50 Ideas Económicas Resumen - Edmund Conway

¡Aprende cómo aprender desde casa! Aprovecha este momento y usa el tiempo a tu favor. LANZAMOS UN DESCUENTO DEL 30% EN TU SUSCRIPCIÓN!

Oferta por tempo limitado

50 lecturas ·  4.1 calificación promedio ·  16 calificaciones

50 Ideas Económicas

50 Ideas Económicas Resumen
Economía

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 50 Economics Ideas

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 8542205197, 978-8542205190

Resumen

La economía es una disciplina a la que, en general, sólo le prestamos atención cuando hay una crisis y miles pierden sus empleos o los precios suben o caen deprisa. Sin duda, en esos momentos, la economía, parece muy triste, especialmente cuando acentúa los desafíos y las restricciones con que nos enfrentamos, destaca la realidad de que no podemos tener todo lo que queremos e ilustra el hecho de que los seres humanos somos intrínsecamente imperfectos. La economía examina lo que lleva a los seres humanos a hacer lo que hacen, y observa cómo reaccionan cuando enfrentan dificultades o tienen éxito. Investiga las elecciones hechas por las personas cuando están ante un conjunto limitado de opciones y la manera en cómo negocian esas opciones con otras personas.

Es una ciencia que abarca la historia, la política, la psicología y, por supuesto, una que otra ecuación. Si le cabe a la historia decir los errores que cometemos en el pasado, corresponde a la economía descubrir cómo hacer las cosas de manera diferente la próxima vez. Si se tiene éxito en eso, es otra cuestión. El conocimiento que acumulamos durante siglos sobre la mejor manera de administrar nuestras economías nos ha hecho más ricos, más sanos y longevos de lo que nuestros antepasados ​​podrían imaginar. Pero eso no es, en modo alguno, un hecho consumado. La idea de este libro no es ser una narrativa continua, sino traer la luz sobre cada una de esas cincuenta ideas sobre Economía. Ellas tienen sentido por sí solas, aunque hayan sido subrayados puntos de otros capítulos que pueden ser interesantes. ¿Vamos a entender estas definiciones en los próximos 12 minutos?

1. La mano invisible

La "mano invisible" es una forma sintética de expresar la ley de la oferta y la demanda. También explica cómo el "tira y empuja" de estos dos factores sirve para beneficiar a toda la sociedad. En términos simples, el concepto es el siguiente: no hay nada malo si actuamos motivados por el interés personal. En un mercado libre, la fuerza combinada de todos los que luchan por sus intereses individuales beneficia a la sociedad en su conjunto, enriqueciendo a todos.

2. Oferta y demanda

La ley de oferta y demanda explica por qué los supermercados cobran mucho más por salchichas premium que por las normales, y también cuál es la razón por la que una empresa de informática cobra más caro por un notebook sólo porque cambió su color. Así como algunas reglas elementales determinan las matemáticas y la física, la interacción simple entre oferta y demanda se puede encontrar en todas partes. El mercado reúne a compradores y vendedores, ya sea en un conjunto físico de bancas sobre las cuales los productos están expuestos, ya sea en un mercado virtual como el de Wall Street, en el que la mayoría de las negociaciones se realizan a través de redes de computadoras. Y el nexo entre demanda y oferta es el precio. Estas tres informaciones, aparentemente inocuas, pueden decirnos mucho sobre la sociedad. Son la base de la economía de mercado. 

La demanda representa la cantidad de bienes o servicios que las personas están dispuestas a comprar de un vendedor a un precio específico. Cuanto mayor sea el precio, menos personas van a querer comprar, llegando a un punto en el que simplemente se negarán a hacerlo. De modo análogo, la oferta indica la cantidad de bienes o servicios prestados por un vendedor a un precio determinado. Cuanto menor sea el precio, menos bienes el vendedor querrá vender, pues para producirlos gasta dinero y tiempo. ¿El precio es justo? Los precios son el indicador que nos dice si la oferta o la demanda de un determinado producto está aumentando o disminuyendo.

3. La trampa malthusiana

Tal idea predica que los humanos nos expandimos por todo el globo y explotamos tan rápidamente los recursos del planeta que caminamos hacia a una inevitable autodestrucción. También nos reproducimos exponencialmente. Es la trampa malthusiana. ¿Conseguiremos sostener nuestra expansión? Hace dos siglos, el economista inglés Thomas Malthus pensaba que no. Calculó en esa época, que los humanos estábamos creciendo mucho más rápido que nuestras fuentes de alimentación. En términos más específicos, percibió que la población humana crecía geométricamente, mientras que los alimentos disponibles aumentaban aritméticamente. En su opinión, la raza humana se dirigía hacia una ruina inevitable. A menos que se redujera voluntariamente la tasa de natalidad, lo que consideraba inconcebible, la población humana sufriría uno de tres males, nada interesantes, impuestos por la naturaleza para mantenerla dentro de ciertos límites sostenibles: hambre, enfermedad o guerra. No habría alimento para todos, sucumbirían ante alguna plaga o lucharían unos contra otros para obtener recursos cada vez más escasos.

