Aún no es tarde: Claves para entender y frenar el cambio climático - Reseña crítica - Andreu Escrivà
×

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

QUERO APROBAR 🤙
70% OFF

Operación Rescate de Metas: 70% OFF en 12min Premium

Año nuevo, nuevo tu, nuevos objetivos. 🥂🍾 Empieza 2024 con 70% de descuento en 12min Premium.

206 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Aún no es tarde: Claves para entender y frenar el cambio climático - reseña crítica

Aún no es tarde: Claves para entender y frenar el cambio climático Reseña crítica Comienza tu prueba gratuita
Sociedad y política

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9788491342342

Editorial: UNIVERSITAT DE VALENCIA

Reseña crítica

En este libro, Andreu Escrivà parte de la base de que la sociedad reconoce el cambio climático como un problema primordial, pero en muchas ocasiones carece de información certera al respecto.

En tal sentido, ofrece un acercamiento a definiciones e investigaciones para ayudar a comprender mejor de qué se trata y cómo debemos actuar para construir un futuro mejor.

Entendiendo el cambio climático 

Escrivà inicia el libro comentando el caso particular del descubrimiento en 1983 del agujero en la capa de ozono y cómo, gracias al esfuerzo de la comunidad científica para difundir el problema, se pudo comprender la importancia de actuar de manera urgente para poder combatirlo.

Afortunadamente, en el año 1987 se firmó un acuerdo internacional para regular la producción de clorofluorocarbonos, las sustancias químicas responsables del agujero, y tres décadas después se pudieron visualizar los primeros signos de recuperación de la capa de ozono.

El autor plantea entonces la pregunta de por qué la situación respecto al cambio climático empeora año tras año si estábamos en camino a solucionar el problema del agujero de ozono. La respuesta es que, en realidad, ambos problemas no tienen nada que ver uno con el otro, aunque cerca del 80% de la población de España crea que sí.

Escrivà utiliza este ejemplo para demostrar que uno de los mayores inconvenientes que existen en relación al cambio climático, es la desinformación. La gente suele confundir al menos cuatro conceptos, que si bien están relacionados entre sí, no son sinónimos:

1. Efecto invernadero: es el proceso físico generado por la presencia en la atmósfera de los llamados “gases de efecto invernadero” (GEI). Los GEI conservan parte del calor irradiado por la Tierra y por ello el planeta se mantiene caliente.

Los GEI más importantes son el dióxido de carbono, el metano, el óxido nitroso, y gases de la familia de los clorofluorocarbonos, así como el vapor de agua y el ozono. Sin estos gases, se estima que la temperatura en la Tierra rondaría los -18 ºC, es decir que la vida sería prácticamente imposible.

2. Calentamiento global: cuando se añaden más gases de efecto invernadero de los que la Tierra puede asimilar, parte de estos gases se quedan en la atmósfera, generando que el efecto invernadero se potencie. Además, este aumento de temperatura no se produce de manera regular, sino que algunas partes se calientan más que otras.

3. Cambio climático antropogénico: es el cambio del clima causado por los seres humanos. El calentamiento producido por el exceso de gases de efecto invernadero provoca cambios en el clima que afectan los patrones de las precipitaciones, de la evaporación, de las corrientes oceánicas y de los fenómenos meteorológicos extremos.

4. Cambio global: este concepto se refiere a todos los efectos de la actividad humana sobre el medioambiente, no solo a aquellos que tienen que ver con el clima. Engloba desde la contaminación de aguas, suelos y aire, hasta la ocupación de la superficie terrestre para la ganadería o la agricultura.

Las señales del planeta

Según varios estudios, hay muchísimas señales de que el planeta se está comportando justamente como debiera hacerlo si existiera un calentamiento global. El cambio climático es una realidad y también lo es el hecho de que los seres humanos somos los responsables.

Una de las cosas a la que más atención se debería prestar, es la situación del permafrost, el suelo congelado que cubre gran parte de las latitudes polares del hemisferio norte. Este suelo tiene la peculiaridad de estar siempre bajo cero y es gracias a esto que funciona hace miles de años como una reserva de clatratos de metano.

El metano es un gas de efecto invernadero 25 veces más potente que el dióxido de carbono. Si se derritiera el permafrost y se liberara esa gran cantidad de metano, esto podría generar un notable ascenso de la temperatura.

