Sexo, Muerte y Clics Resumen - Jorge Todolí

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

49 lecturas ·  3.5 calificación promedio ·  11 calificaciones

Sexo, Muerte y Clics

Sexo, Muerte y Clics Resumen
Cultura corporativa y Comunicación

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9788415589297

También disponible en audiobook

Resumen

Los tiempos han cambiado y esto también ocurre con el periodismo. La necesidad de tuits y el crecimiento de las redes sociales hacen que existan más contenidos sobre sexo y muerte buscando tener miles de clics. La autocrítica es necesaria para que el periodismo pueda sobrevivir. Cuantos más clics reciban, existen más chances de que haya sensacionalismo en estos tiempos de internet y audiencia a cualquier costo. La superficialidad también gana espacio en los tiempos de internet. En los próximos 12 minutos, la reflexión sobre los caminos que toman los medios de comunicación nos va a hacer reflexionar mucho más sobre todo esto.

Cambios por internet

El periodismo fue uno de los medios más afectados por el internet. Si antes los periódicos competían únicamente entre ellos, ahora las redes sociales y los medios de comunicación solamente ganan espacio en la red. Pues la costumbre de ir a un quiosco y elegir su periódico preferido dejó de ser la única forma de estar informado por la prensa. Por allá en un rincón del quiosco, llamaba la atención las revistas porno, que también necesitaban atraer tu atención, aunque no las compraras. Ahora, todo está en un único lugar, en el mismo sitio, en el internet. En él se mezcla la información con la futilidad y el sensacionalismo al mismo tiempo. ¿Qué hacer con esto?

¿Por qué se llama prensa amarilla?

Si ya oíste el nombre amarillismo, término utilizado para hablar de la prensa sensacionalista, seguramente debes tener dudas acerca de las razones para que a este color se le relacione con las malas prácticas en el periodismo. Debes saber que el amarillismo surge de una disputa entre dos hombres muy ricos en los finales del siglo XIX: William R. Hearst dueño del New York Journal y Joseph Pulitzer quien era el dueño del New York World. Este último habría comprado la cabecera neo-yorkina la cual tenía pérdidas. Para competir con su rival, bajó el precio del periódico y robó algunos lectores de Hearst, quien empezó a poner contenidos sensacionalistas, misma técnica utilizada por Pulitzer para que la guerra estuviera más reñida. La pelea llegó a una disputa legal, donde los magnates contaban en sus páginas con un niño orejón y calvo, con dos dientes de conejo y una pijama amarilla. El niño amarillo era conocido como The Yellow Kid. Este niño era el protagonista de una tira cómica de mucho éxito dibujada por Richard F. Outcault, llamada Hogan’s Alley, Hearst le contrató y Pulitzer contrató a otro dibujante para publicar sus propios contenidos del chico amarillo. Con esa disputa, hubo un periodismo provocador, agresivo y sin escrúpulos entre los dos periódicos. El término de prensa amarilla era utilizado para hacer chistes y mofa de un periódico al otro. Los dos magnates se aprovechaban de la máxima “No dejes que la verdad te estropee una buena historia”. El amarillismo estaba mucho más preocupado con la mercantilización de las noticias y con otro color: el verde del dinero.

Matando al periodismo

Las llamadas soft news también pueden ser llamadas fast food news. Como si estas fueran hechas con ingredientes básicos y fáciles de digerir. Están mezcladas con información relevante para el futuro de la sociedad de forma indiferenciada. Estas noticias están, poco a poco, teniendo el mismo grado de importancia que la de las noticias trascendentales a nivel social, político o económico. Si por algún período la televisión tuvo este papel, el de la confusión entre las fast food news y las de real importancia, con el internet esto aumentó en gran proporción. Las noticias en las que grandes celebridades hacen cosas normales son destacadas por encima de las noticias relevantes gracias a la búsqueda de obtener más clics. Y seguramente uno se pregunta: ¿qué diferencia tienen las notas acerca del guardarropa de las celebridades con el amarillismo del siglo pasado?

