La Única Cosa Resumen - Gary Keller

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

941 lecturas ·  4.4 calificación promedio ·  217 calificaciones

La Única Cosa

La Única Cosa Resumen
Productividad y Gestión Del Tiempo

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: The One Thing: The Surprisingly Simple Truth Behind Extraordinary Results

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9781885167774

También disponible en audiobook

Resumen

¿Te has enfocado en diversas cosas y posees incontables objetivos de vida? Los autores de este libro, Gary Keller y Jay Papasan, van a mostrarte que tener muchos objetivos no siempre es la mejor salida para lograr el éxito. El libro “La Única Cosa” nos muestra cómo alcanzar mejores resultados rápidamente, cómo tener menos estrés en tu vida personal y profesional, cómo recargar tus energías y cómo alcanzar tus objetivos de forma exitosa. Para eso, los autores recomiendan que te concentres en “una única cosa”. La única cosa es aquello que quieres más que nada, tu objetivo principal, que te ayudará a conquistar todos tus demás objetivos. Reflexiona sobre lo que es más importante para ti y ¡aprende a identificar tu “única cosa” en este microlibro!

El mito de la productividad

Actualmente, las personas han creído en algunos mitos y mentiras relacionadas a la productividad. El primer mito es que todo tiene la misma importancia. Eso no es verdad. Muchas de las actividades que realizamos no tienen relación con la productividad, porque no tienen tanta importancia como otras actividades. Por ejemplo, si una persona tiene una lista de quehaceres, puede tener un sentimiento mayor de realización cuando completa esa lista. Sin embargo, si la lista está compuesta de cosas banales, completarla no hará a esa persona más productiva.

Ahí está la diferencia entre las personas que realizan cosas y las que no. Mientras las que no realizan hacen todo lo que creen ser importante, las que realizan usan una táctica diferente. Ellas tienen un objetivo específico en frente y un sentido claro de prioridad sobre lo que quieren hacer y sobre dónde quieren estar. Entonces, en vez de tener una larga lista de quehaceres, se enfocan en una pequeña lista de cosas que necesitan ser hechas. Cuando te enfocas en prioridades reales, y trabajas siempre para cumplir un objetivo, logras realizar mucho más.

Por ejemplo, el economista italiano Vilfredo Pareto, en el siglo 19, desarrolló el famoso principio 80/20. De acuerdo con sus cálculos, 80% de las tierras italianas era propiedad de solo el 20% de los italianos. Un famoso ejecutivo de la General Motors en 1930, Joseph Juran, describió este principio como “los pocos vitales y los muy triviales”. La lección más importante sobre este principio es que debes ser capaz de enfocarte en solo una cosa.

De acuerdo con el autor Richard Koch, el principio 80/20 siempre fue una de las guías más importantes en su carrera y fue más allá al implementar la regla de Pareto. Dijo que si tomas el 20% del 20% del 20%, y así sucesivamente, llegas rápidamente al punto más importante. Debemos comenzar con lo que está frente a nosotros y progresivamente cortar cosas que son menos importantes para alcanzar nuestro objetivo, hasta que finalmente alcancemos la cuestión más importante. Y es esa “única cosa” a la que le debemos prestar más atención.

El problema del modo multitarea

El profesor Clifford Nass, en 2009, explicó lo que es trabajar en modo multitarea. Nass hace un estudio con 262 estudiantes, que aparentemente eran capaces de realizar múltiples tareas con facilidad. Sin embargo, cuando su investigación terminó, se espantó con los resultados, que sugerían que el modo multitarea es una manera totalmente ineficiente de hacer las cosas.

Pero ¿por qué el multitarea no funciona como creemos? Existen múltiples explicaciones para eso.

  1. Cuando alguien nos interrumpe en nuestro flujo de trabajo, volver a la velocidad de antes toma mucho tiempo. La cuestión más importante sobre multitareas es que cuando se decide cambiar de tarea, siempre hay pérdidas en términos de eficiencia.
  2. Toda vez que decidimos cambiar de tarea, hay un riesgo de que no seamos capaces de volver a la tarea “original”. Por eso las multitareas siempre aumentan las probabilidades de que te distraigas.
  3. Cuando realizamos más de una tarea, siempre llevaremos más tiempo para terminar. Por tanto, realizar multitareas es una manera ineficiente de terminar las cosas.
  4. Tal vez la falla más importante de las multitareas sea el aumento de las probabilidades de cometer errores, ya que cuando realizamos más de una tarea a la vez, no prestamos mucha atención a lo que realmente importa.
  5. Es un hecho conocido que realizar multitareas aumenta el nivel de estrés. Cuando el nivel de estrés de una persona es muy alto, su eficiencia es reducida.
  6. Además de eso, una persona que realiza multitareas prefiere nuevas informaciones en favor de las viejas, independientemente del valor de esas informaciones.

Muchos problemas pueden surgir para las personas que creen que pueden hacer más de una cosa al mismo tiempo. Ellas no serán capaces de realizar ninguna de las actividades tan bien como podrían ser hechas individualmente, porque los seres humanos son criaturas planeadas para realizar una tarea a la vez.

