¡El próximo anõ llegó!

¡Aprovecha el 44% de descuento en 12min Premium!

2144 lecturas ·  4.3 calificación promedio ·  4 calificaciones

Pasaje al futuro

Pasaje al futuro Resumen
Tecnología y innovación

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9789500749640

También disponible en audiobook

Resumen

¿Quieres estar preparado para el futuro? Has encontrado el libro ideal. Gracias a Santiago Bilinkis, podrás conocer cuáles serán los avances que cambiarán nuestra vida. También hallarás sugerencias sobre cómo nos afectarán, qué podemos hacer para aprovecharlos y cómo evitar problemas. ¿Empezamos?

Guía para abordar el viaje al mañana

La aceleración del avance tecnológico nos ubica hoy en un punto bisagra de la historia de la humanidad. En un puñado de años, ha sucedido una transformación mucho más profunda que la producida en los últimos cinco milenios. 

Todas nuestras actividades serán afectadas por el abrumador desarrollo tecnológico. Deberemos adaptarnos para insertarnos en esta transformación social.

Santiago Bilinkis nos ofrece en su libro alternativas para asimilar los cambios que sufrimos. Analiza hechos pasados para entender el presente y poder proyectar nuestro futuro. Este novedoso libro no te dejará indiferente. Verás las innovaciones positivas que esto conlleva o empezarás a preocuparte por lo que viene. Depende de ti.

Este es un texto idóneo para prevenir cómo actuar ante los hechos del mañana. No porque los adivine, sino porque logra dar en el punto clave de varios aspectos. Analiza situaciones históricas para intentar descifrar qué sucederá más adelante con las nuevas tecnologías y las personas.

Dos predicciones sobre el futuro

A lo largo de su obra, el autor Santiago Bilinkis hace dos predicciones genéricas que irá desarrollando. La primera es que el ritmo en el que suceden las cosas, el ritmo del cambio, va a acelerarse aún mucho más.

Mientras que la segunda trata acerca del avance de ciertas disciplinas. Estas harán que los cambios a los que nos aproximamos sean mucho más profundos. Ramas como la biología artificial, la neurociencia y la medicina regenerativa protagonizarán transformaciones importantes.

Entender la dinámica de los cambios resulta imprescindible para tomar a tiempo las mejores decisiones que moldeen nuestro mañana.

Los cambios a través de la historia

A lo largo de los siglos, el ser humano ha realizado diferentes pronósticos fallidos con respecto al futuro. Algunos han sido para mal. Se proyectaron cosas sin tener una noción real de los avances, como creer que habría autos voladores en el año 2000. 

También hubo errores para bien. Muchos pensaron que el mundo terminaría con la llegada del siglo XXI con el Y2K. Sin embargo nada sucedió y, lo que preveían como el fin, nunca llegó. Las computadoras cambiaron la ecuación. Porque desde su creación han ido mejorando cada 18 a 24 meses, un crecimiento notable en relación a otros inventos.

Es decir que la realidad supera a la ficción. Los ordenadores aumentaron su velocidad y su rendimiento de manera exponencial. Además, disminuyeron su tamaño y hasta se convirtieron en portátiles.

Entonces entramos en tiempos de cambios exponenciales en vez de lineales en algunas ramas. La biología, la medicina, la neurociencia y la inteligencia artificial son algunas de ellas.

El crecimiento exponencial

Este paso de disciplinas del crecimiento lineal al exponencial genera nuevas opciones. Una de ellas es la biología sintética, dedicada a diseñar y crear sistemas biológicos para resolver problemas. Hoy, a través de la alteración directa del ADN, podemos hacer cosas mucho más radicales.

En un futuro, los avances en ingeniería genética y en ingeniería sintética prevendrán que nuestros hijos nazcan con alguna patología o riesgos de salud.

Con el descubrimiento de la penicilina en 1928 por Alexander Fleming, la medicina sufrió un cambio radical. El médico tomó un lugar preponderante en la sociedad. Sin embargo, con la digitalización de las historias clínicas y la aparición de Google y sus búsquedas, fueron perdiendo poder.

Es más, ahora hay aplicaciones que permiten medir nuestra salud. Cuánta actividad física hacemos, cuánto pesamos o dormimos y cuál es nuestro estado de ánimo. Todos son parámetros medibles desde un smartphone.

Más aún si tenemos en cuenta los avances de la tecnología en relación a prótesis para amputados o similares.

