×
70% OFF

Oferta exclusiva de Black Friday

550 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Make Time - reseña crítica

Make Time Reseña crítica
Desarrollo personal

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro:  Make time: How to focus on what matters every day

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9788417963040

Editorial: Reverté Management

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

¿Alguna vez has echado la vista atrás y te has preguntado qué has hecho durante todo el día?

El método Make Time te enseñará a bajar el trepidante ritmo y a encontrar tiempo para las cosas que realmente importan. 

Make Time es una guía amigable que te ayudará a encontrar la concentración y la energía en tu día a día. Se trata de dedicar tiempo a lo realmente importante, fomentando nuevos hábitos y replanteando los valores adquiridos a partir de la actividad frenética y de la distracción.

Aprovechando su experiencia en el diseño de productos tecnológicos, desde Gmail hasta YouTube, los autores pasaron años experimentando con sus propios hábitos y rutinas, buscando formas de ayudar a las personas a optimizar su energía, enfoque y tiempo.

Tú puedes sentirte menos estresado, estar menos distraído y disfrutar más del presente. ¡Anímate a lograrlo!

El método Make Time

Make Time no es un método para ser más productivo. No trata de cómo realizar más tareas o terminarlas más rápido. En su lugar, ofrece un marco diseñado para ayudarte a crear más tiempo a lo largo del día para hacer las cosas que te importan.

En el siglo XXI, hay dos fuerzas muy poderosas que compiten para captar cada minuto de tu vida. La primera es la que los autores llaman el “club de los ajetreados”: la cultura de estar continuamente ocupados.

De acuerdo con la mentalidad del “club de los ajetreados”, si quieres estar a la altura de todas las exigencias del mundo laboral y además funcionar en la sociedad actual, has de ser productivo cada minuto. Después de todo, los demás también están ocupados. Si bajas el ritmo, te quedarás fuera y nunca te pondrás al día.

La segunda fuerza que compite por tu tiempo es lo que llaman las “piscinas infinitas”: las aplicaciones u otras fuentes de contenido de entretenimiento que se realimentan sin cesar. Si se pueden actualizar, y siempre están disponibles, son “piscinas infinitas”.

Este tipo de entretenimiento siempre disponible, siempre nuevo, es tu premio por el agotamiento de estar ocupado constantemente.

Pero ¿y qué hay de ti? ¿Qué esperas tú de tus días y de tu vida? ¿Qué pasaría si anularas estos ajustes predeterminados y crearas los tuyos propios? No basta con la fuerza de voluntad. 

Tienes que encontrar las tácticas que sean más factibles pero que te supongan un pequeño reto. Y, especialmente, buscar aquellas que te parezcan más divertidas.

No tienes por qué intentar algo nuevo todos los días. Si lo que haces funciona, ¡mantenlo! Pero, si crees que no funciona o que podría funcionar mejor, piensa que cada día es una oportunidad para experimentar.

Tienes que desarrollar tu propia versión de Make Time, una versión personalizada tomando los próximos cuatro pasos, que se repiten a diario.

Empieza cada día escogiendo una Prioridad

El primer paso del método Make Time es decidir para qué quieres ganar tiempo. Todos los días elegirás una única actividad que priorizar y proteger en tu agenda. Tu Prioridad puede ser algo que no necesariamente debes hacer, sino algo que quieres hacer.

Por supuesto, la Prioridad no es la única cosa que harás durante el día. Cuando eliges una Prioridad, te pones a ti mismo en un estado mental positivo y proactivo.

Si quieres ganar tiempo para lo que importa de verdad, el “club de los ajetreados” te dirá que la respuesta está en hacer más y ser más eficiente. Establecer más objetivos y hacer más planes. Pero hacer más cosas no te ayuda a obtener tiempo para lo que importa, solo consigue que te sientas todavía más exhausto y ocupado.

Centrarse en estas actividades intermedias, en el espacio entre los objetivos y las tareas, es la clave para ralentizar, dar satisfacción a tu día a día y ayudarte a ganar tiempo. Las metas a largo plazo son útiles para orientarte en la dirección correcta, pero hacen que sea difícil disfrutar del tiempo que le dedicas a ellas.

Empieza cada día pensando en dónde quieres colocar el foco. Si al final del día alguien te pregunta: “¿Qué ha sido lo mejor que te ha pasado hoy?”, ¿cuál desearías que fuera tu respuesta? Cuando piensas en el día transcurrido, ¿con qué actividad, logro o momento quieres deleitarte? Esa es tu Prioridad.

