Illuminati: Los amos que controlan el mundo - Reseña crítica - David Martin
×

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

QUERO APROBAR 🤙
70% OFF

Operación Rescate de Metas: 70% OFF en 12min Premium

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

937 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Illuminati: Los amos que controlan el mundo - reseña crítica

Illuminati: Los amos que controlan el mundo Reseña crítica Comienza tu prueba gratuita
Sociedad y política

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 

Editorial: Independently published

Reseña crítica

El autor desentraña los secretos de la secta Illuminati, un grupo que concentra el poder del mundo y que sería responsable de varios acontecimientos importantes de la humanidad, como las dos guerras mundiales, el asesinato de John F. Kennedy y la llegada del hombre a la luna. En este resumen descubrirás esta teoría conspirativa a fondo: su origen, evolución y todos los misterios con los que se relaciona. Comenzamos, ¡y no te olvides de mantener los ojos abiertos!

¿Qué son los Illuminati?

La Orden de los Iluminados es un nombre asignado a diversos grupos. Históricamente, se refiere a la organización Illuminati de Baviera, que surgió en el año 1776 con el objetivo de defender la libertad y las ideas progresistas de la Ilustración. Sus miembros se oponían a la influencia religiosa y a los abusos de poder del Estado, y se cree que estuvieron involucrados en la Revolución Francesa.

El fundador original fue el profesor de Derecho Eclesiástico y Filosofía Práctica de la Universidad de Ingolstadt, Baviera, llamado Adam Weishaupt. Junto a dos alumnos, creó la Asociación de los Perfectibilistas.

En ese entonces, luchaban contra las prohibiciones y persecuciones. A lo largo de los años, la asociación fue vedada por diversas instituciones y sufrió varios cambios de nombre, hasta ser conocida como Orden de los Iluminados.

En 1780, luego de la adhesión del aristócrata Adolph von Knigge, la organización tomó una estructura de estilo masónico, por lo que atrajo muchos masones y consiguió infiltrarse en sectores importantes de la sociedad. Contaban con presencia en más de setenta ciudades y cerca de 2000 miembros, siendo un tercio de ellos masones.

La mayor parte de la estructura estaba integrada por funcionarios y otros trabajadores públicos. Un tercio eran nobles y, al menos un 12%, clérigos.

Su crecimiento fue tal que comenzó a ser vigilada por las autoridades bávaras. Sospechaban que era responsable de asesinatos afines a la Ilustración con la intención de alterar el orden. Cuando el papa Pío VI declaró que la adhesión a la orden no era compatible con el catolicismo, sus miembros fueron aún más perseguidos.

Los años también trajeron cambios en las posiciones de liderazgo de la orden, por lo que sus intenciones fueron variando a lo largo de los años. Se perdió el interés de querer arreglar el mundo por medio de sociedades secretas.

Con el tiempo, la meta real se volvió formar élites políticas e intelectuales de la sociedad, algo que consiguieron poco a poco.

Los símbolos Illuminati en la cultura

El imaginario Illuminati cuenta con varios símbolos presentes hasta el día de hoy en nuestra cultura. El principal es el ojo panóptico, que representa la herencia de la tradición de los masones. Puede estar representado individualmente o en la cúspide de una pirámide.

Proviene de un icono cristiano que simboliza al Ojo de Dios. El triángulo que lo rodea encarna la Santísima Trinidad.

A partir de esta interpretación, el autor señala que cualquier intento por enfatizar un solo ojo en una fotografía, video o presentación representa un símbolo Illuminati. Sobre todo, en el mundo del espectáculo.

Es ahí donde Martin introduce relatos y fotos de artistas como Britney Spears, Shakira y Lady Gaga. Afirma que las estrellas fueron programadas por la histórica secta para que actúen en función a sus intenciones.

Otro símbolo frecuente es la cabra -o los cuernos-, que deriva de la imagen de Baphomet, una figura enigmática con cabeza de cabra y cuerpo andrógino, frecuente en el ocultismo y la brujería, creada a semejanza de dioses paganos antiguos. En la frente, la figura lleva el signo esotérico del pentáculo.

Además, la mariposa y los felinos suelen ser vinculados con la orden. Las primeras simbolizan el programa de control mental Monarca desarrollado por la CIA. Según el autor, la oficina de inteligencia pretendía crear esclavos vulnerables. El insecto representa la transformación que sufre un ser para convertirse en otro.

