¡El próximo anõ llegó!

¡Aprovecha el 44% de descuento en 12min Premium!

647 lecturas ·  4.3 calificación promedio ·  28 calificaciones

A Una Actitud de Distancia

A Una Actitud de Distancia  Resumen
Estilo de vida

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Cuando poseemos la actitud correcta es cuando avanzamos realmente

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: B07L3ZXM5D

También disponible en audiobook

Resumen

La gran mayoría de las personas no está preparada para enfrentar el fracaso. Pero fracasar es un asunto inevitable para todos. Comprender la realidad de los fracasos alrededor cambió la vida de Jesús Bonilla. Aquí muestra que no hay nada más poderoso que la actitud para llegar a dónde queremos. La distancia entre un presente abrumador y un futuro prometedor puede ser acortada por un simple paso: la actitud. Y cuando esa es correcta, no hay distancia que nos separe del éxito. ¡Anímate a acortar brechas!

Comencemos por un cambio

Para Jesús Bonilla, debes creer en lo nuevo. Pues esto es siempre mejor que vivir de lo viejo.

Muchos suelen imaginar la vida como una constante ilusión. Viven alimentándose de deseos, ideales y anhelos que solo en la mente pueden llegar a materializarse.

Si la cultura y las limitaciones que rodean a quienes así piensan son limitantes, es casi imposible ir más allá de una realidad de pocas conquistas.

Crecer y ser adulto nos exige ir cambiando las maneras de pensar para que podamos mantener la esperanza y convertir los sueños en realidad.

Para muchos, los verdaderos cambios tienen como resultado más problemas que soluciones. Pero esta es una visión equivocada de entender que todo está cambiando durante todo el tiempo.

Y el cambio de poner la actitud en nuestros sueños es fundamental, señala el autor.

Las ventajas ante los cambios

En primer lugar, Bonilla menciona al inicio de la adultez como un momento justo para emprender un cambio. La mayoría de los que tienen la debida disponibilidad para las verdaderas transformaciones son los jóvenes.

Entre los 20 y 25 años es la edad en la que existe más coraje para hacer verdaderos cambios que determinen el camino de la vida para las personas.

Pasa el tiempo y pensamos que somos demasiado viejos para seguir otro camino, comenta el escritor.

Sin embargo eso es un error. Necesitamos tener las agallas y la energía de los jóvenes para seguir cambiando cuando sea necesario.

Mientras que, a veces, sólo una tragedia nos lleva a cambiar el estilo de vida y los caminos que tomamos para seguir adelante.

El autor, por ejemplo, cuenta la historia de un niño de tres años que perdió los brazos en una tragedia.

Después de un tiempo, él y sus padres aceptaron la nueva vida y fueron adaptándose a las nuevas condiciones para vivir otra vez.

En ocasiones, nosotros pasamos por malos momentos y pensamos que no los vamos a superar. Pero estas tragedias pueden empujarnos hacia adelante.

No es una cuestión de suerte

Las cosas buenas de la vida no son solamente una cuestión de suerte. Muchas veces vemos el éxito de muchas personas como si fuese simple casualidad. Pero no es verdad.

¿Ya pensaste qué actitud tomaron aquellos que muestran sonrisas todo el tiempo?, pregunta Bonilla.

¿Durante cuánto tiempo los esfuerzos fueron necesarios para que la “suerte” estuviera presente en sus caminos?, continúa.

Las conversaciones saludables con las personas de éxito nos llevan a creer en la verdad: los cambios y éxitos sólo son posibles si hay una actitud para ponernos en los mejores caminos deseados por nosotros.

La vida tiene su inercia. Si seguimos como estamos, el camino no cambia.

El típico cuadro de la comparación

Es un desperdicio de energía, tiempo y esfuerzo cuando nos preocupados con la opinión pública, deja en claro el autor. Y si estamos comparándonos con la vida ajena, el desperdicio es mayor de lo que piensas.

Además, es un gran error compararse con las personas. En el comienzo de nuestras vidas, nos comparábamos con aquellos que ya obtienen sus coches, casas y otros bienes en sus primeros trabajos, ¿te acuerdas?

