Padre Rico, Padre Pobre Resumen - Robert T. Kiyosaki

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

2170 lecturas ·  4.6 calificación promedio ·  524 calificaciones

Padre Rico, Padre Pobre

Padre Rico, Padre Pobre Resumen
Inversiones y Finanzas

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Rich Dad Poor Dad: What the Rich Teach Their Kids About Money That the Poor and Middle Class Do Not!

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 853520623X, 9788535206234

También disponible en audiobook

Resumen

En el mundo actual, la gente cree en la falacia de que para ser rico, debes recibir un salario alto. El libro ‘Padre Rico, Padre Pobre’ desmiente este mito y te reta a que pienses en cómo controlas tu vida financiera. Aprende sobre finanzas personales e identifica las características comunes entre las personas ricas. Confronta la creencia de que tu casa es una activo y que tu salario es suficiente para comprar cosas superfluas con la tarjeta de crédito. Enséñale a tus hijos desde temprano a tener educación financiera y ayúdalos a ser adultos independientes y ricos en el futuro. Los autores del libro ‘Padre Rico y Padre Pobre’ te retan a pensar fuera de la caja y a cambiar tu mentalidad respecto al dinero. ¡Aprende con los especialistas y haz que el dinero trabaje para ti! ¡Ven con nosotros a leer el resumen del libro ‘Padre Rico Padre Pobre’ de Robert Kiyosaki!

Los niños necesitan educación financiera

La falta de educación financiera en las escuelas hace que los niños sean pésimos para lidiar con el dinero después de que crecen. Los adolescentes reciben con frecuencia tarjetas de crédito, teléfonos celulares y una mensualidad, pero raramente se les enseña sobre los gastos excesivos, a guardar e invertir su dinero, o evitar y administrar deudas. Se espera que los hijos reciban educación financiera de sus padres, pero la mayoría de ellos no están preparados para enseñarles sobre el dinero. Ellos pueden ser padres pobres luchando para cubrir los gastos básicos, o médicos, abogados y banqueros que - a pesar de sus calificaciones y altos salarios - enfrentan dificultades financieras. Solo algunos niños criados por padres ricos y expertos financieramente están preparados para administrar sus finanzas futuras.

Los padres ricos y pobres pueden tener actitudes diferentes sobre el dinero. El padre rico estimula a sus hijos a ser emprendedores, a asumir y administrar riesgos y defiende la independencia financiera - y no depender del empleador o del gobierno - para tener protección financiera. El padre rico cree que, entendiendo cómo funciona el dinero, puedes utilizarlo para trabajar a tu favor, y en consecuencia acumular riquezas.

Ellos moldean sus vidas a través de sus pensamientos y acciones. Los padres ricos estimularán a sus hijos a encontrar maneras para comprar lo que quieren, pero que no pueden pagar. Ellos alientan a sus hijos a pensar sobre el dinero y a no aceptar su status financiero e incapacidad de pagar por las cosas que les gustaría tener. Necesitamos garantizar que nuestros niños entiendan sobre el dinero desde pequeños, para que después de que crezcan sean más expertos financieramente y capaces de sobrevivir a ambientes inciertos.

Pierde el miedo y corre riesgos

La gente de clase media y pobre prefiere escoger una ruta más segura, ocupando empleos y estableciéndose en ellos, para no tener que correr riesgos. Hay dos razones para ello: miedo y codicia. El miedo a dejar de ganar dinero si dejamos nuestros empleos nos hace continuar en ellos, incluso cuando no nos gusta lo que hacemos. Vivimos la vida trabajando, siendo pagados, pagando cuentas y gastando lo que ganamos. Lo que compramos nos da una alegría temporal, entonces, para ganar más y comprar más cosas caras, aceptamos empleos con altos salarios, pero el ciclo de ganar, pagar y gastar continúa. El dinero manda sobre nuestras vidas y controla nuestras emociones. Y mientras luchamos para remover las emociones del proceso de toma de decisiones, el miedo y la codicia nos dominan y quedamos presos permanentemente a ese “modelo de empleado”. De esa forma, culpamos a nuestros jefes por nuestras dificultades económicas en vez de asumir la responsabilidad por nuestro propio bienestar financiero.

Una visión incorrecta sobre el dinero nos obliga a pensar a corto plazo, como pagar las cuentas al final del mes por ejemplo. Y no enfrentamos nuestras debilidades, necesidades o dependencias para entender que hay un mejor camino, donde no necesitamos preocuparnos con el dinero. La verdad fundamental es que el rico no se hace rico solo por trabajar duro, pero porque buscó también oportunidades en todos lados, incluso si eso significaba trabajar de gratis. Podemos ser ricos sin ser completamente dependientes de nuestros empleos para tener un ingreso. Para eso, necesitamos dejar de lado el miedo y la codicia, pensar como un empresario y no como un empleado y explorar nuevas formas de hacer que el dinero trabaje a nuestro favor.

Aprende sobre finanzas

Con tantas altas y bajas económicas, solo el conocimiento financiero puede mantener nuestro dinero a salvo. Si nos enfocamos en ganar dinero - contratando contadores o gerentes financieros para invertir nuestro lucro por ejemplo - existe una alta probabilidad de que perdamos dinero. Tener una mente abierta para las oportunidades financieras e inversiones y hacer preguntas en vez de aceptar cualquier cosa que los especialistas financieros nos digan, como “diversifica tus inversiones” o “tu casa es un activo”, nos ayudará a tomar decisiones conscientes y proteger nuestro patrimonio. El conocimiento financiero nos permite identificar oportunidades de inversión raras, en lugar de adoptar mentalidades inflexibles que nos hacen aversos a riesgos y solo apostar en situaciones seguras.

Lo que importa no es cuánto ganas, sino cuánto ahorras para el futuro y para las próximas generaciones. Para aumentar tu patrimonio para las generaciones futuras, necesitas tener conocimientos sobre finanzas. La pregunta más importante es: ¿Cuántos activos y pasivos tienes? Un activo es cualquier cosa que te da ganancias y un pasivo es cualquier cosa que te quita dinero. El rico compra activos, mientras que la clase media compra pasivos que cree que son activos.

Los problemas financieros son normalmente causados cuando perdemos el control de nuestros hábitos de consumo, gastando más allá de lo que podemos para mantener los amigos y la familia (llevados por la decisión emocional de realizar nuestros deseos con el dinero) y nos quedamos presos en patrones financieros negativos. Ganar más dinero no es la respuesta a tus problemas financieros; el autoconocimiento y el conocimiento sobre las finanzas sí. Si crees que tu casa es un activo, piénsalo de nuevo. Un activo es cualquier cosa que genera más dinero, y en realidad una casa gasta mucho más dinero de las siguientes formas: deudas con hipoteca, impuestos altos, pérdidas por depreciación, y las oportunidades de inversión perdidas ya que tu ingreso está atado a tu casa.

Un activo es, por lo tanto, cualquier cosa que nos genere más dinero, como acciones, títulos, negocios en los que no necesitamos trabajar, pero que nos ayudan a generar más ganancias, regalías por propiedad intelectual, fondos mutuos de inversión, propiedades y pagarés. Para ser rico, necesitamos comprar activos ya que ellos nos garantizan un flujo de caja que podemos usar para ganar más activos que produzcan dinero, pagar los gastos de nuestros hijos o comenzar un nuevo negocio sin pedir prestado.

Enfócate en construir activos sólidos

En una reunión en la universidad, el dueño de McDonald’s Ray Kroc le preguntó a los estudiantes en cuáles negocios ellos creían que él estaba involucrado. Los estudiantes respondieron que obviamente estaba involucrado con la venta de hamburguesas. Para corregirles, Kroc les dijo que él trabaja realmente en negocios inmobiliarios. McDonald's es uno de los mayores dueños de inmuebles del mundo. Los activos inmobiliarios de la cadena de restaurantes hicieron a Kroc multimillonario.

Nuestra profesión es diferente a nuestro negocio. La mayoría de nosotros trabaja - con nuestra profesión - para ganar dinero que no nos durará mucho tiempo y hará que los dueños de los negocios se hagan ricos. En el proceso, ignoramos nuestro propio negocio. Nuestro negocio habla de nuestros activos y no de lo que ganamos. Los activos que pueden hacer que nuestro negocio crezca sin que tengamos que trabajar pueden ser acciones, opciones, inmuebles, fondos mutuos, pagarés y regalías. Para hacernos ricos, debemos enfocarnos en nuestro negocio tanto como en nuestra profesión.