4. Costo de oportunidad

Por más que seamos ricos e influyentes, nunca encontraremos tiempo suficiente en un día para hacer todo lo que queremos. La economía se ocupa de este problema a través del concepto de costo de oportunidad, que se refiere simplemente a entender si el tiempo o el dinero de alguien podría ser invertido en algo mejor. Cada hora de nuestro tiempo tiene su valor. Cada hora que nos dedicamos a una determinada tarea podría muy bien dedicarse a otra, a dormir o a ver una película. Cada una de estas opciones tiene un costo de oportunidad diferente, es decir, lo que nos cuesta en términos de las oportunidades perdidas.

5. Incentivos

Hay incentivos ocultos detrás de todo. La mayoría de las redes de supermercados norteamericanos, por ejemplo, ofrecen tarjetas de recompensa a sus clientes con descuentos en sus compras. El cliente recibe un incentivo para comprar con más frecuencia en el establecimiento, lo que a su vez le garantiza más ventas a la cadena. Sin embargo, otro incentivo importante para el supermercado es el hecho de que la tarjeta le permite saber qué están comprando sus clientes. Con eso, el supermercado no sólo consigue saber lo que debe almacenar en los estantes sino también puede ofrecer a los clientes descuentos especiales, personalizados, ganando más dinero aun al vender  informacion sobre los hábitos de consumo de sus clientes a agentes de marketing externos, para los cuales esa información es muy valiosa, es el nuevo oro negro. Debido a la mano invisible, ambas partes de la ecuación se benefician, reaccionando a fuertes incentivos en cada etapa del camino.

6. División del trabajo

Podemos producir mucho más y mejor dividiendo el trabajo y especializándose en lo que sabemos hacer bien. La división del trabajo es practicada desde hace milenios y ayudó a impulsar la primera revolución industrial, permitiendo que países de todo el mundo mejorarán drásticamente su productividad y su riqueza. Es el método de producción detrás de casi cualquier objeto fabricado que puedas imaginar.

7. Ventaja comparativa

Jack Welch, antiguo CEO de General Electric, decía que "toda fábrica debería estar sobre un barco" - indicando que, idealmente, las fábricas deberían poder navegar hacia dondequiera que los gastos de personal, materiales e impuestos fueran menores. Hoy, se puede decir que tal escenario es una realidad, pues las empresas, ya no están encadenadas a naciones específicas y llevan a sus empleados y dinero al lugar que más les conviene. En realidad, según algunos economistas, eso hace que los salarios caigan rápidamente, y los ciudadanos de algunos países se queden peor que los de otros. El contraargumento es que, a cambio, el país que crea empleos en el exterior se beneficia con los lucros elevados de esa empresa, redistribuidos a sus inversores, y con los precios más bajos en las tiendas.

Otros afirman que la ventaja comparativa es una teoría simplista, presumiendo, entre otras cosas, que cada mercado es perfectamente competitivo (en realidad, el proteccionismo interno y los monopolios garantizan que los mercados no sean así), que no existe empleo pleno y que los trabajadores desplazados pueden muy bien encontrar otros empleos en los que tendrán la misma productividad. Algunos se quejan de que, si las economías se especializan en ciertas industrias, como sugiere la teoría de la ventaja comparativa, reducirían significativamente su diversidad económica, dejándolas muy vulnerables a circunstancias variables.

8. Capitalismo

Tal vez el capitalismo haya atraído más críticas que cualquier otro modelo económico. En realidad, originalmente su nombre era una expresión peyorativa ideada por los socialistas y marxistas del siglo XIX para referirse a los aspectos más reprobables de la vida económica moderna: explotación, desigualdad y represión, por citar sólo tres. En sus primeros días, el modelo recibió críticas de la Iglesia, pues la prioridad que se daba al lucro y al dinero era considerada una amenaza a las enseñanzas religiosas. Las críticas más persistentes son: genera desigualdad, promueve el desempleo e inestabilidad y tiende a que existan altos y bajos. Otros advierten que no tiene en cuenta su impacto sobre el medio ambiente.

9. Keynesianismo

Se encuentra bien arraigada en el centro de la economía keynesiana la idea de que la política fiscal debe ser usada como herramienta de control de una economía. Fue una teoría formulada por uno de los mayores pensadores del siglo XX, el economista John Maynard Keynes, cuyas ideas ayudaron a modelar la economía del mundo actual, siendo muy respetadas y seguidas hasta hoy. Hasta la Gran Depresión, se suponía que la economía era autorregulada en su mayor parte, que la mano invisible dejada por cuenta propia, elevaría automáticamente el nivel de empleo y la producción económica a un punto ideal. Keynes discrepó frontalmente. 

