Las Tres Rutinas Resumen - Gustavo Vidal

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

55 lecturas ·  4.0 calificación promedio ·  1 calificaciones

Las Tres Rutinas

Las Tres Rutinas Resumen
Productividad y Gestión Del Tiempo

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Las tres rutinas: automatiza tus objetivos en hábitos y rutinas para conseguir lo que te propongas

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 

También disponible en audiobook

Resumen

¿Alguna vez te preguntaste cómo puedes aprovechar mejor tu tiempo? Este microlibro te permite definir tus principales propósitos y crear una estrategia personal para alcanzarlos. Podrás elaborar una rutina diaria adaptada a tus necesidades. Reserva los próximos 12 minutos y verás la diferencia que este método puede hacer en tu vida. ¡Empecemos!

El punto de partida 

Séneca dijo: "No es que tengamos poco tiempo para vivir, es que desperdiciamos gran parte de él".

Hay una pregunta que puede surgir de vez en cuando en nuestra cabeza: ¿qué necesito hacer para tener un día ideal? Esta pregunta tiene muchas respuestas, según la personalidad y objetivos de cada uno y de la etapa de la vida en la que nos encontramos.

El proceso de incorporar la rutina que más se adapta a tu vida es importante para comprender cuándo tenemos realmente un buen día. Todo debe ser adaptado según las preferencias y hábitos de cada persona.

A veces, la gente respeta con exactitud manuales o libros creados por expertos pero no obtiene éxito en sus misiones personales por un sencillo motivo: no han adaptado los consejos a su realidad y personalidad.

El autor descubrió poco a poco las tres rutinas esenciales para el día a día, por lo que es importante entender que se trata de un proceso. Los resultados no surgirán de un día para otro.

Un buen comienzo es hacer una lista de las cosas que debes hacer, basada en las enseñanzas de libros sobre hábitos y desarrollo personal. Aunque intentar que los métodos sean iguales para todas las personas es un error que no debemos cometer.

A pesar de que todos tenemos el mismo tiempo diariamente, la forma de utilizarlo varía de acuerdo con la rutina y posibilidades de cada uno. Muchas veces, el tiempo se nos escapa de nuestras manos sin que nos demos cuenta.

La principal propuesta es tener una vida que siga un método efectivo para conseguir el éxito. Haz primero las cosas prioritarias, siempre.

Vivir de forma planificada es el objetivo principal, aunque no debe existir un plan calculado milímetro a milímetro.

Para que tu vida tenga más éxitos que fracasos, necesitas planificar, recapacitar, pensar, volver a planificar y ver hacia dónde se dirige el rumbo de tu vida. Si piensas que puedes tener éxito sin planificación, gracias a la suerte, no estás en el buen camino.

Los principios

Debes encontrar tu propósito de vida basado en tus principios y valores, aprendiendo como si fueras a vivir para siempre. 

Para empezar con buen pie, sólo planificar no es suficiente. Debes tener una serie de principios alineados con tu plan de vida, como una base sobre la cual puedas construir. Necesitas ser efectivo, además de eficiente.

La vida no es perfecta, pero vale la pena justamente por las imperfecciones que surgen de vez en cuando.

Los principios pueden proceder de una filosofía, religión o tradición. Evolucionan poco a poco y nos hacen crecer. Veamos algunos a continuación.