Debemos enfocarnos en desarrollar activos sólidos. Los jóvenes trabajadores que todavía viven en casa con sus padres deben ser alentados a fortalecer sus activos antes de salir de casa y de que empiecen a vivir por sí solos. Eso los ayudará a sobrevivir las crisis financieras futuras cuando decidan comprar una casa, casarse o comprar más con la tarjeta de crédito.

Es mejor seleccionar los activos que amamos. Nuevamente, el conocimiento financiero puede ayudarnos a escoger los activos que combinan con nuestra personalidad e intereses. Debemos continuar trabajando en nuestros empleos, pero debemos también encontrar tiempo para invertir en activos. Finalmente, debemos tener cuidado de no gastar el dinero en cosas superfluas antes de hacernos ricos, y esperar hasta que nuestros activos hayan rendido lo suficiente.

Los ricos pueden pagar menos impuestos

El debate de que el rico debe pagar más impuestos que el pobre existe desde hace décadas. Mientras la historia de Robin Hood - que le robaba a los ricos para alimentar a los pobres - no pasa de un romance, en el mundo real esa noción puede tener efectos negativos en la clase media. Para entender esto, necesitamos estudiar la perspectiva histórica de los impuestos.

Antes de 1874, nadie pagaba impuestos. El gobierno cobraba impuestos temporales solo en tiempos de guerra. Las leyes sobre impuestos surgieron después. La mayoría quería ser como los ricos, que podía pagar con facilidad los impuestos. Sin embargo, después de que la clase media y pobre votó a favor de los impuestos, creyendo que no serían afectados por ellos, el gobierno cambió la situación y empezó a cobrar impuestos a todas las clases económicas para aumentar sus ingresos. El dinero de los impuestos era entonces dirigido a los trabajadores del gobierno y a los ricos a través de contratos públicos con las corporaciones.

Los ricos no sufren con los impuestos ya que logran encontrar formas legales para no pagar el valor total que deben. Una de las maneras de hacerlo es crear y ser dueño de una corporación, que no pasa de ser una entidad legal que existe para reducir legalmente el impuesto sobre la renta. Los ricos pagan entonces sus impuestos como persona jurídica y no física, y por eso las tasas son menores. Los dueños de las corporaciones pagan sus gastos antes de pagar impuestos, mientras que a los empleados de clase media se les cobra primero el impuesto y después pagan sus deudas. Una corporación también mantiene el dinero personal y el del negocio separados. Esto ofrece una protección legal contra procesos judiciales de los acreedores, ya que la ley no considera al dueño personalmente responsable por las deudas del negocio.

Si eres el dueño de un negocio o acumulas activos con el tiempo, puedes formar una corporación y usarla para pagar tus gastos, ahorrar dinero con los impuestos y proteger tus cuentas personales de los acreedores. Sin embargo, administrar la corporación de forma eficaz exigirá algo de conocimiento sobre finanzas, que debemos desarrollar aprendiendo sobre contabilidad, inversiones y derecho.

Valora tu mente y no el dinero

La deuda y la falta de autoconfianza te impiden superar los límites de tu inteligencia. Si no tenemos valor, incluso nuestro conocimiento técnico no es capaz de ayudarnos a maximizar nuestro potencial para ser ricos. Para evitar ser siempre conservador y preocupado con los riesgos, debes enfocarte en estudiar y conocer el tema de las finanzas. Eso te abre a diversas opciones y te ayuda a crear tus propias oportunidades, en vez de esperar a que te lleguen.

Valorar la mente y no el dinero ayudó a mucha gente a ganar millones usando estrategias financieras inteligentes. Nuestra mente es nuestro mayor activo. Usarla para incrementar nuestro conocimiento financiero puede generar diversas oportunidades para el lucro, como comprar un inmueble durante una crisis en el mercado inmobiliario - en un momento en el que todos tienen miedo de invertir - y venderlo en el momento adecuado para obtener ganancias sustanciales. También podemos aplicar nuestro conocimiento financiero para administrar riesgos de forma eficiente - que dependen del tipo de inversión que hagamos.

