Mente, ¡déjame vivir! Resumen - Eduardo Llamazares

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

194 lecturas ·  4.5 calificación promedio ·  16 calificaciones

Mente, ¡déjame vivir!

Mente, ¡déjame vivir!  Resumen
Desarrollo personal

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Mente, ¡déjame vivir! Descubre la mentalidad que te permitirá amarte y disfrutar de tu vida.

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: B07LCVVJ2S

También disponible en audiobook

Resumen

En muchas ocasiones nos cuestionamos el estado del binomio cuerpo y mente. Aunque uno esté bien, el otro puede no estarlo. ¿Es verdad que el cerebro dirige toda la vida? En “Mente, ¡déjame vivir!”, Eduardo Llamazares nos habla un poco más de todo lo que se ha escrito sobre la importancia de la salud de la mente. Los numerosos estudios sobre este tema, muestran que estamos siempre buscando el conocimiento que nos permita comprender mejor todo lo que pasa dentro de nuestras cabezas. ¡Ve por la paz mental!

Un vehículo y mucho por explorar

No existe un activo más importante que nuestro cuerpo. A través suyo notamos el mundo, tenemos sensaciones y buscamos nuestros objetivos. No hay vida sin cuerpo.

El cuerpo es el vehículo necesario para disfrutar de nuestro paso por el mundo. A menudo olvidamos que el cerebro es parte del cuerpo. El cerebro está dentro del cuerpo, no es algo separado de él.

Es una parte fundamental y no lo priorizamos, señala Llamazares. Pensamos en la alimentación o en el ejercicio físico, pero no damos la debida atención al cerebro, aunque sea el que cuida de nuestro día a día.

Sentir insatisfacción o sufrimiento en la vida es algo que repercute en todo el cuerpo. No nos damos cuenta de que debemos cambiar los pensamientos repetitivos ligados a las emociones que nos desgastan.

La salud mental también es física.

¿Cómo nos afectan los filtros que crea nuestra mente?

Para entender mejor el funcionamiento de la mente, pensemos en los traumas de una infancia infeliz. El autor utiliza a modo de ejemplo cuando a un niño en su casa se le ridiculiza por hacer algo mal y se le provoca un estrés. Como consecuencia cuando sea mayor, ese niño puede tener problemas para hablar en público.

Todas las personas viven diferentes situaciones en la vida. Esta experiencia se va añadiendo a su mentalidad según va pasando el tiempo.

Una mentalidad tóxica es muy diferente de una mentalidad saludable. Si la primera absorbe todo lo que es malo, la otra puede convertir los sufrimientos en habilidades positivas.

La salud física actúa de una manera semejante. Y cortar de raíz los problemas es fundamental para que cuides de tu salud mental.

Cuando la mente no funciona bien, pensamos que nunca tendremos paz, o como se dice comúnmente, “una buena vida”.

Deseamos una vida feliz. Necesitamos, podemos y merecemos tenerla. Para cada uno de nosotros esta expresión tiene un significado distinto. Según Llamazares el elemento común es que la salud es uno de los cimientos de la felicidad.

No consiste sólo en la ausencia de enfermedades, sino en disfrutar de un verdadero bienestar. Este está compuesto por la tranquilidad mental y la paz interior, que es un estado bioquímico concreto del cuerpo que tú mismo puedes crear.

Los neurotransmisores y hormonas te ayudan a dirigir una orquesta que toca la música de una buena vida mental.

Los cuatro pilares del cambio

Cuando las cosas no fluyen bien con tu mente, debes cambiar, ¿no?

Para esto necesitas trabajar cuatro factores imprescindibles para generar este cambio: el objetivo, la estrategia, el esfuerzo y el mapa mental.

Llamazares explica que tu objetivo debe estar claro. Necesitas saber qué necesitas para disfrutar de una buena vida.

Las preguntas ¿qué quieres conseguir?, ¿qué es lo que piensas?, ¿qué vas a tolerar en un futuro? y ¿cómo quieres vivir en tus próximos años? deben estar claras en tu mente para que no te hagan perder en tu camino.

Mientras que descubrir cómo puedes lograr tu objetivo es la mejor definición de tu estrategia.

Después de marcar tu objetivo, necesitas incorporar algo nuevo si deseas lograr mejores resultados. Define los pasos a seguir para conseguir tu estrategia en el tiempo deseado.

