Lo Mejor de Tu Vida Eres Tú Resumen - María Jesús Alava

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

45 lecturas ·  4.9 calificación promedio ·  9 calificaciones

Lo Mejor de Tu Vida Eres Tú

Lo Mejor de Tu Vida Eres Tú  Resumen
Desarrollo Personal

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Lo Mejor de Tu Vida Eres Tú

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: B07JXZBSH6

Resumen

Creer en nosotros mismos es la clave principal para una vida feliz.

La autora de este libro tras su experiencia con sus pacientes nos trae ideas de cómo mejorar como personas y creer en nosotros mismos, buscando una plenitud que es singular a cada uno.

Para comenzar hay que reforzar la idea de que conseguirás lo mejor de tu vida si crees y confías en ti. Nuestras resistencias son lógicas y necesitamos de sensibilidad e inteligencia emocional. Si no podemos quedarnos prisioneros del pasado, sin vivir el presente y con temor al futuro ¿Cómo empezar? El libro nos presenta un diálogo directo y sincero para que logremos esto.

¡Empecemos el aprendizaje!

Creer en ti es el mayor regalo que podrás hacer en tu vida

Un gran error es creer que nuestra felicidad depende de factores externos. Para empezar, cuándo vas a tomar una decisión ¿Te condiciona la opinión de los otros? ¿Eres una persona segura o insegura?

Escribe sobre ti con tranquilidad ¿En qué momento sentiste que confiar en ti fue clave para superar una situación difícil? ¿Qué piensas que te falta para creer de verdad en ti?

Lo necesario para reforzar la autoestima es querernos más, perdonarnos y ser nuestro mejor amigo. Debemos aprender a aceptar los errores; los errores nos enseñan más que los aciertos si los entendemos, siempre y cuando no provoquen una visión negativa de nuestro valor como personas.

Cómo te ves a ti mismo qué sientes ¿Orgullo o decepción? ¿Quién es más duro contigo mismo, tú o los que te rodean? Piensa en algo de tu forma de ser que valores, que te guste. Escríbelo con todos los detalles: lo que piensas cuando estás bien, lo que sientes, lo que más te emociona. Hazlo con tranquilidad y con sinceridad y verás con claridad los pasos que debes seguir en este estimulante camino hacia la felicidad.

Confiar en ti mismo será la base de tu éxito en la vida y el éxito es singular para cada persona. No nos podemos recriminar por un acontecimiento o hecho poco satisfactorio. No dejemos que los demás nos responsabilicen de sus desgracias o insatisfacciones.

¿Te sientes una persona libre? ¿Consultas a los demás antes de tomar decisiones? ¿En algún momento has renunciado a tu libertad? Confiar en ti mismo te hará una persona libre. De lo contrario, serás una persona manipulable por el entorno y la manipulación es lo contrario a la libertad.

En cualquier edad podemos aprender a querernos

En cualquier edad podemos aprender, el bebé nace inseguro, pero aprende a creer en sí mismo y se lanza con decisión. En los primeros años de vida son los padres, educadores y personas clave las que intervienen en el día a día del bebé. Para ello deben conocer en profundidad su desarrollo y dar al niño lo que necesita en función de sus características, singularidades y circunstancias.

A través de sus compañeras de trabajo, la autora aprendió que no hay reglas universales, pero sí principios básicos, y le pareció que son más necesario que nunca, ya que se dio cuenta de que hoy somos la generación con más conocimiento, entre comillas.

Lo que conviene estimular en la infancia es: la creatividad de los niños, la relación con su entorno, la singularidad de cada niño, nuestro apoyo, pero siempre respetándolo, dejando que sean personas libres con capacidad crítica.

¿Acaso no queremos que los niños de hoy sean adultos libres y competentes en el día de mañana? ¿O existen oscuras intenciones para que las nuevas generaciones crean menos en sí mismas y en consecuencia sean manipulables más fácilmente?