En el marco de nuestro cerebro, la memoria es el proceso de guardar información que luego recuperaremos. Sin ella sería imposible construir una cultura.

Los problemas de los recuerdos

Nuestra mente tiene al menos siete problemas al recordar:

  • Nada garantiza que aparezca el recuerdo que deseamos en el momento en que lo necesitamos.
  • Nos cuesta separar aquellos recuerdos que son parecidos entre sí.
  • Los recuerdos son cambiantes y perdibles.
  • Tenemos problemas para precisar el momento en el que ocurrieron las cosas.
  • Somos muy malos para recordar las fuentes.
  • Puede que no podamos olvidar cuando lo necesitemos.
  • Nuestra memoria resulta ser muy manipulable.

De cualquier modo, poco importan nuestras opiniones. Sucede que ya estamos metidos en este proceso de hackear la mente humana.

También pasa con la felicidad, algo que buscamos siempre. Por un lado existen factores que la reducen de forma permanente. Algunos ejemplos son sentir vergüenza por ciertos rasgos personales o por vivir en lugares desfavorecidos.

Por otro lado, existen cuatro factores que contribuyen a que nos sintamos consistentemente más felices:

  • Tener un propósito en la vida.
  • Hacer cosas en el día a día que nos acerquen a ese propósito.
  • Tener vínculos más estrechos o de mejor calidad.
  • Hacer algo por los demás.

Cómo nos está afectando la tecnología

Todas las computadoras que utilizamos y conocemos tienen una inteligencia artificial. Esa inteligencia, llamada IA, tiene dos ramas.

Una, la IA simple, intenta que las computadoras resuelvan mejor que los seres humanos problemas puntuales. La otra, la IA general, busca crear máquinas pensantes. Aquí los avances fueron menores, lo que produce que muchos consideren que la IA es un fracaso.

Teniendo en cuenta que la inteligencia constituye un fenómeno emergente, podemos crear computadoras que realicen tareas cognitivas mejor que nosotros. Incluso que lleven a cabo algunas que los humanos no podemos hacer.

Hay algo innegable: la inteligencia y la emoción son inseparables. Es imposible producir una sin la otra. Uno de los mayores errores al imaginar una computadora inteligente, es pensarla como una mega calculadora.

Es decir, ese tipo de “ente” debería enojarse si uno lo critica o ponerse triste ante una escena desoladora. Entonces compartiría esas características que nos hacen humanos. Sin embargo, crear este tipo de inteligencia produce algunos temores.

¿Cuál es nuestra esperanza de vida?

Si hay algo que no avanzó en todo este tiempo, a pesar del crecimiento tecnológico, es nuestra expectativa de vida. Actualmente es de unos 80 años, la misma cantidad que vivió Platón hace más de 2000 años atrás.

Nuestro cuerpo está preparado para una cierta cantidad de tiempo, que puede verse afectada por alguna enfermedad. Sin embargo, el envejecimiento no es una enfermedad. Es el deterioro que sufre nuestro organismo solo por el hecho de vivir.

Muchos científicos buscan reparar el daño molecular y celular, para mantener jóvenes todos nuestros tejidos. Porque si éstos son jóvenes, todo nuestro organismo también lo será. Su objetivo es perfeccionar el mecanismo de autoreparación. Así podrían retrasar el envejecimiento.

Gran parte de la población desecha vivir más tiempo del estimado. Como consecuencia, es más difícil encontrar una fórmula que permita alargarla. No existe una sola actividad humana que no vaya a verse alterada por los cambios tecnológicos. Entonces, la capacidad de adaptación será un verdadero desafío.

¿Qué inventos ya tienen injerencia en nuestra vida, de una forma u otra? Sobresalen, por ejemplo, los autos autónomos, que impactan en nuestra cotidianeidad. Además, la impresión 3D aparece como la nueva revolución industrial.

También los bitcoins, la revolución del dinero digital. Y otra revolución, la informativa, con el big data como protagonista.

Prepárate para el futuro

Dentro del texto, el autor deja en claro la enorme importancia de la educación a nivel social e individual. Considera que es la herramienta principal con la que cuentan las sociedades para moldear el futuro.

También es, y lo será siempre, fundamental en el desarrollo personal y profesional de las personas. Dado su rol clave en la construcción del mañana, es muy peligroso encarar un mundo que avanza tan velozmente con un sistema tan resistente al cambio.

