×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

938 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Procrastinación: Aprende a vencerla, mejora tu productividad y obtén tus objetivos - reseña crítica

Procrastinación: Aprende a vencerla, mejora tu productividad y obtén tus objetivos Reseña crítica
Productividad y gestión del tiempo

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 

Editorial: DEBOLS!LLO

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Alberto Moriano muestra en su obra la importancia de vencer la resistencia, esa que te impide lograr tus sueños. Si tienes una meta, búscala; los objetivos se logran con trabajo y perseverancia. Es el momento de liderar tu vida. ¡El éxito te espera!

Causas de la pereza

En la actualidad, existe un océano de oportunidades para lograr con éxito los sueños que tengamos, sin embargo, la pereza es uno de los primeros obstáculos que se nos presentan.

Las redes sociales apabullan con información y no permiten que la gente se concentre en un solo asunto.

Muchas personas quieren lograr sus sueños, ser millonarias, lograr una figura que se acerque a lo perfecto, entre otras cosas, pero les cuesta lograrlo. Esto se debe a que no tienen un plan de acción o se pierden en el aplazamiento.

A veces, pospones no por perezoso, sino porque existen elementos externos que te llevan a ello. En algunos casos te sientes indigno de lograr tus sueños.

Hay que entender las razones por las cuales se está siendo perezoso. La primera causa es la falta de motivación.

Estar motivado para trabajar nos da la energía que necesitamos para hacer lo que debemos hacer en el tiempo que nos hemos fijado para tal fin.

Otra de las causas de la pereza es encontrarse en una situación abrumadora que confunda tanto como para interrumpir el horario normal del trabajo. No se sabe por dónde empezar y el proceso se hace lento.

El cansancio es otra razón para ir postergando las tareas para más tarde. Esto sucede generalmente cuando se emprenden más cuestiones de las que pueden realizarse razonablemente en un tiempo determinado.

La pereza ocurre también cuando estamos decepcionados. Por ejemplo, si tu jefe te pide que hagas una tarea, y pones un gran empeño en ella pero el jefe la descalifica, entonces terminas no solo decepcionado sino también frustrado.

También te hace perezoso el sentir que no eres lo suficientemente bueno. Es decir, se presenta un gran miedo al fracaso, el cual paraliza y te mantiene arrinconado.

Lo que debes pensar es que nadie es mejor que tú a la hora de hacer un trabajo. No es egocentrismo, solo que es bueno quien se esfuerza por lograrlo. En la medida en que nos esforzamos, vamos logrando nuestras metas.

Para lograr nuestras metas, nuestros sueños, hay que trabajar constantemente en ello. Si no trabajamos en la búsqueda del logro, seremos unos fracasados eternamente. Se puede tropezar muchas veces, pero hay que levantarse otras tantas.

Ahora hay que identificar las razones que en particular te hacen perezoso y comenzar el trabajo para dominar la pereza.

La resistencia

Cuando tenemos un sueño, una meta en la vida, debemos estar seguros de qué es lo que queremos, cuál es nuestro sueño realmente.

Solo se logra lo que en algún momento se ha pensado, lo que se ha soñado. Y por supuesto, no podemos quedarnos pensando, hay que pasar a la acción. Pero soñar con el éxito es necesario para hacerlo realidad.

El primer paso para entrar en acción, lo cual ayudará a lograr un objetivo, es anotarlo. Escribe todos tus sueños en un solo párrafo. Enuméralos de acuerdo con su importancia. Establece metas y fechas límites para el logro.

Comienza realizando pequeñas metas que conforman tu gran sueño, solo así podrás lograrlo.

Cuando comienzas a pensar lo difícil que es el logro, estas resistiéndote. Simplemente hazlo.

Para lograr las metas, es necesario tener claridad acerca de hacia dónde vas. La resistencia hace que sea tan complicado saltar los obstáculos, romper las barreras, que se te hace difícil conseguirlo.

La resistencia no es un ser tangible con el que se puede batallar físicamente. Aunque a veces pareciera que la resistencia viene de afuera, realmente viene de adentro. Es un tipo de energía que rompe la que posee el sujeto, su disciplina, motivación y ganas.

La resistencia se puede manifestar de muchas maneras, la procrastinación es una de ellas.

Otros agentes de la resistencia incluyen la crítica, tanto propia como ajena, la duda, la inseguridad, inclusive el amor.

