Empresas Hechas para Vencer Resumen - Jim Collins

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

491 lecturas ·  4.4 calificación promedio ·  77 calificaciones

Empresas Hechas para Vencer

Empresas Hechas para Vencer Resumen
Cultura corporativa y Comunicación

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Good to Great: Why Some Companies Make the Leap...And Others Don't

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 0712676090

También disponible en audiobook

Resumen

“Hechas para vencer” es un best-seller de Jim Collins, que se basa en los resultados de un estudio conducido en diversas empresas y presenta una gran cantidad de ejemplos reales de empresas que salieron del estatus de mediocres o incluso malas para convertirse en excelentes. El estudio tenía como objetivo responder a la siguiente pregunta: ¿Pueden las empresas logran retar a la lógica y mantenerse excelentes por un periodo largo de tiempo? De ser así sí, ¿cuáles son las características comunes que llevan a esas empresas a pasar de la mediocridad al éxito? Para eso, el autor analizó datos financieros, artículos y una extensa base de datos con información corporativa de grandes empresas americanas. Él también condujo cientos de entrevistas con ejecutivos de estas empresas y el resultado lo encuentras resumido en este microlibro. En él, Jim Collins nos muestra cómo las empresas pueden lograr una calidad duradera y mantenerse en un nivel de excelencia. ¿Vamos a descubrir los secretos de las empresas vencedoras?

Enfrenta la verdad sobre tu empresa

Cada empresa que llegó al éxito lo hizo evaluando y aceptando su situación actual, incluso si ella era mala. Collin descubrió que esas empresas no necesariamente tenían condiciones muy buenas o malas. Algunas empresas eran peores, otras mejores, pero las exitosas fueron las que evaluaron y aceptaron sus circunstancias.

Un gran ejemplo es la comparación entre Kroger y A&P. Estas cadenas de supermercados enfrentaron un cambio en el mercado, en el que los consumidores querían mercados más grandes y con una mayor variedad de productos. Ambas invirtieron en mercados más pequeños y más tradicionales, que no eran compatibles con los anhelos de los nuevos consumidores. Pero mientras Kroger aceptó esa realidad y trabajó para remediar el problema, A&P se rehusó a admitir los hechos y a reaccionar. Kroger cambió y sustituyó cada una de sus tiendas. El resultado fue el éxito para Kroger. A&P fue terca, mantuvo los modelos existentes y rápidamente salió de la cima. Para que la mejor estrategia sea aplicada, es muy importante confrontar la verdad. Y confrontar la verdad significa promover discusiones honestas y abiertas.

Enfrentar los hechos puede ser un proceso muy difícil y desanimador, pero, si tu empresa crea el ambiente correcto para discutir los problemas y las soluciones, logrará motivar a los empleados a lograr el éxito. Los líderes necesitan estar dispuestos a hacer preguntas y promover conversaciones, sin monopolizar o rechazar las contribuciones. Además de eso, los líderes no pueden apuntar con el dedo y culpar a los otros por los problemas propios.

Cuando un problema aparece, haz de él una prioridad. Si alguien tiene una buena sugerencia, úsala y dale crédito al autor de la misma por ella. Descubre dónde está el error, sin culpar a nadie por el mismo. Pero, por encima de todo, mantén la creencia de que no importa qué tan mal estén las cosas, la empresa al final logrará el éxito. Pero no te detengas ahí, porque el optimismo sin el conocimiento de la verdad solo lleva al fracaso.

Mantén la fé en éxito, pero simultáneamente enfrenta la realidad de tu situación y actúa en consecuencia. Esta contradicción es llamada Paradoja de Stockdale y es la clave para la grandeza. Necesitas tener fé de que lograrás el éxito, pero también ser honesto contigo mismo sobre la situación actual y estar dispuesto a tomar una actitud frente a ella.

Sigue el Concepto Erizo

La solución más simple para una problema es siempre la mejor salida. Por eso, necesitas de un plan claro para lograr los objetivos de tu empresa y Jim Collins llama a eso el Concepto Erizo.

¿Qué es el Concepto Erizo? Se basa en una historia de un duelo entre un zorro y un Erizo. En esa historia, el zorro quería cazar al Erizo. El zorro es un animal inteligente, ágil y capaz de atacar de formas diferentes. Por otro lado, el Erizo no es reconocido por su astucia. Solo sabe hacer una cosa muy bien. Su única estrategia es volverse una bola de espinas y rodar lo más rápido posible. Independientemente del ataque del zorro, el Erizo siempre vence y logra escapar.