El inversionista que construye su propio portafolio está más cerca de hacerse rico que el que compra paquetes de inversiones. Para ser inversionistas exitosos, debemos identificar oportunidades ignoradas por los demás; explorar estrategias creativas, trabajar con gente más inteligente que nosotros y escoger a nuestros mentores con sabiduría.

Haz que la gente inteligente te compre tu idea

La gente más talentosa no es necesariamente la que gana más dinero. La diferencia entre un escritor talentoso que vendió un número modesto de libros y uno que no es tan talentoso y aún así escribió libros que están en las listas de los más vendidos puede ser solo el marketing. La clave para el éxito monetario no es solo el talento y el trabajo duro, sino la inteligencia financiera y los trucos que llevan a la gente a comprar nuestros productos. Los jóvenes no deben trabajar solo para ganar dinero, sino para aprender nuevas habilidades que pueden aplicar en sus profesiones soñadas. De igual forma, los adultos pueden tener un segundo empleo para expandir sus conocimientos para volverse mejores empresarios.

Buenas habilidades de comunicación pueden no solamente ayudarnos a vender nuestros productos exitosamente, también pueden hacer que la gente inteligente nos compre nuestra idea. Aquellos que poseen habilidades técnicas, sin ser buenos comunicadores, deberían considerar mejorar sus habilidades de comunicación. Más que especializarse en una área, trabajar toda la vida en un empleo y hacer lo mismo todos los días, salir de un empleo para otro que ofrezca mejores oportunidades de aprendizaje puede expandir nuestras habilidades y aumentar nuestro potencial para ganar.

Adicionalmente, cultivar habilidades de comunicación puede ayudarnos a administrar gente, sistemas y dinero de una manera más competente.

Las actitudes que nos impiden ser ricos

Las 5 razones que le impiden a la gente inteligente construir activos son el miedo, el cinismo, la pereza, los malos hábitos y la arrogancia.

  • La gente rica ya perdió dinero en algún momento. La mejor forma de enfrentar el miedo a perder dinero es empezar temprano y planear. Nuestras fallas deben inspirarnos y no afligirnos.
  • Debemos dejar de sospechar de todas las oportunidades de inversión, pues estamos arriesgándonos a perder una excelente oportunidad.
  • Podemos eliminar la pereza y la codicia, preguntándonos a nosotros mismos qué ganamos al invertir.
  • La gente rica se paga a sí misma primero, porque eso las obliga a encontrar maneras creativas para ganar ingresos adicionales y pagar sus cuentas. Eso es un mejor hábito que pagarle primero a tus acreedores.
  • Muchos profesionales en finanzas e inversiones probablemente no saben mucho sobre dinero. Ellos usan la arrogancia para enmascarar la ignorancia. Es mejor ser humilde y aprender sobre dinero en vez de fingir que lo sabes todo.

Maximiza tus ganancias

Aquí tenemos 10 pasos para despertar el genio financiero dentro de ti:

  1. Identifica los motivos por los cuales quieres ser rico y lo que no quieres hacer más - como no querer ser el empleado de alguien, por ejemplo - y usa esos motivos para motivarte a seguir intentándolo.
  2. Escoge cómo quieres usar cada centavo que ganas. Tienes el poder de gastarlo o invertirlo - lo que decidas va a determinar si serás rico, pobre o de clase media. El tiempo y la educación son dos activos importantes que puedes usar. Cada día es una nueva oportunidad para tener más conocimientos sobre finanzas, entonces haz un uso productivo de tu tiempo para encontrar nuevas oportunidades para ganar dinero o adquirir habilidades financieras.
  3. Mantén amistad con personas que puedan enseñarte lecciones valiosas sobre el dinero. Eso no significa que solo debes tener amigos ricos, pero sí que debes buscar el conocimiento financiero a través de la interacción con gente que lidió de forma exitosa con su riqueza.
  4. Asegúrate de que tu educación financiera tiene un enfoque multidisciplinario. No intentes aprenderte una fórmula: debes buscar estrategias para hacer tu trabajo más rápido o que te ayuden a hacer ajustes rápidos cuando las reglas del juego cambien.
  5. Para construir buenos activos, date prioridad a ti y no al gobierno o a tus acreedores. Eso no significa que debas ser irresponsable financieramente, sino que necesitas cultivar autodisciplina para evitar deudas enormes. Si te endeudas, no debes pagar las deudas con tus inversiones o ahorros, más bien debes enfrentarlas como un reto para ganar más dinero.
  6. Busca corredores de bolsa y toma decisiones bien pensadas. Descubre si ellos son inversionistas también; si no lo son, evita contratarlos, ya que pueden no tener la suficiente experiencia para guiarte. Un corredor inteligente te va a ayudar a ser rico; entonces, remunéralo de forma justa.
  7. Cuando estés considerando invertir en un activo, pregúntate cuánto tiempo tardarás en recuperar tu dinero. Si estás invirtiendo en el mercado de las acciones o en el inmobiliario, puedes recuperar tu dinero y entonces esperar que tu acción/propiedad te dé ganancias. Si logras hacerlo, habrás encontrado un activo que te da ganancias de gratis.
  8. Usa tus ganas de comprar ítems de lujo como una motivación para encontrar nuevas formas de comprar activos. Si tienes el hábito de depender de la tarjeta de crédito para comprar ítems lujosos, te endeudarás tarde o temprano.
  9. Encuentra inspiración en grandes inversionistas como Warren Buffet o Peter Lynch y entiende qué hicieron ellos para ganar millones.
  10. Sé generoso con tu tiempo, tu riqueza y tus amores. La ley de la reciprocidad te garantiza que cualquier persona que ayudes te ayudará cuando lo necesites.

