SuperFoco - Reseña crítica - Mário Antônio Porto Fonseca
×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

427 lecturas ·  4.5 calificación promedio ·  6 calificaciones

SuperFoco - reseña crítica

SuperFoco Reseña crítica
Productividad y gestión del tiempo

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: B07C1XNB93

Editorial: TEA

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

“SuperFoco” presenta mucho más que una metodología de planificación y ejecución de cambios en la estructura operacional de una organización. Fonseca no se coloca limitaciones y plantea una solución completa, accionable y eficaz para tornar las organizaciones más efectivas. ¡Buena lectura!

Introducción

El método planteado en este libro puede usarse para calificar el proceso de toma de decisiones, aprovechar racionalmente recursos e insumos, crear soluciones y medir el desempeño de los diferentes sectores que componen una empresa.

Si hubiera parado ahí, el autor brasileño ya habría hecho una contribución inestimable al desarrollo de negocios rentables e innovadores.

Pero como ninguna empresa vive "suelta en el aire", es decir, sin establecer relaciones dialécticas con la sociedad en la que se inserta, Mário creyó necesario ir más allá: lanzó las bases de una nueva cultura organizacional, fundamentada en valores y propósitos puros.

“SuperFoco” nace de un programa de liderazgo avanzado en Harvard que lleva en consideración la salud, la educación y el cambio climático para desarrollar un proyecto capaz de contribuir tanto con la optimización de los beneficios, como con la construcción de un mundo mejor para todos.

Los recursos y el método SuperFoco

El concepto de "recursos" se refiere a todos los elementos necesarios para el funcionamiento de una organización y para mantener la continuidad de sus procesos y negocios. Es en ese sentido que hablamos de recursos financieros, naturales, humanos, etc.

La asignación de recursos debe involucrar la planificación de todos estos elementos, de modo que emplees sólo los necesarios. Todos sabemos que la situación económica actual agrava los ambientes de negocios, resultando en una dura competitividad, especialmente en lo que se refiere a los recursos financieros.

Esto significa que el costo operativo de hacer negocios aumentó a lo largo del último período. Las empresas, en general, tienen presupuestos limitados, por lo tanto, no hay margen para desperdicio o mal uso de materiales, insumos o incluso potencialidades.

El método SuperFoco cuenta con cuatro pilares que, en la práctica, son diferentes procesos articulados entre sí: enfocar, motivar, presenciar y ritualizar. El panel de a bordo de la metodología, presentado en detalle en el libro, ayuda a seguir y a medir la eficiencia de cada uno de ellos.

Aunque independientes, hay una fuerte conexión que los une, fomentando el surgimiento de nuevas funcionalidades dentro de la organización.

Enfocar

Es un proceso central en la metodología. Imprescindible para mantener la atención en los puntos que llevan al cumplimiento de los objetivos estratégicos de la empresa.

Además de ser el lugar de aplicación de la energía extraída de las personas (obtenida por medio del compromiso y la motivación), el foco es responsable por identificar lo que es esencial.

En ese sentido, se adoptan dos procesos: "Foco Estratégico" y "Foco Operacional". A partir de su implementación, la organización pasa a identificar con mayor riqueza de detalles los factores y tareas cruciales para el éxito.

Motivar

Se utilizan dos disparadores para motivar a las personas: "Factores Motivacionales" y "Alineación de Expectativas". Al concentrar nuestra energía en las tareas y los factores críticos de éxito, ambos producen excelentes resultados.

La mejor imágen para describir ese potencial transformador es la del “circuito” en el cual una intervención positiva engendra un efecto multiplicador que puede ser sistematizado en el siguiente orden:

  1. Desarrollo del espíritu de equipo.
  2. Adopción de comportamientos fundamentados en los valores organizativos.
  3. Generación de compromiso.
  4. Cualificación de la comunicación.
  5. Promoción de la motivación.

Presenciar

Depende en gran medida de la habilidad de los líderes para hacerse notar, fortaleciendo las relaciones profesionales y asegurando la alineación de los colaboradores con la identidad y los valores de la empresa.

La presencia es imprescindible para la motivación y para asegurar la calidad de la comunicación y del proceso de toma de decisiones.

Los gestores deben esforzarse para estar presentes en el momento y el lugar correctos. De esta forma, ellos podrán articular los tres elementos centrales de la presencia: individualidad, intención e inspiración.

¿Cómo hacer eso? Fonseca aclara que es preciso definir un mapa, una especie de guion capaz de direccionar la presencia por medio de preguntas (cuándo, quién, dónde) que lleven a los gestores a una mejor percepción de la realidad.

Ritualizar

Los rituales ocurren siempre que reunimos a diferentes individuos en un determinado lugar y momento. Las reuniones son quizás el mejor ejemplo de los rituales corporativos: cuando son eficaces, liberan un potencial fantástico, valorizando y motivando a todos los involucrados en la colaboración y la realización de las tareas críticas.

La metodología del SuperFoco incentiva la adopción de rituales operativos y estratégicos, además de aquellos propiamente orientados a la evaluación del desempeño y la eficacia de la aplicación de los cuatro pilares.

Sin embargo, la periodicidad de los rituales es variable, de acuerdo con las características generales de cada organización y las especificidades de sus procesos, pudiendo ser anuales, trimestrales, semanales, diarias, etc.

Nuestro autor recomienda que el tiempo destinado a los rituales sea evaluado, a fin de incrementar la productividad de cada encuentro y/o reunión de negocios.

La energía de las organizaciones

Las organizaciones, así como con el cuerpo humano, disponen de una cantidad limitada de energía: saber cómo utilizarla (para realizar actividades clave) y ahorrarla (para que no se agote en acciones secundarias), es indispensable para el éxito.

A pesar de lo que pueda parecer a primera vista, el proceso de adquisición de nuevos conocimientos no está entre los elementos que más drenan la energía de las organizaciones.

De hecho, eliminar procedimientos antiguos y adoptar nuevas prácticas son cosas que gastan mucha más energía, una vez que hay una fuerza de inercia que ata a las empresas a los hábitos del pasado, llevándolas a conservar la repetición de acciones dañinas a su propio desarrollo.

Efectivamente, gastar tiempo y recursos en esfuerzos mal dirigidos o francamente inadecuados tiende a minar la disposición de los colaboradores y de los gestores, desviando la necesaria precisión del foco.

Pensamiento sistémico: visualizando las partes que forman el todo

El pensamiento sistémico es la capacidad desarrollada por el profesional apto para ver una organización como un todo, comprendiendo cómo funciona y, sobre todo, cómo interactúan sus diferentes procesos.

Desde el punto de vista de los cuatro pilares del SuperFoco, es posible afirmar que un gestor que aún no ha desarrollado plenamente el pensamiento sistémico encontrará serias dificultades en cumplir adecuadamente el proceso de “presenciar”.

Vislumbrar por separado las distintas partes de la organización, descuidando el contexto, puede llevar a los gestores a tomar decisiones injustas y precipitadas. Para el desempeño de un equipo, por ejemplo, esto puede generar la pérdida de ganancias y de valiosas oportunidades.

El pensamiento sistémico debe canalizar la energía creadora para la solución de problemas. La acción dirigida a partes específicas sólo limita el potencial transformador y puede engendrar cuestiones de aún mayor complejidad.

Al final, al entender minuciosamente el conjunto de tu organización, desarrollarás mejores condiciones para alcanzar tus objetivos y, por lo tanto, implementar medidas consistentes. Observa a tu organización como un comportamiento; como proceso y bajo la óptica de la información.

El sistema organizacional

El crecimiento sostenible de una empresa depende en gran medida del éxito de la implantación de un sistema capaz de interconectar los elementos centrales de la organización, extendiéndolos al mercado. De esta forma, la capacidad de adaptación a los ambientes externos puede elevarse sensiblemente.

La nivelación de los colaboradores en relación con los procesos diarios es indispensable para la efectividad de esa conexión.

Es por eso que, al analizar el contexto de realidades específicas en los más diversos ambientes corporativos, la metodología del SuperFoco prioriza una perspectiva triple: hace operativos los conceptos de proceso, comportamiento e información, con el fin de simplificar y calificar las rutinas internas de cada organización.

La perspectiva del comportamiento

Una de las razones para el éxito del SuperFoco se debe al hecho de considerar a las organizaciones como sistemas sociales abiertos y orientados a la realización de un determinado objetivo. Siendo así, el comportamiento organizacional representa un elemento de importancia capital, ya que articula individuos, grupos y tareas.

El concepto de "tarea" se refiere, obviamente, al trabajo que debe realizarse para que la organización alcance sus metas. Sin embargo, hay que discernir entre dos tipos principales de tareas: las organizativas y las operativas.

Las tareas organizativas son generadas por la estrategia adoptada en determinado momento, siendo necesario que todos los colaboradores, de una forma u otra, actúen para la realización de sus objetivos. Las operativas, en cambio, son las que implican “poner las manos en la masa”; el trabajo de campo que produce resultados.

"Empresa" es un concepto abstracto y, como tal, no puede realizar tareas: quien las ejecuta son los colaboradores, es decir, los individuos. Hay tres características fundamentales que varían según la persona: habilidades, características psicológicas y actitudes.

En una organización hay tareas que requieren la acción coordinada de un conjunto de profesionales: tal es la relevancia de los grupos. La profundidad y calidad de la interacción entre estos individuos brinda variados tipos de combinaciones, de acuerdo con las capacidades y necesidades de cada uno.

En este aspecto, elementos como la naturaleza de las tareas atribuidas al grupo y su capacidad de organización también pueden ser optimizadas con la aplicación de las metodologías del SuperFoco.

La perspectiva de los procesos

Para explicar la perspectiva de los procesos, el autor señala que el desarrollo de una organización se inicia a partir de la actividad de aquellos que la impulsan.

Estos impulsores llevan consigo cierto equipaje social, ético, tecnológico, legal, ambiental, político, etc. El objetivo del enfoque en procesos consiste en el análisis de las formas por las cuales la empresa responde a sus impulsores.

Esto ocurre de dos maneras: planificación y operaciones. Los procesos reciben la entrada de los proveedores y los transforman en servicios y/o productos para sus clientes.

Las operaciones, a su vez, pueden ser entendidas como un compuesto de tecnologías, personas y procesos apoyados por la infraestructura. Además de presentar cierta tendencia al dinamismo, las operaciones cambian en respuesta a los impulsores.

La perspectiva de la información

La información es el elemento responsable de guiar y soportar, dialécticamente, todos los procesos. Las informaciones externas e internas actúan como insumos para fundamentar las decisiones diarias. Esto incluye materiales para entrenamientos y capacitación de colaboradores, datos sobre las preferencias de los clientes y competidores, etc.

Las informaciones son recursos críticos justamente por permear todos los procesos y los elementos que componen una empresa. Al ser soluciones procesadas y accionables resultan en un mejor desempeño y en la profundización del conocimiento organizacional.

La información almacenada en bases de datos, actualizada y utilizada por los procesos se eleva a una verdadera guía para incrementar las cuestiones clave para el éxito empresarial, como la innovación, la conformidad y la eficiencia.

Este cambio de enfoque lleva a los gestores a tratar la información como un producto en sí, es decir, no sólo como algo derivado de una determinada acción o experiencia.

Además, los líderes empresariales pueden cultivar el conocimiento organizacional como su núcleo de capital intelectual, ya que una información pertinente es algo transformador para cualquier organización, sea cual sea su segmento de actuación.

Notas finales

Como podrás imaginar, este resumen no pretende agotar la gran cantidad de asuntos y métodos traídos por el autor que, en su obra, presenta un abordaje detallado de cada uno de estos elementos.

A través de una metodología concreta y fácilmente aplicable, Fonseca prueba que toda organización puede aprovechar sus recursos y oportunidades al máximo. Entiende tu organización como un todo y capacita a tus colaboradores para llevar a tu empresa al siguiente nivel.

Consejo de 12min

Puedes adquirir tu ejemplar de “SuperFoco” y aprender más sobre el método ingresando en su sitio oficial. Para profundizar tus conocimientos en gestión organizacional y conocer otra gran metodología, lee nuestro microlibro “Sprint”.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Mário Antônio Porto Fonseca es un experto en sistemas eléctricos y ha trabajado más de tres décadas como directivo en la industria del acero. Por su especialidad pasó por dife... (Lea mas)