Más que una estrategia, es un entendimiento de la situación. Las empresas Erizo saben hacer una cosa profundamente bien y se enfocan en eso. Las empresas que no son hechas para vencer tienden a actuar más como el zorro. Hacen muchas cosas, pero les falta consistencia. El Concepto Erizo de Collins se basa en 3 ideas fundamentales que las grandes empresas combinan para encontrar el camino a la excelencia. Jim y sus investigadores descubrieron que cada empresa que logró el éxito seguía este concepto.

La teoría es que cualquier acción tomada por tu empresa o tus empleados necesita cumplir las 3 ideas al mismo tiempo o no serán exitosas. La primera idea es que necesitas identificar tu pasión. Las empresas que logran la excelencia poseen un conocimiento profundo de sus pasiones. Sin pasión, las empresas no logran llegar muy lejos.

La segunda idea es identificar qué es lo que haces mejor que cualquier otra empresa en el mundo. Sea lo que sea, eso necesita ser el foco de tu negocio. Es la única forma de ser exitoso.

Finalmente, las empresas deben identificar cómo pueden generar ganancias de la manera más eficaz posible y cómo aumentar su valor en el mercado. Una de las funciones principales de un negocio es generar ganancias y todas las empresas que lograron la excelencia fueron capaces de identificar la mejor manera de aumentar su valor en su mercado. Estas empresas descubrieron cómo ser económicamente exitosas a través de un mejor modelo de negocios.

Para lograrlo, los cambios necesitan suceder. Por ejemplo, la cadena de farmacias Walgreens también era dueña de restaurantes. En vez de continuar con ambos negocios, los dueños decidieron enfocarse en la mejor inversión y dejaron el servicio alimenticio. Las farmacias fueron una decisión económica inteligente y el CEO R. Cork Walgreen III logró el éxito.

Para trabajar de manera eficaz dentro de estas 3 ideas, es necesario tener empleados disciplinados y la recompensa por eso es alcanzar la excelencia.

Mantén la disciplina en tu organización

Tener disciplina y usarla como un concepto clave en tu empresa es otro ingrediente esencial para el éxito de una empresa. La disciplina no significa que los jefes van a mandar como dictadores. Significa que los empleados de todos los niveles poseen autodisciplina y saben lo que debe ser hecho y cómo hacerlo. La gente con autodisciplina es más competente y capaz, además de saber cómo mantener las cosas funcionando.

Una gran empresa está llena de personas que saben cómo liderarse a sí mismas. Cada empleado es responsable por sí mismo y por sus actitudes y no hay personas incompetentes que necesitan de una niñera. Las personas disciplinadas operan sin desviarse del plan y saben que seguir una estrategia es la clave del éxito. Construir un esbozo basado en los 3 principios básicos del Concepto Erizo y darle a los empleados la libertad y responsabilidad para trabajar dentro de sus límites es esencial.

Las personas disciplinadas seguirán el plan y cumplirán con todas sus responsabilidades, sin importar las circunstancias. Además de eso, los líderes no necesitarán mandar a sus subordinados o discutir sobre sus fracasos. Cuando eso suceda, habrás alcanzado la cultura de la disciplina en la empresa, así como todas las empresas en el estudio de Collins la alcanzaron para volverse excelentes. Este es uno de los aspectos comunes que las historias de éxito poseen.

Los profesionales disciplinados en una empresa que camina a la excelencia serán disciplinados tanto con sus pensamientos, como con sus actitudes. Cada pensamiento que tienen y las actitudes que toman para la empresa serán exclusivamente para cumplir los 3 principios, incluso si eso significa dejar de aprovechar grandes oportunidades. Seguir el plan es el objetivo.

Cuando los líderes entienden eso, pueden empezar a estudiar cuáles son los comportamientos exitosos y cuáles necesitan ser eliminados inmediatamente de la empresa. Si te encuentras con un comportamiento que no funciona, debe ser interrumpido.

Contrata a las personas correctas y despide a las ineficientes

Para que una empresa cambie de buena a excelente, no debes solamente contratar a las mejores y más disciplinadas personas, pero también despedir a los que no están de acuerdo con la nueva dirección que la empresa está tomando. Muchas empresas que fallaron en lograr la excelencia tenían empleados ineficientes en posiciones clave y no trajeron a las personas correctas para trabajar en su equipo.

