Gente tóxica - Reseña crítica - Bernardo Stamateas
×
70% OFF

Operación Rescate de Metas: 70% OFF en 12min Premium

Un descuento inédito para que aceleres tu crecimiento en el segundo semestre de 2023 y lograr todas tus metas.

693 lecturas ·  0 calificación promedio ·  0 calificaciones

Gente tóxica - reseña crítica

Gente tóxica Reseña crítica Comienza tu prueba gratuita
Psicología

Este microlibro es un resumen / crítica original basada en el libro: 

Disponible para: Lectura online, lectura en nuestras apps para iPhone/Android y envío por PDF/EPUB/MOBI a Amazon Kindle.

ISBN: 9789501526196

Editorial: Penguin Random House Grupo Editorial

Reseña crítica

Bernardo Stamateas escribió esta clasificación con un lenguaje sencillo para que todos podamos defendernos y poner límites ante las personas que nos avasallan. Día a día nos cruzamos con gente que se ajusta a alguno de estos perfiles. Conociéndolos, estaremos más precavidos a la hora de tratarlos. ¡Anímate, tú también puedes desafiarlos!

1. Los meteculpas

Probablemente en algún momento de nuestras vidas hemos sentido culpa. Para Bernardo Stamateas, es uno de los sentimientos más negativos que podemos experimentar porque nos paraliza.

No solo nos detiene, sino que nos condena a vivir en un boicot permanente hacia nosotros mismos.

También es una de las maneras más utilizadas para manipular a otros. Esto hacen los meteculpas.

Generalmente, quienes viven con la culpa tienen pensamientos y reglas rígidas que solo sirven para boicotear el éxito. “Lo que decidimos escuchar y aceptar como nuestro es lo que nos enferma y nos detiene”, dice el autor al respecto.

Aquí entra otro aspecto, como el de querer agradar o complacer permanentemente al resto en vez de a ellos mismos.

De una forma u otra, nos vamos haciendo cargo de todos los mensajes que nos llegan. Algunos de ellos son:

  • “Sigue participando”.
  • “Mi dolor es mayor que el tuyo”.
  • “Eres responsable de lo que he hecho”.

Para poder librarnos de las culpas y vivir con convicción, Stamateas recomienda esto:

  • Si te has equivocado, pide perdón.
  • Mereces ser feliz.
  • No quieras cambiar a nadie: solo cambia quien decide cambiar.

2. El envidioso

Envidiar no implica únicamente querer lo que el otro tiene o querer estar en la situación que está otro. Es mucho peor.

“Te coloca en un plano de continua insatisfacción y de queja permanente”, señala Bernardo.

Se trata de un sentimiento destructivo de alguien que desea arrebatarte lo que has conseguido.

Cabe aclarar que la envidia afecta a cualquier individuo. No hay envidia sana, oculta o expuesta. Es envidia al fin y al cabo.

La única solución para salir de esto es tener una autoestima sana. “Significa no buscar reconocimiento ni fama ni moverse por conveniencias, sino estar enfocados hacia una aprobación y satisfacción personal; si el resto llega, bienvenido sea, pero estaremos libres de la adulación y de aquellos que la ejercen”, asegura Stamateas.

Así dejarás atrás a la envidia. Encuentra inspiración y admira a aquellos que te motivan a mirar cómo hicieron para obtener lo que tienen hoy en día.

3. El descalificador

Encontrar este tipo de personas es muy común. Hay mucha gente que vive criticando el trabajo de los demás, quitándoles valor.

Menosprecian y rebajan al otro con el objetivo de controlar su autoestima.

Si reconocemos alguna de estas actitudes, estaremos delante de un descalificador:

  • Se esconde detrás de máscaras.
  • Finge interés en lo que haces, pero por dentro piensa cómo sacar provecho de ello.
  • Es irónico y sarcástico.
  • Se concentra mucho en el detalle para analizar tus defectos.
  • Intentará reducir tu estima a cero.
  • Estará con las luces encendidas para escuchar las críticas que tu te haces a ti mismo.
  • Agrandará tus errores y fracasos.
  • Probablemente intente ser un ángel en algunos momentos, sobre todo cuando quiera dar la estocada final.
  • Le aterra su propia vulnerabilidad, por lo que vive con máscaras para ocultarlo.
  • Quiere tener poder y control sobre todo.
  • Él es el único que tiene razón y conoce todos los temas posibles.

¿Cómo actuar delante de alguien así? El autor recomienda estas claves:

  • No lo contradigas.
  • No te enfrentes a él en público.
  • Acércate al descalificador.
  • Míralo y sonríe.

4. El agresivo verbal

Las intervenciones de los agresivos nos dejan sin palabras porque suelen ser personas difíciles y complejas.

“Establecer una comunicación con este tipo de gente nos deparará tener que controlar nuestros más bajos instintos”, sintetiza Bernardo.

La palabra que utilizan por excelencia es el “no”, sin importar la idea que propongas. De esta forma, terminamos preguntándonos qué hicimos mal para recibir ese “no”.

Es sumamente engorroso porque quedamos atados a sus emociones, dejando de lado las nuestras: “¿cómo se levantará hoy? ¿estará de buen ánimo o nos arruinará el día?”.

Aquí, algunas de las características del violento verbal:

  • Es mordaz, intimidante y ofensivo.
  • Es sarcástico e iracundo.
  • Es manipulador.
  • Es ambivalente e inestable.

Algunas claves para lidiar con ellos, según Stamateas:

  • Tener en cuenta que va a estar siempre a la defensiva.
  • Recordar que saben que no son queridos ni aceptados.
  • Mantenernos alertas.
  • No sorprendernos.

5. El falso

A todos nos cuesta mirar nuestro interior para ver nuestros errores. No estamos acostumbrados a ello y por eso solemos desviar nuestras miradas hacia afuera.

El autor sostiene que “de acuerdo a la mirada que hagas de tu interior, el éxito estará más lejos o más cerca de tu vida”.

Pero en vez de hacer eso, nos ponemos máscaras. Existen diversas:

  • Máscaras de poder: las tienen solo para cubrir las necesidades básicas.
  • Máscaras de superioridad: los que viven con el currículum a cuestas.
  • Máscaras de víctima: son los que nunca sonríen, sufren por todo y por todos.

Para ser capaz de sacarnos las máscaras son necesarias dos cosas.

Primero, hay que eliminar al pasado. Debemos aprender de lo que nos sucedió pero no vivir en ello.

Segundo, tener mucha seguridad interior. Esta “nace de saber que, sea cual sea la circunstancia a la que nos enfrentemos, seremos capaces de resolverla”.

6. El psicópata

Para Stamateas los psicópatas abundan. No son solo los estafadores o los violadores seriales.

Se trata de expertos en mentir y engañar que persiguen como fin arruinarte la vida, en ocasiones sin parecer antisociales a simple vista. Así que podrás encontrarlos en cualquier lugar.

Su mente tiene estas características:

  • Muestran una imagen que en realidad no tienen y que ellos mismos inventan.
  • No aman a nadie.
  • Los otros solo les sirven para conseguir más dinero, sexo y poder.
  • Se ofenden por todo.
  • “Llevan y traen” todo el tiempo.
  • Adoptan máscaras de espiritualidad y religiosidad.
  • Son resentidos y amargados.

Teniendo en cuenta que tienen una personalidad muy enroscada, ¿cómo sacarnos de encima a uno de ellos?

La llave es la indiferencia. “No te detengas a interiorizar absolutamente nada de lo que hace. Indiferencia es hacer como que no existe”, explica el autor.

7. El mediocre

“Los seres humanos tendemos a conformarnos y a aferrarnos a lo conocido por miedo a perder lo que ya hemos conseguido”.

Esto es algo bastante normal, según comenta Bernardo. No obstante, hoy en día nos enfrentamos a la mejora permanente.

Tenemos a nuestro alcance un montón de técnicas, estrategias, cursos, consultorías, etcétera, para potenciar nuestra capacidad. Pero no lo hacemos y nos sentimos estancados. Esa quietud no ayuda.

Es posible derrotar a la mediocridad y al conformismo si luchamos por mejorar nuestra calidad de vida.

Prueba con aplicar algunas de estas sugerencias:

  • Haz todo con mayor calidad y eficiencia.
  • Sé puntual en tus reuniones y en todo lo que hagas.
  • Conviértete en tu propio jefe y evalúa tus resultados.
  • Cuida los detalles, incluso tu aseo personal.
  • No pierdas tiempo en tratar de demostrar tus opiniones.
  • Crea, renuévate cada día.
  • No sigas a la manada.
  • Visualiza tu sueño completo, dibújate dentro de él mismo y no te detengas hasta alcanzarlo.
  • No seas perfeccionista, sé excelente.
  • No te corrompas.

8. El chismoso

Los chismes son destructores. Hay algunos que han destrozado familias y otros que han producido peleas que sin ellos no se hubiesen originado.

Sucede que los rumores se mantienen vivos porque la gente cree en ellos. Así se van reproduciendo y se tornan imposibles de detener.

Stamateas explica que cada rumor tiene tres leyes:

  • La ley de reducción: tiende a acortarse y ser cada vez más conciso.
  • La ley de acentuación: se hace énfasis sobre ciertos detalles y se omiten otros.
  • La ley de simulación: se le agregan detalles que le den más consistencia al relato.

También existen diferentes tipos de chismes:

  • Rumores sigilosos: van tomando cuerpo lentamente.
  • Rumores impetuosos: se extienden muy rápido.
  • Rumores “sumergibles”: aparecen y desaparecen esporádicamente.

Solo ten en cuenta lo que dice Bernardo: “Tu felicidad y todo lo que te propongas no depende de lo que los demás tengan para decir, sino de lo que tú estás dispuesto a hacer con el rumor”.

9. El jefe autoritario

La relación jefe - empleado no siempre es sana o agradable. Muchas veces se da que el jefe abusa de su autoridad y que el empleado obedece por temor.

Por eso resulta importante diferenciar autoridad de autoritarismo en el área laboral.

Dentro del trabajo, quien ocupa un puesto de jerarquía tiene la autoridad de hacerle saber a quienes tiene a cargo qué espera de ellos de forma amena y respetuosa. Si abusa de esa autoridad, se transforma en autoritarismo.

Si realmente quieres ser un líder del futuro, que destierre el autoritarismo, Stamateas recomienda:

  • Mirar y copiar.
  • Aspirar a ser un experto.
  • Tener visión de grandeza.
  • Ganarse la autoridad.

10. El neurótico

En este apartado, el autor va directo al grano con el fin de ayudar a la gente que padece esto como así también para saber defendernos.

Explica que los neuróticos manifiestan:

  • Necesidad de ser amados y aceptados.
  • Necesidad de reconocimiento.
  • Necesidad de poder y liderazgo.
  • Necesidad de independencia.
  • Necesidad de perfección.

Una característica notoria de los neuróticos es que son personas que hoy están bien y mañana pueden estar mal. Los cambios de humor se dan de forma permanente.

Entonces, si te contagias de su mal humor, ellos se sentirán bien y te cuestionarán por estar de mala cara.

Es casi como un juego.

Para poder eludirlos lo que tienes que hacer es vivir tu propia vida, sin entrar en los juegos que los demás proponen.

“La neurosis nos encierra y nos obliga a jugar el juego de los otros, pero si tú tienes claro que posees capacidad y habilidad para dejar de jugar, los beneficios y los objetivos que alcances serán mucho mayores”, cuenta Bernardo.

11. El manipulador

Por lo común, los manipuladores suelen ser calculadores. Eligen a sus víctimas luego de estudiarlas. Y siempre se inclinan por los más vulnerables, como las personas dependientes, crédulas o llenas de culpa.

Su meta es destruir y para ello aplican diferentes técnicas:

  • Acoso moral: te gritan o insultan, atacan o descalifican lo que dices o haces.
  • Maltrato verbal: van destruyendo tu reputación a partir de amenazas o calumnias.

Así se va generando un sentimiento de vergüenza o culpa dentro de la víctima. Cuanto mayores sean éstos, mayor será la manipulación que ejercerá el victimario sobre ella.

Además, Stamateas aclara que la manipulación apunta a dos áreas.

  • El hacer: todo lo que hagas será descalificado, criticado y rebajado.
  • El ser: le quitará valor a tu motivación y te llenará de culpas inventando malas decisiones.

Para que quede bien claro y los puedas identificar, los manipuladores responden a estas características:

  • Se sienten grandes y poderosos.
  • Tienen una doble vida.
  • Llevan cargas pesadas.
  • Tienen envidia.
  • Son improductivos.

12. El orgulloso

Sabemos que el orgullo no es malo en sí mismo. El problema aparece cuando hay un exceso de él porque las personas que tienen demasiada confianza son incapaces de mejorar.

Stamateas señala que hay tres tipos de excesos de confianza:

  • Exceso de amor propio: como no se detienen a pensar en qué pueden mejorar, estos pierden de vista todo lo bueno que se aproxima.
  • Exceso de confianza en la propia capacidad: no aceptan sugerencias ni recomendaciones, sobre todo si ya tuvieron resultados con un método específico.
  • Exceso de confianza en la propia manera de pensar: brotan de orgullo, no son capaces de reevaluar sus propias vidas.

“Seamos excelentes en todo lo que hacemos, pero no dejemos que el sentimiento de perfección nos impida mirar los detalles”, aclara el autor.

13. El quejoso

“El tema es quejarse, encontrar un motivo para pensar que el mundo está en contra de ellos y que nadie es capaz de entenderlos”, comienza diciendo Stamateas.

“La queja es un lamento, una demanda, un reproche, un disgusto, un reclamo permanente que lo único que logra es alejarte de la mejor gente”.

Los quejosos viven atados al pasado y, por consecuencia, a la dificultad.

Bernardo explica que estas son las conductas más comunes de este tipo de personas, además de brindar algunos consejos sobre cómo actuar ante ellas:

  • Tienen problemas con los demás y viven enojados.
  • Lo perciben todo negativamente.
  • “Si no me lo dicen a la cara, no lo considero”, evita caer en el “lleva y trae”.
  • “Debo estar concentrado en las cosas importantes”.
  • “Tengo que estar abierto a lo sobrenatural”.
  • “Algo desconocido saldrá a la luz”.
  • “Si estoy bien conmigo mismo diré lo correcto”.

Asimismo, existen diversas clases de quejas:

  • La queja ociosa.
  • La queja esporádica.
  • La queja como “deporte favorito”.
  • La queja viciosa.

Notas finales

“Gente tóxica” es un libro simple escrito por Bernardo Stamateas que expone la enorme cantidad de perfiles negativos que existen.

Resulta difícil imaginar que haya tantas personas malas en el mundo. Sin embargo, con el repaso que hemos realizado en este libro hay más categorías de las pensadas.

Y seguramente conocemos -o tuvimos la mala fortuna de haber conocido- a alguien que encaje en algunos de estos perfiles.

Puede ser un meteculpas, envidioso, descalificador, agresivo verbal, falso, psicópata, mediocre, chismoso, autoritario, neurótico, manipulador, orgulloso o quejoso.

Ninguno nos ayuda o beneficia, al contrario, nos perjudican. Ahora estamos preparados para hacerles frente.

Consejo de 12min

Es difícil, pero puedes defenderte de los tipos de personas que vimos en este libro. “Manipulación y psicología oscura”, escrito por Alejandro Mendoza, te ayudará a combatir a la gente dañina que existe en el mundo.

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 7 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

¿Quién escribió el libro?

Reconocido en todo el mundo, este psicólogo y sexólogo clínico argentino estudió en las Universidades Kennedy y del Salvador. Vive en la Ciudad de Buenos Aires, donde ejerce como pastor e... (Lea mas)

Aprende más con 12min

6 millones

De usuarios ya transformaron su crecimiento

4,8 estrellas

Media de calificaciones en la AppStore y Google Play

91%

De los usuarios de 12min mejoraron sus hábitos de lectura

Una pequeña inversión para una oportunidad increíble

Crece exponencialmente con acceso a la valiosa información de más de 2500 microlibros de no ficción.

Hoy

Comienza a disfrutar de la amplia biblioteca que 12min tiene para ofrecer.

Día 5

No te preocupes, te enviaremos un recordatorio de que tu prueba gratis está acabando.

Día 7

Fin del período de prueba.

Disfruta de acceso ilimitado durante 7 días. Utiliza nuestra aplicación y sige invirtiendo en tu desarrollo. O solo cancela antes que pasen los 7 días y no te cobraremos nada.

Comienza tu prueba gratuita

Más de 70.000 calificaciones 5 estrellas

Comienza tu prueba gratuita

Lo que los medios dicen sobre nosotros