×
44% OFF

No dejes tus metas para 2022

¡Accede a nuevas ideas pagando menos que un café diario. ¡Suscríbete a 12min Premium y aprende más en menos tiempo!

3684 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Qué harías si no tuvieras miedo - reseña crítica

Qué harías si no tuvieras miedo Reseña crítica
Desarrollo personal y Carrera y negocios

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9788466353878

Editorial: Penguin Random House

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

El planeta ha cambiado, y no podemos seguir habitándolo ignorando este hecho. Las viejas estructuras e ideas sobre las que hemos construido nuestras vidas deben ser replanteadas para que podamos alcanzar vidas más auténticas y con mayor bienestar.

Anímate a descubrir cómo cambiar tu manera de pensar para desarrollarte personal y profesionalmente en el nuevo mundo que ya ha comenzado.

Víctimas del sistema educativo 

Desde que empezamos a ir a la escuela, se nos insiste en que estudiemos mucho y nos esforcemos por obtener un título universitario. Y eso es precisamente lo que muchos de nosotros hemos procurado hacer, porque crecimos pensando que, una vez finalizados nuestros estudios, encontraríamos un empleo fijo con un salario estable para toda la vida.

Sin embargo, la realidad laboral ha cambiado y las viejas consignas académicas han dejado de ser válidas. De hecho, se han convertido en un obstáculo que limita nuestras posibilidades y potencialidades profesionales.

Las escuelas públicas se crearon en el siglo XIX a imagen y semejanza del industrialismo, es decir, para formar y moldear obreros dóciles, acordes a las funciones que iban a desempeñar como mano de obra en determinadas industrias.

Más allá de que la educación actual permita a los estudiantes aprender a leer, escribir y hacer cálculos matemáticos, la escuela desalienta el aprendizaje y fomenta el conformismo y la obediencia. La consecuencia más grave de esta dinámica es que aniquila nuestra creatividad.

Antes de ingresar al colegio, los niños se atreven a jugar y no tienen miedo de decir lo que piensan ni de equivocarse. Claro que cometer errores no es lo mismo que ser creativo, pero a menos que estemos dispuestos a equivocarnos, es imposible que podamos innovar y hacer cosas diferentes a las establecidas como normales por la sociedad.

Lamentablemente, a lo largo del proceso educativo, la gran mayoría perdemos la conexión con nuestra creatividad de la infancia y vamos dejando de lado por completo nuestro espíritu emprendedor. Empezamos a seguir lo que dicta la mayoría, y eso nos impide escuchar nuestra propia voz interior.

Con el funcionamiento del sistema educativo actual, los jóvenes transitan toda su formación sin plantearse las preguntas realmente importantes: ¿Quiénes son? ¿Qué necesitan para ser felices? ¿Cuáles son sus cualidades, fortalezas y virtudes innatas? ¿Qué los apasiona? ¿Cuál es su auténtica vocación? ¿Cuál es su propósito en la vida?

El rediseño y la transformación del sistema educativo es, sin duda alguna, uno de los grandes retos contemporáneos para que los jóvenes puedan formarse y volverse adultos maduros y responsables, conscientes de su identidad y su propósito.

El valor de reinventarse profesionalmente

Nos han repetido tantas veces que es imposible ganar dinero haciendo lo que nos gusta, que la mayoría nos lo hemos creído, dejando nuestros sueños de lado. Tanto es así, que muchos ni siquiera sabemos lo que de verdad nos apasiona.

Ha llegado la hora de emprender el reto de descubrir un medio profesional que nos permita conjugar nuestras pasiones y un bienestar económico. A continuación, encontrarás un listado de pasos para poner en marcha tu camino hacía la reinvención profesional.

1. Asume que eres 100% co-creador de tu vida: para sobrevivir y prosperar en el mercado laboral actual, necesitamos cambiar nuestra mentalidad y actuar de una manera muy diferente a la que estamos acostumbrados.

Debemos tomar las riendas de nuestra vida. Es decir, comprender y asumir que somos cien por cien co-creadores y corresponsables de nuestras actuales circunstancias laborales y financieras.

El “co” se debe a que no todo depende de nosotros porque, por ejemplo, no elegimos nuestra genética ni el lugar en el que nacemos, así como tampoco hemos escogido el tipo de padres que hemos tenido.

