¡El próximo anõ llegó!

¡Aprovecha el 44% de descuento en 12min Premium!

227 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Come comida real

Come comida real Resumen
Salud y dieta

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9788449335747

También disponible en audiobook

Resumen

Probablemente, alguna vez te has preguntado: “¿Qué es lo que estoy comiendo y de dónde proviene?”. Carlos Ríos se hizo esta pregunta, y además, se dedicó a desarrollar una extensa respuesta en este libro. 

Bien dicen por ahí que somos lo que comemos, pero ¿qué comemos realmente?

Primera parte: Los ultraprocesados

Insanos

Llegamos al mundo con un peso de entre dos y cuatro kilos de media, y con los años vamos creciendo hasta llegar a la edad adulta, donde el crecimiento se detiene.

Sin embargo, lo que nunca se detiene es la capacidad de renovar los tejidos, todo en el cuerpo está en constante renovación. La materia ni se crea ni se destruye, solo se transforma, no va y viene de la nada sino que se transforma continuamente en energía.

De tal forma, cuando nos miramos frente al espejo, se debe considerar que lo que se observa es el producto de la transformación de lo que se come.

Parte de los productos que componen la dieta de la mayoría de las personas en la actualidad consta de aceites refinados, azúcares, colorantes y conservadores. 

Estos alimentos tratan de proporcionar al paladar la idea de que lo que se come es saludable cuando, en realidad, es todo lo contrario.

Se llama “insanos” a todos aquellos productos que no provienen de manera directa de materias primas sino que, a través de un tratamiento químico, tratan de simular al producto original.

Se podría pensar que esto de simular al original no hace daño; sin embargo, y aunque parezca increíble, el autor afirma que la mayoría de estos productos contienen ingredientes químicos que pueden llegar a alterar el ADN.

Además, son los principales generadores de enfermedades mortales como el cáncer, la obesidad y problemas cardiovasculares, y son los que dañan frecuentemente diversos órganos del cuerpo.

Marketing y publicidad

El marketing, o mercadotecnia, se define como el conjunto de principios y prácticas que buscan el aumento del comercio, especialmente de la demanda de cualquier producto o servicio.

El uso de estas herramientas proporciona un beneficio a las empresas, pero eso no quiere decir que todo lo que promocionan sea mayormente bueno.

Los comercios utilizan la mercadotecnia para intentar persuadir a la población de que coma “comida real”, pero, por más que se presenten diversas versiones agradables a la vista, si contienen ingredientes insanos, todos esos productos no son comida real. Por lo tanto, son alimentos que pueden dañar al organismo.

Evidencia científica actual ha demostrado que el marketing dirigido a promover ultraprocesados como más saludables afecta a la población en general, por lo que no importa de dónde provengan las personas, la mercadotecnia hace que todos, en algún momento, los consuman.

¿Cuándo fue la última vez que alguien promocionó frutas y verduras en algún medio de comunicación?

Ultradisponibles

Se denomina “ultradisponibles” a todos los productos que están al alcance de la mano siempre que se necesitan.

Ejemplificando un poco, si se va por la calle un día después de una ardua jornada laboral y se tiene hambre, lo primero en lo que uno piensa es en consumir productos ultraprocesados de fácil alcance.

Cuando se va al supermercado, se puede notar que parte del plan para poder alcanzar más ventas es colocar todos los productos de forma “alcanzable”, de manera que lo primero que uno vea mientras camina sean ultraprocesados.

Esto se puede ver con más constancia en los países y lugares más poblados en el mundo. Si uno va a comunidades en donde el número de habitantes es más pequeño, es menos frecuente.

Diversas investigaciones de la década de los 80 descubrieron que el índice de obesidad era más alto en países más poblados, lugares en donde para “facilitar las cosas” se prefiere consumir “comida rápida”.

Si todo lo que se vende está planeado para que llame la atención del consumidor… ¿nosotros realmente elegimos lo que comemos o las industrias y medios de comunicación nos dicen qué comer?

Ultrapalatables

“Palatabilidad” o “palatable” hace referencia a “apetecible”, es decir, rico y gustoso de sabor.

Todos los ultraprocesados tienen como finalidad estar perfectamente diseñados para producir una experiencia placentera al paladar.

