La vida de Gabriel García Márquez Reseña crítica
×

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

QUERO APROBAR 🤙
70% OFF

Operación Rescate de Metas: 70% OFF en 12min Premium

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

505 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

La vida de Gabriel García Márquez - reseña crítica

La vida de Gabriel García Márquez Reseña crítica Comienza tu prueba gratuita
12min Personalities

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 

Editorial: 12min Originals

Reseña crítica

“El mago”, Melquíades, Gabito o simplemente Gabo es una personalidad que no necesita presentación. El ganador del Premio Nobel de Literatura y creador de novelas mágicas que muestran de una manera fantástica la vida en Latinoamérica, la política, la familia, la muerte y el amor incondicional sigue latiendo en el corazón de miles de personas, al igual que su entrañable Macondo.

La casa en Aracataca

Gabriel García Márquez, hijo de Gabriel Eligio García y Luisa Santiaga Márquez Iguarán, nació un 6 de marzo de 1927 en Aracataca, Colombia. La dificultad económica que vivían sus padres hizo que Gabito, como le decían sus familiares y amigos, pasara sus primeros 10 años con sus abuelos.

El coronel Nicolas Márquez Mejia y Tranquilina Iguarán Cotez aceptaron al niño en su casa de Aracataca. Al hablar de su niñez, el Nobel de Literatura no podía evitar recordar aquel hogar lleno de remembranzas.

En una entrevista con Plinio Apuleyo Mendoza, periodista colombiano, Márquez comentó lo siguiente:

“Mi recuerdo más vivo de la infancia es la casa de Aracataca donde vivía con mis abuelos. Es un sueño recurrente que persiste. Todos los días de mi vida despierto con la impresión, falsa o real, de que he soñado que estoy en esa casa. Que estoy allí, sin edad y sin ningún motivo especial”.

Pero los sueños de Márquez estaban marcados por una zozobra nocturna, como la que le atacaba de niño y que solo se iba cuando veía la luz del sol por las rendijas de su ventana.

Su infancia en la casa de Aracataca fue determinante en su vida literaria. El recuerdo de los abuelos, las tías y demás familiares que allí hacían vida quedaron latentes en obras como “Cien años de soledad”.

Su abuelo, el coronel, fue el hombre más importante para el pequeño Gabo. Era un respetado veterano liberal de la Guerra de los Mil Días, y de los pocos que se negaban a callar sobre las Masacres de las bananeras en Colombia.

Este hombre le hablaba al pequeño Gabo sobre la patria, sobre Bolívar, y sobre un sinfín de cosas más, que el niño digería fascinado. Gabriel García Márquez, desde niño, fue muy tímido y un oyente extraordinario.

La figura de su abuelo quedaría retratada en uno de los personajes más emblemáticos de Márquez: el coronel Aureliano Buendía.

Los paralelismos de su vida infantil con la obra que lo hizo merecedor del Nobel no solo se ilustra con su abuelo. Tranquilina, su abuela, era la imagen viva de la matriarca Úrsula Iguarán. Una tía, su tía Mama, tejió su mortaja, al igual que Amaranta Buendía cuando sintió que la muerte se acercaba.

Cada respiro de vida que Márquez daba, a pesar de su corta edad, iba construyendo de forma mágica las historias inmemorables de Macondo.

De columnista a periodista estrella

Con la muerte de su abuelo, cuando Gabo apenas tenía ocho años, y la ceguera de su abuela, el futuro escritor del Boom hispanoamericano tuvo que mudarse con sus padres a la población de Sucre.

Fue educado en un internado de Barranquilla, donde destacó como escritor de poemas humorísticos y dibujante de tiras cómicas. Su timidez, a veces confundida con seriedad, aunada a su poca habilidad atlética, le ganó el apodo de “El viejo”.

Sin embargo, sorpresivamente, cuando fue enviado a Bogotá a estudiar bachillerato, Márquez destacó en varias disciplinas, tanto que fue nombrado el capitán del equipo en tres deportes: fútbol, béisbol y atletismo.

En sus años de liceo, Márquez conoció, en un baile de estudiantes, a una chica de la cual quedó enamorado completamente. Era Mercedes Barcha, hija de un boticario, y quien sería la esposa para toda la vida del escritor.

