Cómo Tener un Buen Día Resumen - Caroline Webb

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

762 lecturas ·  4.4 calificación promedio ·  119 calificaciones

Cómo Tener un Buen Día

Cómo Tener un Buen Día Resumen
Estilo de Vida

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: How to Have a Good Day: Harness the Power of Behavioral Science to Transform Your Working Life

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9862137096

También disponible en audiobook

Resumen

¿Quién no ha tenido un mal día alguna vez? En esta obra, la autora Caroline Webb utiliza los descubrimientos en el área de la ciencia comportamental, de la psicología y la neurociencia para ayudarnos a superar (o por lo menos disminuir) el estrés y las dificultades causadas por los malos días. Entendiendo mejor cómo funciona el cerebro y nuestro proceso para tomar decisiones, Webb explica cómo aplicar ese conocimiento en nuestro día a día para aprender a lidiar con situaciones retadoras. ¿Quieres aprender a transformar un mal día en un buen día? ¿Quieres descubrir cómo algunas actitudes pueden motivarte y ayudarte a trabajar mejor? ¡Ven con nosotros!

Transforma tu mal día en un buen día

La mayoría de nosotros puede imaginar uno de esos buenos días en el trabajo, en el que estamos en nuestra mejor fase. Estamos llenos de ideas, logramos lidiar con cualquier problema y hasta nos va bien con ese colega del trabajo que es grosero. Es claro que no todos los días pueden ser así de buenos. Pero siguiendo algunos de los consejos que tenemos aquí, vas a lograr transformar casi todos los días en por lo menos un buen día.

Descubre los avances científicos que cambiaron todo

Ciertos avances en la ciencia nos dieron percepciones muy importantes sobre cómo podemos crear un día mejor. Algunos de esos avances son:

Nuestro cerebro está basado en 2 sistemas. El cerebro trabaja en paralelo con 2 sistemas antagónicos. El “sistema deliberado” es nuestro pensamiento consciente, lento y racional. El “sistema rápido” es el subconsciente, rápido e instintivo. Por ejemplo, el sistema deliberado calcula una propina del 15% mientras que el sistema automático te hace correr antes que un automóvil te atropelle al atravesar la calle.

Nuestra mente y cuerpo están interconectados de maneras que todavía no podemos entender. Por ejemplo, sabíamos que la felicidad nos lleva a sonreír, pero no sabíamos que sonreír (sin importar cómo te sientes) te va a dejar más feliz.

El eje de descubrimientos y defensas es otra percepción. Estamos moviéndonos constantemente en un eje, anclados en un extremo a una perspectiva defensiva, esperando un ataque en cualquier momento. Mientras que en el otro extremo, estamos anclados a un estado de descubrimiento, en busca de experiencias gratificantes.

Además de los descubrimientos científicos anteriores, existen 7 conceptos importantes para tener un buen día:

  1. Prioridades: definiendo la dirección intencional de tu día.
  2. Productividad: usando tus horas del día de la mejor forma.
  3. Relaciones: manteniendo las interacciones productivas y positivas.
  4. Pensamientos: tomando buenas decisiones, siendo creativo y astuto.
  5. Influencia: maximizando el impacto de lo que dices o haces.
  6. Resiliencia: superando obstáculos y el aburrimiento.
  7. Energía: generando entusiasmo y satisfacción.

Define tus intenciones, organízate y planifica

¿Ya te has visto deseando al final del día y sintiéndote como si hubiese sido un desperdicio total? Aquí están algunos consejos para ayudar a minimizar ese sentimiento.

En primer lugar, define tus intenciones claramente para cada día. Intenta eliminar cualquier actividad que sabes que te impide alcanzar tus objetivos.

Por ejemplo, uno de los clientes de la autora, Martín, es el director estratégico de una fábrica de aviones. El observó que siempre se sentía sobrecargado con sus tareas diarias. Por eso, terminaba distrayéndose, como chequear nuevas páginas web. Entonces, para aumentar tu productividad, identifica esos hábitos de distracción que te estorban, y enfócate en evitarlos. Mantén la mira en los objetivos diarios.