En caso de que esto sucediera, podríamos estar frente a lo que el autor describe como un “punto de no retorno”, es decir, el momento a partir del cual los cambios en el clima se tornan irreversibles.

Posibles impactos

Todas las personas nos preguntamos cuáles son y cuáles serán los efectos del calentamiento global en el futuro. La realidad es que hay nuevos descubrimientos científicos respecto a este tema todas las semanas. Escrivá presenta algunos posibles escenarios que los científicos proyectan si no cambiamos nuestra manera de accionar.

Podríamos esperar que se presenten olas de calor de manera más frecuente. Esto no significa que simplemente haría más calor, sino que se producirían periodos prolongados de temperaturas anormalmente altas donde el organismo no podría adaptarse ni descansar.

Por otro lado, aunque las concentraciones actuales de dióxido de carbono en la atmósfera resultan inofensivas, si estas cantidades se duplicaran o triplicaran, nuestras funciones cognitivas podrían resentirse.

Otra de las consecuencias del cambio climático es que, si las condiciones climáticas tropicales traspasaran sus límites, también lo harían las enfermedades asociadas a estas, como sucedió con los brotes del virus Zika en 2016.

Los patrones de precipitaciones es otra de las grandes preocupaciones. Es posible que llueva la misma cantidad de litros por metro cuadrado de aquí a 20 años, pero que el agua precipite en episodios más cortos y violentos.

Como consecuencia, se incrementaría la capacidad destructiva de estas precipitaciones y la incapacidad para usar el agua en ambientes con escasez, causando sequías más persistentes y severas.

Así como se verían alterados los patrones de precipitaciones, podemos prever catástrofes meteorológicas más frecuentes y destructivas.

La subida del nivel del mar es probablemente uno de los efectos más conocidos del cambio climático. Este proceso no ocurre únicamente por los deshielos, como suele pensarse. De la misma forma que sucede con el mercurio de un termómetro, el agua también se expande si se calienta.

¿Por qué hemos fallado antes?

Sabiendo que el cambio climático antropogénico está en marcha y que sus efectos ya están a la vista, resulta difícil entender por qué tardamos tanto tiempo en pensar cómo hacerle frente. El autor explica una serie de motivos por los cuáles él cree que no hemos atendido lo suficiente a este problema en el pasado:

  • Nuestro cerebro no está diseñado para procesar riesgos en el largo plazo y suele elegir placeres instantáneos sin pensar en consecuencias posteriores. Por esto resulta tan complicado que las personas realicen cambios significativos, ya que tendrían que asumir pérdidas personales en el corto plazo para asegurar un mejor futuro colectivo.
  • No hemos entendido bien el problema. Como se mencionó anteriormente, existe mucha confusión respecto al cambio climático y esto entorpece cualquier posibilidad de reacción. Difícilmente las personas puedan ocuparse de un problema que no entienden completamente.
  • Prácticamente ninguna persona con capacidad de tomar decisiones en el mundo empresarial o político ha sido educada sobre el cambio climático en la escuela o en la universidad.
  • Muchas veces preferimos creer aquello que nos gustaría que sea real y evitar aquellas realidades que no nos gustan, por lo que existen sesgos que no nos permiten ver los hechos de manera objetiva.
  • Los medios de comunicación no se han ocupado de informar apropiadamente sobre la situación climática, ofreciendo por lo general una imagen distorsionada del tema.
  • Existe un exceso de confianza en que la tecnología y la ciencia podrán solucionarlo todo. Al entender que los seres humanos somos responsables del cambio climático, muchas personas creen que también somos capaces de “inventar algo” que resuelva el problema.

El relato negacionista

En línea con el apartado anterior, a pesar de que el cambio climático antropogénico sea un hecho respaldado por una amplísima cantidad de investigaciones, aún existen quienes lo niegan. Escrivà expone los cuatro típicos argumentos de los negacionistas del cambio climático:

  1. No está pasando: aquellos que afirman, sin dudar, que lo del cambio climático es una mentira. Bien por convicciones religiosas, bien porque para ellos los datos no son fiables, defienden que no hay de qué preocuparse, porque sencillamente no está pasando nada.
  2. De acuerdo, pasa algo, pero es la naturaleza: aquellos que reconocen el cambio climático, pero descartan cualquier responsabilidad del ser humano, por lo cual no se puede hacer nada al respecto.
  3. De acuerdo, somos parcialmente culpables, pero nos beneficia: hay quienes animan a la población a no luchar contra el cambio climático, a pesar de la amplia cantidad de estudios que muestran que las pérdidas superan ampliamente los beneficios.
  4. Es demasiado caro para hacerle frente: aquellos que plantean que es imposible cubrir económicamente la lucha contra el cambio climático, por lo que lo mejor es que nos adaptemos a él.

