¡El próximo anõ llegó!

¡Aprovecha el 44% de descuento en 12min Premium!

145 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Los líderes mueren (los movimientos no)

Los líderes mueren (los movimientos no) Resumen
Gestión de personas y liderazgo

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9786078753086

También disponible en audiobook

Resumen

Ser un líder que deje una huella parece algo difícil de hacer. Pero Jaime Lokier enseña a generar movimientos que perduren más allá del tiempo que pasemos dentro de las organizaciones. En este libro, cuenta cómo es posible convertirse en un líder que la gente escucha y sigue, además de qué tipos de sistemas se pueden utilizar con este modelo de liderazgo. ¡Adelante!

Libro I: ADN

El ADN es el ácido ribonucleico que contiene las instrucciones genéticas de todos los organismos vivos. Al mismo tiempo, se encarga de la transmisión hereditaria.

Bueno: Jaime Lokier sostiene que las organizaciones también tienen un ADN. Para él, “es la esencia que le da identidad”.

Esta determina si es pasiva o agresiva, o si es solidaria o arrasadora, solo por nombrar algunos ejemplos.

Podemos apreciar este concepto en las organizaciones juveniles a las que asistió Lokier en su juventud. Parecida a los Boys Scouts, la tnuá centraba su idea en la igualdad, la pluralidad y el sionismo. Esos valores lo definieron como persona.

“Ese es el gran poder que tienen los grupos a los que pertenecemos: marcan nuestra identidad. Por eso los necesitamos. Nuestra identidad nos ubica en este mundo caótico, nos da un camino y, por tanto, nos hace sentir seguros”.

Si quieres lograr eso en tu empresa de mercadeo o en tu organización, debes tener un mensaje que funcione como ADN. Este debe incluir tres ingredientes:

  • Los valores.
  • Los principios.
  • La historia.

El primer ingrediente del ADN: los valores

Los libros de liderazgo hablan siempre acerca de los valores, hasta ya parece aburrido hablar sobre ellos.

Muchos coinciden en que son la base que deben tomar los emprendedores para formar sus empresas. Sin embargo, Lokier se pregunta cuántos de ellos tomarían esos valores para su vida personal.

Ahí radica la diferencia con los movimientos. En ellos, “sus valores y los de los individuos son los mismos, pues son estos los que unen a su gente”.

Eres tú el que debe definirlos. En caso contrario, lo hará alguien más, lo que podría no coincidir con tu visión.

Y “si no piensas definir los valores de tu equipo por tu propio bien, hazlo por el bien de ellos, para que no tengan que obtenerlos en cualquier fuente de dudosa procedencia”.

Hacerlo aumentará las posibilidades de que la gente se apasione con tu misma causa.

El segundo ingrediente del ADN: los principios

Definidos los valores, llega el momento de transformarlos en conceptos prácticos y claros.

Los principios, en este caso, serían “los lineamientos generales acerca de cómo deberíamos comportarnos”.

Esto resulta muy importante, porque son las acciones las que crean cultura en nuestra sociedad.

“He visto cómo el manejo correcto de los principios construye organizaciones sólidas, que trascienden el tiempo”, asegura el autor.

Estos principios deben estar claros desde el inicio, lo que traerá confianza a tus grupos. Lokier lo explica de forma sencilla: “La claridad de los principios genera confianza y la confianza genera unión, ¿qué más puedes pedir?”.

También traerá celeridad, porque “todos avanzamos más rápido cuando sabemos a dónde vamos”.

El tercer ingrediente del ADN: la historia

Las historias tienen una influencia enorme en la mente de los oyentes, pero aún más en sus corazones. Estimulan emociones.

Este último ingrediente permite que las ideas de la organización sean transmitidas.

“Los grandes líderes son grandes comunicadores y los grandes comunicadores son grandes contadores de historias”, añade Lokier.

Se contarán muchas historias, pero la que más importa es la relacionada con el ADN, la que el autor llama “la médula”.

Esta “médula” responde a tres preguntas:

  • ¿A dónde vamos?: es el futuro; es la respuesta más importante en relación con la identidad.
  • ¿De dónde venimos?: es el pasado; tienes que diseñar un pasado atractivo para que los clientes no se duerman.
  • ¿Quiénes somos?: es el presente; es la respuesta menos controlable porque se forma de lo que la gente cuenta acerca de tu pasado y tu futuro.

