¡El próximo anõ llegó!

¡Aprovecha el 44% de descuento en 12min Premium!

720 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Ansiedad: Cómo enfrentar el mal del siglo

Ansiedad: Cómo enfrentar el mal del siglo Resumen
Psicología

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9786075274959

También disponible en audiobook

Resumen

Cualquier persona puede padecer el mal del siglo: el Síndrome del Pensamiento Acelerado. Afecta indiscriminadamente, sin importar edad ni profesión. Pero estamos tan inmersos en él que nunca nos detuvimos a pensar. Mucho menos a enfrentarlo. Ahora es posible gracias al trabajo del aclamado Augusto Cury. ¡Vamos! ¡Combatamos la ansiedad!

1. El mal del siglo: ¿Depresión o Síndrome del Pensamiento Acelerado?

En el inicio de su título, Augusto Cury plantea el dilema de cuál es el verdadero mal de estos tiempos.

Para muchos se trata de la depresión. Y no es para menos: según la OMS, el 20% del planeta padecerá en algún momento de su vida este trastorno.

Sin embargo, para el autor es el Síndrome del Pensamiento Acelerado (SPA), que alcanzará al 80% de la población sin distinguir edades ni clases sociales.

Los constantes cambios, el consumismo y el estrés han alterado el ritmo de la construcción de los pensamientos.

Esto trae efectos nocivos para nuestra salud emocional, el desarrollo de la inteligencia, la creatividad y las relaciones sociales.

“Colectivamente estamos enfermos. Éste es un grito de alerta”, señala preocupado.

2. ¿Somos libres en nuestra mente?

Jean-Paul Sartre dijo “el ser humano está condenado a ser libre”. El autor de este libro coincide con el filósofo francés, poniendo como ejemplo a un presidiario: su cuerpo puede estar tras las rejas, pero su mente es libre de pensar e imaginar lo que quiera.

Sin embargo, también dice que la postura del pensador es romántica e ingenua.

¿Por qué? Porque no somos tan libres como queremos en nuestra cabeza. Incluso, las peores cárceles pueden estar dentro de nosotros mismos.

Todas nuestras experiencias negativas quedan registradas en el yo. Lo hacemos de forma inconsciente, pero allí están y son grabadas con mucho mayor poder que las positivas. Así se generan las “ventanas traumáticas”.

3. ¿Quiénes somos? Tesis fundamentales

Somos seres complejos. Tan enrevesados que solemos generarnos problemas cuando no los tenemos.

En lugar de utilizar el pensamiento como una vía para liberarse, miles de personas se aprisionan y castigan cuando se equivocan o no cumplen las expectativas que se pusieron. Se exigen demasiado.

De esta forma, el yo termina asfixiado por artilugios inconscientes que fomentan la aparición de pensamientos perjudiciales.

La causa está en no haber aprendido nada sobre el funcionamiento de la mente y a tener autocontrol.

“Quien no sepa dar un toque de lucidez a su emoción y a sus pensamientos jamás podrá decir que es autor de su propia historia”, señala Cury.

Para esto es necesario pensar. Razonar de una manera que rechace nuestro autoritarismo y nuestro orgullo a través de la humildad.

4. ¡Deténgase, obsérvese y percíbase!

El autor diferencia a las personas superficiales de las sabias. Las primeras usan la rapidez de la vida para vivir de manera destructiva, sin tener en cuenta las consecuencias. En cambio, las segundas aprecian la brevedad de la existencia como “un diamante de inestimable valor”.

Los pensamientos se construyen de forma multifocal. Por una parte, lo hacemos de forma consciente, por el yo, y por otra, inconscientemente. Aquí participan tres fenómenos: el detonador de memoria, el autoflujo y las ventanas de la memoria.

“Esa danza intelectual entre ser director y espectador, conductor y pasajero, gerente y cliente, acompaña toda nuestra historia”, ilustra Cury.

Entonces, el mayor desafío es enfrentarnos al mal del siglo.

5. El detonador de la memoria

“Quien tiene una mente agitada, quien es una máquina de informarse y de pensar, sobrepasa los límites saludables de movimiento psíquico y desarrollará el Síndrome del Pensamiento Acelerado”, vaticina el autor.

En este proceso, el primer fenómeno inconsciente capaz de generar pensamientos que aparece es el detonador de la memoria.

Sucede en milésimas de segundos, sin que el yo se de cuenta de que está sucediendo. Se da cuando contactamos estímulos extrapsíquicos, intrapsíquicos o algunos estímulos orgánicos.

Más allá de que puede resultar de gran ayuda para el yo, en ocasiones el detonador actúa como verdugo.

Abre ventanas enfermizas, lo que origina actos fallidos o interpretaciones distorsionadas, asfixiantes, superficiales o prejuiciosas.

