Descubre La Emprendedora Que Llevas Dentro Resumen - Ana Zabaleta

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

138 lecturas ·  4.2 calificación promedio ·  23 calificaciones

Descubre La Emprendedora Que Llevas Dentro

Descubre La Emprendedora Que Llevas Dentro Resumen
Startups & Emprendimiento

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: B00H6VKYAM

También disponible en audiobook

Resumen

Una guía paso a paso para que descubras a esa emprendedora que ya eres y llevas dentro. Este libro te va a ayudar a descubrir tu potencial emprendedor y cómo desarrollarlo a tu favor. Pierde tus miedos y anímate a emprender con la serie de estrategias y prácticas que te propone este libro. Cambiar de vida y convertirse en una empresaria exitosa es más fácil de lo que imaginas. ¿Empezamos?

El espíritu emprendedor

Todas las personas tienen una parte emprendedora, pero ni todas se dan cuenta. Estamos muy acostumbrados a la idea de buscar un empleo con un jefe, una rutina establecida y sin muchos cambios, donde solamente tenemos que cumplir órdenes. O sea, estás cumpliendo con los deseos e intereses de tu jefe o de tu compañía. En cambio, cuando trabajas por cuenta propia puedes establecer tus propios intereses y objetivos, pero también tienes que tener en cuenta los intereses de tus clientes. Emprender significa que tendrás responsabilidades y decisiones que tomar, pero también que tendrás más libertad para evaluar tus estrategias y cambiarlas si es necesario. Sin embargo, no significa que no puedas desarrollar tus capacidades emprendedoras trabajando en una compañía, ya que esto seguramente te aportará experiencia en el momento de tener tu propio negocio. Con la actitud y mentalidad adecuada, tu jornada emprendedora será todo un éxito.

El cambio de mentalidad

El cambio empieza en tu propia mente y tienes que empezar por creer en ti. Cuando transmites seguridad, tus amigos, tu familia, tus clientes y todos alrededor tuyo se sienten seguros confiando e invirtiendo en ti. Otro cambio que necesitas realizar es tu creencia en relación al dinero. Pese a que un empleo tradicional produce una sensación de seguridad, la realidad es que no hay garantías de que seguirás trabajando allí el resto de tu vida. Algunas creencias comunes:

  • emprender es costoso: desde un punto de vista más tradicional, puede ser que haga falta el dinero, pero hoy en día se dispone de modelos de negocios que no requieren más de lo que ya tienes a tu alcance: tus conocimientos y una conexión a internet, por ejemplo.
  • miedo de perder el dinero invertido: una inversión puede no traer resultados inmediatos, o quizás no veas los resultados que esperabas, pero jamás será una pérdida, siempre te aportará algún conocimiento nuevo.

La mentalidad emprendedora requiere que te hagas responsable de tu vida y tomes decisiones que te sacarán de tu área de confort. Es necesario que creas en ti y en tus objetivos para que enfrentes el miedo y la inseguridad que sí pueden presentarse. Los errores y las dudas son comunes, pero no deben paralizarte. Recuerda que no sabemos todo, así que está bien buscar ayuda o algún conocimiento que todavía no tengas. ¡Fíjate que hacerte responsable no es lo mismo que hacerte culpable! En realidad, no hace falta buscar a  un culpable si las cosas no van como esperabas. Aprende a controlar tus expectativas y no te apegues tanto a ellas para que no te limites a la hora de hacer los cambios y ajustes necesarios. Es decir, si tus resultados no se parecen con lo que esperabas, no significa que estén equivocados o que sea el fin de tu jornada emprendedora. Al contrario, no es hora de abandonar, sino de evaluarlos y cambiar tu estrategia. El cambio de mentalidad es un proceso continuo y desapegarse de los resultados no siempre es fácil o inmediato, ten en cuenta que estás construyendo tu carrera emprendedora día a día.

Empezando

Para empezar, es importante saber dónde estás y a dónde quieres llegar. Puede ser que ya trabajes con algo que te guste, o que ya sepas qué quieres hacer. Pero si no se te ocurre dónde está tu motivación, hay que hacer un pequeño ejercicio y preguntarte: ¿Qué es lo que te encanta hacer? ¿Hay alguna cosa a la qué te dedicarías aunque fuera gratis? En este momento, no te preocupes con la rentabilidad o el mercado. Ahora, piensa en las cosas que sabes hacer: ¿tu respuesta a la pregunta anterior ha sido alguna de esas cosas? Piensa un poco más: ¿Qué es lo que sabes hacer y puedes enseñar a los demás? ¿Qué habilidades tienes, o te gustaría tener, que pueden ayudar a resolver los problemas de la gente? Fíjate que estás buscando algo que: 1. te gusta hacer y lo harías independiente del ingreso; 2. es capaz de solucionar problemas o satisfacer los deseos de otras personas. Estas preguntas te ayudarán a definir lo que vas a hacer como emprendedora y para quién vas a hacerlo. No te preocupes si parece muy especializado. En realidad, eso sólo mejora tu presencia junto al público que quieres atraer. No te olvides que investigar y  estudiar son hábitos constantes para que adquieras y perfecciones tus conocimientos y habilidades.

Los mentores

Aunque la formación sea una inversión importante, ten en cuenta que nadie vive solo, y esto funciona igual para los negocios. Es cierto que necesitarás clientes para que el negocio prospere, pero de igual importancia es que estés cerca de gente como tú. De esta manera, podrás siempre cambiar experiencias con otros emprendedores. También es importante que busques un mentor, o sea, una persona que ya pasó por todo lo que estás experimentando ahora y ya logró lo que estás tratando de conseguir. El mentor va a saber cómo guiarte, desde las cosas más simples a las más complejas, y, sobretodo, te ayudará a recobrar el ánimo ante las dificultades.

Implementación Imperfecta Inmediata

Planear y aprender son importantes en el momento de definir qué tipo de negocio quieres ofrecer. Pero si dedicas mucho tiempo evaluando detalles y escenarios posibles, pierdes la posibilidad de implementar lo que ya sabes y lo que ya está listo. No pierdas mucho tiempo perfeccionando las cosas, lánzate inmediatamente con lo que ya tienes. Además, hoy en día las cosas cambian muy rápido, y luego tendrás la oportunidad de perfeccionar. No esperes para empezar a que todo esté listo y perfecto, pues probablemente nunca lo estará. Acciona con lo que tienes ahora y tendrás muchas más oportunidades de aprender y mejorar.

Alianzas

Tus competidores no necesariamente son tus enemigos. Al contrario, pueden ser una fuente de clientes si te dispones a colaborar con ellos. El hecho de que trabajen, o no, con la misma cosa es provechoso de todas maneras. Si los competidores son un emprendimiento mayor, puede que tengan clientes a los cuales les gustaría relacionarse con un perfil de negocio como el tuyo. O al revés: tus clientes potenciales pueden buscar algo que es más adecuado a otro emprendimiento que puedes indicarles.

Tu negocio en la red

Hay muchas posibilidades de trabajar online. Puedes ofrecer un negocio totalmente on line, utilizar internet para aumentar el alcance de tu negocio o para atraer más clientes a tu negocio físico local. Mientras que un negocio 100% online te da la oportunidad de trabajar con gente de cualquier parte del mundo, puedes utilizar las estrategias de marketing para diversificar tu audiencia. Por ejemplo, si prefieres trabajar con un negocio tradicional, es posible ofrecer contenidos en línea relacionados con tus conocimientos a los clientes más distantes, como cursos, videos, e-books, posteos de blog… O, si prefieres, puedes utilizar esos mismos recursos enfocándolos al el público de tú localidad. Estar presente en las redes sociales es importante para hacerte conocido de tu público y atraerlo a tu blog. Esa es una estrategia importante pues con el blog alcanzas más personas cuando la gente busca servicios como el tuyo en Google.

Ahora, ¡a trabajar!

Te presentamos una guía paso a paso para que implementes lo que has aprendido con este libro.

  • Primero, tienes que identificar tus creencias limitantes, que te impiden crecer y emprender. Piensa un poco: ¿por qué todavía no has emprendido? ¿Qué te detiene? ¿Cuáles son tus miedos? No te apures con las respuestas y sé sincero contigo misma. Anota las respuestas para revisarlas: ¿estos miedos son reales o son excusas? Si tienes alguna limitación real, empieza por buscar la solución, no dejes de emprender por falta de conocimientos. Revisa tus respuestas y escríbelas de una forma positiva. Si tu problema es no tener dinero, puedes cambiarlo a “luego conseguiré el dinero necesario”.
  • Acuérdate también de las preguntas que te ayudan a identificar por dónde empezar y para quien direccionar tu negocio. ¿Qué sabes hacer y puedes enseñar a los demás? ¿Qué es lo que te gustaría hacer aunque fuera gratis? ¿Qué problemas puedes ayudar a solucionar con tus conocimientos? Si es algo que ya sabes, fantástico. Si todavía necesitas aprender, está bien invertir en tu formación pero no esperes a tener todo listo para empezar. Recuerda que además de conocer tu negocio, es importante una formación en marketing digital para afirmar tu presencia en Internet.
  • Ahora que ya sabes con lo que vas a trabajar, es importante investigar cómo trabajan los otros. ¿Qué tipo de gente buscará tus servicios? ¿Qué tipo de soluciones tus competidores ofrecen? ¿Cómo puedes marcar la diferencia? Acuérdate que puedes colaborar con negocios semejantes al tuyo, ¡no sois enemigos!
  • Elabora un plan de acción con todos los datos que hayas obtenido. Otra vez, ten cuidado para no perderte intentando perfeccionar todo la primera vez. ¡No te olvides de incluir estrategias de presencia y marketing online! El plan de acción será tu guía, pero ten en cuenta qué cambios pueden surgir. Puede que necesites revisar tus resultados y cambiar de estrategia, o que se presenten nuevas oportunidades que no imaginabas. Cultiva el hábito de anotar todas tus ideas. Aunque no te parezcan buenas o no las implementes de inmediato, tendrás más opciones para el futuro.
  • Anota también lo que te va resultando bien ya sean acciones, resultados, cambios… Céntrate en lo que está funcionando para tu negocio. Busca soluciones para lo que ya no anda, o deshazte de ello.
  • Por fin, y no menos importante, ¡celebra tus logros! Cada cosa que logres, por pequeña que sea, debes celebrarla. Celebrar te estimula a seguir tu camino emprendedor y a notar lo grande que eres, aumenta tu seguridad y te hace creer aún más en ti misma. ¡Anímate y festeja! Haz algo que te apetezca y que no sueles hacer.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Ana Zabaleta es una coach de negocios, motivadora y asesora de marketing digital de contenidos nacida en España. A través de su propio emprendimiento ayuda, especialmente, a mujeres emprende... (Lea mas)