El optimismo nos llevó a París 

A pesar de la existencia del relato negacionista y de las múltiples cumbres internacionales que no pudieron trazar un plan para hacerle frente al cambio climático, sí se pudo ir construyendo un camino hacia un consenso internacional.

En 2016, en París, las principales potencias del mundo firmaron un acuerdo comprometiéndose en tres objetivos fundamentales:

  1. Mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2 ºC respecto a los niveles preindustriales.
  2. Hacer todos los esfuerzos necesarios para que el aumento no sobrepase 1,5 ºC.
  3. Ser neutrales en carbono, es decir, conseguir un equilibrio entre aquello que se emite y aquello que se absorbe, en la segunda mitad del siglo XXI.

Estos objetivos se basan en la idea de que, al no superar 2 ºC, se evitaría la irreversibilidad del cambio climático.

Además, en París se plantea la descarbonización de la economía como una prioridad. Es decir, emitir solo los gases de efecto invernadero que el planeta pueda absorber.

Aún no es tarde: Construyendo un nuevo relato

Según el autor, uno de los objetivos de este libro es concientizar a la población sobre la necesidad de actuar en relación al calentamiento global, y esa acción debe ser tanto a nivel individual, como colectiva, empresarial y gubernamental.

Debemos entendernos como ciudadanos que forman parte de una gran sociedad que debe hacerse cargo de este asunto y no podemos hacerlo solos. Disponemos de herramientas económicas, legales y gubernamentales para impulsar el cambio, por lo que es necesario que exijamos a los representantes políticos asumir el tema como una prioridad.

Escrivá nos presenta tres herramientas con las que contamos los seres humanos para combatir al cambio climático:

  1. El mismo planeta: teniendo como cómplices a los ecosistemas, si somos capaces de restaurarlos y de potenciar sus funciones de captura de carbono, nos pueden ayudar a contrarrestar significativamente el cambio climático.
  2. La geoingeniería: existe una serie de opciones tecnológicas con las que efectivamente podemos intentar disminuir el impacto del cambio climático.
  3. La educación: debemos educar a la población y a las generaciones futuras sobre el cuidado del medioambiente de manera que no repitamos los errores del pasado.

Notas finales

Aún estamos a tiempo de llevar a cabo acciones para cambiar el rumbo del planeta en relación al cambio climático. Como en muchos otros aspectos de la vida, las personas necesitamos información adecuada para tomar las mejores decisiones y, en este sentido, este libro se vuelve sumamente necesario.

Consejo de 12min

En “Nuestra casa está ardiendo”, de Greta Thunberg, encontrarás la historia de una familia que enfrenta sus propias dificultades viviendo en un planeta en crisis.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 7 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Nació en Valencia, España, en 1983. Ganó popularidad en los últimos años como divulgador sobre el cambio climático y el calentamiento global gracias a sus apariciones en redes sociales y medios de comunicación. Estudió... (Lea mas)

Aprende más con 12min

6 millones

De usuarios ya transformaron su crecimiento

4,8 estrellas

Media de calificaciones en la AppStore y Google Play

91%

De los usuarios de 12min mejoraron sus hábitos de lectura

Una pequeña inversión para una oportunidad increíble

Crece exponencialmente con acceso a la valiosa información de más de 2500 microlibros de no ficción.

Hoy

Comienza a disfrutar de la amplia biblioteca que 12min tiene para ofrecer.

Día 5

No te preocupes, te enviaremos un recordatorio de que tu prueba gratis está acabando.

Día 7

Fin del período de prueba.

Disfruta de acceso ilimitado durante 7 días. Utiliza nuestra aplicación y sige invirtiendo en tu desarrollo. O solo cancela antes que pasen los 7 días y no te cobraremos nada.

Comienza tu prueba gratuita

Más de 70.000 calificaciones 5 estrellas

Comienza tu prueba gratuita

Lo que los medios dicen sobre nosotros