Cómo Hacer que te Pasen Cosas Buenas Resumen - Marián Rojas

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

113 lecturas ·  4.8 calificación promedio ·  26 calificaciones

Cómo Hacer que te Pasen Cosas Buenas

Cómo Hacer que te Pasen Cosas Buenas Resumen
Autoayuda & Motivación

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Cómo hacer que te pasen cosas buenas: Entiende tu cerebro, gestiona tus emociones, mejora tu vida

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN:  B07G5365QW

También disponible en audiobook

Resumen

Este libro reúne los puntos de vista científicos, psicológicos y humanos para conocer y optimizar determinadas zonas del cerebro, fijar metas y objetivos en la vida, ejercitar la voluntad y reivindicar el papel del optimismo. La autora, a través de sus vivencias como persona y como psiquiatra, nos proporciona un gran aprendizaje. Debemos saber que nadie va a venir a buscarnos para proponernos el proyecto de nuestra vida. Tenemos que ir a su encuentro, entonces, ¡empecemos este valioso viaje!

Destino 1: la felicidad

En muchas ocasiones el fracaso enseña lo que el éxito oculta, muchas personas han conseguido superar historias de sufrimiento, dolor y fracaso. La felicidad no se define, se experimenta y no hay guías rápidas que la aseguren.

Nuestra sociedad es comparativamente más rica que nunca, consecuentemente estamos normalizando la sobreabundancia, pero la felicidad consiste en tener una vida de éxito, sacando lo mejor de nuestros valores y actitudes.

En un mundo desorientado, estamos cambiando las sensaciones por los sentidos. Vivimos en una búsqueda desenfrenada por satisfacciones corporales, sexo, comidas, alcohol, etc. Estamos en la era de la incertidumbre; todo puede pasar, o no.

Una persona en paz, que disfruta de las cosas pequeñas de la vida, será más feliz. No podemos elegir todo lo que nos va a pasar en la vida, pero podemos elegir cómo afrontar lo que nos pasa. Sentarse en el pasado nos convierte en personas agrias, rencorosas, incapaces de olvidar el daño que nos hicieron o la emoción sufrida.

Los momentos post tensión son los más importantes en nuestra trayectoria. Cuando el torrente que emana del sufrimiento es aceptado de manera sana, adquirimos un dominio interior importante y fundamental para la vida.

Estamos de acuerdo en que el sufrimiento nos ayuda a reflexionar; el dolor ayuda a aceptar las propias limitaciones; el sufrimiento, por lo tanto, transforma el corazón y puede ser la vía de entrada a la felicidad.

El antídoto al sufrimiento: el amor

Los grandes amores son cinco: a uno mismo -el autoestima-, a los demás, a los ideales, a las creencias y a los recuerdos.

No existe ningún ser humano al que el amor a otra persona no lo convierta en alguien más apasionado y lleno de vida. El ser humano necesita amar. El amor de pareja cuando es sano afecta de forma positiva.

Las conexiones sociales nos benefician y la soledad mata. Las personas con más vínculos con la familia, amigos o la comunidad son más felices. Hay que aceptar a los demás, aunque sean distintos y creamos que no encajan. Todo el mundo tiene algo que aportarnos.

Y siempre, siempre sonríe. La risa mejora nuestra creatividad y ayuda a la resolución de problemas. Existen estudios que han comprobado que cantar en público puede resultar beneficioso para la salud mental. También vale ayudar a otros si puedes y, cuando lo necesites, pide ayuda.

Contar historias y ser amable es más importante de lo que puedas imaginar. La amabilidad genera endorfina y reduce los niveles de cortisol (la hormona del estrés y la ansiedad); además de aumentar la oxitocina (la hormona del amor y la confianza). Lo que el mundo necesita es la oxitocina.

Nuestro amor por los ideales y las creencias nos lleva a la libertad, y nadie puede arrebatarnos esto. Poseer ideales es un importante refuerzo para enfrentar los problemas que sobrevengan en un futuro; aunque sin extremismo para que tampoco atropellemos a los demás.

Por último, el amor a los recuerdos, porque puede mitigar los dolores. Traer experiencias positivas del pasado resulta un antídoto potente contra la depresión y otros estados alterados de ánimo.

Hablemos sobre el cortisol

El cortisol es la sustancia que nos provoca respuestas involuntarias en situaciones de riesgo. No es malo pero, en exceso, puede dejarnos en una situación de alerta constante.

Afecta de forma profunda a múltiples sistemas del organismo; es clave en el control de la presión arterial; y afecta a los huesos, músculos, sistemas inmunológico y endocrinológico (especialmente reproductivo, crecimiento y tiroideo).