Durante un período de caída, la baja demanda de bienes podría causar una grave depresión, haciendo que la economía se contrajera y generara desempleo. El gobierno tendría la responsabilidad de incentivar la economía prestando dinero y gastándolo contratando personal para el sector público, destinando fondos para proyectos de infraestructura pública - por ejemplo, construyendo carreteras y ferrocarriles, hospitales y escuelas. El recorte de la tasa de interés puede ayudar a mejorar la economía, pero no lo puede resolver todo. Según Keynes, los valores adicionales gastados por el gobierno iban a infiltrarse por la economía. 

La construcción de una nueva carretera, por ejemplo, crea trabajo para constructoras, cuyos funcionarios salen y gastan su dinero en alimentos, bienes y servicios, lo que a su vez ayuda a mantener activa la economía en su totalidad. El punto central de su argumento es la idea del multiplicador.

10. Monetarismo

John Maynard Keynes versus Milton Friedman: la lucha económica suprema. No se trata sólo de dos polemistas fenomenalmente inteligentes y, con frecuencia, ácidos; no importa si tuvieron formaciones muy diferentes, el primero un inglés educado en Eton y el otro nacido en Brooklyn, hijo de inmigrantes judíos de Hungría. El hecho es que los dos representan doctrinas radicalmente opuestas. Representan la batalla ideológica detrás de la economía de los últimos 50 años. Mientras que Keynes prestaba más atención en el desempleo que en la inflación, advirtiendo que la economía podría mejorar con cierta dosis de interferencia estatal, Friedman sostenía que las personas debían quedarse por cuenta propia, siendo la principal tarea del Estado el monitoreo y el control de la cantidad de dinero que circula en la economía. En su libro "Una historia monetaria de los Estados Unidos 1867-1960", escrito junto a Anna Schwartz, expusó las teorías del monetarismo.

11. Comunismo

Hace algunos años, la BBC pidió a sus oyentes radiofónicos que votaran en sus filósofos preferidos. Cuando los votos comenzaron a llegar, aparecieron algunos candidatos obvios, como Platón, Sócrates, Aristóteles, Hume y Nietzsche, entre otros. A medida que el conteo era realizado, se evidenciaba que el filósofo predilecto de los británicos era: Karl Marx. El punto neurálgico de la famosa teoría de Marx es que las sociedades están en medio de un proceso de evolución, atravesando sistemas económicos sofisticados e injustos, para llegar a un destino final ideal. Según él, comenzando en los estados feudales, pasando por el mercantilismo hasta el moderno sistema capitalista, la sociedad humana evolucionaría naturalmente hacia un sistema más justo y utópico. Este sistema, decía, era el comunismo. 

En una sociedad comunista, la propiedad y los medios de producción no pertenecen a individuos o empresas, sino a todos. Inicialmente, el Estado poseería y controlaría empresas e instituciones, gestionándolas desde arriba hacia abajo, asegurándose de que las empresas no oprimieran a sus trabajadores. Con el tiempo el Estado desaparecería. Esto, dijo Marx, representaría la fase final de la sociedad humana, cuando se disolverían las barreras de clase que habían estratificado a las naciones durante miles de años.

12. Individualismo

La frase fue acuñada por Karl Marx, el cual la usó con disgusto: "El culto al individuo". Pero a finales del siglo XX, la idea de que las elecciones individuales tienen una importancia primordial en la creación de políticas económicas se volvió dominante. Esta filosofía, semilla del tatcherismo y del reaganismo, provino de una pequeña nación europea: Austria. A pesar de que la economía es el estudio de lo que lleva a las personas a tomar ciertas decisiones, los economistas clásicos tendieron, en nombre de la facilidad, a enfatizar que, en general, las personas actúan al unísono. Si, por ejemplo, llega una nueva variedad de papas fritas a los estantes y se muestra popular, es porque los consumidores son atraídos por ella. 

La Escuela Austríaca, que nació a finales del siglo XIX y ganó fuerzas en el siglo XX, se concentró en las razones específicas de cada individuo para decidir adquirir un producto. La economía convencional era, y aún es, un asunto muy elevado, examinando el desempeño económico de una nación como un todo, usando indicadores como el Producto Bruto Interno y la inflación. En lugar de eso, la Escuela Austriaca enfatizó que la toma individual de decisiones debía estar en primer plano. Al final, sólo los individuos pueden actuar; los países, las empresas y las instituciones no tienen la mente propia, son entidades colectivas integradas por individuos diferentes.

13. Economía del lado de la oferta

El gobierno aumenta los impuestos, pero en lugar de recaudar más dinero en sus cuentas, acaba reduciendo sus ingresos. Por otro lado, la disminución de los impuestos hace que se obtenga más dinero. La lógica económica se invirtió. Pero no se trata de brujería; se trata del principal fundamento de la Economía del lado de la oferta; una de las teorías económicas más controvertidas. La discusión en torno a ella implica la división entre aquellos que defienden la mayor distribución de la riqueza por parte del gobierno y aquellos que creen, sobre todo, en la libertad individual y en el libre mercado. En términos amplios, se refiere a la reforma de la oferta en la economía.