Si logramos que los niños crean en sí mismos estarán en mejores condiciones para afrontar la adolescencia, para que esta sea una etapa de crecimiento y no de conflicto.

Algunos principios básicos para el desarrollo es que permitamos que estén seguros ante las vivencias; destacar la potenciación del sentido crítico; necesitan creer en sí mismos y ganar en seguridad y estabilidad emocional, podemos ayudarlos siempre destacando lo positivo ante los problemas, pero siendo realistas.

En cuanto a los errores más comunes que cometemos es que intentamos ser amigos en lugar de padres; tratamos de acercarnos a ellos siendo buenos; dejamos que ellos manejen los límites; los protegemos en exceso; negamos lo evidente cuando hay un problema; favorecemos el consumismo; educamos en el resentimiento.

En la educación muchas veces olvidamos la inteligencia emocional, la educación tradicional no nos ayuda a profundizar el conocimiento personal.

Aquí, destacamos algunos puntos que podemos tener en cuenta para ayudar a los adolescentes a sentir la estabilidad y la confianza: dar referencias claras y pautas precisas; marcar objetivos realistas ante los problemas que pueden surgir; trabajar por alcanzar objetivos también a largo plazo; ser previsibles y correctos.

Nos gustaría que hicieras algunas reflexiones ¿Recuerdas cuándo eras adolescente? ¿Mostrabas mucha rebeldía? ¿Lo pasaste mal, tuviste alguna situación de crisis importante? ¿Qué enseñanzas o secuelas te dejó la adolescencia?

Hay muchos adultos que siguen presentando muchas conductas de adolescentes. Sin embargo, en cualquier tiempo de la vida somos capaces de provocar cambios, pero tiene que haber fuerza de voluntad.

Podemos usar la experiencia para pensar de forma más objetiva, más realista, más inteligente; no podemos dejarnos llevar por impulsos, automatismos o emociones negativas. Nunca, nunca es tarde para creer en nosotros mismo.

No hay alternativa: o confiamos en nosotros o el sufrimiento será nuestra compañía

Cuando te permites aprender con la experiencia, lo haces sin hundirte. ¡No creemos gigantes en nuestra mente que nos impidan ser y creer en nosotros mismos!

Algunas preguntas que pueden resultarte útiles: ¿Dependes de los que te rodean? ¿Cómo superarás los momentos de inseguridad y falta de confianza? ¿Qué cosas nuevas harás para creer más en ti y no depender de las personas que te rodean?

Si no crees en ti, las circunstancias te podrán asfixiar. En el ámbito de la psicología, numerosas investigaciones demuestran que solo un diez por ciento de nuestra felicidad depende de factores externos.

Nuevamente, un principio clave de la felicidad radica en creer en nosotros, esto nos permite superar circunstancias adversas.

En la trayectoria profesional de la autora, una de las personas más felices que ha encontrado ha sido Diego, quien enfrentó muchas circunstancias adversas en la vida. Diego tenía doce años cuando un accidente le hizo perder la vista. Cuando le preguntaron qué había significado para él el accidente, contestó que había sido una suerte, que le permitió tener oportunidades que sino no hubiese disfrutado.

¿Alguna vez has sentido que determinadas circunstancias te han asfixiado? Hoy, repasando hechos que has vivido, ¿te das cuenta de que algunos acontecimientos que en su momento juzgaste como negativos, sin embargo, a la larga han resultados positivos en tu vida?

No dejes de cultivar la imaginación.

Creen en ti para ser feliz en cualquier área de la vida 

Es muy posible que a estas alturas ya tengamos claro que solo si confiamos en nosotros mismos podemos ser felices en cualquier ámbito de nuestra vida.

Cree en ti y en el amor; pues pocos sentimientos son tan importantes en nuestra vida como el amor, sin embargo, para muchos con el tiempo se transforma en desasosiego, ansiedad y dolor. Es fundamental creer en nosotros mismos o de otra forma sufriremos y haremos sufrir a los que amamos.