Con preocupaciones o sensaciones de peligro prolongadas, los niveles de cortisol se elevan más de lo que deberían, tornándose un agente tóxico. La regeneración sana del cuerpo se detiene y, por otro lado, el sistema inmunológico se ve inhibido.

Las circunstancias de amenaza, tristeza o frustración inundan nuestro cuerpo de cortisol y desciende la producción de dopamina y serotonina, hormonas que tienen un impacto positivo y de bienestar en el cuerpo y la mente. Los síntomas son físicos, psicológicos y de comportamiento.  

Los alimentos también son clave para nuestro bienestar. La regulación de permeabilidad intestinal puede actuar en el componente inflamatorio de la depresión. Sería un error reducir la depresión solamente a los niveles de serotonina.

La depresión puede ser vista como un proceso inflamatorio, incluso es frecuente cuando tenemos enfermedades inflamatorias, cardiovasculares y en el cáncer. El estrés, el tabaco y los niveles bajos de vitamina D también provocan respuestas inflamatorias y la inflamación es un proceso esencial en la depresión.

No vivir ni lo que pasó ni lo que vendrá

Un concepto clave es superar las heridas del pasado y mirar con ilusión hacia el futuro. Los que viven enganchados en el pasado son los depresivos, neuróticos y resentidos; los que viven angustiados por el futuro son los ansiosos.

El 90% de las cosas que nos preocupan jamás suceden, pero el cuerpo y la mente las viven como si fueran reales.

La depresión absorbe todas las energías, deja a las personas sin ganas de hacer nada, sin visión de futuro. El sufrimiento de la depresión puede llegar a ser tan profundo al punto de pensar que la única salida de ese túnel es el suicidio.

Por otro lado, el perdón es algo fundamental para no hundirse. La autora nos pone el ejemplo de la historia de Mey, una chica de Camboya que logró trabajar el perdón por haber sido vendida y explotada sexualmente. Actualmente trabaja para que otras chicas no vivan lo que ella vivió.

¿Y cómo perdonar? Hay que aceptar lo que ha pasado, sin negar la realidad. Intentando entender desde otra perspectiva lo que ha sucedido. Hay que ser optimista y mirar hacia adelante.

Cuando el cerebro percibe toda la realidad como amenazadora, provoca la subida de cortisol y adrenalina. Se forma un ciclo en el que los estímulos generan reacciones inmediatas y explosivas, tornándose incapaz de gestionar la realidad; la persona se paraliza o se vuelve agresiva, cegada por estas emociones.

¿Qué podemos hacer para evitar este cortocircuito? Analiza qué estímulo dispara este ciclo, mira lo que sucede en tu cuerpo, fíjate en alguien que admiras y cómo esta persona reacciona en situaciones parecidas, y pide perdón si llegaste a dañar alguien.

El miedo es inevitable, el sufrimiento que produce es opcional.

Vivir el momento presente

La felicidad no está en lo que nos pasa, sino en cómo interpretamos lo que nos pasa. Agárrate a lo bueno de la vida, pero no olvides que es un gran error aspirar a una felicidad excesiva o a placeres utópicos y constantes.

Podemos educar la mente y regular nuestras emociones, aunque no es un proceso sencillo. Debes abandonar tu rol de víctima empezando por ser el protagonista de tu vida. Para interpretar la realidad dependemos de tres factores: nuestro sistema de creencias, nuestro estado de ánimo y nuestra capacidad de atención y percepción de la realidad.

El estado de ánimo depende de diferentes factores, como el consumo de drogas y alcohol, la genética, la salud física y las circunstancias externas y del tipo de personalidad. Otro factor que influye en el estado de ánimo es el sueño. Cuando falla el descanso, la mente no funciona con normalidad; esto afecta al sistema inmunológico. El sueño es básico para renovar algunas zonas del cerebro.

El cerebro se activa de forma impresionante al poner una actitud positiva como centro del comportamiento.

El sistema reticular activador ascendente (SRAA) es fascinante porque, si ansías algo con fuerza, serás capaz de visualizarlo. Neurobiológicamente, suceden cosas impresionantes en el cerebro cuando imaginas algo con ilusión; pones el sistema a funcionar, ya sea para bien o para mal. Por eso insistimos en que uses tu imaginación de forma sana.

Aquí va un consejo para potenciar tu SRAA: cuando te despiertes, busca un objetivo para tu día, concéntrate en él, disfrútalo mentalmente, así será más sencillo lograrlo. Mira a tu familia, trabajo, hijos, casa y realidad con asombro.

