducción, este nos presenta primero el final. ¿Para qué? Sencillo: la mayoría de los lectores abandona los textos tras el segundo capítulo y no llega al desenlace. Con esto esa alternativa se esfuma.

¿En qué consiste ser inquebrantable? Podría resumirse en una frase. “Cuando no tienes, da y te darás cuenta de cuánto te sobra”, señala en el inicio.

Soñar hasta que te tiemblen las piernas y pensar cuánto has logrado en lugar de cuánto de falta serán dos actitudes claves para lograr tus objetivos. Con la fe nada será imposible.

Aunque antes hay que conseguir algo primordial: amarte a tí mismo. Debe gustarte algo de tí. Al contrario de lo que nos enseñaron, no está mal apreciar nuestras virtudes. Es hora de dejar atrás la idea de no podríamos conseguir algo grande, que eso estaba reservado sólo para los genios y las estrellas.

Ten en claro algo: “Ser como eres en un mundo en el que la mayoría de la gente no quiere ser como es resulta un rotundo éxito”. Comienza por ser lo que eres, y verás abrirse las puertas de par en par.

En caso de que te miren mal o te critiquen, recuerda que “la boca que te juzga jamás será más grande que la gracia que te respalda”.

Cuando las personas creen en su potencial y tienen una autoestima equilibrada que no los hiere -ni a quienes les rodean-, el éxito se convierte en la única posibilidad.

Aunque para conseguirlo es necesario contar con cuatro componentes. No alcanza sólo con el talento, también hace falta un furiosa disciplina, ser conscientes de qué es el éxito para nosotros y poseer plenitud espiritual.

Será difícil construir un mundo gigantesco si no estás dispuesto a esforzarte por él. Debes formarte, estudiar y aprender todos los días. Un título de papel no es suficiente, lo que cuenta es todo lo que trabajas para mejorar.

No existen personas exitosas que no provengan del fracaso porque es ahí donde se define nuestro destino. “Una buena actitud en los fracasos es el mayor de los éxitos”.

Hay algo importante: el reto no es evitar el fracaso, el reto es levantarse. Si chocas reiteradamente con la sensación de fracaso y terminas por rendirte ante el desánimo, crees que no vale la pena intentarlo una vez más. ¡No!

El temor al fracaso es uno de los peores miedos que existen. Sin las caídas es imposible llegar a nuestro destino porque solo se cae quien avanza.

No hay un momento perfecto para hacer las cosas. Si esperas a ese instante, descubrirás que pasó justo cuando decidiste esperarlo.

Verás que en esta vida es más importante estar dispuesto que estar preparado. Toma la iniciativa, sin prisa pero sin pausa. Un pequeño acto de valentía alcanza para salir del hueco en que estás.

En síntesis, los inquebrantables no piensan en nada que los pueda detener. No les importa lo que digan, ni las marcas que dejará su nuevo paso. No les importa porque se han esforzado.

Deja atrás lo que te limita

Muchas veces vemos personas brillantes que por algún motivo no pueden alcanzar sus objetivos. A veces son problemas de actitud, baja autoestima o falta de voluntad. Eso proviene de una misma situación: dejar todo para después.

Comenzar lo que tenemos pendiente es una de las tareas indispensables si queremos llegar a ser inquebrantables. “Cuando la motivación muere, la disciplina la resucita”.

Ten en cuenta que no actuar es el acto más contundente del ser humano, porque el tiempo jamás se detiene. Los deseos y las intenciones son inservibles sin el poder de la acción.

“Si seguimos enfocando toda nuestra mente y espíritu sobre lo que no queremos, seguiremos teniendo más de lo mismo”.

Cuando enfrentas al miedo, cuando decides dejar de verlo como un impedimento, solo entonces notarás que lo que te atemorizaba excedía aquello que podía ocurrir en la realidad. No caigas en el juego de la mente ni anticipes la derrota.

A los inquebrantables les tiemblan las piernas cuando se paran frente a los retos, pero no les tiembla el pulso al lanzar la piedra que derribe a los gigantes. Siempre habrá una nueva oportunidad para avanzar.

¿Cómo puedes combatir esto? Es cierto que no puedes evitar que los malos pensamientos surjan en tu mente, pero sí puedes impedir que se alojen ahí. Un buen método es alimentar tanto a tus sueños que tus miedos se mueran de hambre.

Una vez que comienzas a hacer las cosas que tienes que hacer y pierdes el miedo al éxito, al qué dirán y a los cambios que te traerá tu nueva vida, encontrarás que ya no puedes detenerte. En ese momento iniciará la batalla más importante, en la cual deberás vencerte a ti.