6. Las ventanas de la memoria: el almacén de información

Cury define a las ventanas de la memoria como “áreas de lectura de la memoria en un determinado momento existencial”.

“Son archivos en los que el yo, el detonador y el autoflujo se anclan para leer, utilizar la información y construir el más increíble de los fenómenos: el pensamiento”, agrega.

En este sentido, el autor contradice a los psicólogos que afirman que la personalidad es firme y no cambia. Para él sí sucede, solo que se da cuando el yo es capaz de ser líder de sí mismo.

Entonces una persona puede mutar.

Pero si esto es así, ¿por qué cuesta cambiar características enfermizas como la impulsividad? 

Esto pasa porque el anhelo de transformarse produce una ventana solitaria y con pocos recursos. No alcanza para contrarrestar a las miles y miles de ventanas esparcidas que tiene una persona en su memoria.

7. Tipos de ventanas de la memoria

El autor explica que existen tres variantes de ventanas de la memoria:

  • Ventanas neutras: son más del 90% de todas las áreas de la memoria. Por eso contienen millones de informaciones “neutras”, muchas veces sin contenido emocional. Esto incluye números, direcciones, teléfonos, datos comunes y conocimientos profesionales, entre otros.
  • Ventanas killer: aquí entran todas las áreas de la memoria que tienen contenido emocional negativo y suprimen al yo. Pueden ser angustiantes, fóbicas, tensas, depresivas o compulsivas. No se las puede borrar, pero sí reescribir.
  • Ventanas light: iluminan al yo para el desarrollo de las funciones más complejas de la inteligencia. Estas áreas de lectura contienen placer, serenidad, tranquilidad, generosidad, flexibilidad, sensibilidad, coherencia, ponderación, apoyo y ejemplos saludables.

8. El fenómeno del autoflujo y el yo

El autoflujo es el más importante de los fenómenos. Hace “un recorrido inconsciente, aleatorio, no programado de los más diversos campos de la memoria, y produce pensamientos, imágenes mentales, ideas, fantasías, deseos y emociones”, señala Cury.

Además, produce la mayor fuente de entretenimiento y motivación de las personas: la imaginación.

Sin el autoflujo, la humanidad estaría perdida en una depresión colectiva y una falta completa de sentido existencial.

El problema que tiene es que cuando falla en producir una fuente de placer e inspiración, aparece la angustia y la rutina se torna asfixiante.

Por ejemplo, hay personas que tienen buenas familias, amigos, trabajos estables y dinero. Sin embargo, viven malhumorados. Esto se debe a que el fenómeno del autoflujo no cuenta con una producción intelectoemocional que los motive.

9. El yo y el autoflujo: ¿amigos o enemigos?

Un yo maduro, ideal, es aquel que es líder de sí mismo en primer lugar. A partir de esto, puede liderar a los demás después.

Podemos encontrar seis tipos de yo:

  • Yo gerente: son las personas cuyo yo aprendió a administrar sus pensamientos, a ejercer el arte de autocuestionarse.
  • Yo viajero o desconectado: son las personas que embarcan a su yo en todos los viajes promovidos por el autoflujo, sin ninguna administración.
  • Yo fluctuante: no tiene ancla, seguridad, estabilidad, claridad sobre dónde está y adónde quiere llegar.
  • Yo inflexible: son las personas que no liberan el fenómeno del autoflujo y, en consecuencia, limitan su imaginario y su creatividad.
  • Yo autosaboteador: no administra el proceso de construcción de pensamientos para promover estabilidad y profundidad emocionales.
  • Yo acelerado: aquí entran buena parte de las personas de este mundo, que se sobrecargan de información, actividades y preocupaciones. Como activan el fenómeno de autoflujo para que produzca pensamientos a niveles demasiado rápidos, se produce el Síndrome del Pensamiento Acelerado.

10. El Síndrome del Pensamiento Acelerado (SPA)

Como ya vimos, el Síndrome del Pensamiento Acelerado afecta a la sociedad moderna de forma alarmante. 

Porque el problema no son únicamente los pensamientos negativos, sino también la velocidad en que estos se generan.

“Editar o acelerar sin control el pensamiento es una señal más evidente de la falla del yo como administrador psíquico”, agrega el autor.

Cury menciona algunos de los síntomas más comunes que tiene el SPA:

  • Ansiedad.
  • Insatisfacción.
  • Cansancio físico exagerado; despertar cansado.
  • Sufrir por anticipado.
  • Irritabilidad y fluctuación emocional.
  • Impaciencia; todo tiene que ser rápido.
  • Incapacidad para lidiar con personas lentas.
  • Déficit de concentración.
  • Déficit de memoria.
  • Trastornos del sueño o insomnio.

