×
44% OFF

No dejes tus metas para 2022

¡Accede a nuevas ideas pagando menos que un café diario. ¡Suscríbete a 12min Premium y aprende más en menos tiempo!

1450 lecturas ·  4.6 calificación promedio ·  73 calificaciones

Pasión por vencer - reseña crítica

Pasión por vencer Reseña crítica
Carrera y negocios

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Winning: The Ultimate Business How-To Book

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 0060753943

Editorial: Editora Independente/Não Encontrada

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Cuando Jack Welch se jubiló de la General Electric (GE), recibió un bono de $417 millones de dólares. ¿El motivo? En sus 20 años como CEO, la hizo crecer de $12.000 millones a $400.000 millones. 

En este libro, el autor combina el pragmatismo con la filosofía de cómo construir una empresa para vencer. ¿Vamos?

El primer paso para vencer

La competición es algo divertido y tú tienes que participar. Ese es el consejo de Jack Welch para quien realmente quiere vencer y una de las lecciones clave que permea todo el libro. 

Pero ¿cómo vencer en los negocios? La respuesta a esta pregunta debería ser la misión de tu empresa. En GE, la misión era simple. Ser el número uno en todos los mercados en los que operan. Esa es una misión eficaz: específica y audaz. 

Una vez que sabes cuál es tu misión, utilizarás tus valores para ser exitoso. Para GE, algunos valores son: “No toleres la burocracia” y “Ve el cambio como una oportunidad de crecimiento”.

Para que logres que tu misión y valores realmente impacten, necesitas recompensar siempre a aquellos que son fieles y castigar a los que no. Jack Welch, por ejemplo, despidió muchas personas en GE por no alinearse con la misión y los valores de la empresa.

Integridad y franqueza

En una empresa, la integridad es algo esencial. Debe ser esperada de todas las personas. Para Jack, si una persona no posee integridad, no puede entrar al campo de juego. Pero para ser realmente exitoso en los negocios, tu empresa necesita tener siempre las mejores ideas.

Sin embargo, las ideas no deben venir solo de los administradores, sino de cada persona involucrada con la organización. La mejor forma de lograr eso es creando una empresa honesta, en donde las personas hablan lo que realmente piensan y creen.

Es muy común en los negocios que las personas no se expresen con claridad y sean poco directas. La gente evita las críticas por miedo a causar conflictos o a exponerse. Pero la comunicación honesta trae consigo muchos beneficios. Un ambiente franco permite que todos contribuyan con ideas y puedan mejorarlas.

Cuando las opiniones honestas son expresadas en voz alta, las propuestas pueden ser evaluadas, y si fuera necesario, desechadas rápidamente. Para que la franqueza se desarrolle en tu empresa, necesitas estar todo el tiempo recompensando a las personas francas. La honestidad es simplemente el más grande secreto para el éxito en los negocios.

Work-Out

Para Welch, uno de los retos en GE era que las ideas venían solo de algunas personas muy comprometidas. La mayoría de los profesionales de la empresa tenían miedo o se sentían sin la obligación de hablar porque nadie les preguntaba nada. Para eso, crearon el Work-Out, que era un taller para capturar las ideas que no aparecían espontáneamente.

El Work-Out funcionaba así: la empresa juntaba grupos de más de 30 personas. El gerente de aquel grupo aparecía al inicio del ejercicio. Explicaba lo que las personas iban a hacer y prometía que al final daría un “sí” o un “no” a las ideas que surgieran.

El gerente entonces salía y el grupo soltaba sus ideas. Sin la presencia del responsable, las personas se sentían más libres y compilaban sus ideas. Al final de la sesión, el gerente regresaba, oía todas las recomendaciones del equipo y tomaba las decisiones.

Los Work-Outs llevaron a una explosión en la productividad, involucrando a todas las personas de la empresa. Welch recuerda el testimonio de un empleado después de una de estas sesiones: “Durante 25 años, me pagaron solo por mis manos, ¡cuando también podían haber usado mis ideas!“.

El equipo profesional de la empresa

Una empresa no es diferente de un equipo de deporte profesional.

En los deportes, los mejores atletas son recompensados agresivamente y los que no tienen buen rendimiento terminan ganando lo mínimo posible. A veces, incluso, son retirados del equipo. 

Puede parecer cruel, pero a largo plazo, las personas son más felices trabajando en aquello que son realmente buenas. Si no están destacando, les haces un favor prescindiendo de ellas. Es mejor para ellas y para el equipo. Serán más felices en otro lugar, donde saben que pueden destacar.

Para ti como gerente, montar el mejor equipo posible con cuidado es esencial. Por eso, invertir en recursos humanos es crucial y el paso más importante es tener un sistema de evaluación de colaboradores simple, justo y riguroso. Eso te ayuda a saber quiénes son tus mejores jugadores y recompensarlos adecuadamente.

Jack Welch creó la regla de 20-70-10, para clasificar a sus empleados en niveles de rendimiento anual. Los 20% mejores merecen elogios, reconocimiento, entrenamiento y, claramente, mejores salarios y comisiones. 

Los 10% peores necesitan ser despedidos para que vayan a otras empresas. Es difícil aceptar esto al principio, pero es la mejor decisión para todos.

La parte más difícil de gestionar es la del medio, el 70%. Necesitan ser motivados, comprometidos con metas osadas para que puedan desarrollarse y llegar al 20%. Además, como en cualquier equipo, es necesario que tu empresa lidie con personas de forma directa, nunca a través de la jerarquía.

Para que la comunicación fluya, necesitas tener un organigrama lo más horizontal posible. Mientras menos capas de gestión haya, mejor, ya que si hay demasiadas se crean vicios dentro de la empresa.

Reclutar y despedir

Encontrar talento es algo difícil y Jack sugiere que pruebes a las personas para saber si:

  • Tienen integridad: honran su palabra y dicen la verdad.
  • Son inteligentes: poseen curiosidad y amplitud de conocimiento para trabajar con otras personas inteligentes.
  • Son maduras: capaces de lidiar con estrés y contratiempos, respetando las emociones de los otros, confían en sí mismas y tienen sentido del humor.

Para Jack, la pregunta más importante en una entrevista es bastante simple: ¿por qué dejaste tu último empleo? Según él, eso dice más sobre el candidato que cualquier otra pregunta. 

Pero estos tres atributos son solo el comienzo, los criterios mínimos. Si el candidato pasa por ellos, necesitas saber si tiene:

  • Energía positiva y capacidad de energizar a los otros: si la persona tiene un buen nivel de energía, le gusta hacer amigos, trabajar y vivir. Para realmente tener éxito en una empresa las personas necesitan aprender del negocio y eso lleva tiempo.
  • Capacidad de decisión: las personas necesitan saber tomar decisiones difíciles, incluso cuando no tienen toda la información necesaria.
  • Capacidad de ejecución: para hacer que sucedan las cosas, la persona necesita ser capaz de ir más allá de la decisión y poner las manos en la masa.
  • Pasión: la persona tiene que realmente emocionarse con su trabajo, superar los obstáculos y ayudar a las personas a su alrededor a vencer.

Contratar a nuevos candidatos

Para atraer candidatos nivel senior como directores y VPs, Welch señala aún cuatro características adicionales:

  • Autenticidad: ser decisivo y enfático, sin perder el carisma.
  • Ir más allá de lo obvio: ser capaz de prever lo que la mayor parte de las personas no ve y traer un poco del futuro al presente.
  • Bien relacionado: ser capaz de rodearse de personas más inteligentes que él.
  • Resiliencia máxima: necesita haber superado altos y bajos y haberse recuperado para alcanzar nuevos niveles.

Además de saber contratar, también es importante ser justo y transparente a la hora de despedir. Ahí, entra nuevamente el papel del sistema de evaluaciones 20-70-10. Cuando el sistema es claro para todos, no existe sorpresa para los profesionales que tienen un rendimiento bajo. 

Un sistema de evaluación justo deja claro a las personas que no están trabajando bien que están corriendo el riesgo de ser despedidas. Eso debe ser comunicado en cada evaluación de rendimiento.

Aunque tengas que despedir a un profesional, tienes que ser justo. Deja claro que no quieres humillar a la persona. Ayúdala a recuperar su autoconfianza y haz lo posible para que encuentre otro empleo mejor.

Liderar con éxito

Según Jack, existen ocho reglas simples que siempre funcionan para los líderes. Estas son:

  1. Ayuda a que tu equipo evolucione incansablemente. En cada encuentro, evalúa, haz coaching y ayúdalos a crear autoconfianza.
  2. Fija la visión del equipo. Necesitas que respire la visión de la empresa y es tu papel hacer que esto suceda.
  3. Multiplica energía y optimismo.
  4. Genera confianza. Sé franco, transparente y da crédito a quien se lo merece.
  5. Toma las decisiones impopulares. Tu trabajo no es agradar a todo el mundo.
  6. Evalúa y da un empujoncito. Garantiza que tus preguntas sean respondidas con acciones. Chequea siempre y pide los siguientes pasos.
  7. Incentiva que las personas corran riesgos y aprendan. La forma más fácil de hacer esto es que seas un ejemplo haciendo ambos.
  8. ¡Celebra! Celebra las victorias siempre.

Siguiendo estos principios, el liderazgo se establece naturalmente.

Los cambios y las crisis

En el contexto actual, los cambios son lo único seguro. O cambias, o mueres. Para hacer que sea fácil para la empresa, Welch sugiere que siempre dejes que todos entiendan el motivo detrás del cambio.

Eso genera entendimiento y el cambio no acaba pareciendo un capricho. También necesitas contratar y promover solo a aquellos que compartan la idea del cambio. Despide a las personas que creen resistencia.

Todo cambio crea nuevas oportunidades. Si el mercado inmobiliario tiene problemas, una buena estrategia es comprar inmuebles. Si una empresa del mercado quiebra, considera comprar partes de ella a un precio atractivo para tu negocio.

Compra empresas con críticas negativas cuando el mercado entre en recesión. Es difícil llevarle la contraria a los analistas de mercado y a los incrédulos, pero eso te puede generar grandes ganancias.

Además del cambio, las crisis siempre aparecerán. Welch recuerda varias situaciones donde GE enfrentó crisis totalmente imprevisibles. En una de ellas, la empresa fue acusada de fraude al gobierno de los EE.UU., por adulterar datos de trabajadores de una fábrica de misiles.

En otra ocasión, un gerente comercial intentó sobornar a un general de la Fuerza Armada Israelí.

Para superarlas, Jack sugiere que adoptes algunas premisas mentales: Encara las crisis como si fueran peor de lo que imaginas. Imagina también que la prensa te va a tratar de la peor forma posible, difamándote. Al final, vas a sobrevivir, más inteligente y más fuerte.

Estrategia y capacidad de ejecución

Si quieres vencer, escoge una dirección en la que creas y ejecútala. Obviamente, necesitas pensar en una estrategia y tener una hipótesis sobre una ventaja competitiva sustentable. Pero recuerda que es en la ejecución en donde vences.

Una vez que tengas esa estrategia, forma un equipo que sea capaz de llevarla a cabo. Junta a los mejores generales para ir en la dirección planeada. Es necesario que seas incansable para lograr tu objetivo, determinado al 100% por encontrar la mejor manera de hacer las cosas.

Es el foco en la mejora continua lo que te va a llevar hasta allá y no la hipótesis en sí.

La planificación debe ser flexible

¿Tu empresa hace planificación del presupuesto anual? Este es uno de los ejercicios fiscales más ineficaces y deberías dejar de hacerlo. Proyectar un presupuesto es un juego que lleva a negociaciones donde todos pierden y las metas de la empresa quedan comprometidas. 

En vez de crear un presupuesto anual, necesitas metas de superación que pueden ser revisadas a medida que el tiempo pasa. En ciclos cortos, más pequeños que un año. Estos planes deben ser discutidos abiertamente con el objetivo de maximizar el crecimiento de las ganancias.

Cómo crecer en tu carrera

Una vez que tu carrera comenzó, para crecer en ella es necesario ser capaz de exceder las expectativas de las personas. Todos quieren ser sorprendidos positivamente. Promete menos y entrega más. Sé optimista, ejecuta con maestría y busca hacer más de lo esperado.

Comienza cosas nuevas, toma la iniciativa y haz las cosas que los demás dejen de lado por falta de tiempo. Involucra a las personas en estos proyectos, tanto tus jefes como tus subordinados. Escúchalos y pídeles ayuda. Otro consejo importante de Jack es nunca dificultar la vida de tu jefe. 

Si estás siempre necesitando que te salve el pellejo, entiende el motivo y para. Por último, nunca te resistas a las nuevas iniciativas de la empresa.

Notas finales

Para ser capaz de vencer es necesario evaluar constantemente tu rendimiento y el de las personas que dependen de ti. Necesitas concentrarte, tener una misión clara y valores que te lleven en la dirección de tu misión. 

Además de eso, la vida es mucho más fácil cuando eres una persona franca y con energía positiva. Refuerza estos comportamientos y crecerás personal y profesionalmente.

Consejo de 12min

Si te gustó ese microlibro, ¿qué tal revisar “La forma Zuckerberg de hacer negocios”? Aprenderás las enseñanzas de otro empresario de éxito. ¡Es el momento de innovar!

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Fue un empresario estadounidense que vivió entre 1935 y 2020. Durante su carrera en General Electric ayudó a la compañía a aumentar sus beneficios a $410.000 millones de dólares. Cuando le tocó retir... (Lea mas)

Autora, comentarista de TV y periodista especializada en negocios estadounidense. Escribió dos libros con su esposo Jack que llegaron a ser best sellers del New York Times... (Lea mas)