Como ya vimos, el hábito de abandonar cuando sufres un tropiezo es el mayor asesino de tus sueños. Rompe con la costumbre de claudicar. Desecha los pensamientos basura.

Habif también señala que el amor propio no implica soberbia ni la perseverancia el que debas ir corriendo sin apreciar los momentos ni analizar en qué fallaste. Una razón por la que muchos tropiezos no contribuyen a nuestra transformación es porque nos apresuramos a salir de la situación y pasar a lo que sigue sin reflexionar en lo que hemos experimentado.

La vida nos presiona para que reaccionemos, porque solo en la adversidad nos superamos. Es en situaciones como esas cuando debes hacer lo necesario para que cada paso te acerque a la meta.

Deja de tener un listado de deseos, empieza a dominar tu mente y ponla al servicio de tu espíritu.

Recuerda no vivir la vida que te tocó, sino la que tu quieras. Ser influenciado por las opiniones sólo te hará extraviar tu propósito.

En porcentajes, el libro indica que es necesario un 51% de imaginación y un 49% de sudoración para lograr tus objetivos.

Según el autor, el único nombre que conoce para referirse a quienes logran sacar lo mejor de su entorno es el de líderes. El liderazgo no es un rasgo ni un rango, no es una posición ni una ocupación. El liderazgo es una decisión, es sacrificio y vocación. Es una entrega que valdrá el riesgo.

El liderazgo trasciende las posiciones tradicionales para que tú decidas qué tan grande es el espacio que quieres inspirar.

Y no porque tengas autoridad sobre alguien significa que eres su líder. La distancia entre el liderazgo y la autoridad es abismal, ya que si no estás dispuesto a dar la cara por quienes te siguen, entonces no mereces que ellos pongan sus pasos junto a los tuyos.

Siendo un buen líder

El primer paso para poder influenciar a quienes te rodean es conseguir un cambio en ti. La mayoría de nosotros vive pensando en lo finito, vive para vencer a los demás. Los inquebrantables piensan y viven para vencerse a sí mismo.

Reaccionamos a los conflictos externos del mismo modo que enfrentamos los internos. Busca adentro, no afuera y verás que estás más dispuesto a hacer algo por evitar el dolor, que por sentir placer.

Para cambiar hay que saber escoger las palabras adecuadas. Estas llevan luz y poder siempre que se empleen con sabiduría. Hay unas que levantan y otras que destruyen.

Por eso ejercer un liderazgo efectivo requiere formación, pero esta no solo debe venir del líder, sino que también es función de quienes desean cambiar el mundo y fomentar una preparación continua en todas las dimensiones.

La preparación no debe confundirse con la educación en el sentido estricto de la palabra. Es importante tener conocimientos, pero creer que un título es suficiente para conducirnos a la prosperidad es un despropósito.

Hay una combinación de elementos que nos permite convertirnos en inquebrantables. Los hábitos, las actitudes, la manera de enfrentar los conflictos, la disposición a ayudar a otros, la autoestima, la resiliencia, la riqueza espiritual y el amor son ejes fundamentales sin los cuales un título no es más que una hoja de papel.

La capacidad de pensar desde nuevas perspectivas es un atributo que generalmente suele colocarse en segundo plano cuando se trata de liderar un grupo. La innovación debe ser un norte, tanto en la chispa que el líder genere como en la que induzca para que otros incendien lo establecido.

Para contextualizar, la sabiduría no es lo mismo que la inteligencia. Tampoco puedes confundir la sabiduría con la astucia.

La inteligencia es la capacidad mental de pensar rápidamente, para ver las conexiones entre las cosas, para recordar datos, para analizar y visionar. Mientras que la astucia te dirá que puedes hacer el mal sin que nadie se dé cuenta, pero la sabiduría te enseña que hay alguien de cuya mirada no puedes escapar.

¿Qué puede llevarte a la sabiduría? La humildad es uno de los caminos que te guían hacia ese objetivo. El orgullo es lo opuesto a la humildad y de ahí es muy difícil generar nuevas propuestas.

Todo muy lindo… pero ¿cómo pagamos nuestras cuentas? Quien se deja manejar por el dinero está en grandes problemas. Lo material convierte la vida en un vacío constante que debe ser llenado de inmediato.

Tú eres quien te defraudas y te robas. Con tu actitud, habrás bajado por completo tu nivel de entrega, eso significa que ya no tendrás el mismo rendimiento. Mira cuánto tiempo has pasado en las redes sociales o mirando televisión. Eso es dinero perdido.