En segundo lugar, organiza tus objetivos usando un lenguaje positivo. Los objetivos colocados de esta forma pueden ser también llamados de “metas de enfoque”. O sea, metas que afirman el resultado positivo que quieres alcanzar, como por ejemplo “hacer mi producto irresistible”. Lo contrario de eso serían las metas evitables como “ parar de perder clientes”. Existe un estudio que defiende los beneficios de esta estrategia. Un estudio de 1997 descubrió que los estudiantes que usan metas de enfoque mejoraron sus desempeños, mientras que los que utilizaban metas evitables empeoraban.

En tercer lugar, haz una planificación ”Entonces cuando...” para prepararte ante los obstáculos que pueden aparecer en el camino hacia tus objetivos.

Observa a la autora, Caroline Webb, por ejemplo. Cuando fundó su propia empresa de consultoría y no tenía más un jefe esperándola en el trabajo a las 9 de la mañana, ella se sentía tentada a dormir y a desperdiciar sus mañanas. Entonces ella se comprometió con un plan “entonces cuando...” para superar este obstáculo. “Cuando me despierte, primero haré una caminata rápida, después revisaré mi email”. Esta pequeña regla la ayudó a salir de la cama y enfrentar todos los días con buen humor.

Mantente enfocado y organizado

Los calendarios llenos de quehaceres en el trabajo hacen que sea mucho más fácil sentirse sobrecargado. Vamos a pensar en algunas maneras de lidiar con esta situación.

Primero, lo físico. Siéntate en un sofá o en una silla cómoda por algunos minutos. Mantén el foco en tu respiración hasta que te hayas calmado lo suficiente para pensar con claridad. Entonces, para ordenar el caos, haz un plan y decide por dónde empezar. Primero, escribe todo lo que necesitas hacer en los próximos días o semanas. Marca las tareas más importantes y toma una actitud para completar esta tarea el día de hoy, sin importar el tamaño de la misma.

Vamos a observar a Ángela como un caso de estudio. Ángela era una abogada que quería concursar a un cargo en su empresa. Sin embargo, la tarea de “empezar las preparaciones para la elección” siempre le pareció muy espeluznante. Esas palabras la hacían sentir ansiosa, entonces ella evitaba la tarea y procrastinaba.

Lo que eventualmente funcionó para ella fue separar la tarea en pasos más pequeños, dividiéndola en cosas como “conversar con mi jefe sobre mi idea”. Después de separar la gran tarea en pasos pequeños y gerenciables, la “preparación para la elección” se hizo mucho menos pesada y ella logró lidiar con la situación. Otro requisito esencial para enfocarse son las pausas programadas a por lo menos una cada hora y media.

El enfoque en el día disminuye con el pasar del tiempo, y necesita ser recargado periódicamente. En el curso de 90 minutos, nuestros cerebros pasan de ser altamente enfocados a desatentos. Es por eso que acabamos revisando el teléfono o navegando en una red social cuando somos forzados a concentrarnos por más tiempo.

Cuando el famoso psicólogo K. Anders Ericsson estudió gente en la cima de sus áreas, como guitarristas famosos, atletas y jugadores de ajedrez, descubrió que esa gente también practicaba en bloques de 90 minutos o menos, con pequeñas pausas entre los bloques.

Mejora tus relaciones e interactúa más

Llevarse bien con las personas a tu alrededor es esencial para tener un día mejor. Aquí van algunos consejos sobre cómo mejorar tus relaciones.

Primero, construye una relación cuando interactúas con alguien del trabajo. No solo te encuentres con alguien en la cocina de la oficina. Involúcrate en conversaciones y haz preguntas sinceras como “¿qué harás en el feriado?”.

Encuentra cosas en común o áreas de interés compartidas, demuestra una curiosidad genuina por tus colegas de trabajo y por cualquier otra persona que conozcas. Crear ese sentido de conexión es importante, porque crea una cultura de confianza y colaboración en el lugar de trabajo.

Destacar los intereses en común es también importante cuando estás buscando empleo. Eso es porque los empleadores son más propensos a contratar a alguien que sea semejante a ellos.

Vamos a observar un estudio conducido por la socióloga Lauren Rivera de la Northwestern University. Ella le preguntó a algunos gerentes de reclutamiento sobre sus contrataciones más recientes. El descubrimiento fue que el 74% de los entrevistados admitieron creer tener algunas cosas en común con los nuevos contratados, sea basada en intereses como deportes, tecnología o alguna otra cosa. Eso indica que los gerentes prefieren contratar y estar cerca de personas que poseen cosas en común con ellos.