Ten actitud y empieza inmediatamente

Además de los 10 hábitos, hay también algunos pasos que puedes comenzar a tomar inmediatamente.

Examina tu vida para ver qué está funcionando y qué no.

  • Busca nuevas ideas; encuentra un nuevo libro para leer, aprende nuevas fórmulas.
  • Encuentra a alguien que sea exitoso en su área de interés. Invítalo para almorzar o pídele ideas y consejos.
  • Invierte en clases y videos para aprender cosas nuevas.
  • Si estás buscando invertir en inmuebles, haz muchas ofertas - alguien puede aumentarlas. Ve al barrio nuevo, pregunta y busca pistas para descubrir si es o no un buen lugar par invertir.
  • Piensa en grande; invierte en grandes oportunidades en vez de perseguir solamente oportunidades pequeñas.
  • Actúa rápidamente cuando identifiques una oportunidad.

Notas finales

Somos dependientes de nuestra profesión para tener un ingreso, la usamos para pagar las cuentas, comprar una casa o gastar con cosas superfluas de vez en cuando. No es por nada que la mayoría de nosotros no es rico. Los ricos se enfocan en construir activos y seguir generando dinero, que usan para crear más activos. Debes tener como meta tener más activos y no simplemente un mayor salario.

Para acumular activos, necesitamos invertir con inteligencia. Antes de hacerlo, necesitas tener conocimiento financiero, algo que puede ser muy complicado ya que las escuelas no poseen educación financiera e incluso los profesionales más inteligentes saben poco sobre el dinero. Entonces, debes empezar a entender lo básico - la diferencia entre activos y pasivos y si los fondos mutuos son tan seguros como dicen - mientras actualizas tus conocimientos financieros a través de libros, clases e interacciones con gente que hizo que su dinero trabaje para ellos. Invertir requiere tanto control emocional como conocimiento técnico.

Dirige tus deseos a generar dinero extra, acepta que algunas fallas son inevitables, debes estar abierto a aprender cosas nuevas y mejorar tus habilidades de marketing y rodéate de gente inteligente.

Págate a ti mismo primero para sentirte inspirado y encontrar nuevas formas de ganar dinero extra. No dudes en intentarlo y toma actitudes rápidas para no perder oportunidades.

Consejo de 12’: Si te gusta este libro, ¿qué tal empezar a organizar tus finanzas personales? Existen varias apps para eso que te ayudarán bastante a la hora de organizar tu dinero.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

De ascendencia Nipo-Americana, Robert Kiyosaki trabajó en la Standard Oil Company después de haberse graduado en la Marina Mercante, para poder viajar el mundo y conocer los mercados emergentes. Fue para la guerra de Vietnam por los infantes de marina hasta 1974 para estudiar el liderazgo de las tropas. Trabajó en la empresa Xerox hasta 1977 para aprender sobre ventas. Gracias a estos conocimientos que adquirió, fundó Cashflow Technologies, convirtiéndose así en un importante empre... (Lea mas)