Nada en ese tipo de productos es arbitrario: el color del envase, la envoltura, los aromas artificiales añadidos, el sabor de la combinación de grasa, azúcar, sal y aditivos, la textura sólida, viscosa, líquida o crujiente forman parte de esa perfecta experiencia. 

Lo que no se dice es que, justamente, la potencia de todos los sabores que tienen, a futuro, altera el gusto. Es por eso que cuando se consume comida real como legumbres, frutas y verduras, el gusto por ellos ya no es tan intenso.

Y eso está completamente planeado. El cerebro sabe que los sabores amargos y ácidos están asociados con toxicidad, es por eso que los sabores de la mayoría de cosas que se consumen diariamente tratan de quitar esa amargura con químicos, para que sea agradable al cerebro y genere adicción.

Además de que el cerebro genera dopamina cuando disfruta de las cosas, los ultraprocesados pueden llegar a tocar los instintos más salvajes y la conducta racional puede verse afectada por emociones incontrolables.

Infectan a la sociedad

Los ultraprocesados se comportan como un virus: su único objetivo es sobrevivir y multiplicarse, y esto se lleva a cabo con la ayuda de la mercadotecnia, que bombardea al cerebro diariamente.

La idea no es tratar de prohibir esta clase de productos, pero sí reducir su publicidad y su disponibilidad, para que así las personas puedan tomar mejores decisiones.

Sin embargo, cada vez hay más consumidores que exigen que se creen más productos así y que, además, juzgan al sector de la población que opta por no ser consumidor de comida no real.

Se lleva a cabo el efecto “de arrastre”, que hace creer que algo es cierto solo porque la mayoría de las personas cree que lo es.

Es evidente que, si se nace en un entorno que compra y consume productos no reales, la mente lo va considerar como algo seguro, así, no se cree que suponga algún peligro. 

La clave, entonces, estaría en detenerse a ver todos los ingredientes que contienen estos productos y preguntarse si eso es lo que el cuerpo de verdad necesita.

Cómo nos matan los ultraprocesados

Según el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer y el Instituto Estadounidense para la Investigación del Cáncer, alrededor de un tercio de los cánceres más comunes podrían evitarse simplemente cambiando el estilo de vida y la alimentación.

Sin embargo, los cerebros de todos se ven bombardeados todo el tiempo por propaganda que incita a consumir precisamente ese tipo de alimentos.

Además de contribuir con un aumento en la probabilidad de padecer cáncer, también provocan obesidad a través de la ultrapalatabilidad, ya que rompen las barreras naturales de la saciedad.

Con el tiempo, el consumo repetido de estos alimentos contribuye a que las resistencias hormonales se vean afectadas, por lo que se genera más hambre e incluso cansancio, lo que desmotiva las intenciones de hacer ejercicio. 

La muerte al consumir estos alimentos es lenta, pero eficaz. Dicen que si echas una rana en una olla de agua hirviendo, ésta salta y se escapa; sin embargo, si la echas en una olla de agua templada y poco a poco vas subiendo la temperatura, al final se consigue cocinarla.

Y así es como nos morimos lentamente consumiendo ultraprocesados.

Segunda parte: Come comida real

Realfooding

Los ultraprocesados se crearon hace apenas unas décadas, cuando no se hubiera podido prever las consecuencias que traerían, pero ahora son un problema global.

La base de esto reside en que se utilizan ingredientes insanos en todos los productos y que, además, se promueve su consumo de forma abusiva en la población de manera que, al final, se logra tener una mala alimentación que tiene consecuencias terribles en los organismos.

El realfooding es un estilo de vida basado en comer comida real y evitar los ultraprocesados. Se compone de tres reglas básicas:

  1. Basar la alimentación en alimentos mínimamente procesados, priorizando los de origen vegetal. Estos son los que llevan un solo ingrediente en la etiqueta o que no llevan etiqueta.
  2. Hay que complementar la alimentación con buenos procesados, sin que sustituyan a los alimentos mínimamente procesados. El buen procesado suele estar envasado y lleva una etiqueta nutricional donde figuran de uno a cinco ingredientes.
  3. Evitar los ultraprocesados, que son aquellos que tienen más de cinco ingredientes en la etiqueta; entre ellos se encuentran azúcares, harinas y aceites vegetales refinados, aditivos y sal. El consumo de estos productos debe ser una vez al mes. La recomendación es que cuanto menos sea, mejor.