Para tener un buen día, también es importante resolver cualquier tensión con tus colegas de trabajo, ya que eso puede acabar con tu entusiasmo. La mejor manera de lidiar con eso es ser abierto. Explícale a tu colega lo que estás sintiendo y por qué. Hazlo de una forma educada pero firme.

Por ejemplo, Simón es un vendedor de inmuebles que estaba incomodado con un cliente que le hacía promesas que raramente cumplía. En vez de ignorar su frustración, Simón fue sincero y le comunicó lo que sentía. “Estoy confundido, porque recibí feedback positivo de usted pero no seguimos con el proyecto. ¿puede decirme qué fue lo que lo dejó insatisfecho y qué puedo mejorar a la próxima vez?”

Ese enfoque le ayudó a su cliente a entender sus sentimientos sin sentirse atacado o ponerse a la defensiva. Así, pudieron tener una discusión sobre lo que el cliente realmente quería.

Usa un árbol de problemas como ayuda en la resolución de los mismos

¿Luchas para tomar decisiones difíciles porque te sientes sobrecargado? La próxima vez que te sientas de esa forma intenta estos 3 simples pasos:

Primero, desarrolla una rutina versátil que te ayude a tomar decisiones en todas las situaciones. La rutina puede ser tan simple como preguntarse un conjunto de cuestiones como: “¿Cuáles son las alternativas y las desventajas potenciales de esta decisión?” o “¿Cuál sería el peor caso y cuáles son mis opciones si sucede lo peor?”.

Peggy es una directora de arte de publicidad que desarrolla una rutina que le funciona bien. El truco es siempre invitar a los colegas a dar feedback sobre su trabajo. Aunque ella no siempre esté de acuerdo con ellos, los feedbacks la ayudan a entender los problemas potenciales en sus campañas, mejorando, por tanto, sus decisiones.

Recuerda que los buenos consejos pueden venir de cualquier persona, no sólo de especialistas. Una vez Peggy recibió un feedback valioso de alguien que trabajaba con atendimiento al cliente. Tenía conocimientos y sugirió que los clientes no estaban entendiendo la campaña, y Peggy ajustó su campaña después de eso.

Otro consejo para optimizar tus habilidades de resolución de problemas es quebrar un problema complejo en un “árbol de problemas”. Empieza anotando el problema central. Imaginemos que tu negocio está con bajas ganancias. Entonces tu problema central podría ser: “¿Cómo aumentar mis ganancias?”.

Esta pregunta es el tronco del árbol. Ahora escribe las 2 posibles opciones para resolver el problema que formarían las ramas del árbol. En este caso, aumentar los ingresos y reducir los costos. Ahora, piensa en acciones concretas que te ayudarían a realizar esas opciones. Por ejemplo, podrías dejar a ir a colaboradores para disminuir los costos o lanzar un nuevo producto para aumentar los ingresos. Estas sugerencias pueden generar más ramas en el árbol de problemas hasta que eventualmente hayas mapeado muchas acciones posibles para resolver tu problema.

Involucra a tu público en tus presentaciones

¿Ya hiciste alguna presentación y te diste cuenta que la mayoría de las personas no estaba escuchando? Para evitar ese problema en el futuro sigue estas técnicas simples.

Primero, recuerda que tú público será mucho más receptivo si lo involucras y le haces sentir que escogió algo con lo que puede aprender. Por ejemplo, Emma organiza programas de entrenamiento sobre nuevas técnicas pedagógicas para profesores. En el pasado, fue difícil hacer que cualquier participante se desviara de sus propios métodos antiguos. Por lo tanto, fue difícil hacer que cualquier persona la escuchara durante las sesiones de entrenamiento.

Entonces intentó un nuevo tipo de encuentros, en el que 10 profesores presentan sus propios métodos en diferentes posiciones de la mesa. Los participantes entonces quedaban libres para andar por la sala y parar en las posiciones que estuvieran más interesados. La estrategia de Emma le dio a los profesores más libertad en términos de qué aprender, y eso los dejó mucho más entusiasmados sobre el entrenamiento.