Las fuerzas del mal que controlan a los Illuminati

Según el doctor e investigador estadounidense John Coleman, existe actualmente una “hermandad de la serpiente”, que sería la versión contemporánea de la Orden de los Iluminados.

Supuestamente, estos serían controlados desde la dimensión subastral por los reptilianos, una raza inteligente que se cree que vive en la Tierra y tiene su origen en regiones subterráneas o en el espacio exterior.

Existe la creencia de que los principales líderes políticos forman parte de los Illuminati. Por lo tanto, el autor señala que el destino del mundo estaría en manos de estos seres similares a serpientes.

Como evidencia, se menciona la presencia de túneles y grutas en el planeta que fueron relacionados con la desaparición de personas y rituales masónicos. Por ejemplo, el Templo de Mitla cerca de Oaxaca, México y el templo de Apolo en Pamukkale, Turquía. Además, las serpientes han sido históricamente veneradas por muchas culturas. Los humanos las adoraban porque les temían.

Cambiando de asunto, investigaciones secretas hechas por el Departamento de Justicia de Estados Unidos han demostrado la propagación de la “ficción del horror” en el mundo. Una estrategia con la intención de invertir los valores humanos para crear una ideología que siga los propósitos de los Iluminados.

Acercan al público, a través de películas y medios digitales, un programa al que llaman “Las tres grandes S”: Sex and slash (sexo y seccionar); Spatter (salpicar sangre) y Snuff (contenido que muestra tortura y asesinatos explícitos).

Por último, el autor explica que la capacidad reptiliana de controlar a los seres humanos depende de las emociones negativas que generan las personas en la Tierra. Por eso, los políticos y personalidades que pertenecen a la secta toman decisiones que provocan estas emociones en la población.

Los Illuminati y el espacio

David Martin afirma que los Illuminati controlan la información relacionada con los contactos extraterrestres. El investigador estadounidense William Cooper asegura que, entre 1947 y 1953, hubo al menos 16 naves alienígenas que se estrellaron o fueron derribadas en la Tierra.

Uno de los acontecimientos sucedió en el estado de Arizona, otro en Nevada y once en Nuevo México. Los restantes se dieron en Noruega y México. En total, se extrajeron 65 cadáveres y un sobreviviente.

Las naves contenían partes de cuerpos humanos, por lo que se decidió mantener los hechos ocultos bajo secreto máximo.

Entre las teorías que se manejan, los Illuminati habrían estado involucrados en la planificación de las dos guerras mundiales, la llegada del hombre a la luna y la evolución del efecto invernadero.

Según el autor, los estadounidenses habrían llegado a Marte en 1962, pero fueron llevados en una nave alienígena. Si esto es cierto, ya debería haber colonias en el planeta rojo. Aunque aclara que no se debería hablar de una evacuación, sino de un posible secuestro de humanos para establecer proyectos secretos fuera de la Tierra.

Si bien aún no hay investigaciones que consigan probarlo, Martin también denuncia que el alunizaje de 1969 fue una farsa. De hecho, dice que todos los éxitos y fracasos de la NASA estarían guionados.

Defiende su idea mencionando ciertas evidencias que se aprecian en las fotos de los astronautas en la luna: la bandera estadounidense ondeando, cuando supuestamente no hay aire en el espacio; el tono brillante de las fotos, imposible de suceder porque en la luna no hay un prisma atmosférico que filtre la luz; o las huellas de Neil Armstrong en la tierra seca del satélite, que parecen como si el astronauta hubiera pisado en tierra mojada.

Tragedias

Entre las fatalidades con las que se involucra a los Iluminados, se encuentran las muertes de John F. Kennedy y de Diana de Gales, así como el origen de la Guerra de Vietnam.

El presidente estadounidense murió el 22 de noviembre de 1963. Luego de ganar las elecciones en 1960, Kennedy declaró en un discurso que, en menos de diez años, el hombre llegaría a la luna.

Años antes, en 1953, se había creado un comité llamado MJ-12, o Majority Twelve (“la mayoría de los doce”), con el objetivo de ayudar al presidente Eisenhower a mantener en secreto las comunicaciones con otras potencias mundiales.

De acuerdo al investigador William Cooper, las declaraciones de Kennedy permitieron que este grupo desviara dinero, ocultándolo bajo el pretexto de un programa espacial. Cuando el presidente descubrió el engaño, los amenazó con revelar la información al público. Este hecho habría originado el posterior disparo que provocó su muerte.

