El hombre más rico de Babilonia Resumen - George S. Clason

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

957 lecturas ·  2.0 calificación promedio ·  1 calificaciones

El hombre más rico de Babilonia

El hombre más rico de Babilonia Resumen
Inversiones y Finanzas

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: The Richest Man In Babylon

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9781480086302

También disponible en audiobook

Resumen

Con un lenguaje sencillo y concreto, El hombre más rico de Babilonia ofrece consejos económicos de manera didáctica. Al mismo tiempo, puede aplicarse a cualquier tiempo histórico, tanto en la Antigüedad como en tus finanzas del próximo mes. Si aplicas las sugerencias de este libro, te encontrarás más cerca de la riqueza que te permitirá vivir mejor. ¿Estás preparado?

Un poco de historia

A finales de los años ‘20, George S. Clason inventó una serie de parábolas simples que revelaron los secretos comerciales de la Antigua Babilonia. Clason era uno de los escritores y hombres de negocios más grandes de su tiempo.

El escritor tuvo una visión. Su idea no era hablar de la riqueza de Babilonia. Sino compilar técnicas antiguas que sirvieran para adquirir y mantener la riqueza en los tiempos modernos.

Este texto está destinado a todos los individuos preparados para aprender más sobre dinero e inversiones inteligentes.

De alguna forma unió todos esto relatos basados en la Babilonia de hace 8000 años. Como resultado, los convirtió en una guía informativa y emocionante orientada hacia la búsqueda del secreto de la riqueza.

Sin embargo, su libro no tuvo éxito hasta varios años después de su muerte, en 1926. Desde entonces es una referencia para aquellos que quieren alcanzar el éxito y obtener riqueza.

Pero para hablar de todo esto, primero hay que contextualizar el momento. ¿Qué pasaba en el mundo a principios del siglo 20? Entre finales de los años ‘20 y principios de los ‘30, la gran crisis económica había causado una oleada de desempleo masivo.

Todo comenzó con la caída de la bolsa de Wall Street que conllevó una catarata de sucesos. Disminuyó la renta nacional, los ingresos fiscales y los beneficios empresariales en gran parte de las potencias. Al mismo tiempo, aumentó el desempleo y descendió el comercio internacional. Incluso décadas después, la gente no pudo recuperarse del todo.

Las cautivadoras, sencillas y transparentes ideas de Clason examinaron la causa de esta crisis y proporcionaron directrices para las próximas generaciones.

A lo largo de su obra presenta conceptos que son realmente básicos. Sin embargo, al mismo tiempo, son concisos y han sido aplicados por muchas personas durante siglos. Su libro terminó siendo perdurable en el tiempo.

Los siete consejos

Dentro de las historias que cuenta Clason en su libro, sobresale la del rey Sargón de Babilonia. Este decidió beneficiar a la población con las grandes riquezas de la ciudad. Para ello recurrió a Arkad, uno de las personas acaudaladas del lugar, que debía enseñar al resto de la población cómo ganarse su propia fortuna.

El mundo está cada vez más familiarizado con la historia de Arkad, el hombre más rico de Babilonia. Reunió a un grupo de individuos que deseaba adquirir riqueza para darles su secreto. “No cuesta nada preguntar un sabio consejo a un buen amigo”.

Lo primero que hizo fue preguntarles “quiénes tenían los bolsillos vacíos”. Todos los tenían, lo que impulsó las lecciones del maestro.

Entonces Arkad les presentó “siete curas para un bolsillo vacío”. Con estas reglas, pasarían a llenar sus bolsillos con oro y alcanzarían el éxito financiero. Siempre trazando un paralelismo con nuestras vivencias personales para poder aplicarlas en nuestras vidas.

En primer lugar dejó claro a sus aprendices que una parte de lo que ganaran era de ellos. Debían ahorrar siempre el 10% de sus ingresos. Por ejemplo, por cada $10 que ganaran tenían que guardar $1.

Al mismo tiempo tenían que controlar sus gastos. Es decir, debían desprenderse de los gastos que no fueran necesarios. Tener ordenados los ingresos y egresos en un presupuesto es vital. Permite identificar aquellos gastos que son inevitables y reducir los que son innecesarios.

