¡El próximo anõ llegó!

¡Aprovecha el 44% de descuento en 12min Premium!

470 lecturas ·  4.4 calificación promedio ·  26 calificaciones

Networking

Networking  Resumen
Marketing y ventas y Carrera y negocios

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Networking for Career Success

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9788543100722

También disponible en audiobook

Resumen

Desarrolla tu carrera creando buenas relaciones

Diane Darling es una de las más exitosas consultoras en networking del mundo. Su actuación ha sido objeto de artículos del Wall Street Journal, del San Francisco Chronicle y del Boston Globe, además del programa Nightly News de la red NBC. La autora contribuye a transformar ejecutivos en verdaderos maestros en el arte de cultivar relaciones que traen beneficios para todos los involucrados. En este libro te enseña a superar la timidez, a ampliar tus conexiones y crear tu propio estilo de hacer nuevos contactos. ¡Conéctate con este microbook!

Las mejores estrategias de networking

Networking es el arte de crear y mantener relaciones ventajosas. Así de simple. Hay tres tipos de personas: las que hacen que las cosas sucedan, las que miran los acontecimientos y a las que les parece extraño lo que sucedió. ¿En qué categoría te encajas? Si eres del tipo que hace networking, seguramente estás acostumbrado a ser el líder de tu vida y conoces quién hace lo mismo. En el plano personal o en el profesional, necesitas los demás para realizarte y viceversa. Conocer a personas y dejar que ellas te conozcan es el punto de partida para el proceso. Tal vez no te sientes cómodo haciéndolo. Quizás no te gusta. Todo bien, mucha gente se siente así. Pero, considera lo siguiente: ¿te gusta usar hilo dental? Probablemente no. ¿Utilizas hilo dental con frecuencia? Probablemente sí, pues, como quieres mantener tus dientes sanos, es de tu interés utilizarlo. ¿Otra persona puede hacer esto por ti? No. Tú mismo tienes que hacerlo.

Hacer networking es como usar hilo dental, puede ser que no te guste, pero tienes que hacerlo porque es de tu interés - y no hay como subcontratar el servicio. Hacer redes presupone atender a tus intereses y ayudar a otros a satisfacerlos. La reputación y la confianza son esenciales para consolidar este tipo de relación, que beneficia a ambos lados, aunque no siempre el intercambio sea justo. La reputación es el concepto que los demás tienen de ti. Ella nace con la primera impresión y crece a medida que la gente te conoce mejor - si eres eficaz, sincero, si trabajas bien en equipo, y así sucesivamente. La confiabilidad es consecuencia de tu comportamiento: actuar de manera inconsistente o imprevisible puede acabar con tu reputación. Trata, por lo tanto, de causar la mejor primera impresión que puedas, muestra que te importa y trabaja para construir una buena imagen.

Así, todo el mundo va a querer entrar en tu red. Mira las técnicas más eficaces de hacer networking: Busca acercarte a quien vale la pena: ¿Quién conoces, o necesita conocer, que pueda ayudarte a alcanzar lo que deseas? Proyectos diferentes requieren que entres en contacto con personas diferentes. Elige el mejor método: ¿Cómo puedes obtener ayuda? ¿Qué necesita saber tu contacto? ¿La persona en cuestión prefiere comunicarse por e-mail, por teléfono o por escrito? Decide las mejores estrategias de networking: ¿Cómo pueden tus contactos ayudarte a progresar? No te olvides de colocarte en el lugar de ellos cuando hagas algún pedido. ¿Qué puede motivarlos a decir "sí"?

Supera tus miedos

Mucha gente tiene miedo de entrar en una habitación donde hay personas extrañas. Este temor les da motivos para quedarse lejos o, al menos, a cierta distancia de extraños. Como dice el comediante y consultor Michael Pritchard, "el miedo es el cuarto oscuro donde las actitudes negativas se desarrollan". Piensa en esta interesante definición de la palabra miedo - un falso motivo que parece real. ¿Qué motivos tienes para quedarte preocupado ante la idea de hablar con extraños en un evento comercial o social? ¡Ninguno! Sólo sonríe, extiende la mano y di: "Hola." Si llegas a la conclusión de que no hay motivo para continuar conversando con esa persona, di simplemente: "Fue un placer conocerlo. ¡Espero que nuestros caminos se crucen de nuevo en el futuro!” La mayoría de la gente piensa que tener una naturaleza sociable y expansiva es fundamental para relacionarse fácilmente con todo el mundo. Pero eso no es necesariamente cierto. Una persona tímida puede ser muy buena en el establecimiento de una red. Basta con ser auténtica y sinceramente interesada en los demás.

La timidez está arraigada en el miedo, el fracaso, el rechazo, la humillación y la vergüenza. Cuando pensamos en asistir a un evento, nos sentimos "ansiosos por anticipación". Tenemos que superar también nuestros mensajes internos, aquella voz "crítica" que nos influye en todo lo que hacemos. Podemos hacer positivas las influencias negativas. En vez de "No quiero ir porque no voy a encontrar a nadie interesante", piensa "Voy a quedarme al menos 15 minutos. Si no me siento a gusto, me voy". En vez de "En el último evento de este tipo sólo encontré competidores", intenta pensar "Competidores pueden ayudarme a descubrir lo que está sucediendo en el mercado". En vez de "No me gusta perder tiempo hablando tonterías", opta por "Voy a preparar dos o tres preguntas para hacer a alguien que esté allí y ver cuál de ellas funciona mejor". Aquí van tres consejos sobre cómo utilizar tu red de relaciones:

Comienza pequeño

Sólo para practicar, trata de conversar con personas en una tienda, en el ascensor o en el metro. No te obligues a pedir nada, sólo haz contacto y sé amistoso. Esto da inicio al proceso de networking.

Comunícate

Tus amigos y socios de negocios no pueden leer tu mente. Pueden estar esperando que te manifiestes porque no quieren ofenderte ofreciendo ayuda, o simplemente porque esa idea no se les pasó por la cabeza. ¡Facilítales el trabajo!

Elogia con autenticidad

Agradece de una forma que haga que la persona se sienta especial: "Sabía que usted tendría una solución para mí."

Comienza de forma eficiente

La mayoría de la gente sólo se dedica a hacer networking cuando necesita algo - una información comercial, un empleo, un financiamiento para expandir el negocio o una contribución a la institución social de su preferencia. Pero no es así que se hace networking. El proceso es cíclico: comienza poco a poco, dando y recibiendo, después usa tu propio crecimiento para expandir tus contactos a medida que vayas teniendo éxito. Y lo más importante: inspira confianza. ¿Por dónde empezar? Muchos te aconsejarán hacer una lista de todos los amigos, compañeros de trabajo, familiares y otros contactos y empezar a llamar. Esto funciona, pero es recomendable una tarea complementaria: comienza a hablar con extraños. Al contrario de lo que dice el sentido común, en general es más fácil comenzar conversando con extraños - el muchacho que lleva al perro para pasear en la plaza del barrio o el funcionario de la farmacia de la esquina.

¡Prueba! Haz preguntas: "¿De qué raza es tu perro? ¿Puedo hacerle cariño? ¿Cómo se llama?" Cuando termines la conversación, agradece y vete. Se aprende mucho hablando con extraños por el simple hecho de que no hay intereses en juego, o sea, nadie está tratando de obtener nada. Reflexiona sobre las experiencias realizadas. ¿Qué fue lo que más te gustó de conversar con personas extrañas? ¿Cómo evolucionó la conversación después de las primeras preguntas? ¿Qué descubriste acerca de esas personas? ¿Qué te resultó desagradable? ¿Cómo te sentiste conversando con un extraño? ¿Qué harías diferente la próxima vez?

Al comunicarte con extraños, tienes la oportunidad de entrenar un paso crítico del proceso de networking - el contacto inicial. Si tienes más experiencias ganarás más confianza. Y, a medida que vayas ganando confianza, repite el ejercicio con personas conocidas. A veces no queremos pedirle ayuda a los más cercanos, pues suponemos que ellos, por saber lo que hacemos y lo que necesitamos, ofrecerán ayuda. Pero si no lo dejamos claro ¿cómo pueden ayudarnos a progresar? Sin duda perderemos muchas oportunidades. Elabora un plan. Así ahorrarás tiempo, dinero y energía - y aprenderás a hacer networking de una manera más eficaz. Estudia estos 3 pasos fundamentales:

1. Establece metas: necesitas saber qué quieres realizar;

2. Crea objetivos inteligentes: deben ser específicos, mensurables, factibles, realistas y oportunos;

3. Ábrete a las oportunidades: evita concentrarte excesivamente en tus metas y ser demasiado rígido en tu planificación: puedes perder las posibilidades que surgen.

Recuerda: hacer networking requiere tanto sentido estratégico como de oportunidad.

Evalúa tus contactos

Observa que algunas personas forman parte de nuestra vida por la única razón de que las disfrutamos. No todas las situaciones son intercambios de favores, por suerte. Veamos algunos criterios para que puedas evaluar tus relaciones:

¿Hasta qué punto esta persona es accesible?

¿Retornará rápidamente una llamada?

¿Cómo me siento en su compañía?: ¿Energizado? ¿Extenuado? ¿Apreciado? ¿Respetado? ¿Cómodo?

¿Qué recibo de esa persona: retorno positivo o críticas?

¿Su experiencia y conocimientos son relevantes para mis necesidades actuales?

¿Tiene, o se hace, tiempo para mí?

¿Tiene acceso a otras personas que pueden ayudarme?

¿Qué le puedo dar a cambio? ¿Presentarle a alguien? ¿Indicarle alguna organización o un evento? ¿Qué clase de compensación esta persona quisiera tener por la ayuda que me ha dado?

También debes evaluar tus relaciones de manera amplia:

¿Quién puede ayudarte a través de su propia red de contactos?

¿Qué tienen estas personas que tú necesitas? ¿Qué es lo qué quieres?

¿Cuál es la mejor manera de abordar a una determinada persona? ¿Quién puede hacer la presentación?

¿Qué valor tienen estas personas para ti? ¿Qué valor tienes para ellas? ¿Qué tienes para ofrecerles?

Analiza también cada organización a la que estás vinculado y sus integrantes. Así podrás evaluar el potencial de oportunidades que cada una te ofrece. Hay 3 formas de lidiar con quien no corresponde a tus necesidades y tus valores:

Sé realista en relación a la calidad de tus contactos

Mucha gente cree que necesita tener inmensas redes de contactos, cuando en realidad la mayor parte de ellas está compuesta de meros conocidos. En vez de cuidar de una enorme base de datos de personas que no pueden contribuir contigo de forma positiva y productiva, concéntrate en las pocas relaciones estratégicas y de calidad que tienes. No cultives relaciones de "mano única": Todos conocemos a las personas que sólo nos buscan cuando quieren algo. Determina tu grado de tolerancia hacia ellas y hasta qué punto estás dispuesto a permitir que ocupen tu tiempo.

Ten cuidado con las relaciones negativas

Algunas personas que conocemos añaden poco o ningún valor a nuestra vida y a veces hasta nos molestan. No las ignores; entiende el efecto que ellas causan en ti y procura comunicarte con ellas de manera positiva y productiva, imponiendo límites a su negatividad. Limítate a interactuar con ellas sólo cuando sea estrictamente necesario.

Controla tu lenguaje corporal

En los contactos personales, nos comunicamos de tres maneras: por palabras, voz y lenguaje corporal. Las investigaciones del profesor Albert Mehrabian de la Universidad de California en Los Ángeles muestran que el 55% de nuestras comunicaciones se dan por medio del lenguaje corporal, el 38% por medio de la voz y sólo el 7% por medio de las palabras. Con todo lo que sabes sobre la importancia del lenguaje corporal debes estar atento a tu cuerpo. Mantente al menos 45 cm de distancia de tu interlocutor. No relajes la postura: mantén los hombros y las caderas paralelas. Sonríe. Haz contacto visual, pero sin mirar. Deja las manos fuera de los bolsillos y no cruces los brazos, pues no es una postura amistosa. Para saber más sobre el tema, lee "Entendiendo el lenguaje corporal", de Geoff Ribbens y Richard Thompson. Al hablar, evita hacer inflexiones al final de las frases para no transformar tus afirmaciones en preguntas. Y presta atención en tu tono de voz, porque puede sugerir tanto falta de confianza como arrogancia o ansiedad. Un consejo para hablar al teléfono: sonríe. Esta actitud acaba transmitiendo tu entusiasmo y sentido de propósito a tu voz.

Otra cosa importante: habla despacio, de modo tranquilo, confiado, amistoso y profesional. Controla el progreso de la conversación. Si el interlocutor da señales de impaciencia, desacelera; si el asunto empieza a arrastrarse, aumenta el ritmo. Presta atención al volumen de tu voz. Utiliza un vocabulario que el otro entienda. Evita clichés, analogías y terminología deportiva, a menos que tu interlocutor esté familiarizado con los deportes - de lo contrario, estarás hablando de una lengua extranjera que puede alejar a las personas. Prefiere las frases completas y gramaticalmente correctas. Busca no usar jerga ni lenguaje vulgar. Aquí van tres sugerencias para que te comuniques con eficacia:

  1. Habla alto y claro al teléfono: en este momento, sólo dispones de tu voz y de tus palabras - apenas el 45% de tu poder de comunicación;
  2. Filma tu presentación: ¿cómo te expresas? Busca la orientación de un especialista en lenguaje corporal. Haz esto periódicamente para continuar mejorando;
  3. Cuidado con los e-mails: sacan el 93% de nuestro poder de comunicación. ¡Elije cuidadosa y seriamente las palabras!

Encuentra las oportunidades

Aviones y trenes son excelentes lugares para practicar el networking. Lleva un libro y déjalo bien visible - eso indica que no tienes expectativa de que alguien te entretenga y te ayuda a cerrar una conversación. Al sentarte, sonríe y saluda a quien esté a tu lado. Inicia una conversación preguntando cuál es el destino de la persona, pero respeta su privacidad y presta atención en su lenguaje corporal. En conferencias y ferias de negocios, representa a tu empresa todo el tiempo y en todas partes. Por eso es fundamental dejar una primera impresión fuerte. Al conversar con las personas, haz preguntas que ayuden a mantener el foco en tus objetivos. Marca tus compromisos con antecedencia. Sé claro al exponer tus razones. Y no sobrecargues tu agenda: reserva un tiempo para descansar y recuperar las energías. Busca hacer buenos contactos, no sólo coleccionar tarjetas de visita. Comparar las fiestas, cócteles y cenas que suceden paralelamente a los eventos. Para hacer networking de forma competente en reuniones, lo ideal es llegar temprano para cambiar tarjetas de visita con los demás participantes. Dispón de tarjetas a tu frente de acuerdo con los lugares que las personas ocupan. Al final, agradece la presencia de todos y asegúrate de que sepan cómo llegar al próximo destino. A continuación se presentan 3 sugerencias para ayudar a preparar este tipo de evento:

  1. ¿Por qué debes ir? ¿Cuál es tu objetivo? ¿Contacto con colegas? ¿Oportunidades de negocio? ¿Crecimiento personal?
  2. Evalúa las ventajas de asociarte a la organización: ¿Te sientes bienvenido? ¿Los demás participantes son tomadores de decisiones en sus ramos de actividad? ¿Tendrás la oportunidad de agregar valor a la organización?
  3. Evalúa a cada persona: antes de ponerte en contacto con alguien, comprueba que ya se conocen, las circunstancias del encuentro y los resultados. ¿Por qué quieres hablar con esa persona? ¿Estás preparado para cualquier resultado, sea positivo o negativo?

Desarrolla una táctica de abordaje

Es común ir a una reunión o a un evento para encontrar al orador o algún VIP. Es más fácil abordar al orador antes de la presentación, porque después tiene siempre un montón de gente alrededor, lo que dificulta el contacto. Determina cuál es tu objetivo y haz un trabajo de investigación anticipada, para tener dominio completo sobre el tema. Entra en el sitio web del orador y lee su biografía; prepara algunas preguntas: esa es la mejor forma de hacer contacto. Sé breve en tu enfoque. Si deseas hablar con alguna celebridad presente en el evento, asegúrate de que realmente sea la persona que necesitas conocer. Estar en lo más alto no siempre significa que sea la persona más indicada para ayudarte. Pregunta; esto demuestra respeto y profesionalismo. Si no te sientes a gusto para buscar cierta persona, pídele a alguien que los presente. Considera la posibilidad de enviar por adelantado un e-mail a tu contacto pidiendo tu intermediación y, por supuesto, indicando lo que puedes ofrecerle a cambio.

Nunca está de más recordar: investiga sobre la persona con quien quieres hablar. La peor cosa es comenzar una conversación sin saber lo básico sobre la persona. En los eventos, trata de abordar a los solitarios; que suelen ser más receptivos. Buenas conexiones pueden salir de ahí. Por lo menos, es una excelente manera de practicar tus habilidades en el establecimiento de redes. Tal vez puedas presentar a esa persona a alguien conectado a la organización.