¿Y cuáles suelen ser las causas del SPA?

  • Exceso de información.
  • Exceso de actividades.
  • Exceso de trabajo intelectual.
  • Exceso de preocupación.
  • Exceso de exigencia.
  • Exceso de uso de celulares.
  • Exceso de uso de computadoras.

11. El asesinato de la infancia

Según el autor, este sistema social en el que vivimos ha asesinado a la infancia.

Hoy en día los niños tienen un exceso de estímulos, actividades, pantallas, publicidades e información que los satura. Para Cury, les genera un trabajo intelectual esclavo y edita sus pensamientos como nunca antes había sucedido.

Por todo esto se vuelven irritables, inestables, intolerantes e inseguros.

Y los adultos no ayudamos. Sobreestimulanos el proceso de construcción de pensamientos en vez de apaciguarlo.

De esta forma, el yo de los niños se torna “inflexible, desconectado, fluctuante y casi siempre autosaboteador”.

12. Los niveles de SPA

Cury habla sobre los seis niveles de SPA que podemos desarrollar:

  • Primer nivel: vivir distraído. Tienen un yo desconectado, desconcentrado. Por ejemplo, leen un libro, pero no retienen nada.
  • Segundo nivel: no disfrutar el viaje. Dicha persona, en sus proyectos, no disfruta del recorrido. No ve la hora de llegar al punto final.
  • Tercer nivel: cultivar el tedio. En este nivel del SPA, la persona siempre está buscando algo que no existe fuera de ella. Solo adentro.
  • Cuarto nivel: no soportar a los lentos. Las personas con este nivel de SPA no logran enseñar dos o tres veces, porque pierden la paciencia.
  • Quinto nivel: preparar las vacaciones diez meses antes. Una persona con este nivel de SPA es inquieta, cuenta los días y los meses y espera con ansiedad las tan esperadas vacaciones.
  • Sexto nivel: hacer la jubilación en un desierto. El sexto nivel de SPA representa a la persona que piensa con ansiedad en el retiro. Como no disfruta de su empleo, se irrita por cualquier cosa.

13. Las graves consecuencias del SPA

Los efectos adversos que acarrea el SPA pueden ser emocionales, intelectuales, sociales o físicos. Y no siempre aparecen en el presente, en ocasiones salen a la luz en el futuro.

En este caso, el autor menciona principalmente a los emocionales:

  • Envejecimiento precoz de la emoción; insatisfacción crónica.
  • Retraso de la madurez de la emoción.
  • Muerte precoz del tiempo emocional.
  • Desamparo emocional y desarrollo de trastornos psiquiátricos.

Aunque también nombra algunas más generales:

  • Desarrollo de enfermedades psicosomáticas.
  • Dificultad para ser creativo.
  • Dificultad en el desempeño intelectual global.
  • Deterioro de las relaciones sociales.
  • Dificultad para trabajar en equipo y cooperar socialmente.

14. Cómo administrar el Síndrome del Pensamiento Acelerado

Para finalizar, Cury brinda ocho técnicas fundamentales para combatir el Síndrome del Pensamiento Acelerado:

  1. Capacitar al yo para ser el autor de nuestra propia historia.
  2. Ser libre para pensar, pero no esclavo de los pensamientos.
  3. Administrar el sufrimiento anticipatorio.
  4. Depurar la mente a través de la técnica del DCD (dudar, criticar y decidir).
  5. Transformar las falsas creencias.
  6. No ser una máquina de trabajar.
  7. No ser una máquina de información.

Notas finales

Necesitamos hablar sobre el Síndrome del Pensamiento Acelerado. Hemos subestimado este problema y ahora nos afecta a niveles inesperados.

Augusto Cury logró explicar por qué es tan grave en este libro.

Además de dar un contexto psicológico comparando al SPA con la depresión, señala cómo se construyen los pensamientos.

Hace hincapié en cómo actúan de manera negativa el detonador de memoria, el autoflujo y las ventanas de la memoria en esa formación.

Con esas bases sentadas, cuenta cuáles son los síntomas y las causas del SPA. Además habla sobre el nefasto impacto que tiene en la niñez, los diferentes niveles que existen y las drásticas consecuencias que pueden aparecer.

Concluye dando consejos para que seamos capaces de controlar a este síndrome tan común en nuestra sociedad.

Consejo de 12min

Una manera de aliviar el estrés es el mindfulness. Jessica Joly enseña sobre él en “Mindfulness para principiantes”.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Nacido en Brasil en 1958, es un médico psiquiatra, psicoterapeuta y autor dedicado a la psicopedagogía y la psicología preventiva. También ha investigado sobre la construc... (Lea mas)