Libro II: Carácter

“En nuestro papel de líderes, son esas ocasiones difíciles en las que el grupo estará evaluando si realmente somos todo lo que decimos y si vale la pena seguirnos”.

Como dice Lokier, el carácter se forja en las situaciones límites o complicadas.

Si en ese tipo de circunstancias actuamos de forma correcta, de acuerdo con nuestros valores, el resto del equipo se dará cuenta de que somos valientes y, en consecuencia, confiables.

El autor añade que esta consonancia entre lo que promovemos y lo que hacemos hace que el grupo se entregue de lleno a la causa.

“Cuando eres totalmente congruente con el ADN que promulgas, cuando lo defiendes y lo edificas en todo momento, estás logrando que tu gente siga en realidad la esencia del movimiento que creaste, aunque te vea a ti al frente”.

En redes de mercadeo, esto asegura a futuro la parte más difícil de todas: que sigas generando ingresos cuando tú ya no formes parte de la organización.

La mayor responsabilidad de un líder

Las tareas que deben llevar a cabo los líderes incluyen generar planes para cumplir metas, motivar al equipo y resolver conflictos, entre otros.

No obstante, Lokier, con experiencia en empresas multinivel, señala que la función que separa a los líderes del resto es la toma de decisiones.

Esto está lejos de ser sencillo. “Tomar decisiones es difícil, porque implica tomar responsabilidad, pero es en la responsabilidad donde habita el liderazgo”, agrega el autor.

Existe un concepto que ayuda a que la toma de decisiones sea más fácil: la alineación. Solo la tienen los grandes líderes.

Para dar en la tecla a la hora de elegir, hay que estar alineado con el ADN. Es decir, con los valores, los principios y la historia de nuestra organización.

Cuanto más alineadas están tus decisiones, más puedes alinear al resto del equipo. Así, el grupo se apasiona y consigue todos los beneficios mencionados en el capítulo anterior.

Son tantas las decisiones que hay que tomar, que muchas veces nuestro juicio puede entrar en conflictos. Lokier explica que hay que estar atentos a estas situaciones:

  • Cuando la decisión no sea beneficiosa para ti, pero sí para el movimiento.
  • Cuando la decisión afecte a alguien del grupo, pero sea lo mejor para el movimiento.
  • Cuando la decisión no sea beneficiosa para el equipo a corto plazo, pero sí para el movimiento a largo plazo.
  • Cuando la decisión no sea popular y te expongas a la crítica y la desaprobación de la mayoría.

El triángulo de la confianza

En relación con lo anterior, Lokier comenta que debemos cuidar la confianza que ganamos por encima de cualquier cosa.

Si esa confianza se va, también lo hará tu equipo. Tarda mucho en construirse, pero se puede derrumbar por muchos motivos diferentes.

Entonces, la mejor opción es que la confianza se construya sobre la base de tres puntos simultáneos.

El primero es el carácter, que ya vimos. Los otros dos son el conocimiento y la conexión, que hacen de contrapeso con el carácter.

Con tener conocimiento solo no alcanza, necesitas demostrarlo. “Lo realmente importante acerca del conocimiento es que demuestres que lo estás poniendo en práctica y que gracias a ello el equipo cada día está mejor”, dice el autor.

El punto restante pasa por conectar con el resto del equipo. “La conexión permite que todas las partes involucradas en una discusión entiendan que todo lo dicho ha sido buscando el bien común y que nada es personal”.

El apocalipsis de los equipos (y cómo evitarlo)

La alineación, además de validarte como líder y potenciar la entrega del grupo, hace que el mismo grupo sienta cierta devoción hacia ti.

Claro, esto tiene muchos aspectos buenos. Sin embargo, al mismo tiempo, es algo peligroso.

“Dejarte llevar por ese lado oscuro puede destruir al movimiento que te puso en esa posición en primera instancia”, cuenta Lokier.

Citando a Voltaire, “con un gran poder viene una gran responsabilidad”. Esto hay que tenerlo presente si usamos este modelo de liderazgo con cimientos en la alineación.

Por eso, debes estar preparado para la fama y el éxito. Si empiezas con esto cuando ya llegaste a la cima, ya es tarde.

