×
44% OFF

No dejes tus metas para 2022

¡Accede a nuevas ideas pagando menos que un café diario. ¡Suscríbete a 12min Premium y aprende más en menos tiempo!

3358 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

La mejor inversión de tu vida será este libro - reseña crítica

La mejor inversión de tu vida será este libro Reseña crítica
Inversiones y finanzas

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9798670705189

Editorial: Editora Independente/Não Encontrada

También disponible en audiobook

Reseña crítica

Rodrigo Amador explica de forma sencilla y directa cómo alcanzar la libertad financiera a través de dos leyes universales: la disminución de los gastos y el aumento de los ingresos.

Aprovecha la oportunidad para aprender a invertir y multiplicar tu dinero, sin necesidad de contar con mayores conocimientos en finanzas.

Leyes y principios financieros

Lo más importante para alcanzar la libertad financiera es planificar, además de ser paciente y comprometido con tus metas. Estas cualidades serán necesarias para adoptar las dos leyes financieras universales como la base para alcanzar tus objetivos.

Se trata de reglas sencillas, que pueden ser comprendidas por cualquier persona, aun sin conocimientos previos sobre finanzas. Estas son:

  1. Disminuye tus gastos.
  2. Aumenta tus ingresos.

El primer paso hacia la libertad financiera consiste en aprender estas reglas y estructurar todas tus decisiones con base en ellas.

Al mismo tiempo, existen seis principios en los que se fundamentan estas leyes, los cuales son de gran ayuda para comenzar a cambiar tus creencias sobre cómo manejar tus finanzas.

Trabaja de forma inteligente, el trabajo duro no te hará rico

El trabajo duro consiste en intercambiar tu tiempo y esfuerzo a cambio de un salario. Al momento en que ya no puedas trabajar, dejas de recibir esa remuneración.

En cambio, el trabajo inteligente se refiere a generar una fuente de ingresos con menor inversión de tiempo, y que pueda seguir produciendo dinero aunque ya no le dediques tanto esfuerzo.

Aumenta tu cantidad de ingresos sin aumentar tu cantidad de gastos

Es un comportamiento común entre las personas que reciben un aumento de sus ingresos querer incrementar sus gastos de inmediato, en lugar de pensar una manera de utilizar ese dinero extra.

Evita sumarte gastos. Luego, busca una forma inteligente de multiplicar la ganancia adicional.

Aumenta la deuda buena, disminuye la deuda mala

Una deuda buena es aquella que te permite tomar dinero prestado y con él adquirir algo que después usarás para aumentar tus ingresos a largo plazo. De esa manera, endeudarse está justificado, porque funciona más bien como una inversión.

Por el contrario, una deuda mala no te aporta un beneficio económico, ya que al pasar el tiempo, su costo crece. Es fundamental saber distinguir entre las dos situaciones.

El dinero genera dinero

No arriesgarte a poner tu dinero a trabajar para ti puede significar que va a perder su valor con el paso del tiempo y la inflación.

Aplicar este principio incluye ciertos riesgos. Por lo tanto, lo ideal es empezar probando distintos métodos hasta encontrar la forma de inversión más beneficiosa en tu caso.

Crea ingresos pasivos

El objetivo de poner tu dinero a trabajar es lograr generar ingresos pasivos. Es decir, crear una fuente de ganancias extra que no dependa de cuánto tiempo dediques al trabajo.

Esto comienza con un trabajo en el que tendrás que esforzarte mucho, pero una vez establecido, no deberás preocuparte.

Acelera la velocidad del dinero

Se trata de gestionar tu dinero de forma eficaz. Con la intención de aumentar la velocidad en que reúnes tus ingresos, los pones a trabajar y recibes las ganancias. Aquí se unen los principios anteriores para ayudarte a construir un sistema que funcione para ti.

Gastos

Incluso si tienes un fuerte ingreso de dinero, no alcanzarás la libertad financiera hasta que aprendas a controlar tus gastos.

Primero, hace falta cortar aquellos que son innecesarios y reducir tanto como se pueda los básicos. Entonces, empiezas a percibir algo de dinero sobrante a fin de mes y puedes pensar en darle otro uso.

Debes tener en cuenta que los gastos altos te restan oportunidades de mover mejor tu dinero, y te mantienen atado a tus deudas y obligaciones.

Seguidamente, es necesario identificar por qué gastas más de lo que ganas al mes. Dos de los principales problemas son los gastos hormiga y no contar con un presupuesto.

El presupuesto es una herramienta de control sobre tus gastos para evitar gastar más dinero del que pretendías o endeudarte más allá de tus posibilidades.

Por otro lado, los gastos hormiga se definen como todas esas compras pequeñas que se hacen a diario, aun cuando no están incluidas en el presupuesto. Al principio parecen inofensivas, pero al finalizar el mes se convierten en una cantidad inesperada: alrededor del 10% y 15% de tus ingresos.

Una forma de controlar esto es elaborar tu presupuesto mensual de gastos fijos. Después, según la cantidad de dinero que sobre, puedes destinar una cantidad específica para tus gastos hormiga.

Así, no dejas de darte algunos gustos todos los meses, pero lo haces con mayor control y sin exagerar.

Además, en tu presupuesto también deberás separar una cantidad de dinero para emergencias o cualquier sorpresa que no esté planificada. Cuando tengas tu presupuesto, es crucial respetarlo y serle fiel.

Fuentes de ingresos

Los ingresos extras son necesarios para poder tener dinero que invertir y multiplicar. La mejor opción es establecer varias fuentes de ingresos.

Contrario a las inversiones, cuando buscas generar ingresos extras, es preciso dedicar a ello tiempo, esfuerzo y habilidades como, por ejemplo, buscar un ascenso en tu trabajo o comenzar otra actividad en tu tiempo libre.

Asimismo, es fundamental comprender la diferencia entre ingresos activos y pasivos. Los primeros se refieren a la remuneración constante que recibes por un trabajo que realizas, el cual implica un compromiso y esfuerzo significativo, y al que no puedes faltar.

En cambio, los ingresos pasivos vienen a ser ganancias que recibes con cierta frecuencia, aunque no trabajes todo el tiempo para ello. Uno de los ejemplos más comunes es el dinero que ganas al rentar una propiedad que te pertenece.

No es recomendable tener una única fuente de ingresos, pues corres el riesgo de que en algún momento te quedes sin ese trabajo o negocio.

Tu primer y único ingreso: tu trabajo fijo

Por lo general, las personas buscan un trabajo formal para poder tener una fuente de ingresos estable. Esto es positivo para ganar experiencia.

Sin embargo, si no buscan diversificar sus ganancias, les será muy difícil conseguir dinero para invertir y volverse financieramente independientes.

Existen dos formas de amplificar tu remuneración con un trabajo fijo: conseguir un aumento y cambiar a un empleo mejor remunerado.

Ingresos semi-pasivos

La clave para comenzar a establecer ingresos semi-pasivos es darle un buen uso a tu tiempo libre y tu dinero extra. Es mala idea renunciar a tu trabajo formal antes de garantizar que estas ganancias serán suficientes para ahorrar e invertir.

Los ingresos pasivos, por supuesto, no rinden frutos desde el primer momento. Pero si te mantienes trabajando por ellos, después de un tiempo prudencial, el flujo de efectivo comenzará a crecer.

Igualmente, esta clase de ingresos deben ser fáciles de delegar y automatizar, para que no necesites preocuparte por ellos una vez que estén puestos en marcha. Algunas opciones que vale la pena revisar son:

  • Bienes inmuebles
  • Máquinas expendedoras
  • Creación y venta de cursos en plataformas digitales
  • Marketing de afiliados
  • Canal de YouTube

Inversiones

Después de haber establecido y trabajado tus ingresos pasivos, podrás destinar las ganancias a la inversión y multiplicación de tu dinero.

Esta forma de jugar con el dinero puede ser comparada con el juego de Monopoly, solo que en la vida real el objetivo es recopilar todos los ingresos posibles y luego utilizarlos para generar más. Eso te llevará a la libertad financiera.

No se trata de una carrera de velocidad, sino de constancia y aprendizaje continuos. No importa que avances lento como una tortuga, siempre que planifiques bien las decisiones que tomas.

En segundo lugar, necesitas convencerte de que, aun cuando las personas a tu alrededor pueden influir en tus finanzas y oportunidades, el único que toma las decisiones sobre cómo moverte eres tú.

Contrario al Monopoly, en el juego del dinero puedes sacar ventaja de formar alianzas con otras personas y aprovechar las oportunidades para alcanzar esa ansiada libertad económica.