Así como creer en el amor, es importante creer en las relaciones sociales; muchas personas no se sienten seguros en sus relaciones íntimas, en sus relaciones afectivas, incluso si se desarrollan bien en el trabajo o en relaciones superficiales.

Las personas que se sienten inseguras en sus relaciones sociales tienen varias opciones; la peor es encerrarse en sí mismas. Nadie debería renunciar a creer en sí mismo, a la posibilidad de ser más sociable, de interactuar mejor con los demás, de aprender con estos intercambios, de vivir, de verdad… plenamente.

Y nuevamente presentamos una serie de preguntas: ¿Te consideras una persona sociable? ¿Qué habilidades o competencias te gustaría desarrollar en tus relaciones sociales? Como nos dijo Albert Einstein: “Dentro de la dificultad yace la oportunidad”.

Después de hablar del amor y de las relaciones sociales, seguimos con el medio familiar. Podemos elegir nuestros amigos, las personas que nos van a acompañar en la vida, pero no nuestros familiares. Hay personas que afirman que preferirían haber nacido en otra familia, pero de hecho, una de las experiencias que más provocan felicidad son las reuniones familiares.

Reflexiona: ¿Sientes que tienes un lugar especial en tu familia? ¿Piensas que tu familia confía en ti? ¿Les has echado a veces la culpa de tus insatisfacciones? ¿Qué estás dispuesto a hacer por tu familia?

Y principalmente: ¿Qué estás dispuesto a hacer para creer más en ti y ser lo mejor de tu vida?

Errores que debes evitar

Hay personas que se sienten orgullosas por hacer lo que les da la gana, que no tienen ningún filtro interno o externo que limite sus impulsos. Hacer lo que nos da la gana en algunas ocasiones es algo muy positivo, pero en este caso la autora nos habla de aquellos que no logran controlar sus estímulos, sus emociones y afirma que esto puede incluso ser peligroso.

Las personas que hacen lo que siempre les da la gana, en verdad, son prisioneras de sus impulsos. Contesta las siguientes preguntas para saber más de ti: ¿Con qué frecuencia haces lo que te da la gana? ¿Qué repercusiones tienen estas acciones en tu vida y en la de quienes te rodean? ¿Tienes alguna meta que conseguir para ser dueño de tu vida?

Margaret Mead nos dice: “nos encontramos constantemente con grandes oportunidades que están brillantemente enmascaradas con problemas irresolubles”.

Otro grande error es vivir en función de la opinión de los demás, eso no nos deja libres, hace que las personas pierdan sus características propias, no nos aporta nada en una discusión y hace que vivamos pendientes de lo que el otro piensa, de lo que opina…, y al final se convierte en una pesada carga.

Existe una etapa cuando somos niños y adolescentes durante la que dependemos de los demás, pero es un problema cuando mantenemos este comportamiento cuando somos adultos. A lo largo del viaje de la vida para querernos tenemos que ser nuestra mejor compañía y tú ¿Has buscado a lo largo de tu vida, con frecuencia, la aprobación de los demás? ¿Cuál es la persona más importante de tu vida?

Creer en nosotros, ser lo mejor de nuestra vida, implica defender y vivir conforme a nuestras esencias, nuestros valores y nuestra ética.

Otro error común es pensar que solo el éxito te dará credibilidad; el éxito es algo sobrevalorado en nuestra sociedad. Por otra parte, es muy raro que el éxito signifique lo mismo para dos personas. El éxito verdadero es sentirnos bien, creer y confiar en nosotros mismos; aceptarnos, querernos y gustarnos como somos. El problema está en las personas que no creen en sí mismas y piensan que el éxito les dará credibilidad.

