¡El próximo anõ llegó!

¡Aprovecha el 44% de descuento en 12min Premium!

1146 lecturas ·  4.0 calificación promedio ·  74 calificaciones

Cómo funcionan los mercados

Cómo funcionan los mercados Resumen
Economía

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Who gets what and why: the new economics of matchmaking and market design

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 0544291131, 9780544291133

También disponible en audiobook

Resumen

En este microlibro, Alvin Roth explora el otro lado de los mercados y de la economía. El autor, ganador del Premio Nobel de Economía del 2012, explora temas conocidos como la teoría de juegos y el diseño de mercados. 

Si quieres entender cómo funcionan los mercados y quieres prepararte para las nuevas oportunidades, ¡ven con nosotros a leer esta obra!

Los diferentes mercados

Todos los años, miles de jóvenes estadounidenses envían sus solicitudes para entrar a las universidades. Algunos de ellos logran entrar en las mejores, mientras que muchos otros no. Este sistema puede parecer una gran lotería, pero en realidad hay que verlo como un gran mercado con fallos muy severos.

Cuando estamos hablando de mercados, muchas veces pensamos en ítems. Por ejemplo, un teléfono de última generación, una computadora moderna, o un jabón de baño. Se trata de productos vendidos a un cierto precio a cualquier persona que esté dispuesta a pagarlo y que tenga dinero. Pero esos no son los únicos tipos de mercados que hay.

Los riñones disponibles para trasplantes son escasos. El espacio aéreo también lo es: los aviones gastan mucho dinero por minuto en combustible, y solo un avión puede ocupar un cierto espacio aéreo a la vez. El tiempo de los pasajeros también es caro. Todo esto exige una distribución de recursos escasos.

Los hospitales, las universidades, y las escuelas también operan de acuerdo a las fuerzas del mercado. En estos mercados el dinero no es el principal recurso.

La economía representa una distribución eficiente de recursos escasos para que estos dejen de serlo.

Los mercados de correspondencia

Los mercados lo controlan todo, desde el café que compras hasta las escuelas en las que tus hijos estudian.

En un mercado clásico de mercancías, el precio es el único factor que determina quién compra qué. El mecanismo aquí es simple: tú decides qué es lo que quieres, y si puedes pagar por ello, lo compras.

Volviendo un poco atrás, el término “mercancía” se refiere a los bienes que pueden ser comprados y vendidos en cantidades determinadas. Un claro ejemplo es un saco de frijoles. Como cada saco de frijoles es esencialmente idéntico a todos los demás, el precio es el factor clave. El cliente seguramente elegirá el más barato.

Pero algunos productos no pueden ser clasificados como commodities. Por ejemplo, una computadora portátil MacBook no es idéntica a otra en el mercado. Por lo tanto, alguien que decide comprar una MacBook en vez de una Dell no toma esa decisión solo por el precio. Sobre todo si tenemos en cuenta que los costos son comparables.

Estos llamados “mercados de correspondencia” son complejos. En los tipos más sofisticados, el comprador y el vendedor necesitan “elegirse” el uno al otro. En este caso, el precio de los productos no determina quién compra qué. La capacidad de aceptar un pago específico es una parte, pero no lo es todo.

A fin de cuentas, no puedes comprar un empleo en Google, o una relación romántica; en ambos casos, estás lidiando con mercados de correspondencia.

Para dejar el concepto claro, un mercado involucra la “correspondencia” cuando el precio no es el único factor determinante en la compra o venta. En algunos casos, especialmente cuando tratas con recursos escasos, el dinero ni siquiera entra en la ecuación. Por ejemplo, en un trasplante.

La escasez de recursos puede crearle problemas a los compradores y a los vendedores en mercados de correspondencia. Y en algunos casos, la información inapropiada puede llevar a malas correspondencias.

Entrar en la universidad puede ser muy caro y no todo el mundo logra cubrir los gastos asociados. Pero eso no sucede porque las mensualidades sean caras. En realidad, en las universidades selectivas intentan mantener las mensualidades a un precio bajo para que los estudiantes quieran cursar sus carreras allí.

Estas universidades aceptan solo una fracción de los alumnos que envían sus solicitudes. Pero no pueden simplemente escoger a sus alumnos: también necesitan impresionarlos ofreciéndoles paseos, buenas instalaciones, ayudas financieras y becas de estudio.

Esto es así, porque muchos alumnos son aceptados en más de una universidad. Esta es una relación muy parecida al noviazgo y al matrimonio: los dos lados quieren impresionarse.

Los mercados más rápidos evitan congestionamientos

Los mercados son como las carreteras. A veces están llenas, lo que puede generar accidentes o interrupciones al libre tránsito.

Claro, el secreto no es liberar la autopista (o el mercado). Para ser exitosos, los mercados necesitan ser “anchos”, o sea, deben involucrar a tantos participantes como sea posible.

Sin embargo, ser muy ancho puede crear congestionamientos: una variedad excesiva de opciones confunde a los consumidores. Los mercados se desaceleran cuando los participantes necesitan perder mucho tiempo evaluando los potenciales negocios.

Los mercados de commodities logran evitar este problema. Si quieres comprar 200 acciones de AT&T en el mercado de acciones de Nueva York, no necesitas enviar un pedido o cautivar al vendedor. Al mismo tiempo, el vendedor no necesita presentarle a nadie el ítem a vender. 

El mercado de acciones trae vendedores y compradores a un lugar común, a un nivel de precio determinado por la oferta y la demanda.

Mientras tanto, cada transacción en el mercado de correspondencia debe ser considerada individualmente. Piensa en el mercado de trabajo, en el que cada candidato es evaluado de manera separada. Puedes ver cómo el congestionamiento del mercado puede ocurrir cuando existen muchos candidatos para pocos puestos de trabajo.

Es posible superar este problema usando las nuevas tecnologías para hacer al mercado más rápido, incluso aunque sea muy ancho. Los smartphones y las aplicaciones aceleran los mercados que exigen fluidez y una comunicación en los dos sentidos para producir ofertas y respuestas.

Piensa en Uber, la aplicación de transporte. En el pasado, solo los taxis podían transportar pasajeros en la calle. Por otro lado, los servicios de limusinas exigían reservas con anticipación. Eso significaba que los taxis tenían el monopolio sobre el mercado de transporte express.

La proliferación de los smartphones cambió eso. Uber simplemente desarrolló un software que ayudó a hacer al mercado de transportes más amplio y rápido al mismo tiempo.

Desequilibrios en los mercados

La mayoría de nosotros cree que los mercados están abiertos y justos. Incluso así, algunas personas tratan de aprovecharse del sistema, lo que puede llevar a mercados desequilibrados. En estos, los compradores y vendedores están privados de la información que necesitan para tomar las mejores decisiones posibles.

Por ejemplo, en los Estados Unidos, la mayoría de los nuevos abogados en las grandes empresas son contratados como asociados de verano. Dos años antes de terminar la carrera de derecho reciben “ofertas relámpago” de las empresas —del tipo “tómala o déjala”—, disponibles por un periodo de tiempo limitado.

Ejercer este tipo de presión acaba con la competencia por los mejores candidatos entre las firmas de abogados. Además de eso, a los participantes les parece difícil resistirse a una toma de decisión anticipada: piensan que si quieren esperar para tomar una decisión, probablemente perderán la oportunidad por alguien que no quiso esperar. 

Este es un sistema defectuoso por dos razones: primero, las firmas de abogados hacen ofertas sin saber el rendimiento del candidato en sus dos últimos años de carrera. Segundo, los estudiantes son obligados a aceptar o rechazar las ofertas sin compararlas con otras.

En los años 80, la National Association For Law Enforcement (NALP) de los Estados Unidos, trató de resolver este problema. Instituyó una regla que impedía a los estudiantes de derecho aceptar ofertas el primer año.

Sin embargo, las oficinas rápidamente encontraron maneras de burlar ese reglamento. Como resultado, los estudiantes todavía enfrentan un mercado de trabajo problemático.

Mejorar los mercados de correspondencia

Las escuelas públicas de Nueva York ofrecen un caso de estudio sobre cómo el diseño y la innovación pueden mejorar drásticamente los mercados problemáticos.

En el pasado, el sistema escolar estaba muy congestionado y era ineficiente. Para empezar, los participantes solo intercambiaban información por correo. Algunas escuelas solo admitían candidatos que las colocaban como su primera opción. Así, los estudiantes tenían miedo de revelar sus verdaderas preferencias. 

Para empeorarlo todo, algunas escuelas se rehusaban a dar información, negándoles las plazas a ciertos alumnos para guardarlas para sus candidatos preferidos.

Estos factores produjeron un mercado paralelo gobernado por el caos y el congestionamiento. Muchos estudiantes lucharon para entrar en sus escuelas preferidas. Los currículos de las escuelas siempre eran determinados a última hora, antes del inicio del año escolar.

Pero, en 2003, el Departamento de Educación pidió ayuda. Desarrollaron un sistema computarizado de compensación. Era básicamente un mercado electrónico y centralizado, que usaba un algoritmo para organizar a los estudiantes en las escuelas. Se basaba en los intereses de todos los participantes: los estudiantes, sus padres y las escuelas.

Este algoritmo garantizaba que ambos, los estudiantes y las escuelas, tuviesen una mayor probabilidad de lograr los objetivos deseados. Solo tenían que ser sinceros con respecto a sus preferencias y rankings. Entonces, si un estudiante no era aceptado en su primera opción de escuela, la oportunidad de serlo en la segunda no sería accidental.

Cómo acabar con los congestionamientos

Ya vimos cómo al mejorar el flujo de la información mejoran los mercados, pero existe una dificultad: mucha información crea nuevos problemas.

Por ejemplo, en el pasado los estudiantes americanos llenaban formularios individuales para cada universidad a la que querían entrar. Pero actualmente, una plataforma online permite que usen un único sistema para enviar su solicitud a cerca de 500 universidades americanas.

En Corea del Sur por ejemplo, las pruebas de admisión de las universidades que compiten entre sí por los estudiantes se realizan el mismo día. Así, se limita el número de universidades a las que cada estudiante puede candidatarse.

¿Y si los órganos fuesen comprados y vendidos?

Pensemos ahora en donantes de órganos y en los precios involucrados en este mercado. Por ejemplo, existen muchos pacientes que necesitan un nuevo riñón. Hay indicios de que hay aproximadamente 100.000 personas en listas de espera solo en los Estados Unidos. Allí, además, no existen tantos donadores como para suplir esta demanda.

Si el mercado de riñones funcionase como los mercados de commodities, los riñones podrían tener un precio. En ese caso, una persona con mucho dinero podría encontrar un donador compatible. Además, alguien con un precio de compra muy alto, también atraería posibles compradores.

Sin embargo, el mercado de commodities no refleja la idea absurda o la repugnancia involucrada en la venta de órganos.

El dinero y el poder no siempre van de la mano

La idea hipotética de que quien tiene dinero también tendrá poder está equivocada. Como sociedad, tenemos diferentes percepciones sobre el dinero y sobre lo que puede hacer. 

Además, también existe la percepción de que el dinero nos puede garantizar una buena salud. Sin embargo, si retornamos al caso de los donadores de órganos, veremos como no es así.

El mercado de los matrimonios

Muchas parejas pueden enfrentar diversos dilemas: ¿deben casarse? ¿terminar la relación? En esas decisiones influye la situación de cada uno. Si estás en la universidad y convives con mucha gente, tu decisión puede ser muy diferente que si todos tus amigos se casaron. Pero cada mercado de matrimonio es diferente. 

El tiempo de las transacciones depende de la disponibilidad presente y futura. Por ejemplo, las mujeres hoy en día deciden casarse mucho más tarde que antes. Esto transforma toda la dinámica de este mercado, ya que no hay tantas mujeres disponibles como antes.

Mercados seguros

Hacer que los mercados sean seguros es una de las mayores dificultades de todos los tiempos. Consideremos por ejemplo Internet. Los enfoques para hacer que los mercados online sean más confiables están en constante evolución. 

Hasta hoy, el objetivo ha sido ofrecer métodos seguros de pago. Esto se logró proporcionando una garantía para las transacciones incorrectas y sistemas de feedbacks.

El gigante eBay fue uno de los primeros en resolver estos problemas. Antiguamente pocos vendedores tenían una buena reputación, y necesitaban empezar desde cero. Y este problema de confianza afectaba no solo a los vendedores, sino también a los compradores.

Estas dificultades motivaron a eBay a crear el sistema de feedbacks, que permitía a compradores y vendedores hacer comentarios sobre uno y otro.

Notas finales

Algunos mercados son más complicados que simples transacciones financieras, e involucran aspectos económicos y humanos diferentes.

Para aprender a lidiar con cada mercado específicamente, necesitas entender quiénes son los actores involucrados y lo que está en juego para ellos. Además, pensar en el mundo como un mercado te ayudará a entender qué es lo más importante en cada caso.

Consejo de 12min

¿Qué te pareció este libro? Seguro que aprendiste cosas que puedes aplicar en tu vida. Sigue ampliando tu conocimiento con “La regla de oro de los negocios” de Grant Cardone. En él se exploran cuestiones cotidianas bajo una perspectiva económica.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Economista estadounidense que da clases en la Universidad de Stanford y recibió el Premio Nobel de Economía en 2012. Fue premiado junto a Lloyd Shapley por la teoría sobre la asignación estable y l... (Lea mas)