La historia de amor entre Mercedes y Gabo no está clara. Múltiples veces bromeaban con que Márquez le había propuesto matrimonio a los 13 años. Otras fuentes aseguran que el adolescente visitaba a su enamorada en la botiquería de su padre, pero que era incapaz de dirigirle la palabra.

De lo que hay certeza, gracias a una entrevista que concedió Mercedes, es que una tía de ella los alcahueteaba y buscaba, bajo cualquier medio, la manera de reunirlos por cualquier ocasión.

La historia que contó Mercedes es similar a las primeras etapas del amor entre Florentino Ariza y Fermina Daza en una de las novelas más elogiadas de Márquez: “El amor en los tiempos de cólera”. Esto no es para extrañarse si consideramos que la dedicatoria reza: “Para Mercedes, por supuesto”.

Luego de graduarse del bachillerato y entrar a estudiar Derecho en la Universidad Nacional de Colombia, se dedicó a leer literatura universal. Obras como “La metamorfosis” de Franz Kafka le dejaron al joven Gabo una impresión tal que le hizo querer ser escritor de historias donde la realidad se fusionara con la fantasía.

En 1948, cuando Márquez estudiaba en la universidad, ocurrió el Bogotazo, unos fuertes disturbios a causa del magnicidio del líder popular Jorge Eliécer Gaitán. La universidad cerró y la pensión donde se quedaba Márquez fue incendiada. Tales eventos lo obligaron a desplazarse hasta Cartagena.

Por cosas del destino, Márquez se encontraría en las calles de Cartagena con el Doctor Manuel Zapata Olivella, a quien había conocido anteriormente en Bogotá. Zapata le conseguiría a Gabo su primer trabajo como aprendiz de periodista en “El Universal”.

Este sería el inicio de una larga carrera como periodista estrella para Márquez. Aunque comenzaría redactando noticias y pequeñas columnas, el talento con las letras que aquel hombre poseía era incapaz de pasar desapercibido.

Hambre en París: La bohéme

Trabajando para el diario “El Espectador”, Márquez había alcanzado una posición de periodista respetado. Sus trabajos no eran tibios. El periódico comenzó a recibir amenazas y el peligro para el escritor se intensificó de tal manera que decidieron enviarlo al exilio a Europa, o como dijeron en ese entonces, a cubrir una pauta.

Los 12 años de exilio en Europa le servirían a Márquez para expandir su mente y creatividad periodística, pero también le trajeron eventos desafortunados e inmensamente tristes.

Luego de aterrizar en Ginebra, Márquez viajó a Venecia y Roma, cuya cultura y ambiente lo impactó enormemente. Pero, al mismo tiempo, ese cambio de cultura de Latinoamérica al viejo mundo le hizo apreciar más su procedencia.

Luego de una corta estancia en Italia, Gabo se mudaría a Francia, donde viviría hasta 1969. Francia fue un país cuya vida bohemia abrazó a Márquez, y él a esta, pero también donde su situación económica empeoraría considerablemente.

En la capital francesa conocería a Tachia Quintanar, una actriz y poeta española con la que tendría una relación sentimental que duraría apenas un año. Fue durante un periodo en el que Márquez había perdido su empleo y se había dedicado exclusivamente a escribir “El coronel no tiene quien le escriba”.

Tachia comentó a Gerald Martin, autor de una de las biografías más completas de Márquez, que “Gabriel era muy cariñoso; la ternura personificada. Nos lo contábamos todo. Los hombres son muy ingenuos, así que le enseñé un par de cosas sobre las mujeres”.

La poeta española comentó que las cosas que Márquez escribía en “El Coronel no tiene quien le escriba” le recordaban a ellos, a las penurias y a las dolencias. Había días donde Gabo debía pedir un hueso en la carnicería para poder comer el “famoso” estofado de Tachia.

Otro momento duro para la pareja fue cuando Quintanar quedó embarazada, pero dada la situación de ambos, ella tomó la decisión de abortar y Márquez la aceptó. A pesar de esto, en entrevistas posteriores, siempre se mostraba triste cuando el tema de su relación y el aborto salía a relucir.

Tras la ruptura de la relación, Márquez vio la luz al final del túnel cuando la familia de Mercedes se mudó a Barcelona. Aprovechó para viajar a la ciudad española, aunque en esta tampoco sería capaz de trabajar como periodista.