14. La revolución marginalista

¿Por qué atribuimos a un ser humano un valor superior al de otro? Los grandes atletas pueden ser buenos en sus respectivos deportes, pero ¿por qué valen más que aquellos cuyo papel es esencial para nuestro bienestar, como profesores y médicos? La respuesta se puede encontrar en lo que los economistas llaman de margen.

15. Dinero

La economía no se limita al dinero, pero el dinero nos transforma a todos en economistas. Pídele a una persona para pagar un valor por algo y habrás activado un interruptor invisible en su interior. El dinero es uno de los elementos vitales de una economía. Sin él, seríamos forzados a practicar el trueque, es decir, a intercambiar bienes o a ofrecer un favor o un servicio para pagar por algo. Así como la comunicación entre dos personas es mucho más fácil cuando ambas hablan la misma lengua, en lugar de confiar en gestos y ruidos, el dinero proporciona un medio de intercambio simple, sin el cual cualquier transacción sería innecesariamente complicada. En países donde las personas pierden la fe en el dinero, tal vez por culpa de la hiperinflación, generalmente recurren a una economía de trueque.

16. Micro y macro

¿Micro o macro?, suele ser la primera pregunta que se hacen dos economistas que acaban de ser presentados; la diferencia entre los dos enfoques llega al corazón de la economía. Generalmente, son considerados por los economistas más estrictos como campos de estudio completamente separados, hasta el punto de que muchos pasan toda la vida especializándose en uno u otro, sin sentir falta de nada. ¿Cuál es la diferencia? Derivada de “mikros”, palabra en griego antiguo que significa "pequeño", microeconomía es la expresión usada para el estudio de la manera como hogares y empresas toman sus decisiones e interactúan con los mercados. Un especialista en microeconomía puede concentrarse en la forma en que un tipo específico de cultivo con arado ha aumentado o ha disminuido en los últimos años.

17. Producto Bruto Interno (Producto Interno Bruto)

El PBI(PIB) de un país es, simplemente, la medida de su ingreso total. Producto = producción o actividad económica; interno = en el interior de una economía concreta; bruto = total. Es la medida más reconocida de la fuerza y ​​el desempeño económico de un país.

18. Bancos centrales y tipos de interés

Muchas de las estadísticas en las que los bancos centrales basan sus decisiones están desfasadas cuando se publican. El valor de la inflación se refiere al mes anterior. Lo peor es que, como lleva tiempo para que los verdaderos efectos de ciertos cambios en la economía se manifiesten en términos estadísticos, son necesarias, por ejemplo, semanas o incluso meses para que los precios del petróleo o de metales aumenten para el consumidor. Los bancos centrales necesitan conducir la economía mirando el retrovisor, en lugar de hacerlo a través del parabrisas. Las metas han cambiado con el tiempo, cuando el monetarismo estaba de moda en la década de 1980, por ejemplo, algunos bancos centrales intentaron mantener el crecimiento de la oferta de dinero en determinado nivel. Hoy en día, la mayoría de los bancos centrales se preocupa por mantener la inflación bajo control. De cualquier forma, la principal herramienta de que dispone un banco central para influir en la economía es la tasa de interés.

19. Inflación

Generalmente, la inflación se expresa en términos anuales. Por lo tanto, una tasa de inflación del 3% significa que, en una economía, los precios son en promedioun 3% mayor que 12 meses antes. Como una de las estadísticas económicas más reveladoras, la inflación puede ayudar a ilustrar si una economía goza de buena salud, si está sobrecalentada o en lenta declinación. Si es alta, la economía corre el riesgo de verse presa a una espiral inflacionaria o incluso a una hiperinflación; la diferencia entre una y otra depende de la magnitud de los aumentos de precios. Hay diferentes métodos para medir la inflación, tales como el IPC, el IPV y el IGP-M, cada uno de acuerdo con parámetros distintos.

20. Deuda y deflación

La deflación implica la caída de los precios de bienes y servicios, generalmente de año en año. La deflación se produce cuando la tasa de inflación se reduce, aunque se mantenga positiva.

21. Impuestos

Al surgir el Estado de bienestar social y, como consecuencia, los sistemas de seguridad social en la segunda mitad del siglo XX, los Estados modernos comprometidos con la salud, educación, bienestar de desempleados y ancianos y con la seguridad pública, comenzaron a gastar valores significativamente mayores y para ello tuvieron que recaudar más. ¿La respuesta?, los impuestos.