  • Mentalidad positiva: para que podamos superar los momentos difíciles, necesitamos ser muy optimistas. Ser lo suficientemente positivo para superar los baches que nos pone la vida ante nosotros es importante, pues todo es pasajero, hasta los malos momentos. La mentalidad positiva permite que estés motivado todo el tiempo.
  • Centrarse en las prioridades: busca todo lo que es verdadero y quieres para tu vida. Debes estudiar con detalle todo lo que es prioritario para ti. Todo lo que necesitas es estudiar para saber cuáles son los verdaderos objetivos que pueden ayudarte a cambiar tu vida.
  • Saber dar y recibir: lo ideal es saber dar sin esperar nada a cambio, para no terminar sintiéndote frustrado. La vida será más equilibrada y tranquila cuando no tengas intereses ocultos en tus actitudes ante los demás.
  • Todo está en tu cabeza: la mayoría de los obstáculos no son reales, son sólo creaciones de tu mente. Por eso, si comprendemos que ella es la responsable de nuestras creencias, podemos repensar la manera como actuamos frente a todo lo que nos ocurre. Reflexiona sobre tu forma de pensar, mira los problemas de otra manera y verás mejores resultados en tu vida.
  • Vivir el presente: el pasado no cambia y no tiene sentido anclarse a él. De igual modo, no debes preocuparte excesivamente por el futuro. Lo máximo que debes hacer es planificar lo que viene y aprender de lo que ya pasó. Si no haces nada en el presente, todas las preocupaciones no tendrán sentido. Vive el ahora.
  • Escribir valores y objetivos: de esta manera, podrás revisarlos con frecuencia y evitarás olvidarlos. También podrás replanteártelos cuando sea necesario. Aumentará tu facilidad para cambiar o adaptarte a tus hábitos. Verás como le das más sentido a tu vida.
  • Formarse constantemente: busca las mejores herramientas que te ayuden a alcanzar tus objetivos. Antes de trabajar en vano, estudia todo lo que necesitas saber para poder obtener el éxito. Saber el rumbo que debes seguir y corregirlo cuando estés equivocado te permitirá mejorar, pero para ello necesitas conocer el camino, la meta y de qué manera la conseguirás.
  • La "virtud" de fluir: debemos comprender la tranquilidad que se necesita para poder soportar tanto los buenos como los malos momentos que tendremos en la vida. Para aprovechar una virtud, debes sentirte bien con tu situación actual, y esto sólo ocurre cuando disfrutamos la vida con tranquilidad. ¿Estás fluyendo de una manera saludable o necesitas realizar cambios?
  • Trabajar duro y con efectividad: elegir en qué vas a trabajar es tan importante como trabajar duro. Para que seamos activos, necesitamos planificar, leer y mejorar mucho cada día. Pregúntate a ti mismo si estás haciendo todo lo posible para mejorar tu futuro. Si la respuesta es negativa, la solución es trabajar más duro y con efectividad.
  • Establecer hábitos: el acto de mejorar cada día exige la creación de hábitos, que no son más que la repetición de una serie de actividades. Los hábitos deben ser fuertes y estar relacionados de forma que se apoyen  unos a otros, así obtendrás buenos resultados. 
  • Conectarse con la gente: los seres humanos somos la única especia de la tierra que puede organizarse y conectarse con otras personas a través de muchas herramientas. No podrás alcanzar al éxito totalmente sólo. Necesitarás, en algún momento, la ayuda o consejo de los demás.
  • Crear cosas nuevas: aunque sean cosas pequeñas, con poca repercusión, sólo en pequeños ambientes, la creación nos proporciona una satisfacción gigante.
  • Cuidar el propio cuerpo: si quieres una vida más plena, mantenerte sano es fundamental. Sin ello, jamás serás 100% feliz.
  • Ser libre: la libertad es una búsqueda constante que tenemos a lo largo de nuestra vida. Recuerda siempre que tus derechos acaban donde empiezan los de los demás. Mantener este principio te ayudará a convivir con otras personas, pues la libertad nunca será total, siempre dependemos en algún momento de alguien.
  • Meditar en silencio: aquí tenemos una técnica presente en diversas tradiciones. Para vivir el principio de fluir, evita las preocupaciones y concéntrate en las cosas que más te importan en cada momento. Para avanzar en tu vida, es necesario que en algunos momentos te detengas y te escuches. Estar sólo contigo mismo, sin pensar en nada, te dará una nueva perspectiva que te servirá para los días futuros.
  • Visualizar objetivos: para que tu mente pueda interiorizar tus objetivos, es importante que pienses frecuentemente en ellos, de manera que estén fijos dentro de ti. Así, tendrás más facilidad para comprender lo que forma parte de tu vida como una realidad y no sólo como un sueño. Si es necesario, escribe tus objetivos en un papel. Intenta analizarlos de manera concreta y tendrás más facilidad para visualizarlos.