Melquíades el mago

Su estancia en Barcelona sería fundamental, pues allí entabló amistades con intelectuales españoles y sudamericanos, como Carlos Barral y Mario Vargas Llosa, quien en unos años se convertiría en su principal enemigo público.

En Barcelona fue gestándose el Boom de la literatura hispanoamericana que tendría a representantes como Julio Cortázar, el mismo Vargas Llosa, Jorge Luis Borges, Carlos Fuentes, Juan Rulfo, Mario Benedetti y Juan Carlos Onnetti.

En 1958, Márquez volvería a Colombia para casarse con Mercedes en la Iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo. Si la historia de que Gabo le había propuesto matrimonio a los 13 años era cierta, estaba cumpliendo con aquello.

Tuvieron su primer hijo, Rodrigo, un año después. La familia se mudaría a Nueva York, donde Márquez había encontrado un trabajo como corresponsal de Prensa Latina.

Sin embargo, la familia tuvo que mudarse a México por amenazas de muerte contra el escritor. Los reportajes de Márquez, simpatizantes con Fidel Castro, quien había triunfado con su revolución en Cuba, trajeron el odio de miles de disidentes cubanos.

La familia llegó a México con poquísimo dinero, rentaron un departamento y allí comenzó la mente de Márquez a darle forma a su novela más determinante. De esa época, además del nacimiento de su segundo hijo, Gonzalo, se sabe que el escritor no salía de su estudio.

Él tampoco tenía idea de cómo fue Mercedes capaz de mantener la familia a flote, siendo la cabeza del hogar. Aquella mujer, descrita como fuerte y amable, le pidió tiempo extra al casero para pagar los más de 5 meses de renta que debían.

Cuando Márquez finalizó la novela, 18 meses después, decidió mandarla a una editorial en Argentina que estaba interesada en el libro. Enviar el manuscrito, luego de ser pesado en el correo, costaría 83 pesos mexicanos.

La familia en ese entonces solo tenía 45 pesos, por lo que decidieron enviar la mitad del manuscrito. Mercedes, en un acto de fe, vendió todos sus electrodomésticos.

La editorial solo necesitó parte de la novela para saber que era impecable. “Cien años de soledad” se hizo realidad. Su realismo mágico le haría merecedor a Márquez del Premio Nobel en 1982.

El increíble recibimiento de la novela hizo que todos comenzaran a llamar al escritor “Melquíades el mago”, como uno de los personajes principales de su obra.

La inmortalidad

La fama de Márquez creció inmensurablemente; fue considerado como el Cervantes latinoamericano. Sus obras siguientes, “El general en su laberinto” y “El amor en los tiempos del cólera” recibieron el amor de la crítica. Sin embargo, la primera levantó polémica por su carga política.

Sobre su novela “El amor en los tiempos del cólera”, el mismo autor, 15 años después de su publicación, comentó al releerla: “Me sorprendió. Dejé las tripas en ese libro, no sé cómo pude escribir todo eso. La verdad es que me sentí orgulloso”.

Para los críticos especializados, esta es su mejor novela, incluso mejor que “Cien años de soledad”. Thomas Pynchon, el célebre novelista estadounidense, la describió como deslumbrante y desgarradora.

Márquez, Gabo o “El mago” fue un escritor que, con su Macondo condenado a la soledad, y con la muestra de que el amor puede ser eterno, o ser tan fugaz y ardiente como la cólera, logró inmortalizarse en la literatura y en el cariño de sus lectores.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 7 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

Aprende más con 12min

6 millones

De usuarios ya transformaron su crecimiento

4,8 estrellas

Media de calificaciones en la AppStore y Google Play

91%

De los usuarios de 12min mejoraron sus hábitos de lectura

Una pequeña inversión para una oportunidad increíble

Crece exponencialmente con acceso a la valiosa información de más de 2500 microlibros de no ficción.

Hoy

Comienza a disfrutar de la amplia biblioteca que 12min tiene para ofrecer.

Día 5

No te preocupes, te enviaremos un recordatorio de que tu prueba gratis está acabando.

Día 7

Fin del período de prueba.

Disfruta de acceso ilimitado durante 7 días. Utiliza nuestra aplicación y sige invirtiendo en tu desarrollo. O solo cancela antes que pasen los 7 días y no te cobraremos nada.

Comienza tu prueba gratuita

Más de 70.000 calificaciones 5 estrellas

Comienza tu prueba gratuita

Lo que los medios dicen sobre nosotros