Si tienes la oportunidad de promover un evento de networking, trabaja con quien tenga experiencia en la materia o contrata a un profesional. El primer paso es definir tus metas y tus objetivos, luego seleccionar un lugar adecuado y atractivo. Al crear la programación, reserva un tiempo para que todos puedan hacer networking. Pídele a tu equipo que ayude a la gente a conocerse. Y para que los participantes tengan confianza en sí mismos haz que sepan qué es lo que se espera de ellos y cómo deben comportarse. Hay algunas directrices para hacer un buen trabajo de networking:

  • Pregunta cómo puedes ayudar: al encontrar a una persona que pretendes ayudar, pregunta qué puedes hacer por ella. Una simple pregunta puede construir una relación de confianza. Si el otro acepta tu oferta, no dejes de honrarla; tu reputación depende de tu capacidad de cumplir lo que prometes;
  • Cuidado con lo que dices en lugares públicos: informantes y competidores están en todas partes. En lugares públicos, no te involucres en ninguna conversación que no quiera que sea publicada o conocida por tus competidores;
  • Entra en contacto con las personas que conozcas en estas reuniones o eventos: son pocos los que continúan haciendo networking en su día a día, y raros los que saben hacerlo. Hazlo, para no perjudicar tu nombre ni el de tu empresa.

Haz que suceda

Mantener los contactos y cultivar relaciones implica cumplir varias tareas. El principal mensaje que este tipo de comportamiento envía es que estás interesado en desarrollar una relación que sea beneficiosa para ambos lados. Asumir la responsabilidad de conocer mejor a otra persona indica que eres un profesional atento y que deseas compartir información - una presentación estratégica o un artículo. Envía un correo electrónico cuando tengas prisa y tu voz no sea fundamental, como por ejemplo, cuando sea necesaria alguna información urgente. Es preferible dejar un mensaje en la contestadora si la energía y el tono de tu voz son relevantes. Un “muchas gracias” de tu propio puño es siempre bienvenido - excepto cuando está acompañado de materiales no solicitados, como anuncios, currículos o pedidos de donación. Cuando le pidas ayuda a alguien deja un amplio espacio para que la persona pueda negarse sin sentirse mal. Agradécele y continúa. Actuando así, las personas te respetarán y estarán listas para ayudarte en el futuro. Si alguien que acabas de conocer no retorna tus llamadas, habla con quien los presentó. Explícale que no estás obteniendo respuesta y pídele sugerencias sobre qué actitud tomar. Mantén a tu "padrino" actualizado sobre el progreso de esta nueva relación. Es un gesto educado que muestra tu aprecio por la ayuda recibida y da una buena razón para mantenerte en contacto.

¿Cuántas tentativas de aproximación son recomendables? Raramente más que tres. Es recomendable comenzar con un e-mail y una llamada telefónica para la cual preparar un guión y hacer un ensayo previo - al final, es necesario estar preparado tanto para la atención de un ser humano como de un artefacto electrónico. Si no hay respuesta haz un intento más por teléfono. Al llamar, no esperes que la persona te reconozca inmediatamente. Di tu nombre y el nombre de tu empresa. A continuación, refresca la memoria de tu interlocutor: cuenta cómo se conocieron y cuál fue el último contacto que hicieron. Pregúntale si tiene un momento para hablar. Sé breve y agradece cuando termines. Persistir puede valer la pena, pero conviene no exagerar. La persistencia lleva a la perseverancia, a la determinación y a la resolución, lo que, dependiendo de la situación, puede ser inoportuno, aburrido e irritante. Debes saber la diferencia y respetar la postura del otro. Aquí van 3 sugerencias para cultivar una relación:

  1. Pregunta cómo prefiere ser contactado. ¿Por e-mail, recado en la contestadora o billete escrito a mano? Utiliza el método indicado;
  2. Cuando invites explica. Cuando invites a alguien a almorzar, sé claro con tu objetivo - y evalúa el costo-beneficio de la invitación. Si deseas un consejo o una buena sugerencia, este puede no ser el método más sensato: es como pagar R$ 100 por una hora o más de consultoría;
  3. Sé rápido y ofrece alternativas. Sugiere un encuentro de 15 minutos en la oficina de la persona, por ejemplo. Es más fácil de programar y tiene a mano los asistentes y los recursos que necesita para tomar medidas inmediatas.

