×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

179 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

NXIVM: La secta que sedujo al poder en México - reseña crítica

NXIVM: La secta que sedujo al poder en México Reseña crítica
Sociedad y política

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9786073190701

Editorial: Grijalbo

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Keith Raniere, el hombre más ético del mundo según sus seguidores, convenció a personas influyentes con gran poder económico para ayudarlo a fundar Nxivm.

A través de su empresa de cursos de autoayuda, edificó una secta que lo veneraba y complacía en todos sus actos criminales. Descubre en qué consistían sus métodos y hasta dónde llegó su vena antisocial.

Keith Raniere

En 2018, mientras estaba prófugo de la justicia, Keith Raniere se escondía en Puerto Vallarta, México. El 25 de marzo de ese año, se llevó a cabo un operativo policial para arrestarlo, en el cual participaron elementos de la Policía Federal que actuaban en nombre de una corte de Nueva York.

Después del arresto, el líder de Nxivm fue deportado a Estados Unidos, donde quedó bajo custodia del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

La estadía de Raniere en México fue consecuencia de la ayuda que recibió por parte de muchas personalidades influyentes, quienes contribuyeron con recursos económicos y humanos, además de apoyo legal.

Para el momento en que fue presentado frente al juez de Nueva York, algunos de los cargos atribuidos a él eran explotación sexual de un menor y posesión de pornografía infantil, fraude electrónico, robo de identidad y tráfico sexual, entre otros.

Inteligencia al servicio del mal

De acuerdo con la versión de Raniere, a la edad de 28 años presentó un examen de coeficiente intelectual en el que obtuvo 240 puntos, lo que sería el puntaje más alto alcanzado por cualquier persona.

No obstante, hoy en día esa historia resulta difícil de creer, pues se trataba de un examen publicado en una revista, y que podía ser realizado desde su casa con ayuda de cualquier persona.

Además, no existen pruebas oficiales de que alguien haya alcanzado ese puntaje.

En cuanto a su personalidad, quienes lo conocen han coincidido en que “era un hombre sumamente carismático, amable cuando se lo proponía y dotado de un notable poder de convencimiento”.

Esa falsa imagen de genio facilitó que sus seguidores depositaran en él tanta confianza, mientras que la realidad era muy distinta.

En varios documentos judiciales presentados por el fiscal que llevaba el juicio en su contra, se reveló que Raniere tuvo problemas en sus cursos universitarios. Tenía un Índice Académico Promedio de 2,26, lo equivale a una C.

El método de Raniere

La misión de Raniere, considerado el hombre más inteligente del mundo por sus seguidores, consistía en un elaborado engaño que a simple vista parecía querer mejorar el desempeño social de las personas.

Pero, en realidad, todo lo que sucedía dentro de su corporación tenía el objetivo de justificar las tendencias antisociales del falso gurú.

Raniere manejaba una empresa que ofrecía cursos de autoayuda conocida con el nombre de Nxivm, cuya piedra angular era el Executive Success Programs, o ESP.

Si bien su idea de negocio fue presentada como algo innovador, lo cierto es que todo el método era un cúmulo de diversas ideologías y prácticas ya conocidas de otros autores.

De igual modo, la empresa funcionaba como un sistema piramidal. Eran los mismos alumnos quienes se encargaban de promocionar la marca, y los de mayor antigüedad recibían beneficios económicos.

La mayoría de las enseñanzas que Keith compartía en sus cursos estaban diseñadas a partir de ideas de la cienciología de L. Ron Hubbard.

Incluso, hay similitudes que destacan entre ambos personajes. Tanto Raniere como Hubbard evidenciaban la necesidad de ser percibidos como los hombres más éticos de todos, aun cuando no tenían problema en propiciar actos ilegales e inmorales.

De la misma manera que ocurría en la cienciología, las personas que ingresaban a Nxivm firmaban acuerdos de confidencialidad, con la prohibición de divulgar material o información acerca de las enseñanzas de los cursos.

Cuestionamiento Racional

Uno de los métodos para lo que Raniere hacía, era el modelo del Cuestionamiento Racional.

Desde una perspectiva general, se trataba de un método para detectar y eliminar creencias arraigadas en los alumnos, que supuestamente eran las responsables de frenar el desarrollo de su potencial.

Para complementar el Cuestionamiento Racional, en los cursos también se utilizaba la Programación Neurolingüística.