Lo importante es que avancemos en nuestro propio éxito personal. Con este propósito debes preguntarte: ¿Qué es el éxito para ti? ¿Hay un éxito social y un éxito personal? ¿Sientes que has tenido éxito en tu vida? ¿Crees que los demás te ven como una persona de éxito? ¿Qué es lo que más valoras de ti? ¿Qué próximos pasos darás para esforzarte en alcanzar el éxito?

Es muy común, también, confundir impulsividad con confianza. La impulsividad es lo contrario de la reflexión, del control emocional, de la paciencia y de la interiorización del aprendizaje.

Para reflexionar sobre esto, responde a estas preguntas: ¿Confundes a veces rapidez con impulsividad? ¿Tienes o te falta control de tus emociones? ¿Hay algún área de tu vida donde la impulsividad sea tu forma habitual de reaccionar? ¿De qué conducta impulsiva te has arrepentido más? ¿Te consideras una persona con confianza en ti mismo?

Uno de los errores comunes es actuar como si los demás no tuvieran nada que enseñarte. En otras ocasiones, dejamos que personas que no nos aportan nada estén en nuestras vidas; es importante que no respondamos con afectividad a la insensibilidad y falta de objetividad de algunas personas.

Y tú ¿Crees que los demás pueden enseñarte muchas cosas? ¿Qué dejaste de aprender cuando dejaste de escuchar o reflexionar sobre lo que te decían?

Como Gerd Gigerenzer sentenció: “El conocimiento es un antídoto para el miedo”.

Reglas de oro que debes seguir

Cree en ti cuando tengas una meta importante en la vida; nuestra mente y nuestras emociones tratan de formar el mejor equipo para trabajar juntos y lograr el objetivo final. No es que vayamos a lograr metas imposibles, pero lograremos los objetivos que resulten factibles.

La segunda regla de oro es que nuestra autoconfianza facilita el rescate de un ser querido, incluso cuando parece que las cosas no dependen de nosotros, es mucho lo que podemos hacer y mucho lo que podemos conseguir.

En momentos de dudas, reflexiona, aplica tus aprendizajes e ilusiónate de nuevo. Confía en ti mismo, especialmente en los momentos de duda, esta es otra regla a seguir.

¡Dudar no es una debilidad! En muchas ocasiones es un estímulo intelectual que, bien gestionado, puede llevarnos a la verdad. El problema surge cuando la duda nos paraliza.

No dejes de responder a los siguientes interrogantes ¿Confías en ti en los momentos de dudas? ¿Qué dudas importantes has superado? ¿Qué estrategia vas a emplear para superar tus dudas?

Creer en ti en las adversidades, cuando las circunstancias te ponen a prueba, es una más de las reglas de oro. A veces, la vida parece ponernos a prueba más allá de lo que pensamos que podemos soportar, en estos casos, las palabras más curativas no vienen del exterior.

Te ayudarán las siguientes preguntas: ¿Cuáles han sido las principales adversidades de tu vida? ¿Qué aprendiste de cada una de ellas? ¿Qué errores no volverías a cometer?

Debes creer en ti mismo aunque pienses que ya no tienes edad para cambiar. Y acuérdate de que hay hechos que son inequívocos y no merece la pena que les demos más vueltas.

¿Qué es lo mejor de ti para afrontar estos cambios? Recordemos que el miedo paraliza y sigamos con confianza en nosotros mismos.

Unas reflexiones finales para creer en ti

Si tú no crees en ti, el cariño y confianza que vienen de otros no te servirá de nada. No te servirá que te admiren, si tú no te admiras.

No dejes tu vida en las manos de los demás, no abdiques de tu libertad, no limites tu inteligencia y no aprisiones tu voluntad. ¿Eres dueño de tus emociones?

Cree profundamente en ti, confía en ti y ten la seguridad de que tú eres y mereces ser lo mejor de tu vida.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

María Jesús Álava Reyes es una psicóloga española que ha dedicado más de 30 años de su vida a la investigación en el ámbito clínico, educativo y del trabajo.... (Lea mas)