El poder de la disciplina y del hábito

¿Cómo nuestra disciplina influye sobre nuestro éxito? En muchas sociedades, las personas aprenden que si quieren alcanzar el éxito, necesitan ser disciplinadas. Si alguien no alcanza un cierto grado de éxito, eso sugiere que ella no era lo suficientemente disciplinada. Sin embargo, eso no es enteramente verdad.

En vez de trabajar para ser “disciplinado”, lo que puede significar cosas diferentes para personas diferentes, cada persona debe trabajar para desarrollar ciertos hábitos productivos. Muchos científicos sociales descubrieron que en aproximadamente 60 días una persona puede adquirir un hábito. Además de eso, los autores sugieren que las personas deben construir un hábito a la vez. Las personas exitosas no son aquellas que tienen un excelente desempeño en todas las áreas, sino aquellas que escogen hacer diversas cosas en sus vidas y entonces crean hábitos productivos independientemente de esas actividades. Lógicamente, con el tiempo, a ellas les va bien y se vuelven muy buenas en las actividades que seleccionaron, que están basadas en los hábitos que construyeron.

Además de eso, cuando el hábito se hace parte de la vida de la persona, el hace la actividad asociada a él más fácil. El hábito vuelve la rutina diaria más simple. Cuando una persona tiene hábitos productivos y rutinas claras, su vida se vuelve más simple. Por tanto, el camino a seguir estará mucho más claro.

El éxito es una corrida de corta distancia, un tiro alimentado por la disciplina solo lo suficiente como para que el hábito entre en el juego y tome el control.

Usando tu fuerza de voluntad correctamente

Existe otro mito creado por la sociedad, que dice que la fuerza de voluntad para hacer cualquier cosa está siempre disponible y puede ser “llamada” cuando se necesario. Un refrán común ilustra esta idea: “Donde hay voluntad, hay un camino”. Esta “regla” dice que si queremos lograr algo, necesitamos desearlo fervorosamente, más que cualquier otra alternativa.

La verdad es que, en algunos momentos, parece que podemos lograr casi todo. Nuestra fuerza de voluntad está muy alta. Sin embargo, hay también momentos en los que parece que no estamos haciendo nada bien, y en esos momentos, no podemos “llamar” a nuestra fuerza de voluntad.

En relación a la productividad, para la mayoría de la gente la fuerza de voluntad es grande al inicio del día, y eventualmente se disipa. Pausas, como intervalos para almorzar o pausas de tarde, aumentan nuestra fuerza de voluntad, pero ella necesita ser reabastecida constantemente. La pregunta es: ¿Cómo podemos colocar la fuerza de voluntad en el trabajo productivo? Algunas sugerencias son:

Las personas deben respetar su propia fuerza de voluntad en cualquier momento y aprovecharla cuando esté disponible. Sin embargo, la fuerza de voluntad nunca debe ser subestimada.

Para lograr la máxima productividad, las tareas más exigentes deben ser designadas en los momentos en que tengas la mayor fuerza de voluntad, generalmente al comenzar el día.

Una cosa muy importante para nuestros cerebros es reabastecerse con el tipo apropiado de comida. El tipo correcto de comida va a permitir que nuestros cerebros y cuerpos se enfoquen y sean altamente productivos. Además de eso, si una persona necesita tomar una decisión importante, es aconsejable que esa persona coma cosas saludables y de calidad. De esa manera el cerebro tendrá altos niveles de energía.

El tiempo correcto es muy importante para la fuerza de voluntad. Cuando tu fuerza de voluntad es usada, debes descansar por un tiempo o comer alguna cosa de calidad. Eso va a reabastecer tus niveles de fuerza de voluntad.

Vive una vida equilibrada

Aunque muchas personas hablan constantemente sobre una vida equilibrada, la verdad es que nadie parece llegar a ese punto. Una vida equilibrada es un mito y es imposible alcanzarla. Eso sucede porque, si una persona se enfoca completamente en alcanzar sus metas, no hay más tiempo para nada.

Además de eso, en el mundo del éxito profesional, el ingrediente más importante para el éxito es el tiempo que una persona invierte. Si ella quiere alcanzar la superioridad en lo que hace, necesita escoger lo que realmente importa e invertir todo el tiempo necesario para completar la tarea.

Muchas personas están constantemente intentando alcanzar el equilibrio perfecto entre una buena vida de trabajo y una buena vida personal, pero, en vez de intentar esto, deberían seguir los siguientes consejos:

  • Una persona debe separar su vida en 2 partes, la personal y la profesional.
  • Después de hacer eso, esas 2 partes deben ser cuidadas con sabiduría. Eso significa que la única cosa de una persona debe recibir una cantidad desproporcional de tiempo.
  • Cuando no estés trabajando, tu vida personal debe ser contrabalanceada. Es muy importante que una persona sepa cómo prestar la cantidad correcta de atención en ambas partes.

No tengas miedo de soñar en grande

Muchas personas nunca persiguen sus grandes sueños. La razón para eso es que ellas empiezan a creer que todo lo que es demasiado grande es también malo. Muchas personas tienen miedo a ser exitosas y deciden contentarse con menos. En vez de pensar y vivir así, las personas deberían desarrollar el hábito de “pensar en grande”.

