×
44% OFF

No dejes tus metas para 2022

¡Accede a nuevas ideas pagando menos que un café diario. ¡Suscríbete a 12min Premium y aprende más en menos tiempo!

365 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Recuerdos y desinformación - reseña crítica

Recuerdos y desinformación Reseña crítica
Sociedad y política

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Memoirs and Misinformation: A novel

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9788499988214

Editorial: Ediciones Temas de Hoy

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

En esta novela autobiográfica, Jim Carrey y su coautor enlazan eventos de la vida real del actor con elementos de ficción, para contar y explorar la trayectoria de Carrey en Hollywood con todos sus altos y bajos. ¡Conoce la fama y el éxito de las estrellas de cine desde una mirada crítica!

Jim conoce a Georgie

Jim Carrey pasó la mayor parte de su infancia lidiando con los problemas económicos de su familia. Ya de adulto, llegó a Hollywood y comenzó a tener éxito en la actuación. Protagonizó películas que recaudaron millones de dólares y cosechó fama en muchas partes del mundo.

Sin embargo, cuando regresaba a su casa toda la diversión desaparecía y en su lugar quedaba el desánimo. Para sobrellevar la soledad que lo atormentaba, Jim pasaba horas y horas viendo televisión, entre documentales y series.

Todavía le dolía el abandono de su gran amor, Renée Zellweger. Y en ocasiones pensaba en todo lo que podría haber vivido con ella.

Un día, mientras paseaba por los canales, se encontró con una serie de televisión llamada "Oksana". Lo que más llamó su atención fue una actriz que interpretaba el papel de espía rusa.

Su nombre era Georgie DeBusschere y le recordaba enormemente a su madre, que era adicta a los analgésicos.

Mientras crecía, Jim tuvo una relación complicada con su madre, la cual se volvió aún más difícil cuando sus padres se quedaron sin dinero y él se hizo cargo de ellos.

Jim estaba impresionado por la imagen de Georgie, pues se sentía extrañamente conmovido por ella.

Se trataba de una actriz de series de bajo presupuesto, que había entrado en el mundo de la televisión a través de un reality show de supervivencia. Allí traicionó a su mejor amiga y se ganó el odio de millones de televidentes.

“Llámalo ‘locura’, o ‘desastre’, como quieras. Carrey lo llamaba ‘amor’”. Decidió contactar a Georgie con ayuda de su agente, y se vieron en una sesión de autodescubrimiento dirigida por un gurú de nombre Natchez Gushue.

A esta sesión también asistían otros amigos famosos de Jim Carrey, como Kelsey Grammer, Gwyneth Paltrow, Nic Cage y Sean Penn.

Jim le contó a Georgie lo mal que se sintió después de que Renée lo dejara por otro. Y le confesó que todo había mejorado desde que la conoció.

Seis meses más tarde, los dos actores se casaron en una ceremonia de “unión kármica permanente”. Durante su luna de miel en Nueva York, donde los paparazzis los seguían a todas partes, Georgie entendió que solo debía beber agua acompañada de Jim Carrey para alcanzar la fama que buscaba.

La pareja comenzó a tener problemas cuando la serie de televisión de Georgie fue cancelada debido a la muerte del productor, asesinado por Tan Calvin, un productor extraterrestre.

Georgie, al ver su cumpleaños número 40 acercándose, comenzó a pensar en tener hijos. Esta idea no fue bien recibida por Carrey y la relación entre ambos se deterioró.

El papel de Mao Zedong

La carrera de Jim también se encontraba en un momento difícil, pues los distribuidores no querían saber nada sobre su película “I love you Phillip Morris”, debido a la polémica generada por una escena de relaciones sexuales entre el personaje de Carrey y otro hombre.

Fue acosado por la prensa y por reconocidas personalidades conservadoras de Estados Unidos, al punto de que su imagen perdió mucho valor dentro de Hollywood y sus managers estaban muy preocupados.

Lo presionaron para que pidiera disculpas por el escándalo, y para que aceptara hacer una película familiar, con la intención de mejorar su imagen. Sin embargo, Jim tenía poco interés en aceptar.

Una noche, muy tarde, llegó a su casa Charlie Kaufman, un reconocido guionista que trabajó con Jim en la película “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos”, en la cual interpretó al mejor personaje de su carrera, según la opinión del actor.

Kaufman parecía alterado y comenzó a contarle sobre un viaje que había hecho a China acompañado de otros famosos para ser jurado en la Bienal de Shanghái.

Mientras recorrían las provincias del país asiático y caminaban por una ladera inclinada, fueron sorprendidos por la lluvia. La tierra se convirtió en lodo, y al desplazarse reveló restos humanos por todas partes.

Estaban justo en medio de una fosa común donde yacían víctimas de la Gran Hambruna china. Entonces, el Gobierno chino intentó comprar el silencio de Kaufman y de los otros famosos.

Sin embargo, el guionista se negó. Tenía la idea de hacer una película para retratar los crímenes de Mao Zedong. Y creía que Jim Carrey era el indicado para protagonizarla: “Una estrella que, presa del miedo a la propia caída, explora los mismos oscuros vicios que gobernaron a Mao”.

Cuando Jim aceptó interpretar a Mao Zedong, inició su preparación con ayuda de Kaufman y Anthony Hopkins. A lo largo de este proceso, absorbió tanto la identidad del personaje, que le costaba mucho separarla de su propia personalidad.

Por esos días lo invadió un hambre sobrenatural. Encontró en la comida una vía de escape para sus angustiosos pensamientos y emociones.

Jim comparaba el efecto que tuvo Mao sobre millones de personas en China con el nivel de estrellato que él había alcanzado con la película “La máscara”. También admitía que desearía volver a ese punto de su carrera.

No pudo evitar fantasear con que, si tuviera el poder de Mao, podría vengarse de todos los jefes de estudios, abogados, críticos y la prensa, cuando llegaran a meterse con él.

El apetito salvaje lo acompañaba a todas partes, al mismo tiempo que Georgie agradecía que Jim tuviera una nueva oportunidad para triunfar en su carrera.

Jim pierde el papel de Mao Zedong

Los representantes de Jim continuaban presionando para lograr que aceptara participar en la película familiar para Disney.

Al tomar todo lo que había aprendido de Mao, Carrey decidió que debía acabar con Hollywood. Y lo más adecuado era comenzar por la película sobre la Fábrica de Diversión de Play-Doh, con la que tanto insistían sus managers.

Así que, con la ayuda de Georgie, organizó una fiesta de temática china para celebrar sus 40 años, y aprovechar la oportunidad para atacar a Disney y Hollywood.

Esa misma noche, Georgie recibió elogios de Quentin Tarantino por su actuación en "Oksana". Además, acordaron verse otro día para hacer una audición para el nuevo proyecto de Tarantino.

En la fiesta, Jim también se encontró sobrepasado por otros sentimientos que provenían de la identidad de Mao: ira, paranoia y sed de triunfo.

Entonces, se levantó de la mesa y dio un discurso provocador, criticando el capitalismo estadounidense y varios aspectos de la industria de Hollywood, tales como los malos tratos hacia maquilladores y vestuaristas y el uso de dinero mal habido.

Al concluir su discurso, hizo que los camareros revelaran dos pasteles enormes de Minnie y Mickey Mouse. Pero no las versiones clásicas, sino unas donde los personajes estaban cubiertos de heridas y sangraban salsa de frambuesa.

La fiesta terminó con los ejecutivos de Disney atemorizados, y los dos representantes de Jim, bastante molestos.

Tiempo después, llegó la cita de Georgie con Tarantino. La actriz se realizó un tratamiento de rejuvenecimiento facial con un producto nuevo que le produjo una reacción alérgica y dejó su rostro irreconocible.

La audición para la película no llegó a nada, y Georgie regresó a casa molesta, solo para darse cuenta de que Jim había estado viendo a otra mujer en su ausencia.

Antes de dejar a Carrey para siempre, Georgie se llevó con ella el autorretrato de Frida Khalo que él había comprado durante su luna de miel y su Porsche plateado.

Durante esa semana, los dos representantes de Jim se reunieron con él en su casa para tratar los principales problemas de su carrera.

Comenzaron por el personaje de Mao Zedong en la película de Kaufman, la cual no iba a poder llevarse a cabo, porque el guionista había sido engañado y capturado por el Gobierno chino, mientras intentaba encontrar financiamiento para su proyecto.

En su lugar, presionaron para que Carrey considerara el rol protagonista de la película “Los tragabolas”, un proyecto de verano con un gran presupuesto y apto para todo público.

El encuentro con Rodney

La nueva película que le ofrecían a Jim trataba de un padre de familia que pierde su trabajo, viaja a un mundo mágico y debe ayudar a un grupo de hipopótamos a salvar su tierra. Pretendían convertirla en franquicia.

Jim estaba furioso con sus managers por presionarlo tanto para aceptar un proyecto que no le gustaba. Terminada la reunión, los corrió de su casa.

Había pasado un mes desde ese incidente; Carrey se sumergió en su cama y encendió Netflix. Navegó entre una gran variedad de programas y documentales disponibles en la plataforma.

Al cabo de unos días, tuvo que tomar medicamentos para dormir. Cuando despertó, vio que su hija Jane y su nieto Jackson habían ido a visitarlo.

Los tres se sentaron a leer un cuento de mitos griegos que le habían mandado del colegio a Jackson. Mientras su nieto leía, el actor prestó mucha atención.

“Aquellas palabras eran como agua para el alma reseca de Carrey”.

Fue capaz de sacar de ellas la determinación para seguir adelante, aunque ya no tuviera razones para existir. Finalmente, le envió un mensaje a su representante para decirle que sí participaría en la película de los hipopótamos.

Se trataba de una película con muchos efectos digitales, por lo que Jim tuvo que realizar primero unas pruebas con un traje de captura de movimientos. Asimismo, los productores le explicaron que no había guiones escritos, sino que estos eran generados por una computadora en tiempo real.

Jim podría ver todas las imágenes y los efectos visuales apenas fueran producidos por la computadora. De esa forma, lograría conectarse mejor con la historia.

De pronto, la sala a su alrededor se convirtió en el ambiente de la película y aparecieron los hipopótamos. Entre todos los animales, Jim pudo reconocer a uno que lucía muy parecido a Rodney Dangerfield, su amado y admirado mentor que llevaba muerto 15 años.

Carrey y Rodney pasaron alrededor de un mes compartiendo aventuras dentro del set de la película. A lo largo de ese tiempo, el actor fue feliz y no quería dejar ir a su amigo.

Es por esto que, cuando terminaba el día de rodaje, le pedía al productor que dejara la imagen por un tiempo más. Eran amigos de verdad y Jim extrañaba a Rodney todo el tiempo. Se sentía mejor, y ahora tenía esperanzas con esa película.

Sin embargo, una noche, mientras pasaban tiempo juntos, el productor de la película organizó un ataque con hienas. La agresión era toda dirigida hacia Rodney porque, de acuerdo con el guion, él debía morir y Jim tenía que salir ileso.

La respiración entrecortada y sus ojos cerrándose le recordaban al día en que Rodney murió en la vida real.

Una vez que Rodney desapareció por completo, los productores y los managers de Jim le contaron de qué se trataba el proyecto.

Las computadoras habían extraído datos sobre su actuación, y con ayuda de la inteligencia artificial, podrían producir películas exitosas para Carrey, sin que él actuara realmente.

Le ofrecían todo lo que siempre había querido: fama, reconocimiento y éxito, sin que tuviese que trabajar nunca más. Y solo tenía que decir sí.

Notas finales

“Recuerdos y desinformación” cuenta los eventos más relevantes de la vida del actor Jim Carrey, desde antes de llegar a Hollywood hasta después de alcanzar y perder el estrellato.

En esta novela autobiográfica, la realidad se combina con la ficción. Así, Carrey es capaz de utilizar espejos para explorar aspectos como las dificultades económicas de su niñez, la complicada relación con su madre y sus fracasos amorosos.

De igual modo, evalúa desde una perspectiva crítica los problemas de la industria cinematográfica y la fama.

A través de este libro, Jim Carrey comparte los pensamientos y sentimientos que lo han atormentado durante los momentos más difíciles de su carrera.

Consejo de 12min

Si quieres aprender más sobre los recuerdos de vidas pasadas, de los que Jim Carrey comenta en el libro, puedes continuar con “Muchas vidas, muchos maestros”.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Actor y comediante nacido en Canadá. Ha sido reconocido en dos ocasiones con e... (Lea mas)

Escritor estadounidense egresado de la Universidad de Duke. Ha publicado un par de novela... (Lea mas)