Ahora bien, puedes luchar contra la procrastinación y vencerla, pero es una pelea del día a día; debes enfocarte en un día a la vez para lograr tus metas.

Un principiante se acobarda y permite que la resistencia lo domine. Un triunfador elimina el perfeccionismo. Las cosas nunca salen bien desde el primer momento. Hay que trabajar para que cada día vayan mejorando.

El perfeccionismo es un asesino de la creatividad. Nunca debes esperar a ser perfecto para comenzar el camino a tus sueños. La perfección se logra en la medida en que das un paso a la vez.

Hay que mantener una rutina diaria, hacer ejercicios, mantener una dieta balanceada, hacer meditación. Esto te permitirá estar en orden para llegar al logro del éxito.

La intención no es acción. No lo pienses demasiado. Siéntate y trabaja.

Lo que sucede cuando piensas demasiado es que te abrumas por el proceso y la resistencia ataca.

El hábito de hacer

La mayoría de las veces, las tareas que permiten que nuestras vidas avancen son las más desafiantes, las más difíciles. De solo pensar en ello nos petrificamos, nos abrumamos.

Solo vencerás la pereza si lo haces con pasión, con amor. La pasión triunfa sobre la postergación.

En algunas oportunidades, cuando tienes que hacer algo que tenías planificado para lograr una de tus metas, comienzan a aparecer otras tareas que te hacen perder el norte.

Si, por ejemplo, tienes que entrenar, te distraes con otra cosa como revisar Facebook y luego de un rato te dices: “Mañana entreno”.

Si aspiras a lograr el éxito al cumplir tus sueños, no es cuestión de aplazar. Debes crearte un hábito de hacer las cosas para poder lograr las metas.

Debes reconocer que lo primero es hacer lo primero, aquello que te permita alcanzar tus sueños, luego lo demás. Una buena elección es no mirar las redes sociales durante un tiempo determinado.

Es bueno trabajar en la mañana. La energía que se tiene a tempranas horas es la mejor para realizar las tareas que te llevarán a cumplir tus sueños. La resistencia sucumbe ante esa energía, “la energía de la activación”.

Hay que hacer, y es hoy. No importa si no queda tan bien. Mañana lo volverás a hacer y en la medida en que trabajas se va logrando la perfección.

La rutina en sí misma se convierte en la musa que te inspirará a hacer día a día tu tarea, una tarea que te llevará efectivamente adonde quieres llegar.

Las tareas más difíciles deben hacerse en la mañana porque la energía está activada, y el cerebro y el cuerpo están descansados y en estado óptimo para poner manos a la obra.

Es importante establecer una rutina de trabajo. También, un número de horas apropiado de sueño, no menos de siete horas. Primero haz lo que más contribuya al logro de tus sueños. Ponte una meta diaria. Una hora o dos horas en la mañana será suficiente.

Debes recordar hacer una dieta que te permita estar físicamente sano, y complementarla con meditación. Ambas son necesarias para la salud mental, además de mantenerte relajado.

Si realmente quieres dominar tu rutina de trabajo, primero debes retrasar la gratificación, eso te permite mantener los ojos en la meta final.

Consistencia

Tener consistencia es tener fuerza de voluntad. Es la constancia para hacer cualquier tarea que desees hacer. Si no hay voluntad no hay constancia, si no hay constancia no se ven los resultados ni a corto ni a largo plazo.

Para lograr tus sueños, es necesario, por no decir imprescindible, tener una férrea fuerza de voluntad, porque hay distractores, hay pereza, hay desmotivación, y todas ellas se alinean como enemigos para evitar que logres tus metas. Solo la voluntad, el trabajo diario y la constancia te dará el éxito.

La fuerza de voluntad es “la capacidad de resistir tentaciones a corto plazo para alcanzar metas a largo plazo”. Es la que te ayuda a eludir distracciones y mantenerte concentrado en tus metas.

Para aumentar tu fuerza de voluntad, es necesario reducir la cantidad de trabajo.

Otra de las razones por las que la mayoría de las personas son más eficientes en la mañana, es porque su fuerza de voluntad sigue estando fresca y lo suficientemente fuerte para realizar las tareas más titánicas.

Ahora bien, a veces es necesario engañar al cerebro. Si tenemos que enfrentarnos a una tarea muy grande, el solo hecho de ver las dimensiones nos abruma.

Si debemos escribir cinco mil palabras, podemos decir: “Solo voy a escribir tres mil” y luego, al llegar a esa meta, decirle al cerebro: “Creo que puedo hacer otras mil”. Seguramente llegarás a las cinco mil.