En tanto que la acción te permite hacer cosas que antes no hacías. Es un cambio en el camino hacia la solución de tus problemas.

Sólo con el esfuerzo podrás hacer aquello que quieres pero que no te atreves a hacer. Necesitas aceptar que no conseguirás hacer todo lo que quieres, pero inténtalo con todas tus fuerzas y estate atento a tus resultados.

Por último, el mapa mental se trata de conocer la manera en que tu mente trabaja. Si no comprendes cómo es el tuyo, no podrás conocerte lo suficiente para saber si el camino que recorres es el adecuado.

Cultiva tus jardines mentales

Tus pensamientos generan una realidad en tu cuerpo. Para que lo entiendas mejor podemos comparar un jardín con tu mente.

Si un jardín necesita ser cultivado de manera cuidadosa -explica Llamazares-, lo mismo sucede con tu mentalidad. Riega tus pensamientos positivos para que crezcan y dominen tu cabeza.

¿Qué es tener una mentalidad saludable?

¿Recuerdas aquella famosa frase: “Mens sana in corpore sano”? Ya a finales del siglo I, se sabía que, para tener un cuerpo sano, es necesario tener una mente sana.

La mente está en el cuerpo, pero no es suficiente cuidar solo de la parte física con ejercicios intensos y una alimentación equilibrada. También debemos cuidar de una buena salud mental, sino esta tendrá problema con el cuerpo.

El autor añade que la mentalidad saludable nos lleva a confiar en nosotros mismos y saber que los problemas se resolverán de una manera u otra. Tener una mente sana es una decisión que depende de ti, cuidándote todos los días.

La salud mental no se consigue con tratamientos médicos que solucionarán los problemas como si fueran cosa de magia, sino que requiere de un gran esfuerzo.

Nadie te enseñó, pero puedes aprender.

La mejor manera para cultivar una buena mentalidad es algo que no se aprende en las escuelas. ¿Cuántas veces en tu infancia has oído a parientes o a personas mayores hablar sobre la salud mental?

Aunque en tus primeros años de vida no tuviste el debido aprendizaje acerca de la salud mental, puedes aprender de adulto.

Más allá de tu mente consciente

Llamazares hace hincapié en que si quieres tomar una decisión, necesitas tener la mejor información. Es fundamental para seguir adelante conocer el poder revelador de los accidentes, traumas, terapias y procesos que te proporciona un coaching sobre la manera en cómo tu mente funciona.

Las informaciones conscientes son limitadas, pues los datos que manejamos no son los únicos que están dentro de nuestras cabezas.

Toda la información que tengas en tu mente te conducirá a tomar las mejores decisiones, aunque no te des cuenta en el exacto momento de actuar.

Durante la infancia los niños son como esponjas, absorben todo lo que está cerca. En la vida adulta esto no es tan diferente.

Los cimientos que se desarrollan en la mente desde la infancia son:

  • Sentir que eres capaz de todo lo que te propongas.
  • Creer que mereces todo lo bueno que te traiga la vida.
  • Tener la certeza de que siendo como realmente eres puedes vivir con tranquilidad y seguridad.
  • Saber que, aunque te equivoques o fracases, no pierdes ningún valor porque no hay fallos en tu “ser”, sólo en tu “hacer”.

Piensa en todas las veces en que oíste estas cosas. Ellas te han formado con una mentalidad que no corresponde, de facto, con la realidad.

¿Qué son las creencias? ¿Por qué son tan importantes?

Para mantener una mentalidad saludable, debes saber cuáles son tus creencias, especialmente las más limitantes. Llamazares sostiene que descubrirlas y sustituirlas por nuevas creencias potenciadoras te permitirá alcanzar una vida mejor, una vida de bienestar.

Las creencias son ideas que consideras verdad. Ellas te guían a la hora de vivir la vida. Es importante hacer un filtro para interpretar todo lo que vives y reaccionar ante ello.

Es una herramienta que usas todos los días de manera inconsciente. Frente a las más diferentes situaciones, actuarás de la misma manera siguiendo tus creencias.

Si las identificas como parte de tu personalidad, tendrás más facilidad para cambiarlas y mejorar de vida.

Siguiendo por la línea de las creencias, el autor cuenta que son pensamientos que asumimos como verdaderos. En ellas basamos nuestras decisiones, además de que forman parte de nuestra mente y son inconscientes.