Una persona que piensa en grande va a actuar y reaccionar de manera diferente de una persona que piensa pequeño. Existen también algunos ingredientes importantes para pensar en grande:

  1. En vez de escoger entre las recetas tradicionales de vida y carrera que la sociedad recomienda, debes imaginar todos los camino posibles y sus resultados.
  2. Sé inteligente y valiente. Debes buscar sistemas, modelos, relaciones y hábitos que funcionaron para otras personas que alcanzaron el éxito y seguir sus ejemplos.
  3. Los fracasos son parte de la jornada. En vez de buscarlos como una evidencia de que eres malo en alguna cosa, aprende a pensar en el fracaso como un atraso temporal. Aprende con tus errores y continúa avanzando.

¿Cuál es tu “única cosa”?

Para ser exitoso y realizar grandes cosas, debes primero descubrir qué es tu “única cosa”. Estos 3 pasos te ayudarán a descubrirlo:

  1. Tu “única cosa” es algún incentivo que tiene siempre más importancia que cualquier otro.
  2. El éxito te va a seguir después de que logres esa “única cosa”.
  3. El éxito siempre deja pistas.

Para conquistar grandes cosas, necesitas preguntarte y responder una pregunta simple: “¿Qué es la única cosa que puedo hacer ahora que va a dejar las demás muy fáciles o innecesarias?” Esta pregunta es importante porque abre el camino al éxito, eliminando todo lo que podría quedar en el medio del camino.

Incluso cuando una persona descubre lo que es su “única cosa”, debe recordar que el éxito no sucede de la noche a la mañana. El éxito es construido gradualmente, semejante a una fila de piezas de dominó. Empezamos derrumbando un pequeño dominó, que cae sobre los demás, y así sucesivamente. Para que una persona logre el éxito, es necesario empezar con cosas pequeñas.

En relación al tercer punto sobre el éxito dejando pistas, el secreto es empezar. Eso está conectado a otra cuestión: “¿Qué puedes hacer ahora que va a dejar las cosas en general más fáciles?” Por ejemplo, una persona puede preguntar lo que ella puede hacer para aumentar sus ventas en un 10% para el año que viene. Este enfoque se hace más grande con el tiempo. Naturalmente, después de aumentar sus ventas en 10%, la próxima pregunta será algo como “¿Qué puedo hacer para doblar mis ventas el año que viene?”

Cuando descubres tu “única cosa”, te colocas en el camino en dirección a tu mayor objetivo. Cuestiones grandes y específicas siempre te llevan a respuestas grandes y específicas, lo que eventualmente te hará avanzar.

Debes estar listo para sacrificarte para realizar algo grande

¿Podemos alcanzar cosas extraordinarias? La respuesta más fácil a esta pregunta es que debemos vivir nuestras vidas con un propósito claro. Para hacerlo, debemos descubrir lo que nos motiva y lo que queremos más que nada.

Nuestro propósito es la fuente de nuestra felicidad y también la fuente de nuestra fuerza. Necesitamos saber lo que queremos y nos esforzamos para lograr ese objetivo. Las personas que tienen un propósito definido en sus vidas están más propensas a alcanzar sus objetivos.

Después de que descubrimos nuestra “única cosa”, debemos vivir para la productividad. Eso significa que para alcanzar la “única cosa”, debemos saber cómo evitar cosas que son distracciones y nos impiden alcanzar nuestros objetivos, desperdiciando nuestro tiempo, energía y recursos.

Notas finales

“La Única Cosa” es, en realidad, un plan de acción para alcanzar un objetivo de una forma específica. En vez de intentar alcanzar diversos objetivos de una vez, aquí el énfasis está en cómo alcanzar solo un objetivo - aquél que es el más importante para cada persona.

Es importante mencionar que la “única cosa” no es alcanzada en un corto periodo de tiempo. Por el contrario, necesitas esforzarte mucho para descubrir y conquistar esa “única cosa”. Además de eso, los hábitos son muy importantes. Con el desarrollo de hábitos benéficos, podremos progresar más fácilmente en dirección de nuestros objetivos.

Consejo de 12’: ¿Encontraste tu “única cosa”? ¿¡Quieres llegar a ella a alta velocidad y performance? Te recomendamos que revises nuestro microbook basado en ‘10x: La Diferencia Entre el Éxito y el Fracaso’ de Grant Cardone.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Gary Keller es un autor y emprendedor norteamericano, dueño de Keller Williams Realty International, la mayor inmobiliaria del mundo. Nacer en una familia de educadores pavimentaría el camino para el enfoque educativo de Keller para negocios y éxito. Los... (Lea mas)

Jay Papasan es un escritor y ejecutivo de negocios americano. Es más conocido por la colaboración con Gary Keller en libros como The Millionaire Real Estate Investor, que se convirtió en un best-seller del New York Times y un best-seller BusinessWeek, y The ONE Thing, que alcanzó # 1 en la lista de best- los vendedores de negocios del The Wall Stree... (Lea mas)