22. Desempleo

En la economía, en última instancia, todo se reduce al desempleo. Por mayor que sea la atención dada por expertos y políticos al Producto Bruto Interno, a la inflación, a las tasas de interés o a la riqueza de un país, la cuestión del empleo sigue siendo la principal para las personas. La meta del empleo pleno suele ser una de las primeras promesas electorales de los partidos políticos de todo el mundo, aunque el cumplimiento de esta promesa varía mucho. La decisión gubernamental de enfrentar el desempleo es comprensible, teniendo en cuenta el trauma asociado a la pérdida del empleo; pero lo que hace que el libre mercado sea una forma dinámica de gestionar la economía es la capacidad de las empresas contratar y despedir a las personas a medida que se desarrollan.

23. Monedas y tipos de cambio

Los mercados de divisas, a menudo denominados Forex, acrónimo de foreign exchange, "cambio", en inglés, son los lugares en los que los inversores compran y venden monedas. Son de las más antiguas instituciones financieras del mundo, datando de la época de los romanos, o incluso de antes, y funcionan desde que surgió el dinero y el comercio internacional. Pero los romanos se sorprenderían al ver el tamaño, la sofisticación y la dimensión internacional de esos mercados hoy en día.

24. Balanza de pagos

Como la balanza de pagos es responsable de todo el comercio que entra y sale de un país, incluso el dinero inyectado en él por otras naciones o, por ejemplo, enviado a familias y filiales de empresas situadas en otros países, su importancia no puede ser exagerada. La balanza de pagos muestra si un país está tomando préstamos excesivos durante cierto período y, con ello, acumulando problemas para el futuro o prestando dinero a otros a cambio de bienes. En última instancia, va a revelar si un país tiene un futuro próspero por delante o si, por el contrario, tendrá que pedir la ayuda del Fondo Monetario Internacional, por ejemplo, para mantenerse flotando.

25. La confianza y la ley

La economía no puede funcionar en la plenitud de su capacidad sin estándares oficiales, establecidos por leyes nacionales e internacionales. Además, hasta los más ardientes defensores del libre mercado, que creen que toda empresa, desde bancos centrales hasta empresas de electricidad y de proyectos de carreteras, debe ser privatizada, aceptan que todavía necesitamos a los gobiernos para hacer respetar los derechos legales. Sin esas leyes, el libre mercado sería anárquico y no podría funcionar adecuadamente -un peligro señalado por Adam Smith, padre de la Economía, ya en el siglo XVIII.

26. Energía y petróleo

Para la economía mundial todas las mercancías son importantes. Sin acero o concreto, la industria de la construcción civil se paraliza, y las redes eléctricas que suministran energía dependen de hilos de cobre. Sin embargo, en los últimos cien años, ningún producto ha sido tan importante como el petróleo crudo.

27. Mercados de títulos

Los mercados internacionales de títulos, en los que las empresas y los gobiernos consiguen dinero, son mucho menos conocidos y comprendidos que su equivalente el mercado de acciones, pero en muchos aspectos, son mucho más importantes e influyentes. Al determinar si un país consigue dinero barato o no, los mercados de títulos ayudan a determinar el curso de guerras, revoluciones y conflictos políticos, y han tenido profundas implicaciones en casi todos los aspectos de la vida desde hace siglos. 

Incluso en períodos de paz, la capacidad de recaudar dinero de un gobierno es de crucial importancia para sus ciudadanos: cuanto más altas sean las tasas de interés que necesita, más altos son los costos de crédito para la economía en su conjunto. Por lo tanto, si ignoras el mercado de títulos - hazlo por tu cuenta y riesgo. El precio de los títulos soberanos, emitidos por gobiernos nacionales, revela el concepto de crédito del gobierno, la facilidad con que él consigue dinero y cómo se reciben sus políticas. Si un gobierno ya no puede recurrir al mercado de valores, tendrá dificultades para sostenerse.

28. Bancos

Las empresas que componen el sector bancario y financiero no sólo guardan nuestras economías y nos prestan dinero cuando necesitamos, sino que también actúan como el sistema arterial que transporta el dinero por la economía, por lo que suelen llamarse intermediarios financieros. Su principal función es transferir dinero en masa, llevando a aquellos que quieren prestar hasta aquellos que desean pedir préstamos. Para que una economía funcione adecuadamente, necesita contar con un sector financiero desarrollado y sano. ¿Por qué?, porque tanto empresas como individuos necesitan invariablemente tomar préstamos para emprender y luego desarrollar negocios decentes, emocionantes, innovadores. 

Sin los bancos, prácticamente nadie conseguiría comprar un inmueble, pues, para eso, la mayoría de las personas dependen de un financiamiento hipotecario. De igual modo, los bancos ejercen el importante papel de medio de intercambio. Intenta imaginar un día de tu vida sin un banco. Usamos tarjetas de débito y de crédito o cheques en la mayoría de nuestras compras, y así los bancos están involucrados, indirectamente, en casi todas las transacciones que hacemos.