Lo siguiente es invertir, haciendo que el oro aumente. Por cada inversión que decidas hacer, tienes un retorno. Vuelve a invertir tu retorno. Tal como dijo a Arkad a sus alumnos. Haciendo una analogía les explicó que los esclavos trabajan para ellos por medio de inversiones. Los frutos de esas inversiones eran nada más y nada menos que los hijos de los esclavos, por lo que convertirlos también en esclavos aumentaría sus recursos para generar ingresos.

Aunque a la hora de invertir hay que hacerlo con cuidado, protegiendo el tesoro. Debían elegir con precaución las opciones que querían aprovechar. Invertir es tomar riesgos medidos para tener el dinero en circulación y que la riqueza aumente, no hacerlo sin pensar ni elegir cuidadosamente.

Por otro lado para Arkad era muy importante que la vivienda fuera una inversión rentable. No necesariamente significa comprar una casa, ya que depende de cada situación. Por ejemplo, ser ordenado para tener una economía organizada, teniendo en cuenta alquiler, servicios e impuestos. Se trata de obtener riquezas con las actividades cotidianas.

También hay que pensar en el futuro. Asegurar ingresos teniendo en cuenta la jubilación. Los seguros de vida o las inversiones a largo plazo pueden resultar de gran ayuda cuando ya no sea posible trabajar más. Ya sea debido a la edad, a una incapacidad física o simplemente porque decidamos parar de trabajar.

Por último, señala que hay que aumentar nuestra capacidad de generar ingresos. ¿Cómo? Educándonos y desarrollando habilidades. Es importante ir hallando ocasiones para conseguir varias fuentes de ingresos. Tener una fuente potencial de dinero puede ser una buena idea.

Al mismo tiempo propone una serie de ideas en el caso de que una persona contraiga deudas. Primero claramente sugiere no tener pasivos, no gastar más de lo necesario. Pero en el caso de que ocurra, señala que se debe realizar un listado con todas las deudas y sus cantidades.

Luego hay que hablar con las personas que nos prestaron el dinero y pagarles, aunque sea en cuotas. Como consejo, guarda un 10% de lo que ganas, gasta un 70% y el 20% destínalo a saldar las deudas.

Probablemente el nombre de Dabasir te suene – Seguro que sí. Un pobre esclavo que superó dificultades y pasó a ser uno de los comerciantes más ricos en su propio tiempo. Y de Sharru Nada, el hombre que había establecido buenos hábitos. Desde una edad temprana entendía la importancia del trabajo duro.

Cada parábola que se presenta en el libro enseña una lección valiosa y diferente acerca de la riqueza. Cómo ganarla, encontrarla, sostenerla y merecerla.

Algunas historias en El Hombre Más Rico de Babilonia tienen toneladas de ideas significativas. Además, claro, de consejos sobre cómo tener una vida mejor.

En aquellos tiempos, los ciudadanos de Babilonia estaban interesados en conocer la manera de hacerse ricos. Por ejemplo, querían saber cómo atraer a la suerte. Pensaban que los únicos capaces de conseguirla eran los ricos tradicionales o aquellos que habían sido bendecidos por la Diosa de la Fortuna desde su nacimiento.

Sin embargo, Arkad les explicó que la Diosa de la Fortuna sólo beneficia a aquellas personas que trabajan duro, ahorran con disciplina el 10% de su salario e invierten de manera sensata. Busca personas que no posterguen sus decisiones y que sean capaces de asumir sus retos a tiempo. A la suerte hay que buscarla y ayudarla. Sola no sirve de mucho.

Muchos autores y economistas entienden por qué la asombrosa obra de Clason pasó a ser un clásico que sigue inspirando.

A través de la parábola de la Muralla de Babilonia enseña sobre finanzas personales básicas. Explica cómo la ciudad podía defenderse de los ataques que sufría gracias a las reservas que poseía. Esta idea llevada a la vida cotidiana nos muestra la necesidad de tener una cantidad de dinero ahorrado y siempre disponible como un colchón de seguridad.

El escritor anima al lector no solo a leer el libro sino a emplear sus ideas y métodos. De vez en cuando declara que sus palabras son un parte integral de la “sabiduría antigua”. Es capaz de captar la atención del lector.

Asimismo, no podemos confiar en los consejos de cualquier persona. Aquí todos los métodos y sugerencias tienen un fondo vigoroso y fiable compuesto por hechos y teorías.