Nuestro cerebro está cambiando

Desde cuando el acceso al Internet era más limitado, nuestro cerebro comenzó a funcionar de manera distinta. Ese cambio tiene cerca de dos décadas de antigüedad. Los neurólogos tratan de estudiar la cantidad de información absorbida por nuestras neuronas y cómo esta ha cambiado la percepción de la realidad. Antes, éramos más limitados. El número de circuitos neuronales dedicados a las tareas superficiales es mayor cuando consumimos información superficial. Con eso, el número de los circuitos neuronales encargados de las reflexiones disminuye.

La dictadura de las visitas

La dictadura por las visitas en los sitios de noticias ha provocado algo así como una carrera para conseguir ser el primero en publicar una noticia absurda. Cada vez más los diarios digitales de gran tamaño se van por la búsqueda de noticias relacionadas con la esfera del corazón o del anecdotario. Y como en un gran círculo del cual no se consigue salir, sigue el destino de más clics en las  noticias superficiales y más noticias superficiales buscando más clics.

Las 6 W’s del periodismo

Los estudiantes de comunicación estudian las 6 W’s del periodismo. Son muy importantes por ser las preguntas que deben ser respondidas en una noticia. Estas son: ¿who? (¿quién?), ¿what? (¿qué?), ¿where? (¿dónde?), ¿when? (¿cuándo?), ¿why? (¿por qué?) y ¿how? (¿cómo?). Sí, es de notar que una de ellas no tiene la W, pero empieza con una H. Pues sí estas son las 6W’s básicas de las noticias, hay otra que gana más importancia cada vez más, así es, la pregunta ¿how much? (¿cuánto?). En la práctica, las noticias que valen más clics o que generan más ganancias serán las que tendrán más atención del público y del periódico. Aunque ellas no sean de interés público, tenemos que resaltarlo. Esto va matando el periodismo de verdad, hace crecer el amarillismo y forma un público con pocas exigencias, ¡es en realidad un gran problema! En esa guerra por las visitas, el escenario es sangrante. Por vanidad, por reconocimiento o simplemente para ganar un poco más de dinero, el periodista quiere que su noticia tenga más clics y sea la nota más vista en las redes sociales. Y así la calidad va decayendo, existiendo toda una distorsión del valor real del periodismo como una herramienta para informar con calidad a la sociedad.

Noticias que parecen reales pero son mentira

En estos tiempos cada vez más digitales, ha crecido la diseminación de noticias que para el público parecen reales, pero que en realidad son mentira. Las conocidas fake news son compartidas por mucha gente que cree estar bien informada en las redes sociales, algunas veces es compartida hasta por los mismos periodistas de profesión. Es como si con el pasar del tiempo el mundo de ficción en la prensa haya aumentado. Noticias urgentes y que pueden cambiar todo el país, como las de un candidato a las elecciones presidenciales, por ejemplo, se muestran falsas con el pasar del tiempo. Se dice que las noticias falsas circulan todos los días por Internet en busca de medios para divulgarlas. Hasta hay sitios especializados en estas noticias falsas. ¿No te da miedo saber de tanta gente que gana mucho dinero con noticias falsas?

Sobreinformación

Hay un exceso de información. Esto colisiona en nuestros cerebros a cada día. Son muchas noticias por todos lados que necesitamos diferenciar las reales de las falsas. Esto nos obliga a cuestionar la honestidad de los medios.

Lectores en la jungla informativa

Las páginas informativas crecen con el pasar del tiempo. Ellas miden el tiempo promedio que pasa un lector por allí, este es diferente en cada medio, es como si el lector fuera transportado a una jungla informativa gigantesca, en la cual tenga que distinguir lo que es verdad de lo que es mentira. Lo mejor es siempre ser paciente y esperar el momento para poder distinguir la relevancia de alguna información. Desde que la búsqueda por clics ganó tanto espacio en los medios de comunicación informativos por internet, han surgido sitios de todo tipo, como si no pasara de una gigantesca jungla con diversos animales intentando ganar la atención del lector. Un buen ejercicio para saber si un medio es de confianza es hacer una búsqueda rápida entre otros 10 sitios y comparar la información. Los que buscan sensacionalismo y prometen más novedades que los demás sitios, tendrán nuestra desconfianza.