Hay que poner empeño en los siguientes aspectos durante el camino:

  • Trabaja en tu autoestima.
  • Agradece todos los días por tu equipo.
  • Júntate con gente que admires.
  • Reza, medita o haz cualquier otra actividad que ponga tu mente en paz.
  • Toma decisiones visibles.
  • Forma una cúpula de liderazgo.

Libro III: Sistema

Este tercer pilar es muy famoso en las redes de mercadeo, explica Lokier.

El sistema tiene dos ventajas muy grandes: evita que la gente tóxica se acerque a tu organización y hace que los buenos empleados no se quieran ir.

Los líderes destacados saben que va más allá de una metodología de venta y reclutamiento.

“Es el sistema de crecimiento que todos creen, MÁS el de alineación al ADN que nadie imagina y que nosotros venimos nombrando desde el primer capítulo”, agrega el autor.

A continuación, tres subsistemas para alinear a tu equipo y transformarlo en un movimiento que perdure con el paso del tiempo.

Sistema de educación: enseñando el ADN

Aunque resulte obvio optar por esta estrategia, este sistema es el más importante de todos.

Cuando formamos una organización, no podemos pretender que todos sepan actuar dentro de ella de manera innata.

Hay que enseñarles. Deben aprender qué es importante, por qué lo es y cómo se logra, desde el primer día que arriban a nuestra organización.

Esto no pasa solo por transmitir los conocimientos y las habilidades necesarias para hacer el trabajo, sino también por enseñar los valores, los principios y la misión de la empresa. Con estos últimos aspectos se fomenta la pasión.

“El arte de un buen sistema educativo está en hacerlo tan complejo como sea necesario para que abarque los principios más importantes, pero suficientemente simple para que todos lo puedan seguir”, resume Lokier.

Sistema de inmersión: viviendo el ADN

El autor menciona varias herramientas que las empresas multinivel usan para que la gente “viva la cultura a la que queremos que se integren”:

  1. Eventos: sirven para reunir a la comunidad, sin importar el tamaño.
  2. Rituales: se trata de cualquier práctica repetitiva que recuerde y afiance los valores de tu empresa.
  3. Ambientación: el espacio impacta en cómo nos sentimos, así que la calidad y el diseño del ambiente importan.
  4. Mimetismo lingüístico: se trata de utilizar el lenguaje, verbal o no verbal, para que tu movimiento sea recordado.
  5. Transferencia de responsabilidad: debes ayudar a los nuevos socios a hacer sus presentaciones, solo hasta que puedan hacerlo sin ti.

Sistema de reconocimiento: solidificando el ADN

“Festejar lo que la gente hace bien, a lo que llamamos reconocimiento, tiene un gran poder en el aprendizaje”, explica Lokier.

El autor asegura que si la gente tiene cubiertos los gastos mínimos, los mueve más el reconocimiento que el cheque.

Esto tiene un mensaje doble dentro de las empresas. Por un lado, si aplaudimos a quien hace bien las cosas, le damos un refuerzo positivo a su confianza. Y por el otro, damos un claro mensaje al resto: “Tienes que hacerlo mejor”.

Entonces, el reconocimiento es una herramienta muy poderosa para alinear equipos. La causa es que muestra qué es lo que todos deberían estar haciendo.

Notas finales

En “Los líderes mueren (los movimientos no)”, Jaime Lokier aclara que lo que más importa es dejar un legado. Una forma de seguir generando ingresos aun cuando ya no formes parte de tu empresa.

Para eso, explica que toda organización cuenta con un ADN. Este tiene tres ingredientes claves: los valores, los principios y la historia.

Al mismo tiempo, también importa mucho el carácter del líder. La responsabilidad de tomar decisiones, generar confianza y prepararse para recibir el éxito son tres aspectos cruciales en este sentido.

Por último, Lokier habla sobre los sistemas que han utilizado los movimientos más influyentes del mundo: el de educación, el de inmersión y el de reconocimiento.

Consejo de 12min

Si quieres aprender más sobre gestión de personas, ve por “Las 21 leyes irrefutables del liderazgo”. El experto John C. Maxwell revela todos sus secretos luego de 30 años de carrera.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Es reconocido por ser uno de los maestros de liderazgo en habla hispana. Se ganó el mote de “Gurú del Multinivel” por escribir y capacitar a empresas de ese estilo para... (Lea mas)