Las tres rutinas

Luego de investigar varias técnicas de productividad y gestión del tiempo, Gustavo Vidal llegó a la conclusión de que todos necesitamos aplicar no una sino tres rutinas en nuestro día a día. Veamos cada una en detalle.

La rutina del descanso

Aunque no lo parezca, ésta es la más importante. Es la que te da la energía suficiente para soportar las otras dos rutinas. Además, te ayuda a tener fuerzas para las batallas del día a día y te permite enfrentarte a los desafíos con una mejor actitud.

Si duermes poco y mal, debes mejorar estos aspectos. La rutina del descanso te hará mejorar tus sueños, poniendo consciencia en los momentos que dedicas a la recarga de energía para volver al combate de todos los días.

El progreso necesita de descanso, y tú debes saber valorarlo al máximo.

La rutina matutina

Aunque hayas pasado una mala noche, es vital que te levantes con energía y relajado.

Una pequeña meditación de 2 o 3 minutos al comienzo del día puede que sea una buena solución. Este segundo paso es fundamental para obtener mejores resultados durante el día.

Ejercicios matinales o una ducha pueden proporcionarte la energía suficiente para empezar el día. Un desayuno consistente también mejorará tu manera de ver las próximas horas que vas a vivir.

Tus rutinas pueden mejorar y cambiar día a día, pero la más importante consiste en levantarte con una actitud positiva.

La rutina del trabajo diario 

Es la que realizas durante las horas productivas. Muchas cosas cambian dependiendo del trabajo que tenemos. A veces, las obligaciones nos llevan a reinterpretar la manera de encarar los días.

Algunas actitudes pueden mejorar, aumentar o disminuir la motivación dentro de tu trabajo. Presta atención a los siguientes consejos para mejorar tu rutina productiva:

  • Meditación: dedica de 5 a 10 minutos en los momentos que tengas disponibles.
  • Yoga: puedes usar videos de YouTube, es fácil y accesible.
  • Ejercicio: la realización de 10 a 20 minutos de actividad física puede ayudarte a ver mejores resultados en tu vida laboral.
  • Visualización: debes visualizar mediante un collage lo que quieres conseguir.
  • Lectura: haz una lista de los libros que quieres leer y que te ayudarán a mejorar tu desempeño profesional, en orden de prioridad.
  • Días libres: intenta que los días de descanso no sean más de dos días seguidos para poder mantener una rutina. Eso sí, aprovéchalos lo máximo posible.

Siguiendo esta rutina y llevando a cabo estas actividades, alcanzarás los resultados en tu trabajo antes de lo que imaginas.

Notas finales

Alcanzar tus objetivos puede ser más fácil de lo que piensas si comprendes la importancia de seguir algunos pasos y rutinas diarias.

Gustavo Vidal nos presenta “Las tres rutinas” de manera sencilla e incluso nos brinda una pequeña introducción para enseñarnos cómo comprender y sistematizar todas las cosas que deseamos ver cumplidas en el futuro. 

La gran mayoría de las personas que no alcanzan sus éxitos personales no comprenden la necesidad de una rutina específica para que los sueños se hagan realidad. El hábito, el método y la rutina son fundamentales para quien pretende llegar a un destino final en lugar de sólo caminar.

Crea tu propia rutina de acuerdo con tu personalidad y tus ideas y verás cómo alcanzas el éxito en tu vida.

Consejo de 12min

Con el microlibro "Metas efectivas", de Sandra Mateus, podrás aprender más sobre cómo poner en práctica tus objetivos y sueños.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario: