¡El próximo anõ llegó!

¡Aprovecha el 44% de descuento en 12min Premium!

980 lecturas ·  4.5 calificación promedio ·  65 calificaciones

El cisne negro

El cisne negro Resumen
Desarrollo personal

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: The Black Swan: The Impact of the Highly Improbable Fragility.

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9788576842125

También disponible en audiobook

Resumen

En este libro, Nassim Nicholas Taleb explora los problemas de percepción causados en las personas por eventos aleatorios, inesperados, que tiene un gran impacto en la humanidad. Su objetivo es ayudarnos a entender cuándo nuestro juicio está comprometido. 

Aprovecha y aprende a entender tu propia ignorancia y a usarla a tu favor frente a lo imprevisible. ¿Empezamos?

Los cisnes negros

El concepto central de “El cisne negro” se refiere al hecho de que antes del descubrimiento de Australia, se creía que todos los cisnes eran blancos. Hasta entonces nadie había visto uno de color negro. No obstante, existen.

En este libro, un cisne negro es un evento muy raro que tiene un impacto colosal en la sociedad y que es imposible de prevenir. Lo interesante es que, en la práctica, eventos raros ocurren con más frecuencia de lo que imaginamos. 

Aunque nuestras mentes están programadas para lidiar con lo que hemos visto antes, muchas veces, ocurren eventos extremos. Nuestra tendencia a ignorarlos viene del hecho de que las personas tienden a subestimar lo que no conocen. 

Creamos historias donde no sucede nada extraño. Inventamos explicaciones porque nos sentimos estúpidos e ignorantes frente a algo imprevisto. El conocimiento humano está constantemente creciendo y evolucionando y el abordaje dogmático que tendemos a tomar no tiene sentido. 

No podemos tener certeza de nuestras creencias, dado que nos dejan ver otras ideas que se escapan de lo que pensamos que es verdad.

El impacto de lo altamente improbable

Los cisnes negros son los eventos que causan grandes transformaciones cognitivas. Estas pueden ser triviales o enormes, como la destrucción de un sector en el mercado de acciones o una crisis política. 

Los efectos pueden impactar profundamente a algunas personas y otras pueden resultar prácticamente ilesas. La única forma de evitar esos impactos es a través de la información. Cuanto más ignorante seas, más probable es que te sorprenda un imprevisto. Si tienes mucha información, es improbable que te afecte.

En el siglo XV, cuando Nicolás Copérnico propuso que la Tierra no era el centro del universo, las consecuencias fueron inmensas, en todos los niveles. Desafió a la religión (sí, la Iglesia Católica sufrió grandes impactos), pero también abrió el camino para el cambio cultural en la sociedad y ciencia.

Para comprender mejor el impacto de lo improbable, Taleb divide el conocimiento humano en dos áreas principales de la aleatoriedad. La primera de ellas es la Mediocristania, que consiste en un lugar donde los promedios son la regla. 

En ella, nuestra información disponible es muy grande y ningún hecho aislado cambiará la manera en que el modelo funciona. Los datos, en este contexto, no son escalables, puesto que tienen límites mínimos y máximos definidos.

Algunos ejemplos son las características físicas como la altura y el peso corporal. Este tipo de datos no son escalables, pues existen límites físicos. Una vez que las propiedades de tales informaciones son claramente limitadas es posible hacer previsiones relativamente exactas sobre los promedios.

La segunda área es la Extremistan, donde encontramos los extremos. Aquí las informaciones son tan desproporcionadas, que una única observación puede impactar dramáticamente e impedir nuestra capacidad de hacer previsiones.

En este ámbito se sitúan cosas fundamentalmente abstractas. Existen diversos ejemplos de datos e informaciones que surgen de los extremos: ataques terroristas, ventas de libros por un autor, tasas de inflación, etc. 

Eventos aleatorios

Imagina el siguiente escenario. Eres el pavo que ha sido alimentado diariamente, bien cuidado, por años y te sientes feliz con tu vida. Sin embargo, en el día de Acción de Gracias, una sorpresa ocurre, te matan para convertirte en la comida de algunas personas. Esta es la metáfora que Taleb usa para ilustrar cómo observar el pasado para predecir el futuro. 

También prueba que los cisnes negros son relativos. Para ti (el pavo), la cena de Acción de Gracias es claramente un cisne negro, pero para el cocinero no hay sorpresas en este evento.

¡No confíes en tu cerebro!

Nuestro cerebro nos engaña. Siempre. Tenemos la tendencia a hacer supuestos a partir de cosas que simplemente nos “parecen” correctas. Por ejemplo, solo creemos en algo cuando tenemos pruebas de que existe. Sin embargo, no tener evidencias de una cosa, no significa que no exista. 

El hecho de que nunca hayas sufrido un terremoto no quiere decir que nunca vivirás uno, ¿verdad?

Además, nuestro cerebro tiene la tendencia de buscar evidencias, esta es la llamada falacia de la confirmación. Estamos acostumbrados a querer pruebas de cosas que existen o van a ocurrir. Sin embargo, dada nuestra ignorancia, intentar confirmar que nuestras creencias son reales, puede limitar nuestro pensamiento.

Muchas veces es más valioso buscar hechos que van en contra de nuestras creencias en lugar de los que las corroboran. Esto conlleva descubrimientos poderosos y permite que no seamos tan ciegos.

Inventas historias “sin querer”

Otra falla de nuestro sistema operacional es que tenemos el hábito de crear historias basadas en colecciones de eventos que ocurren en nuestras vidas. Taleb llama a este error como la falacia narrativa. Esta se caracteriza por explorar nuestra habilidad ilimitada de analizar secuencias de eventos sin agregarles una explicación. 

Nuestro cerebro siempre busca contar una historia donde los eventos están correlacionados y tienen sentido. Sin embargo, al condensar hechos en una narrativa única, terminamos generando pérdida de información y tenemos una tendencia muy grande de simplificar mucho las cosas. 

Descartamos los datos que no tienen sentido y eso nos deja a merced de los cisnes. Según los psicólogos cognitivos, tenemos dos tipos de pensamientos. El primero es instintivo, rápido, inmediato y se basa en la experiencia con el mundo. 

Ese sistema es ventajoso por tener una alta velocidad y por ayudar a reaccionar frente a los estímulos externos. Sin embargo, es muy propenso a errores. Además, con él no podemos controlar los pensamientos.

En cuanto al segundo sistema, es lento, racional y posee un autoconocimiento. Es mucho más útil en la sala de clases o en un momento entre la vida y la muerte. El problema es que muchas veces confundimos ambos tipos de pensamientos.

Muchas veces creemos que una idea proviene de un análisis detallado, cuando en realidad es fruto de un acto reflejo. ¡Conoce tu cerebro!

¿Quieres hacer algo improbable?

¿Ya soñaste con ser un gran autor o crear una gran empresa en un mercado innovador? Si eso es lo que buscas, Taleb tiene un punto de vista interesante. 

El ser humano necesita de resultados constantes, tangibles, para continuar persiguiendo algo. Una serie de pequeñas recompensas, generalmente, producen más felicidad y realización que una enorme. Existen dos tipos de progresos, los constantes y lineales y los no lineales, que tienden a ocurrir en grandes saltos, alternados con el estancamiento.

Sin embargo, a pesar de preferir creer que el mundo funciona en una perspectiva lineal, esa no es la forma adecuada de abordar el problema. Las situaciones no lineales son las más constantes en la vida, las otras son una verdadera excepción.

Tu aprendizaje viene de cosas diversas y en muchos casos aleatorias. Es un error creer que un modelo lineal es el mejor, esto no es más que una falacia. Sin embargo, aparece en muchas salas de clases y en los libros, simplemente porque son más fáciles de comprender.

Además, el ser humano tiene la limitación de que, al ver el pasado, selecciona las partes que encajan en sus impresiones. Muchas veces ignora las partes que no están de acuerdo con sus prejuicios. Nuestra mente crea un registro que pasa por alto los hechos que no encajan en nuestro modelo mental. Taleb llama a esto la evidencia silenciosa.

Por ejemplo, muchas veces pensamos que los autores de libros famosos son extremadamente talentosos. Sin embargo, muchos buenos escritores nunca ven sus libros publicados. En realidad, en la ecuación hay muchos más elementos. La evidencia silenciosa son los eventos que no crearon un cisne negro y, por eso, no recibieron la atención del público.

Lo imprevisible puede estar a tu lado

Para Taleb, las sorpresas positivas tienen un rol crucial en el papel de descubrimiento de la ciencia. El modelo tradicional de búsquedas y descubrimiento funciona así: buscas algo en lo que crees (como un nuevo camino para la India) y descubres algo que no sabías que estaba ahí (descubriste América). 

