Independízate de Papá Estado - Reseña crítica - Carlos Galán Rubio
×

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

QUERO APROBAR 🤙
70% OFF

Operación Rescate de Metas: 70% OFF en 12min Premium

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

364 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Independízate de Papá Estado - reseña crítica

Inversiones y finanzas

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9781517011901

Editorial: Independiente

Reseña crítica

Este maravilloso bestseller trata sobre inversión. No habla sobre “ahorrillos”, ni tampoco sobre especulación. Se centra en invertir inteligentemente y a largo plazo, aprovechando la “magia del interés compuesto”. Habla de diseñar un plan, aquí y ahora, que te lleve hacia la libertad financiera, de manera lenta pero segura. ¿Te animas a cambiar tu vida?

Primeros consejos

Necesitas un sistema que no dependa de ti, ni de tus emociones. Esto es muy importante. Por tanto, el éxito pasa por eliminarte a ti mismo de la ecuación: diseñar un sistema automático que invierta “pase lo que pase”, sin pensar, como un ordenador. 

Nadie sabe lo que va a pasar. Nadie sabe si el punto en el que estamos es un máximo o es un mínimo. Si la bolsa subirá un 20% o caerá un 30% en los próximos meses. ¿Solución? Invertir siempre, cada mes o cada semestre o cada año, “pase lo que pase”. Como un ordenador. Sin sentimientos. 

Hay que diversificar. Warren Buffet (uno de los hombres más ricos del planeta) recomienda no diversificar, sino concentrar tus apuestas, para hacerte rico. Pero:

  • Tú no eres Warren Buffet: no tienes su cabeza, ni su conocimiento, ni su tiempo, ni su equipo de 50 analistas. 
  • A pesar de lo que dice, su compañía, Berkshire Hathaway, tiene inversiones en cientos de empresas. 
  • Recientemente declaró públicamente que el 90% de su herencia se invertirá en un fondo indexado del S&P500, muy diversificado.

Moraleja: DIVERSIFICA. Acepta y asume que no tienes ni idea de lo que va a hacer el mercado. En bolsa compites desde el principio contra los mejores pero el problema es que la bolsa mueve mucho dinero, y eso atrae no solo a los mejores inversores sino a las mentes más brillantes del mundo.

Así que pensar que vamos a “ganar al mercado” (a estos profesionales) parece bastante presuntuoso. La única estrategia realmente consistente para hacerse rico en bolsa es dejar pasar el tiempo, invertir en el índice (muy diversificado), echarte a dormir 40 años y despertarte millonario. Por eso, ¡EMPIEZA HOY! 

El interés compuesto surge cuando los intereses de una inversión son reinvertidos para obtener más intereses en los siguientes años produciendo un crecimiento acelerado. 

Se produce un “efecto bola de nieve” muy poderoso: si tiramos una bola de nieve por una ladera nevada, ésta comienza a rodar y pequeños copos comienzan a adherirse, al principio de manera muy lenta, casi inapreciable. 

Pero al poco tiempo la bola empieza a ganar masa y velocidad cada vez más deprisa, creciendo de forma exponencial. Así hasta convertirse en una gran bola de nieve de varios kilogramos de peso rodando a toda velocidad. Lo mismo sucederá con tu dinero.