Si una empresa quiere lograr el éxito, debe empezar contratando a los mejores y los más brillantes. Algunas veces, puede que no exista una posición clara para ellos dentro de la empresa, pero es importante mantenerlos preparados para cuando los objetivos estén bien definidos.

Un ejemplo de esto fue cuando el CEO Dick Cooley de Wells Fargo montó su equipo. Él estaba preocupado en encontrar a los mejores. Más tarde, encontró posiciones en la empresa para ellos. Esa era la prioridad: primero encontrar a las mejores personas; lo que sea capaz de hacer con ellas viene después.

Las empresas menos exitosas muchas veces deciden primero qué hacer y después buscan a las personas - pero ese sistema frágil va a romperse. Estas empresas poseen un único líder de calidad liderando un gran número de subordinados, que solo saben recibir órdenes. Si este líder sale de la empresa por algún motivo, deja un problema para resolver.

Debes recordar que la empresa necesita de las personas correctas antes de empezar su planificación y que las personas equivocadas necesitan salir. No contrates a nadie que no posea un lugar en la empresa a futuro. Asegúrate de que cada empleado está exactamente donde debería estar y de que colocaste a los mejores donde deberían. El equipo correcto va a trabajar unido para encontrar el mejor camino y continuar en él.

Usa la tecnología a tu favor

Si tu empresa va a implementar una nueva tecnología, debe ser seleccionada cuidadosamente y poseer un propósito bien definido. Las nuevas tecnologías sin propósito son una pérdida de tiempo, esfuerzo y dinero. Como veremos abajo, Walgreens entendió eso cuando las farmacias online empezaron a surgir. Entonces, en vez de apresurarse, consideraron cuidadosamente un plan de acción. La tecnología es una herramienta usada por grandes empresas para alcanzar sus objetivos.

Si la tecnología no se encaja en los 3 principios básicos del Concepto Erizo, entonces no debe ser utilizada, no importa cuán popular sea en la industria. Las nuevas tecnologías no crean movimientos organizacionales o éxito, pero sí ayudan a desarrollar el que ya existe, debiendo entonces poseer un papel claro en el plan de acción de la empresa.

Como fue mencionado antes, Walgreens no estaba segura de cómo la Internet encajaría en su negocio, entonces, no se apresuraron en usarla. En vez de eso, hicieron experimentos para entender primero cómo funcionaba y solo después comenzaron a usarla, promoviendo la conveniencia, como llenado de recetas online. Finalmente, después de estudiar y tener una idea clara de cómo una página ayudaría a alcanzar los objetivos, Walgreens se volvió una farmacia 100% online, logrando el éxito. Mientras tanto, otras farmacias online fallaron rápidamente y abrieron el camino para Walgreens.

Una empresa que alcanza la excelencia no está presionada a usar cualquier tecnología. En vez de eso, considerará cuidadosamente cómo debe ser usada y le dará a sus empleados la oportunidad de pensar en estrategias innovadoras que diferenciarán a la empresa de la competencia y ayudarán a la empresa a alcanzar sus objetivos. Una empresa mediocre va a usar inmediatamente nuevas tecnologías sin ningún propósito por miedo a quedar desactualizada.

Ten líderes humildes y que trabajen duro

Collins y su equipo esperaban descubrir que los ejecutivos más carismáticos y famosos serían aquéllos que llevaban a sus empresas a la excelencia, pero en realidad los líderes más eficaces eran modestos y reservados. A través de artículos y entrevistas personales con los involucrados, descubrieron que los mejores líderes eran humildes y trabajaban duro.

Su equipo de investigaciones descubrió que cada gran empresa poseía un líder excepcional durante los períodos de transición a la excelencia. Los líderes excepcionales no son egocéntricos como los líderes de las empresas mediocres. Un líder excepcional se preocupa solo con el éxito de la empresa, incluso si no recibe crédito por eso. Ellos no quieren que la empresa fracase cuando salgan y se preocupan en tener excelentes planes de sucesión para cuando tengan que salir de la empresa.

Ellos parecen calmados en razón de su naturaleza más reservada, pero también tienen ambiciones profesionales. Pero esas ambiciones son dirigidas hacia la empresa y no a ellos mismos. Estos líderes harán todo por el éxito de las empresa, sin importar lo difícil que pueda ser. Para ellos, el objetivo es formar a otros líderes para ser aún más exitosos, incluso si eso los deja ofuscados por sus sucesores.