Otra clave para el éxito es planear la noche anterior, mentalizar las tareas a realizar al día siguiente. Así estarás con mayor frescura y claridad acerca de lo que vas a hacer, y no tendrás que esperar a que amanezca para pensarlo.

También hay que aprovechar las fechas límite. Hay personas a quienes las fechas límites las estresan. Generalmente, no manejamos el tiempo de manera eficiente. El no cumplir con los plazos fijados viene muchas veces de la depresión, el olvido, el exceso de trabajo y la falta de concentración.

Las fechas límite son maravillosas cuando realizamos una planificación de las tareas que vamos a realizar y evitamos por todos los medios la dilación.

Cada vez que cumples con una fecha límite, eres un ganador que se acerca cada día más a recibir el premio: la realización de tus sueños.

Si tu motivación es lograr solvencia económica, visualízate teniendo esa solvencia y trabaja por esa fecha límite. Mírate como una persona próspera y ponte a trabajar para alcanzar tus metas.

Prepara tu ambiente

Para realizar un trabajo, cualquiera que este sea, es necesario preparar el ambiente. Si quieres ser escritor, debes tener un espacio agradable con buena luz, un escritorio y una silla cómoda, y todo lo que necesites para emprender el viaje del escritor.

Esto es básico si quieres minimizar la distracción. Si la silla es incómoda o si hay poca luz, el trabajo será difícil.

Debes rodearte de personas que compartan los mismos ideales, que sean similares, personas positivas que puedan ayudarte con algunas ideas o al menos que te apoyen en los proyectos que te plantees. Puede ser un amigo, un hermano o tu pareja.

Existen grupos o comunidades que se reúnen con el fin de discutir ideas, de retroalimentarse. Es allí donde debes compartir, en lugares donde las ideas fluyan constantemente.

Debes tener cuidado con las personas que no te valoran: pueden constituirse en obstáculos insalvables que aplastan tus sueños. Si trabajas en una oficina, debes tener cuidado con los compañeros de trabajo, no todos te desean lo mejor.

Hay que asociarse con mentes similares para compartir ideas, personas que te impulsen, no que te aplasten.

Aclara bien tus ideas, define bien las razones que te llevan a hacer cada cosa. No pierdas el tiempo persiguiendo sombras y, sobre todo, no hagas cosas que no te placen. Haz lo que te apasiona, disfrútalo. No hay nada más gratificante que lograr las metas propuestas y además ser feliz.

Deshazte de tu inseguridad. Todos en algún momento de nuestras vidas nos sentimos inseguros, pero debemos dejar ir esa sensación.

Necesitas gente para construir buenas relaciones; a veces, estas son más importantes que el dinero, pues te abren muchas puertas. Una buena asociación te hace más productivo.

Debes hacerte de un socio responsable. Un socio responsable es aquel que te anima durante tu tiempo de inactividad, el que te llama para recordarte que no fuiste a hacer los ejercicios, o que te recuerda que tienes una fecha límite cercana.

Así que hay que recordar que no estás solo en esta tarea, siempre hay alguien que te anima. Hay mucha gente igual a ti, con los mismos sueños. Cada vez que oigas acerca de los logros de otros semejantes a ti, tendrás un incentivo para seguir adelante, luchando por alcanzar tus sueños.

Practica la atención plena, como la meditación, y tu cuerpo se aliviará de toda la tensión que ocasiona el estrés, preparándole para un mejor trabajo.

Notas finales

Para lograr un sueño no solo es necesario imaginarlo, sino trabajar en él. Debes preparar el ambiente donde se trabajará, buscar socios responsables que te ayuden a alcanzarlo, establecer metas y trabajar día a día para lograrlas.

Al emprender un negocio o cualquier proyecto, es necesario saber qué se quiere, desearlo con pasión y eliminar los elementos que causan resistencia.

Tienes que crear un hábito de trabajo. Diariamente, debes fijarte y cumplir las metas a corto plazo que te permitirán alcanzar el sueño de tu vida.

Créenos, el esfuerzo valdrá la pena.

Consejo de 12min

¿Quieres vencer a la procrastinación? Escucha en nuestro catálogo el renombrado “Hábitos atómicos”, de James Clear.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Escritor con múltiples obras sobre autoayuda. Él mismo se define como un hombre cuya pasión es la de ayudar a los demás en su desarrollo personal y emocional. Entre s... (Lea mas)