Al final, lo más importante es siempre tratar de comer comida y no productos.

Lo que sí debes comer

Alimentos reales protectores: están compuestos de verduras, hortalizas, frutos secos y frutas. Cualquiera de ellos, aunque sean comprados en los supermercados y estén empacados y congelados, son válidos; siempre y cuando no sobrepasen los cinco ingredientes. Si tienen más, no estarás comiendo frutas y verduras reales, sino más bien algo procesado.

Hay que recordar que entre más variedad de verduras y frutas se tenga dentro de la despensa básica, menos aburrimiento se tendrá, ya que estas deben ser de consumo diario.

Algunas formas de cocinarlas son al vapor, asadas, fritas, a la plancha, combinándolas o en puré.

Alimentos reales neutros: esta gama de alimentos está compuesta por mariscos, carnes, huevos, lácteos, cereales integrales y tubérculos. La ingesta de este tipo de alimentos debe ser de dos a cuatro veces por semana.

Al momento de comprarlos, hay que tratar de elegir los más frescos, menos productos empaquetados en supermercados, además de tomar en cuenta la procedencia de estos: cuanto menos manos hayan intervenido en su trayectoria hasta el momento en el que se compran, mucho mejor. 

Alimentos reales complementarios: básicamente, el único alimento complementario es el aceite virgen, para poder cocinar todo lo demás, y no en todos los casos. El consejo sería el mismo: elegir el aceite que menos ingredientes tenga.

Transfórmate en un realfooder

La salud tiene que ver con los alimentos, que son mucho más que la suma de sus nutrientes y calorías. Los alimentos tienen una compleja matriz alimentaria, la cual es saludable en su forma natural y mínimamente procesada. 

Se ha pasado por alto el grado de procesamiento de las materias primas, ignorando los posibles efectos que alteran al alimento y que tienen repercusión en la salud. 

La alimentación se ha convertido en una prescripción de nutrientes; se ha centrado solo en su dimensión nutricional, pero, en realidad, es mucho más que eso.

La alimentación es la ingesta de alimentos, pero también cómo se combinan entre sí en un patrón de alimentación, cómo se consumen en compañía y cómo se cocinan. 

Se ha olvidado su dimensión social, gastronómica y cultural y no es hasta que se comprende esto que se logrará una alimentación saludable a largo plazo.

El realfooding no es una dieta, es un estilo de vida, es saber combinar los alimentos de verdad, si es posible, respetando la gastronomía propia y el comercio local.

Cuando se cambia a este estilo de vida, no solamente se ayuda al cuerpo, también se brinda soporte a los comercios locales, entre todos se decide qué emprendimientos tendrán clientes y cuáles no.

En lugar de que la industria y los grandes comercios ganen, cambiando la forma en la que se come, se puede voltear la moneda.

Además, se debe tener presente que justamente los empaques que tienen todos estos productos son los mismos que están contaminando el ambiente a gran escala.

Los cambios, como siempre, dependen de todos, pero es importante poner un granito de arena de forma individual. Ya tenemos el conocimiento, solo falta llevarlo a la acción.

Notas finales

La alimentación es algo que nos acompañará por el resto de nuestras vidas, así que no tiene sentido concebirla como algo pasajero, algo que se sufre y que tiene fecha de caducidad.

Tampoco tiene sentido creer en una dieta única saludable o en una alimentación igual para todo el mundo. 

De hecho, ha sido cuando todos han empezado a comer de forma parecida, más procesada, cuando la mayoría de personas han comenzado a enfermar. 

El patrón de alimentación es patrimonio de cada sociedad y cultura pero, como aprendimos con este libro, siempre será mejor elegir comida real.

Consejo de 12min

Si quieres conocer los mejores alimentos para evitar enfermedades, fortalecer el sistema inmunológico y prolongar la longevidad, “Superfoods” es el libro indicado para ti.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Es autor de libros que hablan acerca de comer de manera saludable. Se define a sí mismo como dietista-nutricionista y es reconocido principalmen... (Lea mas)