Excusas para no invertir

  1. “Yo no invierto porque mira lo que le pasó a la gente; ¡invirtió sin tener ni idea y así le fue!”. Hay que ir un paso más allá. Si no sabes, ¡APRENDE! Pocas cosas van a incrementar tu calidad de vida más que adquirir una correcta cultura financiera y, sobre todo, utilizarla: ACCIÓN. De nada sirve tener todo el conocimiento si no lo aplicas y te beneficias de él. 
  2. “Yo ya tengo mi propia profesión. No tengo tiempo de informarme sobre esto. Para eso está mi asesor de BBVA/Banco Santander etc.”. Hoy en día ya no tienes una única profesión. Al menos tienes dos: la tuya propia y la de gestionar tu propio dinero. Y de hecho puedes “ganar” igual o más con la segunda. Tu asesor NO es tu amigo y no tenéis los mismos intereses. Así que, por tu bien, aprende a manejar tu dinero.
  3. “Yo no invierto porque no lo necesito. Tengo dinero suficiente. Estoy contento con mi depósito al 1%”. Si tienes dinero suficiente, ¿por qué sigues trabajando? O, ¿por qué trabajas tanto? ¿No te gustaría poder jubilarte 10 años antes o poder viajar más?
  4. “Todo esto suena muy bien, pero la gente pierde en bolsa y yo no quiero perder dinero”. ¿Por qué pierde “la gente” en bolsa? Por tres motivos principales: Quienes pierden no tienen un plan, van cambiando su estrategia varias veces a lo largo del año. Tampoco tienen disciplina: leen la prensa, ven la recomendación de un “experto” y se creen los próximos gurús, más listos que nadie. Por último, actúan sólo en el corto plazo e irracionalmente: compran unas acciones y, si les va bien, las venden a los dos meses tras ganar un mísero 10%. Pero cuando pierden, mantienen las pérdidas hasta que son demasiado dolorosas y acaban perdiendo entre un 50% y un 95%. Pero si tienes un plan e inviertes a largo plazo (20 años como mínimo), es casi IMPOSIBLE que pierdas dinero en bolsa.
  5. “Soy JOVEN, quiero disfrutar de mi dinero AHORA”. Ser rico de verdad no depende sólo del dinero que tengas. Depende de que seas capaz de disfrutarlo, y cuando eres joven se disfruta más. Calcula cuánto tienes que invertir para jubilarte tranquilo, automatízalo (haz de ello una factura más) y DEDÍCATE A DISFRUTAR con el resto.
  6. “Yo NO necesito invertir: ya contribuyo a la Seguridad Social para que me pague una pensión de jubilación”. Si estás convencido de que las arcas públicas serán capaces de soportar la demografía tan adversa que se nos viene encima y que la pensión que recibirás por parte del Estado será suficiente para ti, entonces, adelante: ¡gástatelo todo ahora! Pero, si por el contrario: tienes dudas sobre la sostenibilidad del sistema, o simplemente quieres ser independiente de Papá Estado, y poder jubilarte antes de la edad que te impongan, tienes que tener un plan.

Siempre que te ofrezcan algo que ofrece mucha rentabilidad considerando la liquidez y riesgo que conlleva, DESCONFÍA. Únicamente hay dos formas de saltarse este principio de la inversión: 

  • Tienes mucho dinero (por encima de 1 millón de euros) y, por tanto, acceso a mejores productos (mejor ecuación rentabilidad-seguridad-liquidez) que el común de los mortales. 
  • Tienes mucho TIEMPO por delante para invertir. Ésta es la clave para el pequeño inversor como tú y como yo. El tiempo “erosiona” el riesgo de la bolsa. Así podrás tener un producto “sin (mucho) riesgo”, que rinde al 8% anual (históricamente). 

A pesar de la evidencia histórica, NO es seguro que la bolsa siempre suba. Lo único seguro en esta vida son la muerte y los impuestos. Ahora bien, si diversificas mundialmente es (casi) IMPOSIBLE que pierdas dinero a largo plazo (25 años).

Y si estás perdiendo, podemos estar seguros de que el mundo está muy mal. Por tanto, la bolsa habrá sido un buen refugio para tu dinero. Ten en cuenta que, cuando inviertes en bolsa, inviertes en negocios, en empresas. 

Las empresas son competitivas por definición y se adaptan muy rápido a los cambios del mercado. Si las cosas van mal, algunas empresas quebrarán, pero otras saldrán reforzadas y nuevas oportunidades surgirán. En un marco capitalista, la empresa siempre gana.

Fondos de inversión

Uno puede invertir en el mercado bursátil de infinitas formas: comprar acciones de las empresas directamente, futuros, opciones, fondos de inversión, ETF’s (Exchange Traded Funds, son fondos que cotizan directamente en bolsa, como si fueran acciones, cambiando de precio cada segundo), etc.

Un fondo de inversión es una institución de inversión colectiva (IIC), y es lo más eficiente. Consiste en agrupar el dinero de muchos inversores con el objetivo de aprovechar las “economías de escala”. Es decir, aprovecharse de un mayor tamaño y poder de inversión. Así es posible contratar un gestor profesional que se encargue de manejar las inversiones, diversificar y abaratar los costes. 

Por cuatro motivos: 

  1. Permiten diversificar fácilmente. Los fondos incluyen muchas acciones (normalmente no invierten más del 3% de la cartera en una sola empresa) y esta diversificación evitará que te arruines como le pasó al autor cuando invirtió todo su dinero en Solaria. 
  2. No tienen comisiones ni de compra ni de venta ni de mantenimiento, por lo que podemos comprar en pequeñas cantidades (por ejemplo 20 o 50 o 100 euros) de forma periódica (mensualmente, por ejemplo).
  3. Reinvierten los beneficios y dividendos automática y gratuitamente.
  4. Son eficientes fiscalmente. Hay que aprender a esquivar (legalmente) a Hacienda. Es decir, aprovecharnos de las leyes para pagar pocos impuestos. ¿En qué se traduce esto? En utilizar la ventaja de los fondos de inversión. Y es que los fondos son traspasables a otros fondos sin necesidad de tributar en el IRPF.

Las plusvalías (ganancias) generadas por la compra venta de elementos patrimoniales (acciones, fondos y productos financieros en general) tributan integrándose en la base del ahorro (pagando en torno al 20% de impuesto, sobre la ganancia/plusvalía). 

La fiscalidad varía prácticamente cada año y es importante estar al corriente para planificar las inversiones. Si compras y vendes acciones, pagando impuestos y comisiones continuamente, no haces otra cosa que retirar los pequeños copos de nieve, impidiendo que la bola crezca. Sin embargo, si utilizas fondos de inversión permites que la bola crezca hasta que resulta imparable.

Fondos indexados

Simplificando bastante, existen dos tipos de fondo, el indexado (bueno, bonito y barato) y el de gestión activa (caro y de calidad media/baja).

Un índice bursátil agrupa las principales empresas cotizadas de un país, región o sector. El fondo indexado (de “index” o índice) simplemente tiene como objetivo replicar a su índice de referencia y lo consigue el 100% de las veces (por ello, según dice la tabla, ni gana ni pierde vs. el índice). Para ello, los fondos indexados simplemente se dedican a comprar exactamente las mismas empresas que componen el índice.

El fondo de gestión activa (como la mayoría de fondos comercializados por los grandes bancos) tiene como objetivo superar al índice de referencia. Hay un gestor profesional que gestiona “activamente” las posiciones del fondo. Es decir, hay un señor pendiente las 24 horas del mercado.

Por esa gestión se paga un dinero (la media suele ser un 1,5% anual del patrimonio depositado en el fondo, independientemente de que ganes o pierdas, de si el gestor hace bien su trabajo o no). El objetivo es “batir al índice de referencia”. Es decir, hacerlo mejor que “la media”. 

Si el índice de referencia sube un 10%, el objetivo del gestor es conseguir más de un 10%, seleccionando únicamente las acciones del índice que suban más que la media y evitando las que lo hagan peor. 

En teoría todo esto tiene sentido: hay un equipo profesional que está pendiente de tu dinero. Por tanto, hará las cosas bien y conseguirá que ganes más, luego es justo que le pagues una comisión mayor (un 19% de la rentabilidad esperada vs. 4% en el indexado) por ello.

Es decir, en teoría pagas más, pero merece la pena porque consigues mejores rentabilidades. Sin embargo es imposible que los fondos de inversión gestionados activamente en su conjunto superen al mercado. 

Si un fondo tiene un par de años malos, desaparece. Las gestoras lo cierran. Meten la basura bajo la alfombra. Con el paso del tiempo únicamente sobreviven aquellos fondos que lo hacen medianamente bien, los que consiguen ganar más dinero que el mercado. Y, por supuesto, las estadísticas se elaboran con los datos disponibles: ¡únicamente de los fondos buenos, los que aún viven! Y estos fondos pueden ser buenos por simple estadística.

El riesgo de equivocarse es demasiado alto. En un 99% de los casos vas a elegir mal. Así que elige la opción MEDIOCRE, el fondo indexado. Una mediocridad que “garantiza” un 8% anual. Sin esfuerzos ni preocupaciones.

Invertir periódicamente garantiza que compres más participaciones baratas y menos cuando la bolsa está alta. Es una forma simple de protegerte de tus emociones.

¿Cuánto invertir en renta variable (bolsa) y cuánto en renta fija (bonos)? Esto depende de tu edad, de tu aversión al riesgo y de tu situación personal. Tienes que encontrar el porcentaje con el que te sientas cómodo, que te permita dormir por la noche sin preocupaciones. También debes preguntarte: “¿dentro de cuántos años necesitaré el dinero?”.

Mientras uno es “joven” lo mejor es poner toda la carne en el asador (más renta variable) porque hay tiempo para recuperarse si hay caídas fuertes. De hecho, es lo mejor que puede pasar: caídas fuertes para acumular participaciones y aprovechar la subida. 

Pero es importante ir reduciendo el riesgo (renta variable) conforme se acerca la jubilación. En caso contrario corremos el riesgo de que justamente la bolsa sufra caídas fuertes unos años antes de nuestra jubilación y la mitad de nuestros ahorros se esfumen. La idea es ir traspasando gradualmente renta variable (más volátil y “arriesgada”) a renta fija (más tranquila).

Si no te gusta el riesgo, quizá quieras invertir desde joven un porcentaje mayor de tu cartera en renta fija. O, al contrario, puede que, aunque tu edad indique que “deberías tener” más renta fija, tú estés cómodo con más riesgo (quizá porque tienes un patrimonio o un sueldo altos y estables). Siéntete cómodo, es la única manera de que tu inversión sea sostenible en el tiempo.

3 maneras distintas de focalizar la inversión

  • Utilizar uno de los llamados “gestores automatizados” de fondos indexados. La opción más rápida para poner a trabajar tu dinero. Salvo que tengas muy clara la cartera de fondos a comprar (o quieras elegir una cartera muy personalizada) y seas muy disciplinado para invertir periódicamente y reajustar, la recomendación es que delegues esto en un gestor automatizado. Pagas algo más de comisión, pero todo funciona solo. También accedes a la clase institucional de los fondos (menores comisiones). En cualquier caso, lo más importante es que empieces a invertir cuanto antes, así que elige la opción que te encaje y no mires atrás, podrás corregir más adelante.
  • Montarte por tu cuenta la cartera de fondos para ahorrar comisiones, puedes hacerlo, no es difícil. Pero ese simple paso (elegir la cartera) bloquea a la mayoría. Además de la tarea de invertir periódicamente y reajustar de forma manual. Casi nadie tiene la disciplina de hacer esto, y es la clave de todo.
  • Planes de Pensiones Indexados. Tradicionalmente han tenido muy mala prensa. Y no es para menos. Si los fondos de inversión de los grandes bancos son “mediocres”, los planes de pensión de estos bancos todavía son peores. Si tienes unos ingresos medio/altos (a partir de 30.000€ brutos anuales), seguramente te compense utilizar los planes de pensión en lugar de los fondos.

Cuánto dinero invertir al mes, es otra de las preguntas más frecuentes. Cada caso es diferente (sueldo, familia, hipoteca, etc.), pero como norma general podríamos pensar que un 10% del sueldo neto está bien y un 20% está genial. Pon inicialmente un objetivo asumible y realista. Lo importante es que empieces. 

Además, aunque lo ideal es invertir cada mes (vinculándolo a un porcentaje de tu salario), cada caso es diferente. Quizá tus ingresos no son tan regulares o no tengas trabajo. En ese caso, puedes invertir cada 3 meses, o cada 6 o incluso una vez al año.

Notas finales

Nunca, nunca, nunca vendas después de una caída del mercado. Este sistema requiere de fe. Es en los peores momentos cuando acumulas muchas participaciones a bajo coste. Es cuando realmente avanzas.

Invertir de forma automática, diversificando con fondos y a largo plazo es aburrido. Pero es la forma más probable de que ganes mucho dinero de forma fiable. Así que, llegados a este punto vas a tener que decidir: ¿quieres jubilarte millonario o no?

Consejo de 12min

En el microlibro basado en “El pequeño libro para invertir con sentido común”, John C. Bogle pone en tus manos una guía de bolsillo para invertir siguiendo la filosofía de Warren Buffett. Ser propietario de una cartera diversificada de acciones y mantenerla a largo plazo es el juego del ganador.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 7 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

A pesar de su corta edad (23 años) tiene ya una larga experiencia en bolsa. Compró su primera acción con 15 años. Desde entonces ha estudiado y probado infinidad de métodos y ha aprendido de la mejor y, quizá, única... (Lea mas)

Aprende más con 12min

6 millones

De usuarios ya transformaron su crecimiento

4,8 estrellas

Media de calificaciones en la AppStore y Google Play

91%

De los usuarios de 12min mejoraron sus hábitos de lectura

Una pequeña inversión para una oportunidad increíble

Crece exponencialmente con acceso a la valiosa información de más de 2500 microlibros de no ficción.

Hoy

Comienza a disfrutar de la amplia biblioteca que 12min tiene para ofrecer.

Día 5

No te preocupes, te enviaremos un recordatorio de que tu prueba gratis está acabando.

Día 7

Fin del período de prueba.

Disfruta de acceso ilimitado durante 7 días. Utiliza nuestra aplicación y sige invirtiendo en tu desarrollo. O solo cancela antes que pasen los 7 días y no te cobraremos nada.

Comienza tu prueba gratuita

Más de 70.000 calificaciones 5 estrellas

Comienza tu prueba gratuita

Lo que los medios dicen sobre nosotros