×
44% OFF

No dejes tus metas para 2022

¡Accede a nuevas ideas pagando menos que un café diario. ¡Suscríbete a 12min Premium y aprende más en menos tiempo!

782 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Joe Biden: Su vida, su carrera y los temas relevantes - reseña crítica

Joe Biden: Su vida, su carrera y los temas relevantes Reseña crítica
Biografías y memorias

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9781797122687

Editorial: Agir

También disponible en audiobook, descarga ahora:


Reseña crítica

Un hombre de 45 años, padre de tres niños, despierta en el piso de su habitación de hotel después de haber estado cinco horas inconsciente por haber sufrido un aneurisma. En las horas previas había estado dando un discurso en Rochester, Nueva York.

Ese hombre es Joe Biden, quien después de lo ocurrido se refirió al incidente diciendo que se le había dado una segunda oportunidad para vivir y, en un discurso del año 2008, dijo que los errores en la vida eran en algún punto inevitables, pero rendirse era imperdonable.

Este libro nos invita a recorrer su vida y cuáles fueron los sucesos que lo llevaron a convertirse en el actual presidente de los Estados Unidos.

Lo que importa ahora

El año 2020 desarmó muchos de los relatos que los estadounidenses se decían a sí mismos: el país más rico, más poderoso, se encontró fallando con las cuestiones más básicas para enfrentar la pandemia del Covid-19 que azotaba al mundo. También se evidenció lo antiguas y obsoletas que se encontraban varias instituciones del Estado.

Biden cree que las fallas que cometió Trump al enfrentar la pandemia se volvieron evidentes hasta para los fervientes defensores republicanos. Al referirse a los votantes de Trump, Joe Biden los caracterizó no como culpables o personas deplorables, sino como gente que sencillamente creía que iba a estar mejor, materialmente hablando, si él era su presidente.

Esta mirada es fundamental para entender cómo se fue gestando el proceso en el que Biden asumiría la presidencia de uno de los países más poderosos del mundo en un momento histórico.

Lo que hizo falta

Biden pertenece a la llamada “Generación silenciosa”, aquellos estadounidenses nacidos entre la Gran Depresión y el final de la Segunda Guerra Mundial, demasiado jóvenes para ir a pelear y demasiado viejos para liderar la contracultura. Este grupo se caracterizó por ser muy pequeño y por estar compuesto principalmente por hombres blancos.

El hecho de ser un grupo pequeño y la época en que nacieron les permitió crecer con mayor atención de sus padres, y que la mayoría de ellos pudieran finalizar exitosamente sus estudios y graduarse de la universidad.

El problema de esta generación, según algunas visiones que presenta el autor, es que muchos de sus integrantes identifican sus logros como mérito propio en su totalidad, sin reconocer los factores sociales que llevaron a este grupo generacional a ser uno de los más estables económicamente hablando.

Estas ventajas moldearon sus mentalidades respecto al gobierno, el reunir dinero y tener oportunidades, dando lugar a lo que se identifica como los republicanos más conservadores de todas las generaciones del siglo XX.

Según el autor, podría decirse que Biden cumple con el estereotipo en algunos aspectos, pero lo desafía en otros.

El mayor de cuatro hermanos, Biden tenía diez años cuando su padre desempleado se mudó junto con toda la familia desde Pennsylvania a Delaware para buscar trabajo.

Su madre les decía desde que eran muy pequeños: ”Nadie es mejor que tú”, a lo que su hermana menor, Victoria, agregaría: “Y tú no eres mejor que nadie”. Los Biden defendían un antiguo legado de lealtad en el barrio, mencionó el propio Joe, porque es “lo que mantiene a las personas unidas”.

Sus recuerdos de infancia están íntimamente ligados a su padecimiento en la escuela por tartamudear. Sus compañeros se burlaban de él y esto lo marcó profundamente. Como muchos otros desafíos que le depararía la vida, Biden se entrenó para mejorar y vencer su dificultad al hablar.