Por eso es clave la urgencia de encarar esta difícil transformación de manera proactiva y planificada. A pesar de lo trascendente del tema, es difícil que el nuevo paradigma surja sin pasar por una crisis profunda.

Los cambios y avances tecnológicos han ido afectando la forma de trabajar de las personas. Hemos pasado del campo a la fábrica en la Revolución Industrial. Desde ahí, con el correr del tiempo, a la oficina.

¿Qué vendrá después? Esa es la gran incógnita porque las máquinas están reemplazando al hombre. Y no hay un nuevo lugar a dónde ir. Las máquinas y los robots ya no hacen apenas trabajos industriales. Tras el crecimiento tecnológico, empezaron a usarse para ocupar, por ejemplo, lugares creativos.

Para contrarrestar esto es necesario tener prospectiva. 

Nos esperan grandes cambios

¿Qué es la prospectiva? Es el esfuerzo sistemático por usar herramientas para analizar la información disponible. Así se pueden realizar inferencias sobre el mañana basadas en el método científico. Una de sus herramientas más habituales es la construcción y análisis de escenarios.

Como sugerencia en relación al tema, Bilinkis recomienda que estudies alguna carrera “necesaria” para el futuro como ingeniería. Resulta que los ingenieros y los científicos son, generalmente, los que desarrollan robots.

A modo personal, el autor cuenta que su estado de ánimo oscila permanentemente entre la fascinación y el espanto. Por un lado, el entusiasmo por la sensación de que en poco tiempo aparecerán herramientas importantes. Estas servirán para solucionar los problemas más urgentes del mundo de hoy.

Por otro, la preocupación por la posibilidad de que el mundo cambie de manera definitiva. Y así se convierta en un lugar muy diferente, en el mal sentido. Quizás uno indeseable para vivir.

Finalmente, también expresa su gran temor por las cosas básicas y sensibles con las que se está experimentando. Materias como la genética, los virus, la robótica o la IA pueden salir mal y poner en riesgo la existencia.

Proyectar el futuro

Dentro de su libro, Bilinkis encuentra la manera de explicar cambios fundamentales en la vida del ser humano de manera sencilla. A través de descripciones y ejemplos sintetiza el pasado para entender el presente y proyectar el futuro.

Nos enseña que los avances científicos y tecnológicos que vendrán en los próximos años van a permitirnos modificar los aspectos más sensibles de los seres vivos. Podremos diseñar criaturas, crear nuevas especies, mejorar nuestros cuerpos y nuestras mentes o terminar con la muerte.

Durante miles de años, las personas creyentes consideraron que todas esas tareas eran obra exclusiva de Dios. Los no creyentes las atribuyen a la selección natural, los fenómenos emergentes y otras fuerzas no sobrenaturales.

El autor también aclara que no hay que minimizar los peligros que acompañan a las nuevas tecnologías. El proceso está en marcha y es imparable, para bien o para mal. La biotecnología, la nanotecnología, la inteligencia artificial, la robótica, todas ellas conllevan posibles riesgos para la existencia.

Pero deja una mirada positiva. Muestra que seremos capaces de resolver, si no todos, la mayor parte de los problemas que hoy nos preocupan. Incluso los que parecen que no tienen solución. Aunque para ello es necesario el equilibrio y tener en cuenta todo lo que menciona en su libro.

Notas finales

En el proceso de remediar los problemas de la humanidad, se han generado otros potencialmente más graves. La tecnología es siempre una espada de doble filo y cada cambio que soluciona algo genera efectos secundarios no planeados ni deseados.  Santiago Bilinkis, en su libro, asegura que la vida es un sistema tremendamente complejo.

Si bien el libro trata acerca del porvenir, no hace futurología. Analiza tecnologías y cambios recientes para que estés atento a lo que vendrá. Porque al futuro no hay que predecirlo, hay que construirlo. ¡Manos a la obra!

Consejo de 12min

Una buena opción para complementar esta lectura es “Cambia para cambiar el mundo”. Puede que a simple vista no te parezca tan relacionado, pero sus ideas te permitirán asimilar de manera más relajada los próximos cambios de la humanidad.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Emprendedor tecnólogo y autor argentino que ha ganado reconocimiento en los últimos años. Tras fundar varias empresas relacionadas a la tecnología se volcó a la escritura. En “Pasaje al futur... (Lea mas)