Asumir que somos cien por ciento co-creadores y corresponsables de nuestra situación laboral actual pasa por abandonar la postura victimista frente a la vida, y ser humildes y valientes para asumir nuestra parte de responsabilidad respecto a los resultados que cosechamos.

2. Emancípate emocionalmente de tu entorno: debemos liberarnos de la influencia psicológica de nuestros padres y del entorno en general. Muchas personas nos limitamos a seguir el camino determinado por el entorno social en el que hemos nacido y nos hemos educado, en vez de escucharnos a nosotros mismos.

Es importante emanciparnos emocionalmente para asumir que cada ser humano es responsable de su felicidad y de su sufrimiento. Por ello, en vez de esperar que nos apoyen, nos comprendan o nos quieran, empecemos a comprenderlos y amarlos nosotros a ellos.

Al igual que nosotros, nuestros progenitores lo han hecho lo mejor que han sabido con base en su nivel de consciencia y a su grado de comprensión. Siempre debemos recordar que por más errores que hayan cometido, nadie enseña a ser padres.

En la medida en que nos emancipamos emocionalmente de nuestros padres y, por ende, de nuestro entorno social y familiar, de pronto nos sentimos mucho más libres para seguir nuestro propio camino en la vida.

3. Sal de tu zona de comodidad: uno de los miedos que más suelen boicotear nuestro proceso de reinvención profesional es el miedo a salir de la zona de confort, es decir, ese lugar físico y mental al que estamos acostumbrados y que nos aporta una sensación de protección y seguridad. Principalmente, porque es lo que conocemos y nos resulta familiar.

En general, nos planteamos salir de nuestra zona de confort cuando el malestar que nos inunda es mayor que el miedo a abandonar lo conocido. Pero este miedo no desaparece inmediatamente, y el hecho de hacer las cosas de manera distinta nos aterra.

Debemos ser valientes para animarnos a descubrir qué hay más allá del umbral de lo conocido y todo lo que nos queda por explorar sobre el mundo y nosotros mismos.

4. Conócete y sé fiel a ti mismo: debemos atrevernos a saber quiénes verdaderamente somos, animarnos a ser fieles a nuestra felicidad y ser consecuentes con aquello en lo que creemos. 

Al estar tan acostumbrados a poner el foco de atención en nuestras circunstancias externas, muchos hemos relegado casi por completo lo que sucede en nuestro interior, y por esto es que confundimos la auténtica felicidad con el placer temporal que nos proporcionan el consumo materialista, los triunfos profesionales o el entretenimiento.

Es importante redefinir el concepto de felicidad porque es mentira que está fuera de nosotros: la felicidad se parece mucho más a la sensación interna de estar bien con nosotros mismos, independientemente de cómo sean las circunstancias externas.

En el momento en que sabemos quiénes somos y cómo funcionamos, nuestro mundo emocional y afectivo empieza a ordenarse, porque empezamos a ver las cosas como son y no como fuimos condicionados para verlas.

5. Descubre cuál es tu propósito: hay que poner nuestro talento al servicio de nuestro propósito. Debemos redefinir nuestro concepto de éxito y los valores que guiarán nuestras decisiones y acciones. Para esto, debemos dedicarnos a algo que nos apasione, interese y motive a sacar lo mejor de nosotros mismos.

Solo si nos dedicamos a una profesión que nos motive y apasione podremos ser competitivos en un entorno laboral gobernado totalmente por la tecnología. Por esto, es fundamental que nos dediquemos profesionalmente a aquello que nos mueve por dentro y que aprendamos a convertirlo en algo valioso para otros.

Si aún no has descubierto cuál es tu vocación, ya sabes cuál es tu trabajo más importante: encontrarla o crearla.

6. Invierte en tu educación financiera: todos queremos seguridad financiera, es decir, lograr un cierto bienestar económico que nos permita cubrir nuestras necesidades básicas, así como disfrutar de ciertos placeres y comodidades que mejoren nuestra calidad de vida.

Para gozar de esta seguridad, no nos queda más remedio que ganar dinero todos los meses de forma ininterrumpida, y para conseguir este objetivo, existen diferentes maneras de relacionarnos con el mercado laboral. Para conocer cuál es la mejor manera de manejar tus finanzas, es importante que inviertas tiempo y dinero en aprender a hacerlo.

7. Adopta una actitud emprendedora: en vez de exigir y esperar que otros resuelvan nuestros problemas laborales y financieros, hemos de aprender a resolverlos por nosotros mismos. Esto no quiere decir que tengamos que montar una empresa, sino que cultivemos una nueva actitud que nos permita crear proactivamente nuestra profesión.

Nuestro objetivo profesional no debe ser ganar dinero, sino crear riqueza; es entonces cuando el dinero viene como resultado. De hecho, nuestros ingresos solo pueden aumentar en la medida que aumentamos el valor que aportamos a la sociedad.

Adoptar una actitud emprendedora nos permite, tarde o temprano, despedirnos de nuestro estado de dependencia financiera.

8. Conviértete en un experto: a lo largo de esta era, la especialización profesional va a ir en aumento, por lo que necesitamos ser expertos en el campo profesional que hayamos escogido para poder desplegar todo nuestro potencial.

Tan solo la población activa muy especializada en tareas verdaderamente útiles y capaz de una alta productividad tendrá, en los próximos años, garantizado el acceso a un empleo a tiempo completo. De ahí la importancia de formarnos continuamente.

9. Crea tu marca personal: para reinventarnos profesionalmente, debemos crear nuestra marca personal de forma consciente, movida por valores como la autenticidad, la honestidad, la generosidad y la integridad. Para lograrlo, existe una serie de consejos para que culmines este proceso con éxito:

  • El primer paso para crear nuestra marca personal es dedicarnos profesionalmente a lo que nos guste, nos interese, nos motive y nos apasione.
  • El segundo paso consiste en hacer lo que se nos da bien, vinculando eso que nos apasiona con nuestro talento. Es decir, esa habilidad especial que nos sale de forma natural y sin esfuerzo.
  • El tercer paso es detectar lo que el mundo necesita, cultivando una actitud emprendedora para ver qué necesidad podemos satisfacer o qué problema podemos resolver por medio de nuestra pasión y nuestro talento.
  • Una vez que sabemos lo que nos gusta, lo que se nos da bien y lo que el mundo necesita, el cuarto paso para crear nuestra marca personal es formarnos, es decir, adquirir conocimiento, experiencia y herramientas prácticas.
  • El quinto paso es hacer un análisis de nuestro cliente ideal, sabiendo exactamente a quién nos dirigimos. Para esto, tenemos que ser conscientes de quién va a pagar por nuestro conocimiento, y saber empatizar y relacionarnos con él.
  • Una vez que tenemos claro cuál es nuestro nicho, el sexto paso consiste en crear una propuesta de valor, desarrollando productos y servicios que sean beneficiosos para nuestros clientes.
  • El último paso tiene que ver con saber posicionarnos en el mundo digital. Para ello, es fundamental crear una página web y contenido en redes sociales mediante el cual expliquemos quiénes somos, qué hacemos, cuál es nuestra propuesta de valor y cuáles son los beneficios que aportamos a nuestros potenciales clientes.

La hora del cambio

En esta nueva era, que podríamos llamar la Era del Conocimiento, los cambios están sucediendo de forma rápida, contundente y vertiginosa. Aunque la mayoría de los ciudadanos están esperando que la crisis económica termine pronto para volver a la normalidad, la sociedad ha dejado de existir tal y como la conocíamos.

La dependencia de las personas hacia el Estado y las corporaciones será sustituida por una nueva filosofía social: la responsabilidad personal. Dado que nadie más lo hará, no nos quedará más remedio que hacernos cargo de nosotros mismos.

Ya no podemos seguir distrayéndonos con los estímulos externos, es hora de que empecemos a buscar las respuestas dentro de nosotros mismos. Así empezarán a cambiar los valores, las prioridades y las aspiraciones de las personas, y pasaremos de una cultura orientada al materialismo a otra orientada al bienestar.

Notas finales

Frente a tantos cambios producidos por los avances tecnológicos y las crisis económicas que atraviesan al mundo entero, a veces resulta aterrador pensar cómo podremos seguir viviendo en un mundo que no conocemos.

Este libro presenta una interesante propuesta y guía para que podamos entender e insertarnos laboralmente, y desarrollarnos emocionalmente en la sociedad del futuro, que ya está tocando nuestra puerta.

Consejo de 12min

El microlibro basado en “Nada será igual”, de Martín Tetaz, te brindará otro interesante análisis del futuro de un mundo post pandemia de COVID-19, con una reestructuración económica y social que cambiará nuestras vidas.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Nacido en Barcelona el 4 de febrero de 1981, es un periodista especializado en temas de responsabilidad personal, liderazgo en valores y economía consc... (Lea mas)