No vas a ganar nada con estos pensamientos, sólo una angustia mayor.

Ser vanidoso por estar en una buena situación tampoco es mejor. Sólo dependemos de nosotros, sólo necesitamos compararnos con nosotros mismos.

El éxito es una cuestión de estar bien contigo mismo y no pasa jamás por pensar en la felicidad comparándose con otras personas alrededor.

¿Me motiva lo que más quiero en la vida? ¿Me paraliza lo que más temo que suceda en la vida?

Según Bonilla, necesitas asegurarte de considerar lo que más quieres para tu vida. Los deseos son muy diferentes de acuerdo con cada persona y su vida, que nunca es la misma.

Lo que más quieres para tu vida debe motivarte a querer siempre lo mejor. Debe ser un buen motivo para despertarte temprano y pelear para conquistarlo. No puede ser sólo una cosa difícil de ser conquistada, sino la motivación para que sueñes con más sonrisas en el futuro.

¿Cómo lo qué más quieres para tu vida te motiva? ¿Sabes responder a cómo ésta motivación te cambia la actitud?

Sin embargo, las cosas que temes no te pueden paralizar jamás. El miedo de perder no puede superar tus ganas de ganar.

¿En qué punto están tus motivaciones y tu miedo?

¡Supéralos!

Puedes cambiar a tu estrella

¿Qué es tu estrella? Si piensas en algo como el carisma, u otra característica que te hace llamar la atención de todos los que están alrededor, sé que puedes cambiar para mejorar.

La forma con que tratas a las personas que están contigo, en la casa o en el trabajo, es la primera cosa que necesitas comprender si quieres tener tu estrella en un gran lugar.

Saber conversar con las personas es fundamental para que ellas puedan comprender tus actitudes, tanto las buenas como las malas. Pues, a veces, cambiamos de actitud y cometemos errores, comenta Jesús.

Si tienes buenas relaciones y utilizas tu estrella para que puedan comprenderte, verás que hasta mismo tus malas actitudes serán vistas con otros ojos por los que están contigo.

La oveja negra

En un mundo en que la gran mayoría de las personas siguen los mismos caminos, el término “oveja negra” representa al malo, lo rebelde. Pero en realidad es sólo algo diferente.

Cuando no queremos seguir el mismo camino que las personas no han escogido, sino que sólo siguen, es una buena idea ir al otro lado.

Ser diferente al resto no es malo, ni bueno: es un camino. Así lo ve Bonilla.

Aunque la locura parezca algo malo, a veces ella es la razón. Conectarse con la realidad y descubrirte como una oveja negra es fundamental si quieres determinar a dónde vas a llegar.

En tanto que la categoría divergente es para aquella persona que no concuerda por concordar. Hasta mismo en la Biblia vas a conocer gente que cuestionan los órdenes.

Si no te sientes bien sólo siguiendo un camino sin reflexionar, estás en esta categoría.

Una buena actitud te lleva a una buena relación

Si las actitudes que tomas colocan al prójimo en primer lugar, viéndole como algo importante, tu perspectiva se afinará para que puedas establecer importantes relaciones.

Serás visto como una persona que no se preocupa solamente con el propio ego, argumenta Bonilla. Tendrás una imagen de quien cuida del ambiente como un todo.

Sólo podrás tener buenas relaciones cuando te des cuenta de que cambiar depende de todo el mundo, no sólo de un individuo.

Con todo el corazón

No se trata solamente de un órgano que lleva la sangre a todo el cuerpo: el corazón es la fuente de todos los sentimientos, deseos, intenciones y sentido de condenación o libertad.

Es desde allí que surge la culpa o la dignidad de cada acción tomada durante los días, expone el autor.

Si te sientes habilitado para amar o ser amado, es el corazón el que acepta estos sentimientos y crea otros, tanto los buenos como los malos que te ponen debajo de la capacidad que tienes.