Nos hacen sentir cosas como miedo, rabia o alegría. Crean nuestras emociones, que son las sensaciones del cuerpo y que son analizadas en cada situación.

Muchas veces no sabemos cómo identificarlas porque nuestros cinco sentidos no las captan.

Son algo interno e invisible, que está dentro de nosotros y que por lo tanto no podemos enseñárselas a nadie. Sentimos tanto las emociones intensas como las más pequeñas.

Están ahí contigo y es imposible huir de todas las emociones.

Aunque nos puede visitar un día u otro, no podemos ver sólo el lado negativo de las cosas. La negatividad no es una buena compañera de viaje en la jornada de la vida. 

Puedes estar seguro de que no es bueno cultivar creencias que nos arrastran al sufrimiento y nos impiden que seamos felices.

Comprender nuestras creencias nos permite ver cuáles son los malos hábitos que no debemos tener. Esto nos servirá para mejorarlos y seguir la vida con más alegría y positividad.

Tu cuerpo siente tus decisiones

La mente forma parte de nuestro cuerpo y este siente todas las decisiones que tomamos.

Existe una relación de causa-efecto en cada actitud tomada en todas las áreas de la vida. Aunque el miedo intente paralizarnos, tenemos que actuar.

La relación cuerpo-mente está sujeta a todo lo que hacemos. La salud de ambos se ve afectada por cada una de las decisiones. Por ejemplo, seguro que alguna vez has sentido algún dolor en tu cuerpo en momentos de crisis financiera, o cuando estuviste preocupado por la salud de algún ser querido.

Es una señal de la conexión cuerpo-mente, en la que se ve la influencia de la segunda sobre la primera, lo que muestra que en realidad esta conexión es una sola cosa.

Si alguna vez has sido responsable de que tus acciones hayan provocado un problema o una situación negativa, no te preocupes, no eres el único del planeta al que le ha pasado esto.

Pero debes tener en cuenta que eres responsable por lo que haces, no culpable. A veces, aunque intentamos dar lo mejor de nosotros mismos las cosas no salen como nos gustarían.

Si fuiste responsable de elegir la vida que quieres vivir, no significa que eres culpable si tus elecciones tienen consecuencias negativas. Es importante diferenciar estas dos ideas.

Tus emociones crearon tu personalidad

Si todas tus actitudes y acciones determinan tus emociones, conscientes o no, el conjunto de estas emociones forma tu personalidad.

De una manera que es difícil de entender, comenta el autor. El conjunto de emociones determina que seas alguien tímido o alguien al que le gusta hablar en público.

Todos los aspectos de tu vida van construyendo tu personalidad, cada día de tu pasado te puede hacer una persona mejor o peor de acuerdo con lo que has vivido. No existe una manera de huir de cada momento vivido.

Intenta comprender mejor tus emociones para tener un mayor conocimiento de cómo es tu personalidad real.

Notas finales

En los últimos años, la población está buscando un mayor conocimiento sobre la salud mental. Podríamos tener menos problemas psicológicos si, desde la niñez, nos enseñaran la gran importancia de que nuestra mente forme parte de nuestro cuerpo, ya que ambos están directamente conectados.

En “Mente, ¡déjame vivir!”, Eduardo Llamazares pone de manifiesto la necesidad de que nuestra sociedad se preocupe con la salud mental de igual modo que lo hace con la salud del cuerpo, a través de ejercicios u otras maneras que nos permitan estar equilibrados.

La frase de que con mente sana tendremos un cuerpo sano gana mayores proporciones y nos hace ver que falta una mayor atención a lo que está dentro de nuestras cabezas.

Este libro nos proporciona enseñanzas fundamentales, mayores que muchas de las que tuvimos en la escuela tradicional.

Consejo de 12min

Si quieres disfrutar mejor de tu autoconocimiento, lee “El artesano de la felicidad: tú sabes cómo ser feliz aquí y ahora”, de Raúl Robles. Te servirá para complementar tu aprendizaje sobre quién eres y a dónde deseas llegar.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

El joven Eduardo Llamazares se describe como “una persona muy mental y, a la vez, muy sensible”. Las circunstancias de la vida hicieron que tuviera hiperactividad mental unos años atrás. Una vez que superó el pr... (Lea mas)