A la par de una mayor democratización de la información fueron creados una serie de blogs y medios relativamente independientes, así como toda una serie de medios de información que no imaginábamos algunos años atrás.

El mayor problema es darte cuenta de que en la jungla todo se vale. De la misma forma que en una jungla llena de animales no hay reglas para convivir, el internet es como un territorio libre con pocas leyes para castigar o sancionar a los que publican falsedades sin tener en cuenta la responsabilidad de los daños que causan las noticias falsas. Algunas investigaciones muestran que el 60% de los lectores no llega a las noticias directamente por los sitios, pero si por los links divulgados en las redes sociales. Ahí está el gran peligro: aquellas noticias que los menos habituados a comprender las fake news son las que más llaman atención, las que más pueden influir en muchos escenarios, ¡por eso la responsabilidad del periodista es mayor que antes! Los periodistas que priorizan el sensacionalismo y la cantidad de clics, deben reflexionar más por su papel en la sociedad.

El futuro es más picoteo de noticias

Y sí, la forma de consumir noticias cambió muchísimo en los últimos años desde que surgió el internet, la transformación va a continuar en los próximos tiempos. Pues cada vez más se puede conferir las noticias en diversos medios: las redes sociales sirven como puerta de entrada para los sitios, los móviles sirven como herramienta para hacerse con la información, y la proliferación de blogs, de videos y otras formas de llevar contenido para el lector hace que el picoteo de la información crezca más de aquí hacia el futuro. Ten en cuenta que existen medios que informan a su público mediante videos de Instagram o Snapchat los cuales son muy cortos, lo hacen como forma de llamar atención hacia los links de sus sitios oficiales. La interacción entre los consumidores y los productores de noticias crece con la mayor cercanía entre ellos. Los periodistas pueden ser directamente cobrados por informaciones incorrectas con sus perfiles públicos de las redes sociales. Ellos cambian y corrigen equívocos con los avisos de los lectores. Unos solamente informan por Twitter, otros siguen en los medios de comunicación más tradicionales.

¿Esto se va a terminar? ¡Por supuesto que no! Pero aquel que no comprenda la transformación de la comunicación en estos tiempos cada vez más digitales va a quedarse atrás. Está todo picoteado y es más que necesario adaptarse a estos nuevos tiempos.

¡El periodismo vive! Pero la responsabilidad de la información jamás fue tan grande como en este tiempo de tanta información picoteada, compartida, distorsionada y corregida.

Notas Finales

A cada minuto, es posible enterarse de un montón de información proveniente de todos los rincones del mundo. Basta un clic por el móvil, o en nuestras redes sociales vía el ordenador, para que podamos estar informados sobre todo lo que ocurre en otros continentes, o en nuestra propia comunidad. Por eso todo está picoteado, en todos lados y en todo el mundo se piensa que se puede informar sin la misma responsabilidad que la que tiene un periodista. Con la búsqueda gigante por obtener la mayor cantidad posible de clics, la credibilidad de los principales medios de comunicación disminuye a lo largo del tiempo.

Este microlibro nos trae un panorama fundamental para comprender cómo desde el siglo pasado la prensa puede tener dos lados: el lado de informar correctamente al público o el lado de traernos cosas irrelevantes o falsas. Es fundamental tener mucha responsabilidad como periodista y también como lector, para que las noticias cambien y muevan al mundo. Si nuestro cerebro está preocupado con las noticias de sexo, muerte y los clics en los sitios, ya es hora de cambiarlo e ir en búsqueda de las buenas noticias, esas que realmente necesitamos saber para que el siguiente día pueda ser mejor que el actual.

Consejo de 12min

Que tal leer/escuchar nuestro microlibro: Créeme, estoy mintiendo. Sí te gusta aprender más sobre el periodismo y las redes sociales, este microlibro es para ti (;

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

El periodista español Jorge Todolí ha trabajado en Europe Press y ha publicado artículos en el suplemento Magazine del diario El Mundo. También formó parte de Teinteresa.es y... (Lea mas)