En segundo lugar, haz tu presentación interesante el incorporar videos o imágenes que capturen la atención del público. Asegúrate de que estás usando una pizarra si tuvieras una disponible. Las personas van a internalizar tu mensaje si lo dibujas y lo escribes en tiempo real en vez de usar solo diapositivas preparadas.

Un experimento en la universidad de Stanford mostró que las personas se acuerdan 9% más de gráficos que son creados frente a ellos comparados con los gráficos que ven ya listos en una diapositiva. Y además de eso, cerciórate de que usas frases simples y cortas, de manera fluida para capturar la atención del público. También recuérdate de hacer énfasis en por qué a tu audiencia le debe importar lo que tienes que decir.

Acuérdate de problemas difíciles que ya resolviste y mantente motivado

Es lunes, estás cansado y ya esperas el fin de semana. Pero tienes una reunión por la mañana con un cliente insatisfecho. ¿Qué haces?

Primero, mantén la calma y distancia de la situación. Imagina que no eres tú sino un amigo que necesita reunirse con el cliente. ¿Qué consejo le darías? Puedes también hablar contigo mismo en segunda persona para ganar alguna perspectiva distante.

Enseguida, piensa en una situación pasada que resolviste exitosamente y pregúntate qué recursos te ayudaron a lograrlo. Tal vez haya sido una habilidad, miedo, o tus amigos que te apoyaron. Probablemente, todo eso podría ayudarte también en tu situación actual.

Por ejemplo, Jacquie trabaja en el departamento de relaciones públicas de una universidad. Una vez, un terremoto acabó con el suministro de energía y de agua de la universidad. Pero en vez de verlo como un desastre, Jacquie transformó el terremoto en una historia positiva de relaciones públicas. La universidad logró mantener la ceremonia de graduación en medio de algunos edificios destruidos, una historia que los medios nacionales cubrieron como una historia de perseverancia y comunidad, gracias a la actitud de Jacquie y sus habilidades para lidiar con los medios. Pensar sobre cómo ella lidió con esa situación todavía ayuda a Jacquie a sentir que puede lidiar con cualquier problema.

En momentos difíciles, transformar la situación en pensamientos positivos es otra manera de inyectar alguna energía a tu día y mejorarlo. Intenta alguno de estos trucos la próxima vez que estés en una situación complicada. Empieza identificando los patrones mentales físicos, y temporales y cómo ellos afectan tu energía.

Por ejemplo, es posible que siempre te sientas aletargado después del almuerzo. Entonces descubre cómo aumentar tu energía en esas fases. Puede ser que despertarte y tomar una taza de té te ayude, obtener una conversa de 5 minutos con un colega del trabajo, o incluso dar una caminata rápida en la calle. Puedes también intentar un ejercicio de gratitud. Piensa en 3 cosas que sucedieron en tu día para dar las gracias. Hazlo Incluso con cosas pequeñas, como haber recordado en agarrar la sombrilla, ¡o haberla olvidado y tener que correr como un niño en la lluvia por ello! Incluso los pequeños pensamientos pueden hacer una gran diferencia.

Es común sentirnos exhaustos a veces, pero desarrollar rutinas positivas y aprender con el pasado te puede ayudar a tener un mejor día. El autoconocimiento también te ayudará a entender cómo puedes recargar tus energías en tu día y transformarlo en un buen día.

Notas finales

Siempre tendremos buenos días y malos días que están más allá de nuestro control. A pesar de eso, podemos tomar algunas actitudes para controlar nuestras mentes y cuerpos, y garantizar que tendremos un buen día incluso en malas circunstancias. Usando los consejos expuestos anteriormente, puedes empezar a incentivarte y a transformar situaciones que antes no eran favorables en mejores oportunidades para ti.

Consejo de 12’: Mantener el enfoque, rendir más y producir mejores resultados son objetivos bastante comunes. De hecho, son tan importantes que tenemos toda una categoría de productividad aquí en 12’. ¡Revisa todos los microlibros que tenemos allá!

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Caroline es la CEO de Sevenshift, una empresa que muestra a las personas cómo utilizar las ideas de la ciencia del comportamiento para mejorar su vida en el trabajo. Es también consultora, economista y coach de liderazgo, trabajando con... (Lea mas)