Por eso, es importante estar abiertos a la posibilidad de tener resultados no planeados en nuestras actividades. Eso puede ayudarnos a aprovechar de forma ventajosa a los cisnes negros cuando estos aparecen.

Existe en estadística la “Ley de las expectativas reiteradas”. Esta afirma que el deseo de alcanzar un conocimiento por sí solo es equivalente al conocimiento en sí mismo. 

En la práctica, Taleb explica que esta ley actúa de la siguiente manera: si quiero que ocurra algo en una cierta fecha en el futuro, ya espero este algo en el presente. Si sabes cuál es el descubrimiento que harás en el futuro, prácticamente ya lo descubriste. 

El cisne en la práctica

Si ya estás listo para abrazar tu ignorancia, es el momento de poner en práctica el conocimiento adquirido. Hemos compilado algunos consejos prácticos de Taleb para que obtengas el máximo beneficio sobre su teoría de los cisnes negros. 

El primer paso es enfocarte en las consecuencias potenciales de lo inesperado, en lugar de hacerlo en la probabilidad de que ocurra lo improbable.

Las consecuencias de errar una previsión pueden ser triviales o devastadoras. Si no consigues hacer un pronóstico sobre el tiempo, no tiene importancia. Si te equivocas en el mercado de acciones, puedes tener grandes perjuicios. 

Lo ideal es priorizar tus creencias de acuerdo con los daños que pueden causar y no con la oportunidad de que sucedan. ¿Qué crees que podría tener mayor impacto en tu vida hoy? Ese es el punto que debe tomar tu sueño y no lo que crees que sea más probable.

Por ejemplo, si inviertes en acciones, es mejor considerar escenarios extremos que escenarios de riesgo moderado. En lugar de poner tu dinero en inversiones de riesgo medio, deberías poner la mayor parte de tu capital (85-90%) en instrumentos seguros. 

Los 10-15% que sobran, deberías ponerlos en inversiones extremadamente especulativas, como, por ejemplo, fondos de inversión en compañías de tecnología o empresas muy jóvenes. Así, no necesitas preocuparte con la gestión de riesgos y te pones parcialmente a merced de los cisnes negros.

El objetivo es estar expuesto a los cisnes negros positivos e intentar no preocuparse demasiado con los negativos. Los eventos con los mayores impactos en tu vida serán inesperados por causa de nuestros sesgos cognitivos y de nuestra incapacidad de preverlos.

Por eso, aprender a través de pruebas y errores es fundamental. Sin embargo, nuestro cerebro tiene dificultades para aceptarlo. Abrazar este proceso puede ayudarte a realizar más. Y si no podemos confiar en las previsiones, lo importante es depender solo de aquellas cuyo asunto es trivial.

Evita hacer pronósticos sobre los grandes asuntos complejos que pueden engañarte en el futuro. 

Si el asunto es el futuro, debes ser siempre escéptico y tener la mente abierta a los eventos positivos y negativos. Nunca desacredites algo, solo por parecer improbable. Esta es una manera de mantener la mente abierta a los casos positivos. 

Por ejemplo, puedes aumentar tu exposición a eventos sociales, cenas y crear el terreno para encuentros inesperados. El último consejo de Taleb es no gastar energía innecesaria pensando demasiado en el futuro.

Notas finales

Las previsiones no funcionan y no deberías gastar tu tiempo escuchándolas o haciéndolas. Tu cerebro fue proyectado para golpearte cada vez que un hecho nuevo imprevisible ocurre. Mantente preparado. Estás expuesto a lo improbable, solo si te dejas controlar.

Siempre sé consciente de lo que haces y ten cuidado. Es bueno que poseas mucha información y que aprendas a convivir con este hecho. Así, aprovecharás mejor las circunstancias improbables que la vida te traerá.

Consejo de 12min

¡Sigue con nuestro microlibro “Antifrágil”! En él aprenderás a abarcar las cosas e ideas que no solo se benefician del caos, sino que necesitan de este para sobrevivir.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Prestigioso ensayista, investigador y financiero nacido en Líbano y nacionalizado estadounidense. En su rol como educador forma parte del Instituto de Ciencias Matemáticas de... (Lea mas)