En el caso de la princesa Diana, su condena se debió a que pertenecía a la familia Spencer, de sangre pura y descendiente de los reyes merovingios. Se dice que los herederos de este linaje serían los únicos con la potestad para ser reyes del mundo.

También se considera que la casa de Windsor había usurpado la corona británica, que correspondía legítimamente a la línea estuarda a la que Diana pertenecía. De esta forma, los Windsor necesitaban que Carlos, el príncipe de Gales, se casara con Diana.

La función de la princesa acabó cuando tuvo a sus hijos, William y Harry, legítimos herederos al trono y pertenecientes a la casa de Windsor. Luego, los Iluminados habrían orquestado el accidente automovilístico donde Diana perdió la vida.

En cuanto a la Guerra de Vietnam, el autor señala que los enfrentamientos bélicos son necesarios y deseables para los miembros de la élite, como los Illuminati. Las guerras funcionan como agentes estabilizadores de las sociedades modernas.

La eliminación de las guerras implicaría la disolución de la soberanía nacional y del concepto tradicional de la Nación Estado. Son necesarias para mantener las clases sociales y controlar las relaciones esenciales de clase.

Las reuniones de la élite

En los últimos dos capítulos, el autor describe dos eventos que podrían contar con la presencia histórica de los Illuminati.

Por un lado, un campamento de la élite que se realiza desde hace más de un siglo en Bohemian Groove, cerca de la localidad de Monte Río, en Estados Unidos. Allí se reúnen algunos de los hombres más influyentes y ricos del país norteamericano.

Se cree que estos artistas, intelectuales, políticos, académicos y altos ejecutivos discuten planes para establecer el Nuevo Orden Mundial y realizan rituales paganos con connotaciones satánicas.

Esta organización, que fue fundada en 1872, ha contado entre sus filas con nombres pesados como Ronald Reagan, Henry Kissinger y George Bush (padre e hijo).

Por otro lado, a mediados de la década de 1950 se fundó en Europa el Club Bilderberg. La intención era similar: una reunión con los líderes más poderosos del Viejo Continente para buscar la pluralidad de ideas y el consenso final.

La institución recibió su nombre del Hotel Bilderberg, donde se lleva a cabo su reunión anual.

Con nombres como la reina Sofía de España o Peter Sutherland, presidente de Goldman Sachs y British Petroleum, se cree que el Club tiene reuniones para decidir el destino del mundo.

Su objetivo real sería acabar con las libertades personales, manipular a los ciudadanos a través del miedo y la acción de los medios de comunicación, establecer un gobierno global en la ONU y tener una única moneda y una única religión.

Para finalizar, el autor introduce el interrogante: ¿tendrán estos grupos algún vínculo con la masonería y los Iluminados? ¿Quién domina realmente el mundo? Lo más probable es que nosotros, los mortales, nos lo preguntemos siempre.

Notas finales

Según David Martin, los Illuminati son una sociedad secreta y poderosa que busca establecer un Nuevo Orden Mundial en nuestro planeta.

Lejos de su origen, que buscaba limitar la intromisión de la Iglesia en la vida pública, actualmente pretenden imponer un gobierno totalitario desde las sombras.

Real o no, estas teorías resultan atrapantes, ¿no?

Consejo de 12min

Con el objetivo de tener una perspectiva completa, es interesante saber que una teoría necesita hechos y datos relevantes para ser comprobada. En este sentido, ¡tenemos la recomendación ideal! “Factfulness”, de Hans Rosling. Búscalo en la app.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 7 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

Aprende más con 12min

6 millones

De usuarios ya transformaron su crecimiento

4,8 estrellas

Media de calificaciones en la AppStore y Google Play

91%

De los usuarios de 12min mejoraron sus hábitos de lectura

Una pequeña inversión para una oportunidad increíble

Crece exponencialmente con acceso a la valiosa información de más de 2500 microlibros de no ficción.

Hoy

Comienza a disfrutar de la amplia biblioteca que 12min tiene para ofrecer.

Día 5

No te preocupes, te enviaremos un recordatorio de que tu prueba gratis está acabando.

Día 7

Fin del período de prueba.

Disfruta de acceso ilimitado durante 7 días. Utiliza nuestra aplicación y sige invirtiendo en tu desarrollo. O solo cancela antes que pasen los 7 días y no te cobraremos nada.

Comienza tu prueba gratuita

Más de 70.000 calificaciones 5 estrellas

Comienza tu prueba gratuita

Lo que los medios dicen sobre nosotros