No pongas tu vida en números rojos: es hora de que recapacites y dejes de invertir en cosas que extinguen la llama en que arden tus pasiones. La prosperidad económica es una consecuencia: el enriquecimiento no es un fin, es un medio que, mal encauzado, puede ser devastador.

Volviendo a los sentimientos, el rencor es uno de los más destructivos. Nos mantiene anclados en el pasado cuando debemos trabajar para el futuro. Todo inicia como una molestia que no expresaste, evoluciona como un resentimiento, se transforma en rencor y terminas por ser esclavo del odio.

Perdona ya. “El perdón es un regalo que debes darte, es para ti, no para quienes te ofendieron. Perdonar no siempre es olvidar, es abrir las ventanas y las puertas de la verdadera libertad”.

Y aunque te produzca una satisfacción temporal, la venganza te hace salir del mundo de la gracia para entrar al tormento circular de la retribución, donde el que hace mal recibirá un castigo, tarde o temprano.

El amor, la gran solución

De nada sirve llorar y angustiarse. Habla solo de victorias y te convertirás en tu mejor aliado. Ya hay suficientes enemigos por vencer para que asumas el rol de verdugo.

Vive el triunfo primero en tu mente, luego en tu corazón y finalmente hazlo realidad en tu espíritu.

Si estás a punto de caer y solo esperas el golpe letal, tienes que levantarte. No le temas a Dios, descansa, activa la esperanza, mantente firme y espera el gozo y la paz, esa que está reservada para los que terminan la carrera.

En buena medida, nuestra incapacidad para comprender al otro, sus motivaciones y perspectivas, termina poniéndonos en situaciones de conflicto y dolor. Una de las cosas que hacemos peor es interpretar lo que esperan de nosotros.

Aquellas personas que no logran superar la culpa le abren camino a la ira y los que la albergan, estallan, tarde o temprano. Quedarte toda la vida con una pena es una estupidez.

En contrapartida, el amor es la decisión más alta y profunda que existe, es la cúspide del conocimiento y del entendimiento. Es la forma tangible de la esperanza y de la esencia humana. El amor en sí es el único acto que en verdad importa, todo lo demás es puro relleno.

Las personas con quienes compartimos nuestra existencia son las que le confieren sentido. Cada día debemos descubrir el mundo como si acabáramos de llegar. Los inquebrantables viven apreciando la belleza. La vida es más deliciosa cuando sabemos descifrarla.

Y no tengas miedo si tu corazón está lleno de amor. No saber amar no es soledad, es desolación. La soledad no se evita, se vive. Es un océano profundo de salvación. Nos lleva a lugares inexplorados del alma, nos ayuda a replantear nuestros valores y convicciones.

Para Habif Dios es lo primero porque su amor todo lo resume. “Dios nos dio un propósito y nos lleva de la mano a conseguirlo. Él siempre te habla desde lo que serás, no desde lo que eres. No existen los errores de antes ni después, solo los errores de no intentar lo correcto ahora”.

Notas finales

El autor cierra su obra con una serie de cartas destinadas a personas o grupos que lo marcaron en su recorrido hacia el éxito. Porque todos fueron parte de una u otra forma.

Empieza por su madre Delia, a la que describe como su salvadora. “Llamarte madre me queda corto, amiga es insuficiente. Mirarte es ver el rostro de un ángel”.

También le escribió al pueblo oprimido, aquel que tuvo que dejar su tierra, para que sepa que no está solo.

A los hombres, valorando la importancia de las mujeres y lo esencial que son para nuestra existencia.

Hizo lo propio a un genio que le sirvió de inspiración, Leonardo Da Vinci. “Nunca te guardaste ningún talento porque no hay dones pequeños”.

A su padre, a quien honrará su memoria siendo el mejor en lo que hace. “Aunque tus ojos no verán estas palabras, yo sí veo lo que hago”.

A su mayor éxito y gran bendición, su esposa Anyha. “Pensar en el infinito me emociona. ¿Sabes por qué? Porque es saber que nos falta muchísimo por caminar juntos”.

Y por último se despide de los hipócritas. “La próxima vez que veas a alguien vacío, llénalo de amor, no de juicios”.

Consejo de 12min

: Siguiendo con una línea de libros que te desafían, “El sutil arte de que te importe una mi*rda” puede ser una buena opción para ti. Mark Manson enseña a cómo atravesar los fracasos, algo inherente a todo ser humano, para usarlos a nuestro favor. Si buscas ideas nuevas, este es tu texto. ¡Ve por él!

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario: