Meditaciones por Marco Aurelio Resumen - Marco Aurélio

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

595 lecturas ·  4.2 calificación promedio ·  44 calificaciones

Meditaciones por Marco Aurelio

Meditaciones por Marco Aurelio Resumen
Historia & Filosofia

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Meditations

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 048629823X, 978-0486298238

También disponible en audiobook

Resumen

Todas las cosas son planeadas y el Universo tiene un orden bien definido

Existieron diversas escuelas filosóficas durante la antigüedad, cubriendo innumerables asuntos diferentes, desde la naturaleza hasta las reacciones humanas. Sin embargo, un aspecto central de esas enseñanzas filosóficas antiguas que pasan por diversos tópicos es el concepto de “Logos”.

Esta palabra, que puede ser traducida como ‘razón’, fue aplicada por filósofos famosos como Heráclito y Aristóteles, y también tenía importancia central para el autor Marco Aurelio. Su visión era la de que el Logos puede ser visto en cualquier lugar; él compone la tierra, los árboles y hasta a los seres humanos. Sin embargo, el Logos no solo le da forma a todo, también le da orden a todo.

Para los seres humanos, eso significa que el Logos determina cuál es la posición de las personas en la sociedad, y cómo estas personas deben ser respetadas. Entonces, es el Logos el que decreta que los esclavos deben ser tratados como tal, y que los emperadores deben ser tratados de forma diferente.

Él, la existencia inmutable de la vida y el plan fundamental para todos los eventos engloban el mundo entero. Y, por lo tanto, constituye la manera ideal de ordenarlo. En realidad, el Logos está trabajando perpetuamente para mover el universo en la mejor dirección posible. Entonces, incluso cuando el autor pasó por periodos difíciles de su vida, mantuvo su fe en que era parte de un gran plan del Logos, ya que todo lo que sucede es lo correcto y que nadie debería desear cambios. Por lo tanto, incluso cuando la mayoría de sus familiares murió y las rebeliones desafiaron  su imperio, Aurelio se mantuvo firme en su creencia de que todo era planeado.

Cada ser humano tiene un propósito en el Universo

A pesar de ser el emperador de Roma, Marco se preocupaba en entender quién era él y su propósito en el mundo. Él luchaba para cumplir su papel político ya que ese cargo entraba en conflicto con la vida filosófica que quería tener. Y también entendía que su destino no era ser un filósofo de tiempo completo, y que necesitaba cumplir su propósito en el mundo.

Él hacía un ejercicio filosófico de intentar definir quién era. Pero no hacía énfasis en su posición; él le daba el mismo valor a su ciudadanía y a su profesión. Era una persona común, que intentaba hacer lo correcto en su vida hasta el día de su muerte. El líder de uno de los imperios más poderosos de la tierra insistía en tener una identidad humana genérica, para mantener la armonía entre su papel como ciudadano del mundo y su cargo de emperador.

Marco veía al ser humano como una criatura social que necesitaba participar de una comunidad y del universo si es que quiere cumplir su papel designado. Tratar de luchar con el destino o separarse de los demás, es negar su humanidad. La negación de la naturaleza racional para él era un pecado contra los dioses y contra su propio yo.

La muerte es una función necesaria de la naturaleza

Antiguamente, la muerte era un hecho constante en la vida - las tasas de mortalidad infantil eran muy altas y el promedio de la expectativa de vida era muy bajo. Y como diversas cosas desagradables de la vida, la muerte era vista por Marco como una preocupación práctica: es parte de la naturaleza humana. Sin la muerte, los seres humanos no podrían contribuir devolviendo sus elementos básicos a la sustancia del universo, y el Logos no podría renovarse.

Por lo tanto, la muerte solo llega exactamente cuando el Logos necesita que llegue. A fin de cuentas, como el Logos tiene un plan mayor, no tiene sentido tener miedo de las millones de cosas que podrían matarte. Entonces, si el autor estaba destinado a morir de cáncer después de viejo, o en una guerra, no podría hacer nada al respecto. Sería inútil tener miedo de una situación inevitable.

Y además de eso, él sabía que hasta las mejores personas mueren. Entonces, cuando el autor se sintió oprimido por la muerte, como cuando perdió a su esposa, se acordó de que todo el mundo muere eventualmente. Seas un gran emperador, un filósofo, o un valiente gladiador, necesitas aceptar tu mortalidad, y no vivir con miedo de ella. Marco trata de acabar con la imagen asustadora de la muerte como una función necesaria de la naturaleza, como crecer o envejecer.

Marco no es sentimental sobre el valor de la vida humana o sobre las relaciones y experiencias de vida. Él entiende que las mismas cosas suceden en todas las generaciones, y que no debemos darle valor a las cosas frágiles y pasajeras.

La libertad de la mente necesita ser protegida del mundo exterior

Marco Aurelio se preocupaba mucho por  la libertad personal y la independencia. Era un tema que llamaba mucho su atención. Pero él no hablaba de una sociedad democrática en su libro, aquí él habla de cuestiones relacionadas a la libertad de la mente. El autor creía que la verdadera libertad no podría ser alcanzada a menos que te aísles en tu mente y te separes completamente de los deseos y preocupaciones del mundo externo.

Puede parecer no común el hecho de que un emperador se interese por los ideales democráticos como la libertad personal, pero no te engañes: Marco creía en la libertad personal, pero dentro de una jerarquía. La jerarquía natural de las cosas en el universo, reforzando una creencia de que los seres inferiores deben servir y obedecer a los seres de niveles más elevados.

Marco trata de demostrar sus valores, e intenta dejar de lado los deseos y comportamientos terrenales, buscando alcanzar un estado de indiferencia e independencia. Para explicar mejor lo que quiso decir con esto, vamos a pensar en términos actuales: para Marco, no tener el celular o la computadora de moda y no estar conectado todo el tiempo era algo bueno. ¿Cómo te sientes cuando estás sin tus aparatos electrónicos? Probablemente sientes que te falta algo. Y el autor habla exactamente de eso. No podemos ser libres si dependemos de valores efímeros y no de nuestros principios internos.

El objetivo del autor al escribir este libro era definirse un camino de libertad y autosuficiencia. A pesar de ser el emperador de Roma, él estaba luchando con las mismas cuestiones de todos los seres humanos: el deseo de tener una buena reputación, de tener éxito y tranquilidad. Él necesitaba recordar constantemente que esos deseos perturban su mente - su mente solo quiere ser independiente y feliz en su propio mundo. Marco trabajaba duro para proteger su libertad interior contra las preocupaciones terrenales. También parece muy dispuesto a ser humilde y aprender con gente que poseen más sabiduría. Era un buen alumno, y admite que no perderá ningún poder y ni se inmutará si necesita reconocer sus errores sobre cualquier asunto. También creía que podía escoger el cambiar sus caminos y corregir sus errores.

El autor expone que la libertad y la independencia deben estar por encima de todo; los seres humanos fueron creados en la cima de la jerarquía terrenal y son las criaturas más semejantes a los dioses en la tierra. Y si eso es verdad, necesitas aprovechar este privilegio y comportarte de forma apropiada.

A pesar de exponer todo el tiempo la importancia de la libertad, Marco también afirma que no siempre es buena. Los hombres necesitan recordar que existen reglas que deben ser cumplidas si quieren ser libres. Esta es una paradoja importante, pero la persona que sucumbe a su libertad y a los principios de la filosofía, se hace esclava del pecado.

El mal es la oposición al bien

De acuerdo con el autor, el bien es lo correcto, lo que es parte de su naturaleza; y el mal es lo opuesto al bien. Todas las cosas son meramente un subproducto del orden en el universo. Solo verás el mal si juzgas sobre lo que te sucede - y si crees en la filosofía estoica, jamás actuarás así. El mal es la interpretación incorrecta de las cosas que suceden, o la realización de cosas contra tu naturaleza.

El autor cree que una persona que comete un error no es diferente a él. Entiende que todas las personas son esencialmente las mismas en dos puntos: todo el mundo comete pecados o se equivoca en algún momento; y todo el mundo tiene razón. Al aplicar sus principios filosóficos, Marco jamás se pondría nervioso con una persona que se equivoca con él. También sabe que su mente está aislada del mundo exterior, entonces no se siente ofendido por las actitudes de otro ser humano.

El objetivo del autor con su filosofía es observar las cosas como son, para aprender a valorarlas de acuerdo con sus naturalezas. También intenta ver la vida con una mirada desinteresada, sin juzgar nada, manteniendo su mente pura. La percepción de estar equivocado y del mal perturba la mente y le causa infelicidad. El autor trata de separar la mente de las cosas internas para que no juzgue nada como bueno o malo. Y eso lo ayuda a observar las cosas como son, sin sus emociones. También sabe que cada persona tiene una oportunidad de responder a las situaciones con sentido común. Y si eso no sucede, la persona necesita lidiar con eso sola.

El autor cree que, necesitamos aceptar las malas situaciones del mundo como cosas que surgen del todo, y que de alguna manera cumplen el propósito del universo. El autor habla mucho de los errores que cometemos, y la respuesta que debemos tener con eso. Él cree que debemos tener empatía con las personas que se equivocan con nosotros. Necesitas entender la fuente de ignorancia de la otra persona y tratar de remediar la situación. Y como emperador, creía en la rehabilitación, y no en retaliaciones y venganza.

Marco creía también que el dolor puede ser aún peor si el hombre cree que el dolor tiene un motivo - un castigo o un regaño, por ejemplo. Pero para el autor, el dolor en sí no tiene el poder de causar daño. Si la persona logra mantener su dolor en el cuerpo, la mente permanecerá libre y pura. Y finalmente, el mal no existe en esencia. Es lo opuesto al bien, la verdad y la justicia, de todas las cosas que hacen al hombre libre en su mente.

La vida no debe ser desperdiciada con preocupaciones inútiles

Cualquiera puede morir en cualquier momento, sea de un ataque cardíaco, un accidente de automóvil o de vejez. Y como no sabes cuándo te va a llegar la muerte, es importante siempre ser lo mejor que puedas ser.

Perturbarse con las cosas que necesitas hacer solo te quitará el tiempo que podrías gastar viviendo. Nadie debe desperdiciar su vida reclamando sobre la dificultad de la vida. Por ejemplo, aunque al autor no le gustaran los tribunales, siempre fue a ellos con alegría porque creía que no debía gastar un momento de su vida breve reclamando de sus responsabilidades. A fin de cuentas, si el Logos necesitaba que gastase un día en el tribunal, él debería hacerlo y no dejar que otras personas sufrieran con sus reclamos o con un tribunal inútil.

Pero más allá de eso, como nuestro tiempo en la tierra es limitado, es esencial hacer lo más que podamos con él. Por ejemplo, en vez de quedarse en la cama hasta el mediodía, el autor siempre trató de ser más productivo.

Sin embargo, aunque odiase a la gente que desperdiciaba su tiempo con conversaciones inútiles y argumentos superficiales en el tribunal, reconoció que ese era su deber y que debería servir al gran plan del Logos para la vida de él, aunque eso significase dejar que los demás desperdiciasen su tiempo. Y en las ocasiones en que sentía ganas de rendirse, solo necesitaba recordar su papel como un emperador y un participante del Logos.

Una mente en calma y analítica es mejor que una mente dominada por deseos y sentimientos

El autor y la escuela estoica de filosofía, de la cual era un seguidor devoto, valoraban la razón y la percepción lógica del mundo sobre todas las cosas. Por lo tanto, ellos consideraban que una mente calmada y analítica era mejor que una mente dominada por los deseos y los sentimientos.

Este enfoque tiene sentido, ya que el Logos representa principalmente el gobierno a través del orden y la razón. El Logos es un sistema en el cual todo lo que sucede debería suceder, por lo tanto, todo está bien.