29. Acciones y valores

El mercado de valores no es un casino. El dinero invertido directamente por las personas contribuye al crecimiento de una empresa y, por extensión, de la economía como un todo. Un mercado de valores próspero es a menudo prueba de una economía de crecimiento rápido. Esto ha sido cierto desde que las primeras empresas se crearon para aprovechar la rápida expansión de los imperios coloniales europeos. Como propietarios de la empresa, los accionistas tienen derecho a una parte de sus ganancias. 

Si la empresa tiene beneficios después de reservar fondos para el pago de costos y planes de inversión, los accionistas reciben un dividendo o pago anual. También pueden beneficiarse cuando el valor de la acción sube, aunque corren el riesgo de perder su inversión si su valor cae. Si la empresa se rompe, los accionistas quedan en un lugar más lejano de la fila que los propietarios de títulos, y por eso las acciones suelen considerarse inversiones más arriesgadas que la deuda.

30. El riesgo en los negocios

Los mercados de futuros y opciones, también conocidos como mercados de derivados, son probablemente los más arriesgados y rentables de todos los mercados. Es por un buen motivo, pues es justamente con el riesgo que los mercados de derivados financieros y mercaderías negocian. Es en ellos que compañías y operadores especulan con lo que esperan que vaya a suceder con los precios de todo, desde acciones, valores, títulos y monedas, hasta metales, mercancías, clima y precios de inmuebles. Los mercados de futuros y opciones son, hoy, algunos de los más importantes y agitados del mundo, pues las compañías necesitan tomar decisiones similares con frecuencia, sea un productor de maíz fijando un precio o un gran exportador como Ford o Microsoft tomando posición en ciertas monedas para garantizar que no van a perder si el valor del dólar baja súbitamente.

31. El ciclo económico

En tesis, debe haber un nivel ideal de actividad económica en el que un país pueda mantenerse indefinidamente. Llaman a ello de pleno empleo; todos los elementos de producción en una economía se utilizan en su capacidad ideal. La inflación no necesita aumentar y la economía puede crecer a una tasa consistente. En la práctica, sin embargo, ese punto ideal nunca fue alcanzado. La historia ya ha visto ciclos de diversos tipos.

32. Pensiones y estado de bienestar social

Aunque los Estados han ofrecido pensiones, educación y otros beneficios a algunos ciudadanos desde la época romana, generalmente a cambio de servicios militares, los Estados de bienestar y los sistemas de seguridad social son fenómenos relativamente recientes. Hasta el siglo XX, los países solían cobrar impuestos de sus ciudadanos sólo para protegerlos de la criminalidad y de las invasiones. 

Sin embargo, después de la Primera Guerra Mundial y la Gran Depresión, cuando la proporción de la penuria de muchas familias quedó clara, países como el Reino Unido y los EE.UU. se convirtieron en "Estados de bienestar social", en los que los impuestos se utilizan para redistribuir el dinero para aquellos considerados como más necesitados, ya sean ancianos, desempleados o enfermos. El modelo original fue desarrollado en Alemania por Bismarck, una década después del término de la Guerra Civil al otro lado del Atlántico.

33. Mercados monetarios

Los mercados monetarios hacen que el mundo financiero gire, estableciendo las reglas y creando tasas que lo financien y lo hagan avanzar.

34. Rompiendo burbujas

Las burbujas económicas ocurren cuando el entusiasmo de especuladores e inversores sobre determinado activo hace que su precio vaya más alto de lo que debería. Por supuesto, la determinación del precio "correcto" es subjetiva, y ahí está el problema. Incluso cuando los precios de las acciones de empresas relacionadas a Internet alcanzaron valores estúpidos, en el 2000, muchos analistas y expertos afirmaron que su precio era razonable. Lo mismo ocurrió con precios de inmuebles en Estados Unidos y el Reino Unido en el 2006, antes de comenzar a caer durante la crisis económica que siguió.

35. Crisis de crédito

En términos generales, hay dos escuelas de pensamiento sobre la forma en que se comportan los mercados financieros. Una dice que los seres humanos tienden a oscilar del estado de miedo al de codicia, y que los mercados pueden volverse obsesivos e irracionales al extremo. Su conclusión es que siempre iremos de burbuja en burbuja. Esta es la teoría de los ciclos de crédito. Cuando todo va bien, el dinero es barato y abundante, pero a veces estos tiempos son interrumpidos por una crisis de crédito, los bancos simplemente dejan de prestar, causando una parálisis en la vida económica cotidiana. 

La otra teoría dice que, con el tiempo, los mercados se corrigen solos, haciéndose cada vez más eficientes y menos propensos a neurosis, lo que significa que, un día, caídas y crisis se van a hacer cosas del pasado. La teoría se basa en la creencia de que, a largo plazo, los seres humanos pueden perfeccionarse. Esa es la tesis sostenida por la ecuación maravillosa, ideada por Myron Scholes y Fischer Black.

