×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

1534 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Viajar por la vida - reseña crítica

Viajar por la vida Reseña crítica
Espiritualidad y mindfulness

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9786070725968

Editorial: Diana

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Este es el recorrido especial que Gaby Pérez Islas nos comparte en forma de una carta abierta de amor a la vida, sin saltarse ninguna de las partes del viaje: las buenas y las malas.

Es la invitación perfecta a una lectura de crecimiento y al mismo tiempo un llamado de atención si no estás disfrutando de tus días. A partir de este momento, la tripulación prepara los toboganes. ¿Vamos?

La tanatología

La tanatología es una herramienta que te enseña a vivir la vida con absoluto protagonismo y responsabilidad. Es una disciplina que te guía para desprenderte y dejar ir tus objetos de afecto; asimismo, te ayuda a dejarte ir a ti mismo llegado el momento de la muerte, pero no vencido, sino como vencedor.

Es un barandal de apoyo emocional para asirse cada vez que tambalees o dudes; en cuanto recobres equilibrio y balance, puedes soltarlo y continuar seguro tu andar.

Una primera reflexión que acerca la autora, es que tenemos muchas más cosas materiales de las que realmente necesitamos. No hay nada material que realmente necesites además de comida y agua para cubrir tus necesidades más elementales.

Los verdaderos elementos indispensables para comenzar el viaje de la vida son actitud, disposición y mente abierta. Las cosas que hacen tan maravilloso un viaje son tres:

  1. La convivencia con los tuyos.
  2. Lo que aprendes de ti.
  3. La certeza de que se va a acabar. Por eso hay que disfrutarlo todo.

La vida debe vivirse como unas vacaciones, sabiendo que se va a acabar, pero deseando disfrutar y exprimir cada instante con clara conciencia de su gran costo para no desperdiciar ni un segundo.

Elisabeth Kübler-Ross, madre de la tanatología y su más grande exponente, hablaba de vivir la vida sabiendo de su finitud pero sin hacerse mayores ideas o albergar miedos respecto de la muerte.

Si todos hiciéramos un sincero esfuerzo para reflexionar sobre nuestra propia muerte para afrontar las inquietudes que rodean esa idea y ayudar a otros a familiarizarse con estos pensamientos, quizá se lograra disminuir la tendencia a la destrucción que experimentamos a nuestro alrededor.

La tanatología te enseña a confiar, a quedarte asido a una cuerda y bajar en rapel en lugar de lanzarte al vacío. Saber del dolor y sus procesos te habilita para una vida llena de ellos. Es por eso que conocer la tanatología y aplicarla cambia tu vida para siempre.

Cómo lidiar con el dolor

No perdonar o conservar resentimientos es permitirle a alguien que te lastima vivir en tu corazón y ni siquiera pagar renta por ello. Un ejercicio continuo en tu existencia debe ser soltar y vaciar, para rellenar de nuevo.

Cuando pienses que te ha ocurrido algo muy malo, antes de sumirte en una depresión y maldecir el momento en que ocurrió, debes esperar y ver qué dice el dictamen final del tiempo acerca de lo ocurrido.

Hay pérdidas que a la larga resultan ganancias, y verlo así en el momento del dolor significa no perder la fe. En un proceso de duelo, hay que tener la voluntad de salir, de concluirlo. Si no tienes la voluntad de salir de la tristeza, simplemente no saldrás.

Subirte a un avión, a un tren o un autobús implica soltar el control. En el mejor de los casos, relajarte y disfrutar el trayecto; y en el peor, frenar y esperar a lo que suceda.

Tiene mucho que ver la confianza que sientes por quien va al volante. Sufrir el recorrido y solamente ir pensando en el momento en que acabe y puedas bajarte es muy desgastante. ¿Te suena conocido esto?

Si algo no podemos apurar es el tiempo, dura lo que tiene que durar. Y si tu actitud cambiara, sabrías que el tiempo que estés en una determinada circunstancia es el necesario para extraer de ella significado y crecimiento.

Es de suma importancia quién viaja contigo, quién te acompaña en este viaje llamado Acapulco, Cancún o crecer. Pero hay que entender que la vida es un viaje en el que algunos van quedándose en diferentes estaciones y no continúan el trayecto.

Cuando confiamos en el conductor del auto en el que viajamos, hacemos el camino más relajado y placentero. Pregúntate tú: ¿Quién maneja tu vida? ¿Quién está a cargo y cuánta confianza le tienes?

La mente es obediente. Hagamos que nos obedezca a nosotros y a nadie más. No renuncies a la posibilidad de ser feliz, ni le entregues a otra persona la llave de tus emociones ni la facultad de ponerte de buen o mal humor. No renuncies a ese poder que es solamente tuyo.

La ilusión de un comienzo

Aunque el viaje haya sido cansador, al llegar a tu destino recuperas energía. Es la ilusión la que te mueve, y sacas fuerzas de la flaqueza para ir conocer, explorar o recorrer el lugar.

En el viaje de la vida, las metas le ponen esas ganas a tu quehacer. Darles sentido a las cosas que haces las convierten en escalones que te llevarán a algún lado.

Cuando sufres una pérdida, quedarte paralizado o perdido no es justo, porque significa que por un momento estás poniendo por delante el amor que tienes por alguien más en lugar del que debieras tener por ti mismo.

Amar y servir son el sentido de la vida, la misión que aquí venimos a cumplir. Pero ese amor tiene que iniciar contigo mismo, que fue la primera persona que la vida puso a tu cargo.

