La Forma Zuckerberg de Hacer Negocios Resumen - Ekaterina Walter

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

296 lecturas ·  4.5 calificación promedio ·  75 calificaciones

La Forma Zuckerberg de Hacer Negocios

La Forma Zuckerberg de Hacer Negocios Resumen
Carrera y Negocios

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 978-85-02-211-39-1

También disponible en audiobook

Resumen

Al crear Facebook, Mark Zuckerberg cambió para siempre la forma en que el planeta intercambia y consume información. Pero, ¿cómo consiguió éxito de forma tan inesperada y meteórica? Ekaterina Walter presenta en este libro las llamadas cinco P's de éxito de Zuckerberg, que pueden ser utilizadas en cualquier empresa. ¡Acompáñanos y entiende mejor esta obra!

El mundo conectado

Desde su creación en 2004, Facebook significó el gran cambio que la sociedad está viviendo en esta nueva era de la revolución digital. Ahora todos pueden hablar y ser oídos.

No es casualidad que muchos de nosotros no podamos imaginar nuestra vida sin Facebook. Pocos, sin embargo, saben la historia de esta red social. Fue fundado en 2004 por Mark Elliot Zuckerberg, apodado Zuck, que en la época tenía sólo 19 años.

Estudiando ciencias de la computación y sociología en la prestigiosa universidad de Harvard, comenzó su proyecto con el objetivo de conectar a estudiantes de la propia institución.

Sin embargo, no se limitaría a Harvard, expandiéndose rápidamente a otras universidades y, en breve, a todo el mundo. Con el éxito, Zuckerberg abandonó los estudios para dedicarse íntegramente a la empresa, y se hizo millonario con solo 23 años.

Hoy, cerca de un séptimo de toda la población mundial tiene una cuenta en Facebook.

¿Cuáles fueron los secretos del estupendo triunfo de Zuckerberg? En realidad, de acuerdo con la autora, son cinco los valores que el fundador de Facebook supo personificar y explorar, así como los fundadores de empresas exitosas. El primero, y más importante de ellos: la pasión.

Tenacidad como lección del fracaso

Zuckerberg es conocido por algunos como “el nuevo príncipe de Internet”, debido a su comportamiento dominante. Parece pensar el mundo como una competición constante y analiza las mejores estrategias para ganar, siempre con mucha confianza en sí mismo.

A veces, tal confianza es vista como pura arrogancia, incluso porque su hábito de no prestar atención a las conversaciones que no le interesan es bien conocido. Pero también puede ser analizado como seguridad en sus habilidades.

Una vez en la universidad, creó programas simples pero bastante populares entre sus colegas, como el Facemash. Se trataba de un programa para descubrir quién era la persona más bonita del campus, y fue un éxito instantáneo.

El consejo disciplinario en la facultad, sin embargo, no apreció el hecho de que Zuckerberg invadiera el sistema de la universidad para obtener los nombres y fotos de los alumnos, por lo que fue advertido y tuvo que desactivar el sitio.

¿Sería el Facemash un fracaso en su trayectoria? Por el contrario, según él, el programa fue un gran éxito, demostrando que la gente tenía una gran necesidad de colocar online sus relaciones offline.

Dependiendo de cómo miramos un evento puede ser considerado un éxito o un fracaso, pero siempre tendrá lecciones valiosas.

No desistió hasta ver su producto salir a la luz, así como debe hacer todo emprendedor que quiere ser exitoso.

Fidelidad a la filosofía personal

Todavía existe una concepción errónea en cuanto a la necesidad de originalidad absoluta de un producto. La verdad es que algunos de los emprendedores y publicitarios más exitosos del planeta ya han robado ideas y conceptos.

Lo importante es que el producto final sea original en sus aspectos fundamentales, señala la autora. El propio Zuckerberg admite que tuvo su cuota de inspiración, con experiencias y conversaciones en el colegio y en la universidad.

Si un emprendedor es lo suficiente apasionado por un deseo o necesidad y ve una brecha en una solución imperfecta ya existente, debe ir adelante y aprovechar.

Facebook tiene reglas que Mark busca que se cumplan. Esto ocurre en gran parte debido a su firme creencia personal que el mundo online debe ser una copia del offline, garantizando así un flujo satisfactorio de informaciones íntegras.