De acuerdo con Myrna García, experta en atención a víctimas de sectas, esta combinación resulta peligrosa, ya que le confiere al coach la oportunidad de neutralizar los mecanismos psicológicos de protección del alumno. Lo deja vulnerable para que después el coach pueda reconstruir la forma en que el estudiante interpreta lo que siente y sucede a su alrededor.

Una participante de Nxivm entrevistada lo define como “un verdadero lavado de cerebro”.

Primero demanda, después averigua

Sara y Clare Bronfman, hermanas herederas de Seagram, aportaron para Raniere un aproximado de 150 millones de dólares. Entre los cuales 50 millones fueron destinados a cubrir los gastos de todas las demandas que el falso gurú interpuso contra sus detractores.

Raniere acostumbraba utilizar los litigios legales para hostigar e intentar silenciar a todas las personas cercanas y no cercanas que se atrevieran a llevarle la contraria.

Uno de los casos más destacados fueron casi dos décadas de acoso legal y terror psicológico contra Toni Natalie, exnovia del líder de Nxivm.

Según la versión de Natalie, decidió dejarlo en 1999 cuando la relación se tornó insoportable. Keith era violento con ella e incluso llegó a violarla en varias ocasiones.

La mujer se presentó en juzgado tras juzgado, hasta el punto de tener que representarse a sí misma, porque ya no podía costear un abogado.

Natalie estuvo presente en la sala cuando Raniere fue declarado culpable, y lloró al darse cuenta de que el hostigamiento había llegado a su fin.

Después de la exnovia, la siguiente víctima del falso gurú fue Rick Ross, experto en cultos que desató su ira al violar el acuerdo de confidencialidad, según lo acusaba Raniere. En total, debió enfrentar 14 años de demandas.

Con ayuda de las hermanas Bronfman, el líder de Nxivm implementó su táctica de la investigación ilegal en sus litigios contra Ross. Cuando uno de los abogados que asesoraba a sus empresas se enteró, le comunicó que no quería ser parte de eso y renunció.

Se trataba de Joseph O’Hara, y a partir de 2005 visitó constantemente los tribunales, respondiendo a las denuncias y demandas de Raniere. Al igual que Natalie, tuvo que declararse en bancarrota.

Otras dos exnovias también víctimas del terror psicológico de Raniere fueron Barbara Bouchey y Kristin Keeffe.

Bouchey confió a la cabeza de Nxivm más de un millón 600 mil dólares en ahorros. Cuando comenzó a darse cuenta de la clase de persona que era Keith, intentó conseguir que le devolviera su dinero sin desligarse de la empresa.

Pronto la organización vio eso como una amenaza y la denunciaron por extorsión. Bouchey también se declaró en bancarrota y pasó a dedicarse a dar entrevistas sobre Raniere a importantes medios de comunicación.

Por su parte, Keeffe cumplía el papel de asesora legal para Nxivm. Tuvo un hijo con Raniere y se vio obligada a esconderse de él bajo protección de la policía, antes de interponer una demanda por la custodia del hijo de ambos.

Todas las demandas y los artilugios legales que usaba el equipo de Keith tenían el objetivo de intimidar y silenciar. Además de lograr que sus “enemigos” gastaran tanto dinero como fuera posible.

Raniere y el “periodismo bueno”

Al enfrentarse contra Nxivm, no importaba qué tan serias y buenas fueran las investigaciones que preparaban los periodistas. Raniere y sus colaboradores más cercanos los veían a todos como “rivales”.

La idea de que la empresa de cursos de superación personal era en realidad un culto, apareció en la prensa a partir de una entrevista concedida por Edgar Bronfman, padre de las hermanas herederas de Seagram, y fieles seguidoras de Keith.

Desde ese momento, periodistas de diversos medios de comunicación estadounidenses iniciaron sus averiguaciones sobre las actividades del líder de Nxivm y su organización.

Uno de ellos fue Chet Hardin, quien centró sus investigaciones en exalumnos de Raniere y fue el primero en hablar del “lavado de cerebros”.

Explicó cómo personas que tomaban esos cursos terminaban necesitando terapia para superar traumas que surgían después del método del Cuestionamiento Racional.

Con respecto al hijo que Raniere tuvo con Kristen Keeffe, el falso gurú contó que se trataba de un niño al que había rescatado de un orfanato. Esto fue dado a conocer por James Odato en un reportaje del Times Union.

Igualmente, habló sobre las demandas en contra de Barbara Bouchey, y reveló la faceta de pederasta de Keith.

En México, destacan los nombres de Salvador García Soto, Francisco Rodríguez y Juan Omar Fierro como los primeros periodistas en interesarse por las actividades de ESP en el país latinoamericano.

No obstante, Raniere también encontró allí aliados en la prensa. Por ejemplo, algunas de las mujeres que estaban siendo hostigadas por Nxivm, como Natalie y Bouchey, recibieron correos de la periodista Yuriria Sierra invitándolas a viajar a México para concederle una entrevista.

Aunque existe la posibilidad de que alguien usurpara la identidad de Sierra para enviar los correos, la periodista jamás se tomó el tiempo de aclarar la situación.

Incluso, era de conocimiento público su relación cercana con Emilio Salinas Occelli, quien dirigía las operaciones de ESP en el país.

En todo caso, Natalie y Bouchey respondieron a la invitación con escepticismo, y declinaron la oferta. Como consecuencia del terrible acoso al que estaban siendo sometidas, desconfiaban de cualquier persona.

Este recelo parecía tener más sentido, cuando Kristen Keeffe le confesó a Bouchey que Keith había planeado durante años sobornar a un juez en México para conseguir que las arrestaran al llegar a ese país.

El derrumbe que nadie vio venir

A lo largo de 15 años, el trabajo de los periodistas que se dedicaron a investigar y escribir sobre los crímenes de Nxivm y su líder fue ignorado por las autoridades, que no tenían la voluntad de armar un caso contra la organización.

El punto decisivo lo marcó Barry Meier cuando publicó un reportaje titulado “En el interior de Nxivm, un grupo secreto en el que se marca a las mujeres” en el diario The New York Times.

En ese trabajo de investigación, Meier detalla cómo se llevaba a cabo el proceso de marcar a las esclavas sexuales de Raniere, dirigido por Lauren Salzman.

Cuando el reportaje comenzó a esparcirse por todas partes, Keith entendió que se le acababa el tiempo. Entonces, decidió huir a México, donde contaba con el suficiente apoyo para permanecer escondido.

De hecho, alumnos de ESP en ese país todavía creían en su inocencia, y para demostrarlo crearon el hashtag #orgullosamenteESP.

Al mismo tiempo, Emiliano Salinas intentó controlar los daños e influir en la imagen que los medios defendían de Raniere.

Así fue como, en una entrevista para Milenio Televisión, defendió el método del Cuestionamiento Racional implementado en ESP. Pero lo hizo sin hacer mención de Raniere y sin explicar que él conocía sobre las actividades ilegales de Nxivm, incluida la preparación de esclavas sexuales.

La caída de Raniere fue motivada por dos factores importantes: el trabajo de periodistas como Barry Meier y Frank Parlato, además de la obstinación de personas que se separaron de él e insistieron en acorralarlo, como Kristen Keeffe y Sarah Edmondson.

Aun cuando resulta difícil de creer, el punto débil de Keith fue su terquedad para conformar una sociedad de esclavas sexuales a su servicio. Ese fue el punto más escandaloso de su larga lista de actividades ilegales, y lo que llevó a las autoridades a construir un caso en su contra.

Notas finales

A simple vista, Keith Raniere parecía un hombre carismático, amable y capaz de convencer con facilidad a las personas a su alrededor.

No obstante, utilizó sus cualidades y habilidades para construir una secta que, supuestamente, lo ayudaría a cumplir su misión de hacer del mundo un lugar mejor.

Nxivm ofrecía cursos de desarrollo personal, mientras a escondidas era la organización desde la cual Raniere y sus colaboradores realizaban actividades ilegales: evasión de impuestos, fraude electrónico, robo de identidad, entre otros.

Estos crímenes de distintas categorías fueron pasados por alto hasta que se dio a conocer el proyecto de esclavas sexuales de Raniere, quienes eran marcadas en la cadera con las iniciales KR.

Prófugo de la justicia, el falso gurú se escondió en México hasta que fue arrestado y presentado en Nueva York para comparecer en juicio.

Consejo de 12min

Los líderes de sectas son personas manipuladoras, capaces de conseguir cualquier cosa que deseen. Si quieres conocer más acerca de esa mentalidad, no te pierdas “Manipulación y psicología oscura”, de Alejandro Mendoza.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Periodista independiente mexicano que estudió en la Universidad Autónoma Metropolitana. Trabaja en la cobertura de juicios criminales famosos desde la ciudad... (Lea mas)