Las neuronas trabajan en nuestra mente según concentramos nuestra atención, por lo tanto, seamos positivos.

Las emociones y su repercusión en la salud

Las emociones son estados afectivos de mayor o menor intensidad, la respuesta que ofrece el cuerpo a las circunstancias de la vida muestra nuestra manera de ser y expresan la forma en que nos sentimos.

La psicología positiva es la que trata a los pacientes optimizando las emociones positivas. Hay diversos estudios que han probado que las emociones positivas evitan, incluso. el envejecimiento del cerebro y prolongan la vida. La enfermedad está, por lo tanto, asociada de forma ineludible a las emociones.

Las emociones negativas reprimidas no mueren, quedan vivas en el cuerpo. Vivimos en una sociedad que nos incita a bloquear y anular las emociones. Lo lógico es que afloren de una u otra forma perturbando nuestro equilibrio.

Los principales trastornos psicosomáticos están relacionados con el sistema nervioso, los sentidos, el sistema cardiovascular, el respiratorio y el gastrointestinal. No olvidemos que mucho antes de enfermar, el cuerpo nos manda señales de alerta.

Hay que permitirse un rato para analizar nuestra vida, considerar lo que estamos logrando, observar nuestro cuerpo. Los sentimientos positivos y el apoyo emocional de personas cercanas son factores clave en la salud.

Hay diversos estudios que también muestran que el cáncer hace metástasis con más facilidad cuando el sistema nervioso se ve afectado negativamente; o sea, las emociones perjudiciales no provocan cáncer, pero pueden hacerlo arrancar, activar o potenciar su difusión por el cuerpo.

Para gestionar de forma correcta las emociones te sugerimos: conocerte, aprender a entender qué te perturba, identificar tus emociones, buscar ser asertivo, decir lo que piensas -sin herir-, aprender a sacar lo más valioso de tu interior, poner límites al efecto que los demás ejercen sobre ti.

El ejercicio, la alimentación y la meditación son claves para un cuerpo y mente sanos.

Qué cosas o actitudes elevan el cortisol

Existen multitud de situaciones que nos perturban alterando los niveles normales de cortisol. Lo que tenemos que provocar es el eustrés -el estrés bueno-, que se activa ante la presencia de un reto o de una amenaza. Toda persona que está permanentemente controlándose, en un momento dado, acaba desmoronándose.

La respiración es una actividad que contribuye mucho para que miremos desde otra perspectiva las dificultades. Cuando el estrés te invada, repite en tu mente mensajes de paz y crecimiento y saldrás del bucle.

Un sufrimiento muy común es el perfeccionismo. El perfeccionista es el eterno insatisfecho, está permanentemente sufriendo porque nunca nada está a la altura de sus expectativas. Es rígido y acaba generando un bucle sin salida. Otros que sufren mucho son los negaholics, que nunca están de acuerdo con nadie, son incapaces de percibir lo positivo.

La ciencia nos impulsa a ser optimistas a pesar del drama. Vivimos en un momento de la historia donde todo es productividad y eficiencia. Es lo que denominamos la “mercantilización del tiempo”.

Aprendamos a parar. Frenar para ver, observar y disfrutar. La soledad, el descanso, el silencio, el ir con calma, son claves para crear y comenzar proyectos con ilusión.

No olvidemos que las únicas cosas que realmente llenan al ser humano por completo son el amor y la satisfacción profesional. Eduquemos a los niños para que sean capaces de saborear la vida y las emociones. Además, entrar en contacto con la naturaleza y con los seres vivos provoca estados de bienestar y controla los niveles de cortisol.

Para finalizar, muchos estudios muestran que la meditación y la ingestión de omega 3 contribuyen a potenciar nuestro estado de ánimo y capacidad cognitiva. El omega 3 se obtiene fácilmente del pescado.

Notas finales

Conocerse es el inicio de la superación; comprenderse, el segundo paso; y aceptarse, el toque final. Ten un plan realista y sal a buscarlo.

Haz que tu talento y tu pasión formen tu vocación. Tus conocimientos más tu voluntad y tu proyecto de vida, multiplicados por tu pasión, darán como resultado tu mejor versión. Y acuérdate, nunca es tarde para volver a empezar.

Consejo de 12min

Para complementar tus aprendizajes, lee “Sí quiero (cambiar)”, de Antonio Alarcón. Conocerás las historias de seis personas en las que podrás inspirarte para pensar nuevas ideas y adquirir más conocimiento.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

La española Marian Rojas-Estapé es una médico psiquiatra licenciada en la Universidad de Navarra. Actualmente trabaja en el Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas. Al recibirse colaboró en un proyecto solidario en... (Lea mas)