36. Destrucción creativa

Como la naturaleza, los mercados libres pueden ser crueles. A veces, causan el fracaso de individuos talentosos y dignos. No perdonan: si tu idea no funciona, pueden llevarte a la bancarrota; si haces una mala inversión puedes llegar a perder todo. Sin embargo, según la ley de la destrucción creativa, estos fracasos pueden en última instancia, producir compañías y economías más fuertes y sociedades más ricas, porque ellas necesitan eliminar lo que es viejo, ineficiente y poco competitivo para abrir el lugar a lo nuevo, vibrante y fuerte.

37. Casa propia y precios de inmuebles

En términos puramente económicos, la propiedad se considera simplemente como un tipo de activo. Es relativamente fácil de comprar y vender y su valor tiende a aumentar o disminuir con el paso del tiempo. Sin embargo, a diferencia de otros activos, tales como acciones, vinos, cuadros o monedas de oro, la propiedad también tiene una función esencial: es un lugar para vivir. Sin embargo, la verdad es que los precios de inmuebles se han mostrado sujetos a varios ciclos de altibajos en los últimos 50 años, culminando en el 2008, con la caída de los precios de viviendas en Estados Unidos y el Reino Unido, con una velocidad que no era vista desde la Gran Depresión. ¿Por qué los precios de inmuebles son tan propensos a estas sacudidas?

38. Déficit público

¿A dónde va el dinero?, a pesar de ser objeto de discusiones, muchos economistas creen que la era de déficits gubernamentales persistentes se inició cuando el Estado comenzó a proporcionar sistemas amplios de seguridad social para sus ciudadanos. Esto implicó gastos significativos en salud, seguro de desempleo y educación, por ejemplo, que antes solían ser gestionados por el sector privado o por fundaciones y organizaciones de caridad. Fue el paso del Estado de Guerra al Estado de Bienestar.

39. Desigualdad

La desigualdad no es nueva. En la Inglaterra victoriana, fue particularmente grave: los industriales ricos ganaban fortunas sin precedentes, mientras que la familia trabajadora media se veía obligada a soportar enormes privaciones trabajando en fábricas o minas y viviendo en casas no muy diferentes de las encontradas en las favelas de Brasil. A pesar de los esfuerzos continuos de los políticos para reducir la brecha entre ricos y pobres, esta brecha sigue siendo grande. Después de la década de 1980, los niveles de desigualdad, en efecto, se ampliaron significativamente en casi todos los países desarrollados del mundo. A pesar de que esta laguna había disminuido en Francia, Grecia y España, la separación entre ricos y pobres aumentó mucho en el Reino Unido, y al final de la primera década del nuevo milenio, tanto en el Reino Unido como en los EE.UU., la desigualdad alcanzó su nivel más alto desde la década de 1930.

40. Globalización

Todo esto es consecuencia de la globalización, pero describir el fenómeno sólo en estos términos sería engañoso. En economía, la globalización se refiere a los vínculos comerciales y económicos que unen el mundo y que han sido tan importantes para la historia de la humanidad. ¿Tan antigua como las montañas?, la globalización se ha vuelto cada vez más importante desde 1492, año en que Colón desembarcó en América, aunque ya había un vibrante comercio internacional entre Europa y Oriente mucho antes. A pesar del uso de la expresión haberse popularizado a partir de la década de 1980, y de que las décadas posteriores a la caída del Muro de Berlín y del fin de la Guerra Fría hayan sido consideradas como el divisor de aguas de la globalización, estamos lejos de ser la primera era de amplio comercio, intercambio y migración internacional. Este título le pertenece a la era victoriana.

41. Multilateralismo

Multilateralismo significa que un país colabora con todos los demás en la toma de decisiones importantes, en lugar de actuar solo-unilateralmente- o en asociación con otro país (o grupo de países) - bilateralmente. Parece simple sentido común, pero, incluso en la era de la globalización, el nacionalismo económico sigue siendo una fuerza poderosa.

42. Proteccionismo

El proteccionismo normalmente significa la imposición de barreras e impuestos a productos importados del exterior y medidas para impedir la absorción de empresas nacionales por compañías extranjeras. Es tan antiguo como el propio comercio. Uno de los métodos más antiguos encontrados por los gobernantes para recaudar dinero fue la imposición de aranceles, algo que aún persiste desde la antigüedad.

43. Revoluciones tecnológicas

Detrás de toda transformación hay una nueva tecnología. La invención de la máquina a vapor y el aprovechamiento de combustibles fósiles como el carbón cambiaron súbitamente la forma en que la gente vivía, remodelando horizontes sociales y artísticos. Fue la era de Wordsworth y de Turner, una época en que el arte expresaba tanto encanto y horror ante los cambios profundos que estaban sucediendo; y un período de inseguridad política, que provocaron hechos como la Revolución Francesa y la independencia norteamericana.