Su firmeza de propósito genera desprendimiento en cuanto al dinero. Aunque se preocupa por el crecimiento de la empresa, el foco principal todavía está en causar impacto positivo en el mundo. De esta forma, la pasión alimenta el éxito de los empresarios.

Fue su filosofía que le permitió ser el único en tener el coraje para asumir los riesgos y actuar efectivamente.

Siempre tuvo en vista lo que es el corazón de cualquier empresa, y el segundo valor de las empresas exitosas: propósito.

Grandes empresas crean movimientos

El poder de un objetivo nunca debe ser subestimado, señala Walter. Las ideas pueden ser fácilmente copiadas, pero la lealtad a una misión crea un propósito único.

Hoy en día, Facebook tiene miles de empleados, y el ambiente de trabajo siempre coquetea con animación. ¿Por qué? A pesar de brillante intelectualmente, Zuckerberg no es de hecho un hombre carismático.

Sin embargo, su defensa del papel de la empresa que creó en el mundo contemporáneo es notable y hace que todos presten atención en sus palabras. Su pasión por su propósito reúne a toda la empresa en torno a la misma misión.

Zuckerberg siempre defendió que su objetivo era crear algo significativo a largo plazo, y sus acciones no lo contradicen. Ni siquiera cuando las empresas lo asediaron con ofertas multimillonarias se desvió de su objetivo.

Ocurre que su creencia en la apertura de la información global es tan grande, que eso lo estimula a procurar hacer que el mismo objetivo sea inherente a cualquier persona ligada a la organización que lidera. Es vital para luchar para mantener su visión viva.

De hecho, está dedicado a eso al punto de ser considerado ingenuo. En algunas ocasiones, Zuckerberg llegó a ayudar a posibles competidores en proyectos que creía que eran interesantes.

Todo esto ayuda a mostrar que él está dispuesto a enfrentar críticas y presiones externas en nombre de sus convicciones, como cualquier empresario exitoso, pero su preferencia todavía está en cooptar aliados para defender su visión del mundo.

Al final, es el tercer valor de las empresas exitosas que hacen el propósito de cualquier hombre posible: otras personas.

La calidad del capital humano

Se ha dicho mucho sobre las ventajas de una empresa que posee un buen equipo y que comparte los objetivos del fundador. A pesar de eso, son pocos los negocios actuales que pueden jactarse de tener el compromiso entusiasta de sus empleados.

Zuckerberg comprendió esto desde el inicio de la trayectoria de Facebook, cuando sólo contrataba a personas alineadas con su percepción de la cultura hacker de colaboración, agilidad y deseo de mejora constante.

El mejor ejemplo de ello está en el propio proceso selectivo de su empresa, que es especialmente riguroso, cuenta la autora.

Superando esta complicada fase de contratación, sin embargo, el nuevo funcionario tiene una serie de ventajas y beneficios envidiables.

Las personas adecuadas para contratar no son necesariamente aquellas con la mejor habilidad, pues eso de nada servirá si no tienen una actitud alineada con los valores de la empresa.

En Facebook, se alienta a los empleados a trabajar en grupo en torno a proyectos que inspiran pasión, para asegurar que el resultado sea lo mejor posible.

La motivación del fortalecimiento

La mayor ventaja de contratar personas más alineadas con la cultura de la empresa es que el gestor no necesita perder tiempo sirviendo de niñera a los empleados desmotivados y, en el proceso, ignorar a los empleados talentosos que buscan orientación superior.

De esa forma, el líder acaba fallando en su misión de crear un buen ambiente donde buenas ideas puedan nacer y desarrollarse incluso en tiempos difíciles.

Si la confianza no es uno de los valores fundamentales de una empresa, difícilmente la comunicación se abrirá. Así, muchas opiniones valiosas nunca serán dichas, y futuros líderes nunca tendrán la oportunidad de mostrar sus dones.

Si dependiera de Zuckerberg, Facebook nunca tendría tales problemas. Él aspira a la transparencia total entre los gestores y demás funcionarios, promoviendo foros sinceros sobre cuestiones de la empresa.

El fortalecimiento verdadero también implica aceptar los fracasos ocasionales como parte del proceso de crecimiento.

Para Facebook, tal política es excelente para incentivar la innovación y crear una cultura de coraje que estimula a los líderes.

La larga alineación de la visión

Facebook puede muy bien ser la empresa de crecimiento más rápido de todos los tiempos, y eso no fue el destino. Fue una visión.