Supera los prejuicios

Los estereotipos están en todas partes. Las personas tienden a construir sus expectativas en relación a los demás de acuerdo con el género, la raza, la cultura, la religión, la filiación política, la edad, la apariencia y así sucesivamente. Por más ridículos que parezcan esos clichés y prejuicios son reales. Conviene, pues, aceptar este hecho de la vida y aprender a lidiar con las situaciones difíciles creadas por los estereotipos. Es inteligente relacionarse con personas que puedan necesitar tu ayuda y viceversa. No es nada inteligente dejar que la raza, la cultura, el género, o cualquier otra cosa que no sea la competencia, afecten tus decisiones de networking. Y no es inteligente tomar decisiones basadas en cualquiera de estos factores antes de conocer a la persona. Las asociaciones más sólidamente establecidas en los círculos de negocios son las que históricamente reunían exclusivamente hombres, en general de la élite, con el objetivo de proporcionar indicaciones, intercambiar favores e informaciones especialmente en el área de política y negocios. Pero eso viene cambiando a medida que más y más mujeres ingresan y avanzan en el mundo de los negocios, muchas veces con la ayuda de hombres que entienden que la capacidad no es un privilegio masculino.

Los grupos étnicos también han creado sus propias asociaciones para facilitar su progreso en los círculos de negocios. En este caso, la actividad de networking es fundamental, y se apoya en organizaciones que congregan latinos, asiáticos, negros y mujeres. Este libro trata de los beneficios de la práctica del networking, pero no puede negar la existencia de redes dedicadas al mal. Algunas son obviamente malignas, como las redes terroristas; otras, insidiosas, como las sectas. Siempre que alguien te pida para pensar o hacer algo que va en contra de tus principios y valores evalúa el papel de esa persona en tu vida. La vida es corta. No permanezca en un entorno en el que se te pida que comprometa tus valores. No pierdas tus talentos con las personas que no saben apreciarlos. Los 3 puntos siguientes resumen cómo el establecimiento de una red inteligente reacciona a los estereotipos:

  1. Busca a las personas a las que les gustas: si tus actividades de networking no funcionan, pregúntate: "¿Este grupo me aprecia realmente por lo que tengo que ofrecer?" Si la respuesta es negativa, mira a tu alrededor. Algunas comunidades son decididamente mejores que otras;
  2. Lucha contra las limitaciones sociales: si sientes que los estereotipos están perjudicando tus esfuerzos de hacer networking, busca personas que simpaticen con tu situación y que puedan ayudarte;
  3. Combate tus propios prejuicios: a veces, sacamos conclusiones instantáneas sobre las personas, basadas en factores sin importancia, y lo peor de todo es que es muy difícil cambiar. Relaciónate de un modo inteligente; no cierres los ojos para los problemas y supera tus prejuicios.

Notas Finales

Este microbook puede darle un gran impulso a tus aptitudes de networking. Revisa lo que has leído hasta ahora y verifica cuánto has aprendido con los ejercicios y con los resultados de tus experiencias prácticas. Piensa en cómo aplicar las acciones aquí descritas a tu vida cotidiana y cómo eso puede ayudarte a expandir tu círculo de amigos y compañeros de profesión, así como tu propia influencia sobre los demás. Después, cuando estés haciendo compras en una tienda, o en el metro, trata de comunicarte con quien esté en ese momento a tu lado. Si las cosas no salen como querías no tienes nada que perder. Además, no hay prueba mejor para saber lo que has aprendido. Al final, es de eso que se trata el libro - de experimentar, tú mismo, si las teorías se confirman en la práctica. Aunque el tema del networking se aborda en varios contextos diferentes, todos sabemos que construir y mantener una red de relaciones es la clave para encontrar el empleo de los sueños y, por tabla, construir una carrera exitosa. ¿No te parece razonable, por lo tanto, cuidar el asunto con un enfoque más inteligente que el descuido de la mayoría de las personas? Construir una base de datos con las tarjetas de visita y las demás informaciones que puedas reunir. Puedes, incluso, insertar estos datos en tu computadora, junto con notas sobre las personas que puedan serte útiles en el futuro. Desarrolla continuamente tus habilidades como networker. El hecho es que, en la vida, estamos todos en el mismo barco. Es inteligente, por lo tanto, esforzarse en la construcción de relaciones benéficas a través del networking. En verdad, además de sabio, esa es una actitud gratificante en términos personales. Al fin y al cabo, la seguridad de saber que se puede contar con una amplia red de personas cuando se necesita ayuda - así como ponerse a disposición de los demás - es el secreto para una vida plena.

Consejo de 12’: lee también "Cómo Vencer el Miedo de Hablar en Público" y aprende a superar el temor de hablar delante de una audiencia y, así, desarrollar para ti un importante diferencial.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Diane Darling es una de las más exitosas consultoras en networking del mundo. Su actuación ha sido objeto de materias del Wall Street Journal, del San Francisco Chronicle y del Boston Globe, además del programa Nightl... (Lea mas)