La vida de Leonardo da Vinci Reseña crítica
×
70% OFF

Operación Rescate de Metas: 70% OFF en 12min Premium

Un descuento inédito para que aceleres tu crecimiento en el segundo semestre de 2023 y lograr todas tus metas.

1400 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

La vida de Leonardo da Vinci - reseña crítica

La vida de Leonardo da Vinci Reseña crítica Comienza tu prueba gratuita
12min Personalities

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 

Editorial: 12min Originals

Reseña crítica

La figura de Leonardo da Vinci representa el ideal del hombre del Renacimiento. Pintura, escultura, arquitectura, ingeniería, astronomía, desarrollo de inventos; el artista italiano demostró ser un prodigio en las más diversas áreas. Un verdadero polímata que dejó un legado enorme para nuestra cultura.

Orígenes y formación

Leonardo di ser Piero da Vinci nació el 15 de abril de 1452 en Anchiano o en Vinci, una localidad próxima. Ambas pertenecen a la provincia de Florencia, Italia. Se desconoce el lugar exacto.

Fue un hijo ilegítimo de Piero Fruosino di Antonio, embajador de la República de Florencia, y Caterina di Meo Lippi, una joven campesina. Leonardo fue separado de su madre a los cinco años y vivió en la casa paterna en Vinci, pero nunca fue formalmente reconocido por su padre.

Como no tenía apellido, pasó a ser conocido como Leonardo da Vinci.

Desde una edad temprana, demostró interés por la naturaleza pintando seres mitológicos que él mismo inventaba.

Gracias a su padre, a los 17 años comenzó a frecuentar el taller de pintura del artista Andrea del Verrocchio como aprendiz. Allí adquirió técnicas de dibujo, pintura, grabado y escultura, e incluso las bases de la química.

Durante estos años, Leonardo también habría estudiado anatomía en el taller de Antonio Pallaiuolo.

Desde ese momento podían verse indicios del polímata -persona con conocimientos en diversos campos en la ciencia, el arte y las áreas humanas- en el que se convertiría años más tarde, siendo experto en varias áreas del arte y la ingeniería.

Luego de pasar seis años como aprendiz, Da Vinci montó su propio taller en Florencia. También pintaría su primer cuadro, “Virgen del clavel” (1476) y comenzaría su carrera como pintor independiente.

Permanecería en esa ciudad hasta 1482, cuando se trasladó a Milán. Allí conoció al duque de este municipio, Ludovico Sforza, que se convirtió en su mecenas -persona que aporta recursos económicos a un artista o científico para permitirle realizar su tarea y beneficiarse con ella de algún modo-. Trabajó como pintor, ingeniero y organizador de eventos para su corte durante 17 años.

Las obras de Leonardo se dieron en los inicios del Renacimiento en Europa. De hecho, el movimiento cultural surgió en la propia ciudad de Florencia para luego extenderse al resto del Viejo Continente y la recientemente conquistada América.

Tal movimiento marcaría el inicio de la Edad Moderna. Da Vinci sería considerado uno de los mayores influyentes de esta época que revolucionó no sólo las artes, sino también las ciencias exactas y humanas.

A partir de ella, se cambió la forma de ver al mundo y al ser humano, sustituyendo el teocentrismo medieval por el antropocentrismo: el hombre como centro de todas las cosas y el fin absoluto de la creación.

Primeras obras

Leonardo abrió una escuela en Milán en 1490, donde enseñaba sus conocimientos y compartía sus investigaciones. Ese mismo año dibujaría al famoso “Hombre de Vitruvio”, con el que intentó explicar las proporciones ideales del cuerpo humano.

Cuatro años más tarde, el artista recibió un pedido de una pintura por parte del convento dominico de Santa Maria delle Grazie. Tal obra acabaría siendo uno de los murales más influyentes de la historia: “La última cena” (1498).

Con la invasión de las tropas francesas en Milán de 1495, Sforza perdió su poder y Da Vinci debió huir con su amigo, el matemático y religioso Luca Pacioli. Terminaría estableciéndose en Venecia.

En abril de 1500 regresó a Florencia. Durante esta época, Da Vinci ya era conocido como un genio en su país. Recibió una gran cantidad de encargos, aunque muchos no fueron terminados.

Algunos años más tarde -previo paso por Milán, donde desarrolló su interés por la ciencia, y después de actuar como ingeniero militar en varias regiones del país-, se mudaría a Roma. En la “ciudad eterna” trabajaría para el papa León X, quien pertenecía a los Médici, una poderosa e influyente familia del Renacimiento en Florencia.

Pintura

Da Vinci siempre será recordado mayormente por sus aportes en el campo de la pintura. Además de “La última cena”, realizó “La Virgen de las rocas” (1485), “La dama del armiño” (1490) y “San Juan Bautista” (1516), entre otros cuadros y murales.

Sin embargo, su mayor legado en este ámbito y entre todos sus trabajos es, con gran diferencia, “La Gioconda” (1507). Universalmente conocida como la Mona Lisa, se convirtió en un ícono popular del arte, quizás el más grande de todos los tiempos.

Al pintarla utilizó una técnica innovadora para la época, el sfumato. Consistía en multiplicar las capas de pintura para conseguir contornos más imprecisos, logrando un efecto de mayor profundidad.

También introdujo la perspectiva atmosférica: colocó a la mujer en primer plano, pintándola con nitidez, mientras que el paisaje fue suavemente difuminado. Esto reforzó la sensación de distancia respecto del paisaje, pero a su vez generó cercanía respecto a la figura femenina.

Se cree que el retrato pertenece a Lisa Gherardini, esposa de Francesco del Giocondo. Su mirada y su sonrisa enigmática, que parece disiparse cuando el espectador la ve fijamente, la convirtieron en una de las pinturas más estudiadas de la historia.

Actualmente, la Mona Lisa se encuentra expuesta en el Museo del Louvre de París.

Lamentablemente, apenas se conocen alrededor de 20 pinturas del toscano. En teoría, esto se debe a sus frecuentes experimentos con nuevas técnicas y a su inconstancia crónica.

Leonardo consideraba a la pintura como el arte por excelencia, a pesar de ser mejor dibujante. Creía que el pintor terminaba sus obras con el esfuerzo de la razón, mientras que el escultor lo hacía con el esfuerzo físico. Los pintores eran, entonces, intelectuales.

Se cree que esta es una de las ideas que distanció a Leonardo de Miguel Ángel, escultor contemporáneo y uno de los más grandes de la historia del arte.

Estudios científicos

Leonardo también fue un genio científico. Además de la obra pictórica, se dedicó a la observación, el experimento y la formulación de principios generales a partir de la experiencia empírica.

En las miles de páginas de sus cuadernos, recogió sus investigaciones sobre distintas disciplinas como la anatomía, la mecánica o la óptica, y se anticipó a muchos desarrollos posteriores de la ciencia moderna.

Incluso se sabe que planeaba publicar numerosos tratados científicos, aunque nunca conseguiría cumplir este propósito.

Sus tratados abordaban desde las matemáticas hasta la anatomía. Algunos de los títulos provisionales eran "Tratado sobre la cantidad continua", "La geometría como juego" y "Libro especial sobre los músculos y los movimientos de los miembros". En ellos incluyó descubrimientos científicos relacionados a la óptica, la mecánica, la acústica, la geología, la botánica y la fisiología, entre otros.

La gran cantidad de figuras dibujadas en sus cuadernos sorprenden hasta el día de hoy por su detalle y el uso de perspectivas múltiples. Algunos de estos dibujos eran, de hecho, modelos teóricos.

Leonardo fue el pionero en diversas teorías e investigaciones y se interesó por un amplio abanico de temas. Fue el primero en analizar y describir la dinámica de los vórtices del agua, cuya fluidez consideraba una característica fundamental de la vida.

El autor también descubrió que los anillos de crecimiento de los árboles podían determinar su edad y las variaciones climáticas que habían experimentado a lo largo de su existencia. Y entendió la forma en que las plantas despliegan sus formas en respuesta a la gravedad terrestre (geotropismo), así como de qué modo cambian su orientación en función de la luz del sol (fototropismo).

Por otro lado, fue capaz de dibujar el interior del cuerpo humano con una precisión nunca antes vista gracias a las disecciones de cadáveres; y anticipó que la existencia de fósiles marinos en lo alto de las montañas se debía a los movimientos de la Tierra y no al diluvio universal.

Inventos y descubrimientos

Da Vinci también dedicó varios años de su vida a crear los diseños de varios artefactos. Por ejemplo, una escafandra sumergible y barcos con doble revestimiento para resistir embestidas.

Otros inventos de su autoría incluyen una ballesta gigante, la “máquina voladora” -inspirada en el vuelo de las aves y murciélagos-, un reloj más preciso que también medía las fases de la luna, un vehículo blindado capaz de moverse en un rango de 360° y un puente transportable. Lamentablemente, muchos de ellos nunca vieron la luz por falta de tiempo y dinero.

Además, cuando trabajó como ingeniero militar en Venecia, estuvo encargado de crear sistemas defensivos para proteger a la población.

También realizó bocetos sobre tecnologías que luego darían lugar al paracaídas, el helicóptero y el tanque.

Su mayor maestro fue la observación del mundo natural. Entendió que la luz y el sonido se propagan a través de ondas y describió lo que hoy conocemos como la Tercera Ley de Newton: “a cada acción corresponde una reacción igual y opuesta”.

Da Vinci fue un vegetariano obsesionado con las “obras maravillosas de la naturaleza”. Al respecto, escribió: “nunca se encontrará invento más bello, más sencillo o más económico que los de la naturaleza, pues en sus inventos nada falta y nada es superfluo”.

A pesar de dominar la geometría, no creía que la complejidad de la naturaleza pudiera explicarse sólo en cifras y análisis mecánicos. También describió y dibujó los mecanismos del cuerpo humano en profundidad, pero afirmó que el cuerpo era mucho más que una máquina.

No creía que el mundo estuviera controlado por principios abstractos ni por Dios, sino por la creatividad de la naturaleza.

También consiguió reflejar la interdependencia y autoorganización que todo ser vivo posee, además de encontrar ritmos ondulatorios en el agua, la tierra, el aire y la luz.

Estas son sólo algunas de las razones por las que hoy consideramos a Da Vinci como un precursor de la percepción cualitativa y holística que cumple un papel fundamental para comprender la complejidad y la belleza del mundo.

Últimos años y legado

A mediados de la década de 1510, el número de encargos que recibía fue bajando. Por esa causa, Leonardo se habría dedicado a sus investigaciones.

En 1516, acabaría mudándose a Francia, donde el rey Francisco I le permitió quedarse en el castillo de Clos-Lucé, cerca de Amboise. Allí pasaría sus últimos años.

El 2 de mayo de 1519, la humanidad dijo adiós al hijo pródigo de Italia. Leonardo falleció en Amboise a los 67 años, por causa de un derrame cerebral. Sus restos descansan en la capilla de Saint Hubert, en el castillo de Amboise.

Según el biógrafo Giorgio Vasari, el artista falleció en su cama, en brazos del rey Francisco I, quien fue su protector y mecenas durante sus últimos años. La escena llegó a ser inmortalizada tres siglos más tarde en “La muerte de Leonardo da Vinci” (1818), del pintor Jean Auguste Dominique Ingres. Aunque, en realidad, ese relato no era más que una leyenda.

Recientemente, en 2016, dos historiadores italianos localizaron a 35 descendientes vivos de Da Vinci, desmintiendo la teoría de que su familia se había extinguido.

El polímata italiano representó los ideales del Renacimiento. Para muchos, Leonardo da Vinci es el paradigma de humanista.

No hay dudas de que fue un genio adelantado a su época. Incluso hoy, 500 años después de su muerte, continúa teniendo influencia en la ciencia y el arte moderno.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 7 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

Aprende más con 12min

6 millones

De usuarios ya transformaron su crecimiento

4,8 estrellas

Media de calificaciones en la AppStore y Google Play

91%

De los usuarios de 12min mejoraron sus hábitos de lectura

Una pequeña inversión para una oportunidad increíble

Crece exponencialmente con acceso a la valiosa información de más de 2500 microlibros de no ficción.

Hoy

Comienza a disfrutar de la amplia biblioteca que 12min tiene para ofrecer.

Día 5

No te preocupes, te enviaremos un recordatorio de que tu prueba gratis está acabando.

Día 7

Fin del período de prueba.

Disfruta de acceso ilimitado durante 7 días. Utiliza nuestra aplicación y sige invirtiendo en tu desarrollo. O solo cancela antes que pasen los 7 días y no te cobraremos nada.

Comienza tu prueba gratuita

Más de 70.000 calificaciones 5 estrellas

Comienza tu prueba gratuita

Lo que los medios dicen sobre nosotros