Por ejemplo, si tu casa se quema, podrías ver la situación como un desastre porque todas tus pertenencias se perdieron - o podrías ver el acto como algo benéfico ya que podrías recibir el dinero de tu seguro. Básicamente, la esencia de cualquier evento depende de cómo lo percibes.

Entonces, si aceptas la premisa de que el Logos tiene buenos motivos para todo lo que ocurre debes ver este evento de forma más clara y aceptarlo por lo que es: necesario para el bien mayor. Tal vez que tu casa se haya quemado te haga mudar a un barrio nuevo, donde vas a conocer a la persona de la que te enamorarás. O puedes usar el dinero del seguro para hacer un cambio radical en tu vida y realizar un viaje por el mundo.

Sin embargo, es importante tener en mente que las emociones de los seres humanos son una amenaza a la razón. En realidad, ser obcecado con la idea de que no tienes suerte o que tomar decisiones basadas en deseos carnales va a crear tantos problemas en tu mente que no serás capaz de ver el Logos como la verdad que realmente es.

Y es por eso por lo que el autor odiaba ser llevado por sus emociones como la venganza, el odio, la lujuria y la pasión; mantener su mente calmada y moderada fue esencial para que pudiese gobernar con eficacia.

Entonces, siempre que se sentía sobrecargado, él meditaba en Logos y en su papel a largo plazo. Haciendo eso, él lograba recordar su papel en el Universo y encontrar su calma.

El ser humano es completamente responsable por sus decisiones

La Roma antigua estaba llena de peligros, especialmente para un emperador. Constantemente, personas poderosas eran víctimas de torturas, envenenamientos y lesiones en combate, o verían a sus amados ser asesinados por los enemigos. El autor lidió con el dolor causado por todo este sufrimiento al mantener la creencia de que experimentar el dolor físico aún hace parte del bien mayor del Logos. El plan que el Logos tiene para el universo exige que la gente sufra como orden natural de las cosas.

Por lo tanto, si alguien es torturado y lo matan, experimentando un terrible sufrimiento personal en el proceso, eso todavía forma parte del gran plan de las cosas porque eso debería haber sucedido.

En realidad, el autor perdió casi a todos sus 13 hijos durante sus infancias, y su esposa también murió muy joven. Pero recordando que todas las cosas suceden por buenas razones y lógicas, el autor fue capaz de mantenerse calmado durante esa dificultad. A fin de cuentas, como Logos es sensato, cualquier cosa que suceda es un bien necesario, y rechazar ese destino no es natural.

Los seres humanos también son enteramente responsables de las decisiones que toman. Cualquier mal hecho a una persona por una fuente externa, está más allá del control de esa persona, y por lo tanto ese mal no puede perjudicarla.

Como el Logos es parte de todos los seres humanos, la única cosa que la gente puede hacer es aceptar el plan y seguir de frente sin reclamar.

Notas finales

Puedes aprender 3 lecciones con Marco Aurelio: la lógica no siempre tiene sentido, pero todo sucede por un motivo; la vida es demasiado corta para gastar el tiempo reclamando; y el único dolor que vas a sufrir es aquél que tú creas.

Solo tú puedes decidir tu destino y tus actitudes. Entiende tu papel en el mundo ¡y busca cumplirlo! Y no dejes que otras personas interfieran en tu camino; si alguien fuese injusto contigo, no te vengues, ten empatía.

Consejo de 12’

¿Te gustó la lectura? Creemos que te puede gustar el microlibro “En Busca del Sentido”. En esta obra el autor explica cómo podemos lidiar con el sufrimiento ¡y a la vez encontrar un sentido en él!.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Marcus Aurelius Antoninus Augustus (a menudo referido como "el sabio") era el emperador del Imperio romano de 161 a su muerte, en 180. Él fue el último de los Cinco "buenos emperadores", y también es considerado uno de los más importantes estoico filósofos . Sus dos décadas como emperador fueron marcados por la guerra continua próxima. Se enfrentó a una serie de invasiones de tri... (Lea mas)