Cuando tú pides algo, la vida tiene tres posibles respuestas para ti:

  • Sí 
  • Todavía no
  • Tengo algo mejor pensado para ti.

La verdad es que para no sufrir de más, en esta vida debes aprender a ser flexible; todo viaje lo requiere. No te corresponde a ti cargar en tus hombros la responsabilidad de todo, aprende a soltar y sobre todo, a confiar.

Todos los “por qué” que te preguntas llevan un alto grado de enojo; descubre el “para qué” de la situación que vives y acepta la pérdida como camino de crecimiento y no como debilidad o fallo.

El Dr. Robert A. Neimeyer, profesor del Departamento de Psicología de la Universidad de Memphis, habla de tres etapas muy marcadas en este tipo de duelo que modifica el curso de tu vida:

  1. Evitación: no queremos verlo porque viola las expectativas que teníamos sobre la continuidad de nuestra vida. Es muy común escuchar a alguien decir: “A mí me gustaba mi vida como estaba, la quiero de regreso”. 
  2. Asimilación: vas gradualmente absorbiendo el impacto de la noticia y empiezas a hacerte preguntas sobre tu nueva condición: “¿Cómo voy a poder seguir con mi vida ahora?”.
  3. Acomodación: la angustia y el estrés de la fase anterior empiezan a ceder, tu concentración, hábitos de sueño y alimentación mejoran, aunque sigue presente la añoranza.

Dejarte sorprender

Conservar el alma infantil que se alegraba enormemente por las cosas y no tenía miedo a demostrarlo es lo que te hace disfrutar de la vida. No te detienes a pensar qué dirían los demás, sino que actúas movido por tus pulsiones e impulsos vitales.

No dejes de sorprenderte, busca estar en contacto con la naturaleza y ampliar tus horizontes. Todo está ahí para ti, para conocerlo, para ser disfrutado; para que cobres dimensión de tus problemas.

Que nadie te atrape, te corte las alas o te frene y luego te diga que lo hace porque te quiere. Eso que siente no se parece en nada al amor maduro, se llama codependencia y control.

No puedes ir por la vida con miedo a que algo pase, tienes que saberte capaz de enfrentar lo que venga. ¡Cuidado! Sentir esto no es darle permiso a la vida para que te pasen cosas, ¿cuándo dejarás de pensar que la Ley de la Atracción funciona también para la muerte o las pérdidas? Este pensamiento ha dañado mucho, llenando de culpa irracional a las personas.

Nada que hayas vivido debe convertirse en un peso que te impida andar con libertad. Lo vivido, lo aprendido, lo atesorado se suma a tu vida y se te adhiere a la piel sin carga adicional, no te resta ni velocidad, ni calidad de vida, ni mérito alguno.

La maravillosa libertad de elegir ser quien quieres ser en este momento y para el resto de tu vida es descubrir y sorprenderte con la tanatología como herramienta de vida.

Últimos consejos

Las oportunidades no vuelven; tómalas cuando las tengas, tanto para un negocio, para conocer a alguien o para hacer un viaje. No esperes por las dudas, quizás las condiciones no sean las ideales, tú hazlas óptimas.

No vivas permanentemente a dieta, disfruta de todas las cosas pero en porciones pequeñas. No derroches los placeres, adminístralos para que no se te acaben pronto.

Deja de quejarte de tu cuerpo; puede que tengas celulitis pero caminas, tienes fuerza y salud. No desperdicies un solo día enojado, la vida es muy corta.

Diles a las personas que las amas, perdona y da las gracias cada vez que puedas. El arrepentimiento por no hacerlo a tiempo carcome la alegría.

Aléjate de las personas que te hacen daño; si es tóxico para ti a pesar de llevar tu misma sangre, marca una frontera de salud emocional.

Haz la diferencia en la vida de las personas, piensa en cómo te gustaría ser recordado y vive de esa manera.

Es mejor llorar cuando tengas que hacerlo que sollozar a cuentagotas el resto de tu vida. Llora hasta que estés listo para reír de nuevo.

Disfruta de las cosas, porque todo viaje llega a un fin. Hay una enorme incertidumbre de cuándo ocurrirá, pero pasará. Créelo, porque si no lo haces vas a desperdiciar muchos días pensando que te quedan años y no puedes saberlo a ciencia cierta.

La satisfacción de haber hecho las cosas lo mejor posible es maravillosa. Si la vida es un paseo, al regresar a casa después de él debes llegar cansado, pleno y sin arrepentimientos: ese será el mejor indicador de que lo has hecho bien.

La felicidad es una forma de vivir en la que yo decido ser feliz sin importar lo que pase y elijo defender esa felicidad por encima de todo. La tristeza es un estado de ánimo y la felicidad, un sentimiento generalizado.

A esta vida venimos a ser felices. ¡Manos a la obra!

Notas finales

Este libro te hará reflexionar acerca del valor que das a tu vida y a tu entorno. Te ayudará a recapacitar sobre tus logros para vivir con plenitud.

Es el momento de decidir qué quieres llevar en la maleta de tu vida, a dónde quieres ir, quién quieres que te acompañe y, sobre todo, cómo vas a reaccionar ante las cosas importantes y los seres queridos que abandonarán el viaje antes que tú.

Consejo de 12min

En el microlibro basado en “Cómo curar un corazón roto”, de la misma autora, descubrirás un manual didáctico para encontrar esperanza luego de sufrir una pérdida y para recuperar tu felicidad.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Licenciada en Literatura Latinoamericana, especializada en tanatología, familia, logoterapia y codependencia. Sus dos grandes pasiones son los libros y la escritura, entre las que divide su t... (Lea mas)