A través de sus experiencias, Zuckerberg percibió gradualmente la importancia de colocar, en lugar de la tecnología y el contenido, a las personas como protagonistas del modelo de negocio.

Mark tuvo la idea correcta en el momento oportuno, aprovechándose de los recursos adecuados. Esto sólo fue posible gracias al alineamiento correcto de su visión.

Desde muy joven, siempre tuvo fascinación por entender cómo funciona el mundo, y eso es lo que ha posibilitado la base del desarrollo y el diseño de Facebook.

Cuando lo estrenó, no quería fama o dinero. El rápido éxito, sin embargo, estimuló a Zuckerberg a ir más allá y utilizar Facebook para contribuir a la construcción de un mundo más libre.

Incluso cuando los gastos se acumulaban y el equipo presionaba para apostar en publicidad con el fin de cubrir los gastos, Zuckerberg privilegiaba la experiencia del usuario.

Siempre renovando su pensamiento, lideraba las constantes innovaciones de Facebook. En medio de la primera oferta multimillonaria de compra de su red social, en septiembre de 2006 estrenó el polémico feed de noticias.

La corta solidificación

En el caso de Zuckerberg, aumentó la estima de Facebook y encantó a los escépticos, siempre manteniendo un enfoque humilde mientras preparaba su próxima investidura.

Ahora, planeaba hacer de su red social una plataforma, para permitir que otros pudieran crear servicios propios.

Se trataba de un plan ambicioso, que solidificaría el liderazgo de Facebook en caso de éxito. Y lo tuvo. Seis meses después del anuncio público del plan, la mitad de los usuarios tenía al menos una aplicación instalada en su perfil.

Algunas veces, un líder estratégico tiene que saber cuándo es el momento de desistir.

Aunque todavía tuvo el impulso inicial que caracteriza a grandes líderes: solidificar un producto antes de preocuparse en recibir sus ganancias.

Se consolidó como un pionero. Este no fue en modo alguno un trabajo fácil, pero cambiar el mundo nunca lo es.

Para ser un líder efectivo, todos deben tener en mente la pasión que será alimentada por el propósito. Sin embargo, ningún hombre es una isla, y el éxito viene en gran parte del quinto y último valor de las empresas exitosas: alianzas.

El éxito es un deporte colectivo

Por más que la idea sea atractiva en la ficción, los superhéroes no existen en el mundo real. Las personas son fallas y no pueden saber todo. Por lo tanto, formar alianzas para alcanzar las metas es una tendencia humana natural.

Así como existen varios motivos para establecer una asociación, cada participante puede tener un papel bien distinto el uno del otro. Todos, sin excepción, pueden dar su contribución para ayudar a que un proyecto levante vuelo.

En la práctica, los negocios más exitosos tienden a tener un equipo principal que se complementa en sus aptitudes, pero comparte los mismos propósitos. No sería diferente en Facebook.

Pero, por supuesto, no hay que seguir esto estrictamente. No todas las asociaciones necesitan necesariamente ser yin y yang.

De acuerdo con la autora, las alianzas más vibrantes de la historia suelen tener como denominador común siete filosofías en las que ambos socios concuerdan. Estas son:

  • Expectativas claras
  • Valores compartidos de visión
  • Confianza mutua
  • Intercambios justos
  • Fuerzas complementarias
  • Compromiso
  • Respeto mutuo

Notas finales

La visión osada de Mark Zuckerberg ha cambiado, en pocos años, el mundo para siempre.

Inspirando un cambio global por el intercambio de información, se convirtió en una de las personas más influyentes de su era con su pasión objetiva y su propósito bien definido.

Eligió a las personas adecuadas para firmar alianzas con el propósito de elaborar un producto revolucionario.

Como muestra Ekaterina Walter, él servirá de ejemplo por muchas generaciones al mostrar que, a veces, basta con afirmarse en una pequeña decisión inicial para dar un gran paso hacia la humanidad.

Consejo de 12min

¿Estás inspirado por la trayectoria de Zuckerberg para convertirte en un líder de la contemporaneidad, pero no sabes cómo empezar tu propio camino hacia el liderazgo? ¡Conoce los consejos de Simon Sinek en “Los líderes comen al final”!

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Ekaterina Walter es una innovadora en negocios y marketing reconocida mundialmente. Diseñó estrategias pioneras en social media y marketing digital para compañías que integran el listado de Fortune 5... (Lea mas)