44. Economía del desarrollo

Desde la caída del muro de Berlín así como de varios estados comunistas, fueron acontecimientos que favorecieron el crecimiento económico en todo el mundo. Cambios que permitieron el rápido desarrollo económico de países como China y algunos del Leste Asiático. La economía del desarrollo se ha ocupado en gran medida de la situación de esa quinta parte de países que continúan en la pobreza o, en palabras de Paul Collier, uno de los mayores expertos del mundo en este campo, de los “mil millones más pobres”.

La Economía del desarrollo trajo consigo a través de la Organización de Naciones Unidas  los Objetivos de desarrollo del milenio (ODM), un conjunto de ocho metas para mejorar la situación de quienes viven en las naciones en vías de desarrollo.

45. Economía ambientalista

La evolución económica de la humanidad ha caminado junto con la explotación de los recursos naturales del planeta, particularmente desde la Revolución Industrial. Sin el uso de recursos como el carbón y el petróleo, es difícil imaginar cómo las economías occidentales podrían haberse desarrollado tanto y crear tanta riqueza y prosperidad en los últimos siglos. Esto crea un dilema en cuanto al progreso y los impactos que causa en nuestro mundo.

46. ​​Economía del comportamiento

La experiencia revela que las personas no se muestran consistentemente racionales. Si el fumador obeso fuese racional, comenzaría a hacer una dieta y dejaría de fumar inmediatamente, reconociendo el peligro que está causando a su salud. Si fuéramos incluso racionales, no nos dejaríamos llevar por ofertas del tipo "compra uno y lleva el otro gratis"; juzgaríamos la adecuación de nuestros salarios sólo sobre la base de su nivel absoluto sin preocuparnos de compararlos con lo que nuestro vecino o concuño ganan.

47. Teoría de los juegos

La teoría de los juegos es la ciencia detrás de la estrategia humana. Estudia cómo los humanos intentan prever las acciones de los demás y cuáles son las consecuencias finales de esas acciones. Así, se ha convertido en una de las más influyentes ideas económicas de las últimas décadas. En el siglo XVIII, Adam Smith argumentó que los seres humanos son intrínsecamente egoístas, pero que cuando ese egoísmo es canalizado por un mercado, el resultado final es la mejora de la sociedad. La teoría de los juegos, a su vez, examina de qué forma el egoísmo influye en la manera en que las personas negocian unas con otras.

48. Economía de la vida diaria

Incluso en los ambientes más exóticos y sin relación con el mercado, encontramos aplicación para las reglas fundamentales de la economía, ya sea que signifique oferta y demanda, la mano invisible, incentivos humanos o cualquier otra del panteón de reglas económicas. Al final, la economía es el estudio de las decisiones humanas, que no necesitan un escenario monetario para funcionar.

49. Economía de la felicidad

La economía tradicional no tiene una explicación satisfactoria para esto. Desde la época de Adam Smith, se presume que la riqueza es la principal medida del progreso de un país. Es por este motivo que los economistas tienden a concentrarse en medidores como Producto Bruto Interno, desempleo y un puñado de indicadores sociales tales como: expectativa de vida y desigualdad social. Hasta hace poco tiempo atrás, la felicidad no era uno de esos indicadores, lo que, si recordamos la importancia atribuida por los filósofos al contentamiento desde los primeros días de la humanidad, es sorprendente.

50. Economía del siglo XXI

Los economistas han sido ridiculizados por no poder prever importantes cambios en el escenario financiero y por no haber percibido señales que apuntaban a una repentina catástrofe en el mercado de valores. Ahora, en los primeros años del tercer milenio, se plantearon cuestiones más fundamentales sobre las bases de la disciplina y es difícil ignorarlas. Percibiendo que las personas no actúan siempre de manera racional, es posible que los legisladores adopten una posición más paternalista. Hay, por ejemplo, intentos para regular más severamente el mercado hipotecario, y con ello los consumidores tendrían más dificultades para tomar decisiones contrarias a sus intereses a largo plazo.

Notas Finales

“50 Ideas de Economía” es el libro que hace falta para quien todavía busca excusas para no entender acerca de esta ciencia tan importante. Nos quedamos sin razones para decir que alguien puede ser ignorante en términos difíciles de economía. Es una lectura fundamental para quien quiere mejorar su relación con el dinero, el mercado y todo lo que lo envuelve.

Consejo de 12min 

Ya que estamos hablando de Economía, ¿qué tal aprender a invertir? ¡Lee “El Inversor Inteligente”!

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario:

¿Quién escribió el libro?

Edmund Conway es editor de economía de Sky News, el servicio de noticias de televisión de 24 horas operado por Sky Television, parte de Sky UK Limited. Además, es ex corresponsal del diario Daily Mail y del editor de Economía del... (Lea mas)