Dos cosas marcaron la vida de Joe Biden de manera constante: sus múltiples errores, que lo hicieron tener que replantearse muchas cosas y tener que pedir perdón en varias ocasiones para intentar enmendar su imagen; y la tragedia, que azotaría a su familia más de una vez.

En el año 1972, semanas después de haberse convertido en uno de los senadores más jóvenes de Estados Unidos, Biden recibió una llamada que le anunció que su familia había sufrido un terrible accidente automovilístico y que su esposa, Neilia, y su hija más pequeña, Naomi, habían fallecido.

Biden confesó haber pensado en renunciar a su carrera política e incluso en el suicidio, pero sus colegas y pensar en sus dos hijos pequeños lo hicieron recapacitar y continuar.

Muchos años después, en 2015, su hijo Beau, de entonces 46 años, falleció de un glioblastoma, una forma de cáncer cerebral muy agresiva. Beau y Joe eran muy cercanos y su muerte marcó profundamente al nuevo presidente.

Al mismo tiempo, mientras lidiaba con el deterioro de Beau por su enfermedad, su otro hijo, Hunter, enfrentaba una larga lucha contra su adicción a las drogas y el alcohol.

En más de una ocasión, ciertos miembros del partido republicano, determinados a arruinar la carrera política de Biden, quisieron promover sin ningún tipo de prueba la idea de que Joe había usado su poder para ayudar a Hunter con negocios en China y Ucrania. 

Todas estas batallas hicieron que Biden tuviera que rearmar su vida y reafirmar sus convicciones para continuar trabajando en la política. Además, su historia personal le dio una imagen vinculada al dolor y a la resiliencia, posicionándolo en un lugar más humano del que suelen representar las figuras de la política para el común de las personas.

Madura, Joe

En 1991, una nueva cruzada ocurriría en la vida de Biden, en su retorno oficial a la política. Biden lideraba las audiencias de la nominación de Clarence Thomas para miembro de la Corte Suprema mientras este enfrentaba denuncias de abuso sexual por parte de Anita Hill. 

Muchos liberales se enfadaron con Biden por impedir en las audiencias testimonios de mujeres que hubieran respaldado los dichos de Hill. Aunque Biden votó en su contra, Thomas finalmente resultó ganador. Posteriormente, Thomas alegaría que Biden actuó en su contra y que, viéndolo en retrospectiva, él no merecía ese trato.

Biden tuvo que trabajar duro en limpiar su reputación. En 1994, lideró la lucha para que se aprobara la Ley de Violencia Contra la Mujer, que protegía a las víctimas de sus parejas violentas. Esto le hizo mejorar su imagen dentro del colectivo de mujeres.

Otro asunto que lo perseguiría por mucho tiempo fue su participación en la redacción del proyecto de ley contra el crimen de 1994. Dicho proyecto contribuyó a problemas de encarcelamiento masivo al crear una ley federal de “tres strikes”, alentar penas de cárcel más largas y otorgar mayor presupuesto a los estados para la construcción de cárceles.

Según el autor, la gente ama de Biden que haya apoyado la presidencia del primer presidente afroamericano de los Estados Unidos, pero odia su apoyo a aquel proyecto de ley. Biden ha dicho en varias entrevistas posteriores que se arrepiente de haber formado parte de él.

En el año 2007, Biden se postuló como presidente por segunda vez pero, al no haber conseguido dinero suficiente para su campaña, se retiró de la contienda. Cuando Barack Obama se aseguró su postulación, le propuso ser su vicepresidente.

Al principio, Biden dudaba de si realmente le sería suficiente con “ser el número dos” pero, al entender que la posible presidencia de Obama se trataba de un momento histórico, aceptó la propuesta.

El autor comenta acerca de una charla decisiva que Biden mantuvo sobre el tema con Jill, su segunda y actual esposa. Al encontrarse dudando sobre la propuesta de Obama, le preguntó a su esposa cómo podría hacer para lidiar con “ser el segundo”, a lo que Jill le respondió: “Madura, Joe”.

El número dos

Cuando Obama reclutó a Biden para llevar adelante su gobierno, algunos demócratas quedaron desconcertados.

Al aceptar el cargo de vicepresidente, Biden solo pidió poder comentar siempre su opinión sobre cada decisión a tomar y ser la última persona con la que Obama consultaría todo, y Obama estuvo de acuerdo. Para Biden, era sumamente importante estar dentro de la conversación de lo que estuviera sucediendo. 

Obama siempre reivindicó a Biden y entre ellos dos se construyó un fuerte vínculo de confianza mutua. Biden dijo sobre el gobierno de Barack Obama que creía que había prevenido una crisis aún más prolongada, pero que la mayor dificultad a enfrentar desde ese lugar era justamente probar que se había evitado algo peor.

Barack generó una confianza suficiente en Biden como para delegarle algunas de sus tareas más difíciles. Solía pedirle asesoramiento o dejar completamente a su cargo asuntos relacionados con vínculos con el exterior.

A veces no estaban plenamente de acuerdo, pero el respeto y apoyo recíproco era una de las bases incuestionables de su relación en el gobierno.

Llegado el año 2016, ante la imposibilidad de Obama de presentarse para una nueva elección presidencial después de dos gobiernos continuos, la principal opción como candidata dentro del partido demócrata parecía ser Hillary Clinton. 

Aunque efectivamente la candidata fue Clinton, varios miembros del partido manifestaron que de retirarse Clinton de la elección, la persona que, obviamente, debería tomar ese lugar era Biden.

Finalmente, en las elecciones del año 2016, el vencedor fue el candidato republicano, el famoso empresario Donald Trump.

Después de ver que —en su primer año de mandato— Trump hablara con entusiasmo sobre “la gente muy buena en ambos lados”, luego de que los supremacistas blancos llevaran antorchas a través de Charlottesville, Biden se dijo a sí mismo que el republicano era peor de lo que había pensado.

Sumado a las múltiples polémicas en las que se vio inmerso Trump por sus comentarios, la pandemia del año 2020 terminó de debilitar su imagen, haciendo una posible presidencia de Biden una propuesta cada vez más atractiva.

De todos modos, poco después de presentar su postulación para presidente, Biden recibió otro golpe. Lucy Flores, una ex legisladora de Nevada, publicó un relato en el que manifestaba haberse sentido incómoda e invadida por conductas inapropiadas de Biden en un encuentro público que tuvieron en el año 2014.

Biden manifestó al respecto: ”Ni una sola vez, nunca, creí haber actuado de manera inapropiada. Si se sugiere que lo hice, escucharé con respeto pero nunca fue mi intención”.

Acercándose las elecciones del año 2020, Biden necesitaba mejorar su imagen si quería vencer a Trump. Tomó la decisión de expresarse a la población planteando esta contienda como “una batalla por el alma de la nación” y diciendo que Trump, con un gobierno de ocho años, podría cambiar para siempre los fundamentos del país. 

A pesar de las críticas que sufrió Biden a lo largo de su historial político, es destacable el proceso de reconversión en una mejor alternativa social para un país tan golpeado por problemas sociales y por la pandemia que azotó al mundo.

En 2020, los estadounidenses decidieron nombrar a Joe Biden presidente, junto con la notable vicepresidencia de Kamala Harris, primera mujer en ocupar un cargo tan alto en la historia de los Estados Unidos.

Notas finales 

Toda historia tiene la posibilidad de ser contada desde distintos puntos de vista y, a veces, la historia de un hombre puede ser la historia de un país.

En este libro podrás encontrar distintas miradas sobre el próximo líder de los Estados Unidos y entender un camino que fue trazado a lo largo de varias décadas, con múltiples inflexiones.

Consejo de 12min

En “Mi historia”, de Michelle Obama, podrás encontrar el relato de otra figura destacada en los Estados Unidos, que se convertiría en una de las mujeres más influyentes del mundo.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Es un periodista y escritor estadounidense. Ha sido miembro del medio The New Yorker desde 2008, destacándose por sus notas sobre política y asuntos internacionales. En el año 2... (Lea mas)