También debes recordar que la idea es agilizar el dinero, tener un plan de qué hacer con tus ingresos libres de gastos, recoger las ganancias y volver a invertir. Todo esto, por tiempo indefinido.

Por último, no olvides preparar siempre una estrategia de salida en caso de que tu inversión no salga como esperabas. En cuanto a un negocio o inversión deja de ser útil para ti, tienes que decidir qué acción tomar para reducir tanto como puedas tus pérdidas de dinero y tiempo.

De esa forma, puedes salir de ese negocio con los ingresos suficientes para invertir de nuevo en algo con menos riesgos o que, simplemente, funcione mejor para ti.

Formas en que un inversionista disminuye el riesgo

Para tener éxito en las inversiones, debes aprender a asumir, medir y disminuir el riesgo que conlleva esta actividad.

Los métodos más comunes para reducir el riesgo utilizados por inversionistas son diversificar, comprar seguros y utilizar garantías.

Imagina que compras un vehículo y planeas contratar un chofer para ponerlo a trabajar en una plataforma de transporte. ¿Cómo se disminuyen los riesgos de este negocio? 

Primeramente, debes contratar un seguro contra robo o pérdida total para no perder la totalidad de tu dinero en caso de perder el vehículo.

También vale la pena diversificar, lo cual lo puedes hacer al adquirir dos vehículos en lugar de solo uno. Entonces, si pasa algo con uno, el otro continúa generando ingresos.

Asimismo, es factible establecer una garantía con el chofer que vas a contratar, como por ejemplo, que esta persona ponga su propio automóvil o un aval como garantía en caso de que suceda un imprevisto.

Crea sinergia entre fuentes de ingreso e inversiones

Actuar de forma inteligente incluye saber cómo construir sinergia entre tus diversas fuentes de ingresos y tus inversiones.

Esto quiere decir lograr que la ganancia de dos o más acciones en conjunto sea superior a lo que percibes de ellas por separado.

Para ilustrar esto, se puede tomar como ejemplo un canal de YouTube que ya genera ingresos. Al mismo tiempo, agregas enlaces de afiliados y aprovechas para promocionar los cursos que vendes en otras plataformas.

La fuente de ingresos, que es tu canal de YouTube, te ayuda a que más personas conozcan tus cursos y puedas generar más ventas.

De igual manera, las ganancias de tu canal suben cuando empleas el marketing de afiliados y comienzas a recomendar productos o servicios relacionados con tu contenido.

En ese caso, una sola persona puede generar más visitas a tu canal y proporcionar ganancias al ir a tu enlace de afiliado. Después, puede que esa persona decida comprar un curso del que hablaste en un video.

Fue tu cliente una sola vez, pero te generó más ingresos gracias a todos los medios disponibles.

De allí viene el gran valor de la sinergia. Cuando logras crear esta energía entre varias fuentes de ingresos, tus ganancias pueden aumentar a mayor velocidad. Además, esta automatización te permite ahorrar tiempo y esfuerzo.

También se puede aplicar el concepto de sinergia a las inversiones. Esto se hace al emplear los intereses mensuales que te genera una inversión para reinvertirlos en una plataforma diferente.

Tu segunda inversión se convierte en un ingreso pasivo mes a mes. Así, se vuelve más fácil aprovechar las ventajas de las plataformas y reducir las desventajas.

Notas finales

Para conquistar la libertad financiera, debes primero comprender y memorizar dos leyes fundamentales: disminuir tus gastos y aumentar tus ingresos.

Tener un presupuesto y controlar los gastos hormiga constituye una estrategia eficiente para no gastar todo tu dinero a fin de mes y destinar cierto porcentaje de tus ganancias a invertirlo en algo útil.

Por otro lado, aumentar tus ingresos implica asegurar tu ingreso fijo hasta haber establecido suficientes ingresos pasivos para solventar tus gastos mensuales, e invertir con el dinero sobrante.

Cuando tengas la oportunidad, es crucial aplicar el concepto de sinergia entre fuentes de ingresos e inversiones, de modo que seas capaz de recuperar y reinvertir tu dinero con mayor rapidez.

Consejo de 12min

Para seguir adquiriendo hábitos inteligentes en el uso de tu dinero, dale una oportunidad al libro de Mario Borghino, “El arte de hacer dinero”.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Licenciado en Administración de la Universidad Nacional Autónoma de México, con estudios de posgrado en Educación Financiera. Es especialista en finanzas personal... (Lea mas)