Escoger un líder superficial para la empresa es un error que muchas empresas mediocres cometen, como fue el caso de Scott Paper con Al Dunlap. Él gritaba sobre sus realizaciones, pero su empresa fue entonces comprada por el modesto CEO Darwin Smith, de Kimberly-Clark. Un gran líder debe ser un gran colaborador y no un exhibicionista.

Los líderes excepcionales ven potencial en todos lados. Un líder mediano puede volverse excepcional aprendiendo a asumir las responsabilidades por sus errores y a dar crédito a la empresa y a las personas por sus aciertos. Los líderes excepcionales miran a los demás cuando las cosas salen bien y le dan reconocimiento a sus equipos. Los líderes mediocres hacen lo contrario y les gusta aparentar.

Sigue los principios del Erizo todo el tiempo

Solo un selecto grupo de empresas alcanza el éxito y un número aún menor permanece en un estado de excelencia. El truco es mantener la fórmula para la excelencia, mientras las condiciones del negocio cambian con los años. Collins llama a los métodos que descubrió en sus investigaciones la “física” que permanece a lo largo de los años para generar el cambio de “bueno” para “excelente”.

No importa cuánto cambien la economía o el mercado, estos métodos pueden ser aplicados para alcanzar y mantener la excelencia. El proceso se resume a tener siempre a las mejores personas posibles en los lugares correctos y mantener una conversación constante sobre el estado de las cosas, incluyendo las áreas que necesitan mejoría. Admitiendo honestamente dónde están las fallas, la empresa empieza a mejorar y prevenir desastres.

Manteniendo la disciplina de seguir los principios del Concepto Erizo escogidos para tu empresa y alcanzando y redefiniendo tus objetivos con el paso del tiempo, puedes permanecer en el estado de excelencia.

Sé exitoso en tu empresa

Estudiando diversos datos, Collins y su equipo encontraron resultados impresionantes. Pero el hecho es que el proceso por el cual esas empresas pasaron para alcanzar el éxito llevó años de trabajo dedicado y disciplinado y cada empleado se enfocó en los objetivos definidos. Los resultados pueden ser fantásticos, pero el camino para llegar a ellos es largo.

Las empresas pasan por un desarrollo gradual hasta lograr la excelencia y no hay cómo definir en qué momento ese proceso acabó. Un día, la empresa va a percibir que alcanzó sus objetivos y que ahora su foco cambió. El hecho es que no sucede de forma rápida y las empresas que nunca alcanzan la excelencia muchas veces tratan de acelerar el camino al éxito con resultados pobres.

Combinar 2 empresas mediocres en una adquisición no va a generar una empresa excelente. Solo va a crear más de lo mismo, algunas veces puede hasta empeorar las cosas. Normalmente, una empresa exitosa no hace grandes adquisiciones hasta haber pasado de ’buena” a “excelente”.

Las empresas excelentes siguen un patrón, mientras las buenas siguen inevitablemente otro patrón. Collins llama al gran patrón “péndulo”, que lleva a la organización a avanzar hasta que logre llegar al punto ideal. El patrón mediocre es un ciclo al que no le importa el desarrollo necesario de la empresa y no logra alcanzar el punto ideal. No puedes apresurar la perfección. Saltar pasos importantes lleva al fracaso. Solo el tiempo y el esfuerzo llevan a la excelencia.

Notas finales

Necesitas de grandes líderes, humildes, comprometidos y de empleados disciplinados en todas las posiciones de tu empresa para hacer la transición a la excelencia. Estas personas, dirigidas por los objetivos de la empresa, pueden trabajar en conjunto los tres principios del Erizo.

Una empresa que es honesta sobre su estado actual y cree que va a triunfar logrará el éxito. Por eso, cada empleado, especialmente el líder de la empresa, debe colocar los objetivos e intereses de la empresa encima de los propios.

Consejo de 12’: Si te gustó “Hechas para Vencer”, ¡también vas a adorar el otro libro de Collins, “Hechas para Durar”!

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

James C. "Jim" Collins, III es un consultor de negocios, autor, profesor y ponente sobre sostenibilidad y crecimiento en los negocios. Collins recibió un BS en Ciencias Matemáticas en la Universidad de Stanford y posteriormente obtuvo su MBA (también de Stanford) seguido de 18 meses como consultor de McKinsey & Company. Luego trabajó como gerente de producto de Hewlett-Packard. Collins inició su carrera de investigador y docente en la facultad de la Graduate School of Business de la Universidad de Stanford, donde recibió el Premio de Enseñanza Distinguida en 1992. En 1995 fundó... (Lea mas)