Las investigaciones demuestran que la manera como experimentamos los días no está determinada principalmente por lo que ha ocurrido. De hecho, tú creas tu propia realidad escogiendo aquello en lo que vas a centrar tu atención.

Existen tres maneras de elegir tu Prioridad:

  1. La primera estrategia tiene que ver con la urgencia: ¿Qué es lo más urgente hoy?
  2. Al final del día, ¿qué Prioridad me dará más satisfacciones?
  3. Cuando piense en el día de hoy, ¿qué me aportará más alegría?

Láser: vence las distracciones y gana tiempo para tu Prioridad

Cuando estás en modo Láser, tu atención se centra en el presente como un rayo láser enfocando un objetivo. Estás completamente involucrado e inmerso en el momento.

Si has escogido una Prioridad y ya has encontrado tiempo, no debería haber nada difícil ni complicado en ello. Cuando haces alguna cosa que te importa y tienes la energía para centrarte, sale por sí solo. A menos que te distraigas. La distracción es el enemigo del modo Láser.

Distracciones como el correo electrónico, las redes sociales y las noticias de última hora están por todos lados, y nunca desaparecen. No puedes vivir en una cueva, tirar tus dispositivos y renunciar a la tecnología por completo. Pero puedes rediseñar cómo usas la tecnología para detener el ciclo de reacción.

Cambios tan sencillos como cerrar la sesión de las aplicaciones de redes sociales o poner un horario para comprobar tu correo electrónico pueden tener un efecto enorme.

Cuando comienzas el día, tu cerebro está descansado, y todavía no tienes ninguna razón para sentirte distraído. No hay ninguna noticia que te estresa, ningún correo electrónico del trabajo por el que preocuparte. Disfrútalo. No vayas al correo electrónico, a Twitter, a Facebook o a las noticias enseguida.

Cualquier cosa con un suministro infinito de contenido interesante debería ser eliminada de tu móvil. Esto incluye juegos, aplicaciones para últimas noticias y videos en continuo como YouTube. Si te ves actualizándolas de manera obsesiva o perdiendo horas sin sentido, deshazte de ellas.

Empieza por identificar por qué usas una aplicación. ¿Es solo por entretenimiento puro? ¿Es para estar en contacto con tu familia y tus amigos? ¿Es para estar al día de algún tipo de noticias importantes? Y, si es así, ¿añade valor a tu vida? 

Piensa cuánto tiempo quieres invertir en esa actividad y considera si esa aplicación es la mejor manera de realizarla.

Finalmente, considera cuándo y cómo te gustaría usar esa aplicación para conseguir tu objetivo. Una vez que lo hayas decidido, muchas de las tácticas del método Make Time te ayudarán a activar tu plan restringiendo el acceso a esas aplicaciones en otras ocasiones.

Energía: usa el cuerpo para recargar el cerebro

Si consigues incrementar tu energía todos los días, serás capaz de convertir momentos que se habrían perdido debido a la fatiga mental y física en tiempo útil para tus prioridades.

Así será más fácil mantener tu atención y tus prioridades, además de evitar reaccionar ante las distracciones y las peticiones. Con la batería llena, tienes el poder de estar presente, de pensar con claridad y de emplear tu tiempo en lo que importa, sin caer ante cualquier cosa que pase delante de ti.

Si quieres obtener la energía necesaria para mantener un cerebro concentrado y a alto rendimiento, tienes que cuidar tu cuerpo. Todos sabemos que el cerebro y el cuerpo están conectados, pero hoy en día es fácil tener la sensación de que el cerebro es la única parte que importa de verdad.

Mover el cuerpo es la mejor manera de recargar la batería. Pero no necesitas hacer sesiones largas y complicadas. Este enfoque del “justo lo suficiente” requiere un cambio de mentalidad, ya que la mayoría de nosotros tenemos una idea preconcebida del ejercicio, relacionada a exigencias altas que no generan placer ni cambios a corto plazo.

Además, es clave una buena alimentación que te llene de energía. Una técnica simple para hacer que tus platos sean ligeros y energizantes es emplatar primero la ensalada y, luego, añadir lo demás alrededor de ella.

Por otro lado, es fácil quedarse enganchado a un hábito relacionado con la cafeína. Es una droga moderadamente adictiva; por eso, incluso pequeños comportamientos no intencionados, como tomarte una taza solo para levantarte de tu escritorio, pueden convertirse en hábitos que se refuerzan químicamente con rapidez.

Una manera un poco complicada, pero con muy buenos resultados, cuando queremos aprovechar los mecanismos de la cafeína, es esperar a estar cansado, beber un poco de cafeína y, de inmediato, hacer una siesta de quince minutos.

La cafeína tarda un poco en ser absorbida por el torrente sanguíneo y llegar al cerebro. Durante ese corto sueño, el cerebro se deshace de la adenosina. Cuando te despiertas, los receptores están libres y la cafeína empieza a tener efecto. Te sientes fresco, recargado y listo para empezar otra vez.

También recuerda que la naturaleza recarga la batería de tu cerebro. Prueba con solo unos minutos en un parque y presta atención a cómo esto repercute en tu energía mental. Si no puedes ir al parque, sal para tomar aire fresco. Aunque solo abras la ventana, seguro te sentirás mejor.

También ten en cuenta los beneficios de la meditación: reduce el estrés, incrementa la felicidad, recarga tu mente y estimula la concentración. Empieza poco a poco. Incluso una sesión de tres minutos puede incrementar tu energía. Diez minutos es genial.

Reflexión: ajusta y mejora tu sistema

Para finalizar, antes de irte a la cama, tomarás unas notas. Es muy simple: decidirás con qué tácticas quieres continuar y qué tácticas quieres pulir o abandonar. También pensarás en tus niveles de energía, si sacaste tiempo para tu Prioridad y qué te hizo sentir bien durante el día.

Utiliza la ciencia como herramienta: observa qué está pasando. Intuye por qué las cosas están pasando de esta manera. Experimenta para probar tu hipótesis. Mide los resultados y determina si estabas en lo cierto.

Toma notas para hacer un seguimiento de los resultados de todos los pasos anteriores. Todos los días, reflexionarás si has dejado tiempo para tu Prioridad y si has podido concentrarte en ella. Tomarás nota de cuánta energía has obtenido.

Repasarás las tácticas que has usado, apuntarás algunas observaciones sobre lo que ha funcionado y lo que no, y esbozarás un plan para las tácticas que probarás el día siguiente.

Debemos admitir que no tenemos un botón de reinicio para la vida. Si hoy tienes que contestar a quinientos correos electrónicos, seguramente no conseguirás no contestar a ninguno mañana.

Si tu agenda estaba repleta esta semana, lo más probable es que también lo esté la semana que viene. No pretendemos borrar tu agenda ni congelar tu bandeja de entrada. Tienes que ir paso a paso y reflexionar acerca de ello.

Notas finales

Repasando, es fundamental que sigas los cuatro pasos del método Make Time:

  1. Prioridad: planear tu prioridad es una manera simple de ser proactivo, de dar forma a tu día y de romper el círculo de reacción.
  2. Láser: bloquea la criptonita de la distracción. Libérate de una “piscina infinita” y observa cómo cambia tu atención.
  3. Energía: ponte en marcha. Unos minutos andando a diario vigorizan tu cuerpo y calman tu mente.
  4. Reflexión: reflexiona al final del día durante tres días. No te preocupes, no tendrás que comprometerte a escribir un diario cada noche toda la vida. Solo prueba con las tres tácticas ya mencionadas y, durante tres días consecutivos, toma notas al caer la noche. Piensa qué puedes aprender y empieza partiendo de ello.

Ten especial cuidado con buscar la perfección. Es una distracción, otro objeto brillante que aleja nuestra atención de las prioridades verdaderas.

Consejo de 12min

En el microlibro basado en “Un pequeño paso puede cambiar tu vida: El método Kaizen”, verás cómo Robert Maurer destruye el mito de que el cambio es duro, eliminando eficazmente los obstáculos que impiden a los individuos y a los equipos de trabajo obtener los resultados que buscan. El cambio no tiene por qué ocurrir únicamente como respuesta radical a una situación grave.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

John Zeratsky es un diseñador en GV y coautor del libro Sprint. Fue líder de diseño en YouTube y uno de los primeros colaboradores de FeedBurner, adquirido por Google en 2007. John ya escribió sobre diseño y... (Lea mas)

Jake Knapp es un socio de diseño de Google Ventures. Él diseñó el proceso de sprint de Ventures y ya puso en práctica más de 80 sprints en startups como About.me, Nest, Blue Bottle Coffee y Foundation Medicine. Él ya ha hablado sobre el diseño en Stanford, UC-Berkeley y Columbia University. Jake también ha sido responsable de la estrategia de diseño de Google,... (Lea mas)