La decisión de amar surge en el corazón. Ella empieza con un encuentro, una experiencia genuina y circunstancial. No se trata sólo de los casos amorosos de parejas, porque el amor se manifiesta en todas las relaciones humanas posibles.

Y si no cuidas bien de tu corazón, no tendrás la facilidad de sentirlo. ¿Estás cuidándolo?

Pues el corazón alegre se refleja en el rostro, el corazón dolido deprime el espíritu.

Si te cuidas el corazón, comprenderás los buenos sentimientos que la generosidad te trae cuando la practicas.

Ella es como la marea que lleva, eleva y empuja a los barcos. Todos los que la sienten y la practican son beneficiados por la generosidad. Comenzar a dar no es sólo dar dinero y posesiones.

Charlar con aquellos que necesitan oír una buena palabra también es una tarea de generosidad extrema. Saber estar con aquellos que están a nuestro lado es lo que hace de la generosidad uno de los mejores sentimientos.

Mientras que con la lealtad es con la que empezamos a confiar en las personas. Si alguien confía en nosotros, si confiamos en alguien de una manera que supera a las dificultades, tenemos una actitud mejor que la de todas las otras personas que temen a las ovejas negras.

En tanto que agradecer también es parte de la oración. Muchas veces oímos esta frase que necesitamos poner en práctica.

Ser agradecido con las personas que están con nosotros todos los días es más que una sencilla actitud: es la obligación de quienes desean cambiar los destinos y seguir mejores caminos.

Decir “gracias” con todo el corazón transforma el comportamiento de quien lo oye. Pon esta simple palabra en tu boca y verás que todos los otros sentimientos estarán junto de los que te rodean.

Con toda el alma

De nada vale tomar nuevas actitudes para cambiar la vida si no pones toda tu alma en ellas, sostiene el autor.

No es como una tarea burocrática que necesitas resolver hoy: tenemos que poner toda el alma en cada pequeñita actitud tomada para seguir adelante.

Pensar que las cosas que haces son para un bien mayor es fundamental para que sigas.

Con toda la mente

Lo mismo sirve para la mente. Pensar en los rumbos del nuevo camino es una tarea diaria. Tienes que racionalizar las actitudes, aunque jamás debes sacar el alma y el corazón en todo lo que haces.

No se trata sólo de conocer todos los pasos tomados, sino de aprender un poco todos los días.

Para que puedas expandir tus capacidades, para que tengas mayor facilidad de controlar el tiempo y ganar más dinero, necesitas invertir en tu mente.

Para ello, leer buenos libros es muy importante. Tienes que estudiar cursos que te hagan crecer más y dar prioridad a la preparación de una vida mejor.

Tener actitud es dar fuerzas a tu mente, como lo haces al llegar al final de este libro. Lo que nos separa del éxito es la actitud. Toma la mejor actitud, busca mejoras y verás que todo estará más cerca en poco tiempo.

Notas finales

Muchas veces, pensamos que sólo el destino es el culpable de que no hayamos conseguido un objetivo en nuestra vida. Puede ser en la vida familiar, profesional o incluso en las relaciones amorosas.

El secreto está en la actitud. Es lo que nos separa de los verdaderos éxitos que nos llevan a un futuro mejor y con más realizaciones soñadas todos los días.

Jesús Bonilla deja claras las lecciones sobre cuáles son las maneras necesarias para que salgamos de la zona de confort y construyamos nuestro propio futuro. Haciendo la carrera de una manera más positiva por medio de actitudes sencillas y diarias, quedamos cada vez más cerca de una vida soñada por todos los que no se conforman con una vida a medias.

Consejo de 12min

Aprendiste cuáles son las actitudes que te separan del éxito. Ahora, invierte en tu mente y lee el fundamental “Mejora tu vida: cambiando tus hábitos”, de Roxana Falasco y Tania C. Giráldez. Verás buenas sugerencias de actitudes que te harán acercarte al éxito que sueñas.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

El pastor y autor Jesús Bonilla es un apasionado por formar líderes y equipos relevantes, motivo por el que es reconocido. A lo largo de su carrera ha escrito varios libros moti... (Lea mas)