¿Por qué Babilonia?

Babilonia no era una ciudad ordinaria; era notable en todos los sentidos. Para ilustrar la modernidad de la ciudad podemos recordar que cuando el resto del mundo utilizaba hachas de piedra para cazar, los sumerios poseían un armamento avanzado de metal.

A pesar de su ejército y arquitectura superiores, los antiguos babilonios gobernaban el mundo en otro campo.

Según muchos historiadores, Babilonia fue una de las primeras naciones antiguas que inventó el dinero y las obras de propiedad privada. Dejaron atrás miles de años de trueque e intercambio de bienes.

Los babilonios y los estados vecinos elaboraron el primer sistema de economía tal como los conocemos hoy en día. Implementaron normas sobre las deudas, contratos legales y códigos de leyes en materia de prácticas comerciales. El dinero no apareció porque sí, sino que era una necesidad.

La historia de Babilonia tiene sus raíces arraigadas en la civilización humana incluso antes de los romanos.

Además, esta nación logró grandes e importantes avances en la medicina natural, usando, por ejemplo, la miel o las plantas medicinales. Poseían la costumbre de cuidar de la higiene personal y un sistema de prevención de enfermedades.

Conocían la distancia entre la Tierra y el Sol por lo que pudieron precisar los solsticios y equinoccios. Asimismo, dividieron el año en 12 meses y la semana en 7 días, calendario que hemos heredado en la actualidad.

Hoy en día Irak es el hogar de la antigua civilización de babilonia así como de su arquitectura y cultura. Justo al lado del gran río Éufrates, en la región central y sur de la Mesopotamia.

Los habitantes creativos de hoy en día todavía están intentando replicar lo mejor de esta misteriosamente ciudad antigua.

Notas finales

En aquel tiempo Arkad aconsejó a muchas personas sobre cómo incrementar su riqueza. Incluso al Rey, que le exigió enseñarle a sus babilonios técnicas ancestrales sobre cómo ganar dinero y manejar los ingresos.

Sargón no quería que su población fuera poco inteligente o inculta. Para beneficiar a toda la población con las grandes riquezas de Babilonia, le pidió al hombre más rico de la ciudad que enseñara a otras personas a ser ricas.

Además esperaba que el consejero le enseñara a su gente la importancia de la riqueza.

Si los súbditos del Rey lograban ser ricos, Babilonia sería aún más rica. 

Y eligió de manera acertada porque Arkad era un hombre excepcional en la Antigua Babilonia.

No sólo era un individuo rico, sino que también compartía todos sus secretos con la gente.

En cualquier momento Arkad hablaba con los babilonios sobre numerosos temas, en especial de cómo resolver sus preocupaciones.

Siempre afirmaba una cosa en particular: una persona no puede hacerse más rica si ignora las antiguas leyes de hacer negocios.

Un súbdito suyo fue Dabasir, el rey del comercio. Explicó cómo pudo transformarse en una persona rica a pesar de que creció en un entorno empobrecido. Cuando finalmente decidió cambiar su vida, Dabasir creó una fortuna. Siempre miró hacia el futuro, sin importar los desafíos que trataban de impedir su progreso. Empezó con los bolsillos vacíos y terminó con ellos llenos de dinero.

Ese era su único secreto.

Estas historias tienen mucha información sobre cómo superar las dificultades financieras y las situaciones potencialmente mortales. Con ellas podrás alcanzar tus objetivos como resultado del trabajo duro.

Clason sugiere varias cosas importantes: No trabajes por dinero, deja que el dinero venga hacia tí y siempre gasta sólo lo necesario. Además, aconseja que reflexionemos sobre los bienes que son propios del ser humano. Por ejemplo, las capacidades, las habilidades y la sabiduría. Invita a enriquecernos en todo sentido, más allá de lo material.

Tip de 12’

Acabas de leer uno de los textos de finanzas más importantes del siglo XX. ¿Qué tal si avanzas y lees el siguiente? Puedes leer “El negocio del siglo XI”, ideal para autónomos o empleados que sueñan con escalar puestos en una empresa. Si eres uno de ellos no puedes continuar sin dar el siguiente paso. Tu futuro depende de este libro.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario: