×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

2384 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Más fuerte que nunca - reseña crítica

Más fuerte que nunca Reseña crítica
Autoayuda y motivación

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: Rising Strong: The Reckoning, the Rumble, the Revolution

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9788479539382

Editorial: Urano

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Brené Brown se presenta con orgullo como una investigadora y contadora de historias porque cree que el conocimiento más útil sobre la conducta humana se basa en las experiencias que han vivido las personas.

La fe y la razón no son enemigos naturales. Muchas veces nuestro deseo humano de seguridad nos conduce a esta falsa dicotomía, pero la verdad es que podemos descubrir el conocimiento en los lugares más diversos y en las experiencias más inesperadas.

El poder de ser vulnerables

Cuando Brené Brown comenzó a investigar sobre las distintas maneras en las que las personas podemos aprender, fue conociendo a muchas personas y preguntándose qué tenían en común aquellas que sostenían relaciones estables, los padres conectados con sus hijos, los maestros que fomentaban la creatividad y el estudio, y los buenos líderes.

La respuesta, que se presentó como una revelación, era que se trataba de personas que reconocían el poder de las emociones y no tenían miedo de afrontar el malestar. Así entendió que el proceso de esforzarnos y avanzar heridos tiene tanto que ofrecernos como el de ser valientes y mostrarnos como somos.

Aunque la vulnerabilidad es el origen de muchas de las experiencias que anhelamos, como el amor, el sentido de pertenencia y la felicidad, también es evidente que el proceso de recuperar nuestra estabilidad emocional en medio de una batalla es lo que pone a prueba nuestro coraje y donde se forjan nuestros valores.

Levantarnos más fuertes tras una caída es lo que nos hace vivir con autenticidad, es el proceso que más nos enseña acerca de nosotros mismos.

Brown define el vivir con autenticidad como el hecho de implicarnos en nuestra vida con dignidad. Significa cultivar el coraje, la compasión y la conexión para que al levantarnos cada día sepamos que, más allá de nuestras adversidades, somos suficientes y dignos de ser amados.

No es fácil tener el valor de dar la cara y dejarse ver, aunque eso conlleve el riesgo del fracaso, de sufrir, de pasar vergüenza e incluso de que se nos rompa el corazón, pero escondernos, fingir y protegernos de la vulnerabilidad nos destruye.

Nos destruye porque mata nuestro espíritu, nuestras esperanzas, nuestro potencial, nuestra creatividad, nuestra capacidad para guiar, nuestro amor, nuestra fe y nuestra alegría.

Queremos ser valientes y, en el fondo, sabemos que eso implica ser vulnerables.

Si podemos aprender a asumir nuestra historia y a sentir mientras vivimos estas experiencias difíciles, podremos llevar una vida más auténtica porque evitaremos la trampa de ser los protagonistas de una historia que está contando otro.

En términos culturales, la falta de sinceridad en cuanto a explicar lo duro que es levantarse más fuerte tras una caída ha producido dos resultados peligrosos: la negación y el déficit de personas fuera de serie.

La negación

Sabemos que es más fácil hablar de las heridas que mostrarlas junto con sus correspondientes sentimientos al desnudo.

Rara vez vemos las heridas que están en proceso de curarse, quizá porque sentimos vergüenza de compartir un proceso tan íntimo o porque cuando conseguimos juntar el valor para hacerlo, la gente en un acto reflejo mira hacia otro lado.

En nuestra cultura abundan las versiones inspiradoras y depuradas de las historias de fracasos y éxitos porque preferimos que las historias de recuperación no se extiendan demasiado en la fase de oscuridad y lleguen a la arrolladora redención final.

Esto es problemático porque aceptar el fracaso sin reconocer la verdadera herida y el miedo que esta puede despertar, o el complejo viaje que implica levantarse más fuerte, es mentirnos a nosotros mismos.

Separar el fracaso de sus verdaderas consecuencias emocionales es privar a los conceptos de coraje y resiliencia justamente de las cualidades que los hacen tan importantes: dureza, tenacidad y perseverancia.

No hay innovación, aprendizaje o creatividad sin fracaso, pero caerse es doloroso, porque en general fomenta los “debería” y “podría” que suelen implicar que hay un trasfondo de crítica y vergüenza que puede pasar a primer plano en cualquier momento.

En vez de negar el dolor e intentar que el fracaso como lema superficial —sin profundizar en todo lo que conlleva— se convierta en una moda, más nos vale aprender a reconocer la belleza de la verdad y de la tenacidad.

El déficit de fueras de serie

Generalmente, cuando escuchamos el relato de resiliencia y superación de una persona que atravesó un momento muy duro y pudo sobrellevarlo hasta alcanzar el éxito, pensamos que esa persona es un fuera de serie.

En la actualidad, hay muchas personas que en lugar de asumir y sentir el sufrimiento reaccionan negativamente a él, y en vez de reconocer su dolor, hacen sufrir a los demás. En vez de arriesgarse a sentirse decepcionados, eligen vivir decepcionados.

La arrogancia no es ser un fuera de serie. No hay nada más lejos de ser un fuera de serie que pretender la perfección. Un verdadero fuera de serie es la persona capaz de reconocer que necesita ayuda y puede pedirla.

Las personas que se enfrentan a la incomodidad y la vulnerabilidad, y son capaces de contar sus historias con sinceridad son los verdaderos fuera de serie.

Nos hacen falta más personas que estén dispuestas a demostrar qué es arriesgarse y soportar el fracaso, la decepción y el arrepentimiento, personas que estén dispuestas a sentir su propio dolor en lugar de descargarlo en los demás.

Necesitamos personas dispuestas a responsabilizarse de sus propias historias, a vivir de acuerdo con sus valores y a mostrarse auténticamente.

La verdad es que caerse duele. El reto está en no perder el valor y ser capaz de sentir el dolor hasta que consigues levantarte.

La física de la vulnerabilidad

Brené Brown presenta tres verdades que se volvieron directrices para ella desde que comenzó a adentrarse en su investigación:

  • Querer estar en el ruedo: Cuando elegimos atrevernos a correr riesgos, estamos asumiendo que recibiremos posiblemente más de un golpe. Podemos elegir el coraje o bien la comodidad, pero no ambas al mismo tiempo.
  • La vulnerabilidad no es ganar o perder, sino tener el valor de arriesgarse y dejarse ver auténticamente cuando no tenemos el control sobre el resultado.
  • Muchas personas nunca se atreven a estar en el ruedo, sin embargo serán las primeras en opinar: Debemos ser selectivos con los comentarios que dejamos entrar en nuestra vida y no dejar que aquellos que no se han atrevido a salir al ruedo y no han vivido sus consecuencias nos hundan con sus opiniones.

De todos modos, estas afirmaciones no deben ser tomadas como reglas sino como consejos para vivir una vida más auténtica.

Asimismo, la autora plantea que existen algunos principios básicos sobre la valentía de arriesgarse a ser vulnerables y sobre superar la adversidad, que es importante tener en cuenta, principios a los que llama “las leyes básicas de la física emocional”. Estas son las reglas que hay que seguir para levantarse más fuerte tras una caída:

1. Si somos lo bastante valientes con la frecuencia suficiente, sufriremos caídas; es la física de la vulnerabilidad: cuando nos comprometemos a salir a la luz y nos arriesgamos a caer, en realidad nos estamos comprometiendo a caer.

Arriesgarse significa ser conscientes de que en algún momento fracasaremos, pero atrevernos de todas formas porque confiamos en que el fracaso también nos hará crecer.

2. Una vez que nos permitimos ser valientes, ya no podemos dar marcha atrás: podemos superar nuestros fracasos, pero no podemos volver al punto de partida antes de que fuéramos valientes o antes de tropezar. El coraje transforma la estructura emocional de nuestro ser y nos introduce en un nuevo nivel de conciencia porque estamos siendo más auténticos.

3. Este viaje solo te pertenece a ti, sin embargo, nadie puede recorrerlo solo y tener éxito: todos hemos de crear nuestro propio camino y explorar nuevas experiencias que nos permitan descubrir más sobre nosotros mismos.

Afrontar la soledad inherente de este proceso puede ser todo un reto, por lo que es necesario recordar la importancia de mantenerse conectado con los demás, y saber pedir y recibir ayuda cuando lo precisemos.

4. Creados para contar historias: nos sentimos más vivos cuando nos conectamos con los demás y compartimos nuestras historias personales; es algo que está en nuestros genes.

5. La creatividad alberga conocimiento y lo transforma en práctica. Trasladamos lo que aprendemos desde nuestra cabeza a nuestro corazón a través de las manos: la creatividad es el mecanismo que permite que asimilemos el conocimiento y de que este se transforme en práctica.

La idea que tenemos sobre levantarnos más fuertes tras una caída, así como lo que aprendemos de este proceso, no es más que una idea hasta que la vivimos e integramos mediante algún tipo de creatividad. Allí, pasa a formar parte de nosotros.

6. El proceso de levantarse más fuerte tras una caída es el mismo, tanto si se trata de luchas personales como profesionales: el hecho de que estés en tu despacho, en tu clase o en tu estudio no te exime de las emociones que acompañan al proceso de levantarse de una caída.

Somos personas sensibles y no podemos dividir nuestros sentimientos según el ámbito de la vida en la que nos toque enfrentarlos.

7. Comparar el sufrimiento es una de las funciones del miedo y de la escasez: caerse, juntar valor y afrontar las heridas suele dar pie a reflexiones respecto a nuestro criterio, confianza en nosotros mismos e incluso nuestro valor como personas.

El miedo que sentimos a veces desencadena inmediatamente en la comparación, y ni siquiera el dolor ni el sufrimiento se libran de la evaluación y la clasificación.

Una herida es una herida, y cada vez que reconocemos nuestra propia lucha y la de las demás personas respondiendo con empatía y compasión, la curación que se deriva de ello nos beneficia a todos.

8. No puedes transformar un proceso emocional, vulnerable y audaz en una fórmula fácil y apta para todos los públicos: no existe una receta universal para caerse y levantarse. En este proceso no siempre hay una relación entre el esfuerzo y el resultado, y no puedes manipularlo o perfeccionarlo para que sea sencillo. 

La forma en que se puede contribuir es creando conciencia de los temas que puede que tengamos que solucionar si queremos levantarnos más fuertes tras una caída, y simplemente hacer saber a las personas que no están solas.

9. El valor es contagioso: levantarse más fuerte tras una caída no solo te cambia a ti, sino también a las personas que te rodean.

Ser testigo del potencial humano para la transformación a través de la vulnerabilidad, del valor y de la tenacidad puede ser un claro llamamiento al coraje para los que todavía están atrapados en las secuelas de la caída, sin deseo alguno o incapaces de asumir sus historias.

10. Levantarse más fuerte tras una caída es una práctica espiritual: la espiritualidad es reconocer y celebrar que todos estamos conectados mediante una fuerza superior a nosotros, y que nuestra conexión con esa fuerza y entre nosotros se basa en el amor y en el sentido de pertenencia.

Esta espiritualidad es un componente esencial en la resiliencia y en el proceso de superación de la lucha, porque aporta perspectiva, sentido y propósito a nuestra vida.

Notas finales

El crecimiento personal conlleva un proceso de dolor que puede resultar muy difícil de atravesar, pero con el acompañamiento y las herramientas que brinda este libro podrás animarte a hacer lo necesario para reinventarte una y otra vez.

Consejo de 12min

En “El poder de ser vulnerable” encontrarás otra obra de la misma autora que profundiza en el complejo desafío de asumir riesgos para cambiar tu vida.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Licenciada en trabajo social, es profesora de investigación en la Facultad de Trabajo Social de la Universidad de Houston. Oradora reconocida en Estados Unidos, ha recibido numerosos premios en el área de la enseñanza. Prestigiosas cadenas de te... (Lea mas)