Foco

Daniel Goleman También disponible en audiobook: Descarga nuestra aplicación para escuchar gratis.

¿Será que la atención se volvió el recurso más escaso en los días de hoy? Este es el tema fundamental del libro “Foco”, del autor Daniel Goleman. Y la respuesta es simple: sí, prestar atención es una habilidad olvidada pero cada vez más valiosa. A medida que el mundo evoluciona aceleradamente, se hace cada vez más fácil distraerse, aislarse y sentirse perdido con tanta información y tantas cosas sucediendo al mismo tiempo. Sin embargo, si quieres ser exitoso, productivo y tener mejores relaciones personales y profesionales, necesitas desarrollar tu enfoque. Este resumen nos ayudó mucho aquí en 12’ ya que al final de cuentas nosotros también tenemos la manía de hacer muchas cosas al mismo tiempo...Por ello, ¡fue un placer enfocarnos bastante en este libro y preparar este resumen para tí!

Prestar atención es una habilidad clave

Muchas veces pensamos que el mundo actual y el volumen inmenso de informaciones al que estamos expuestos puede acabar con nuestra atención. Un grand volumen de informaciones crea, de hecho, una escasez de atención.

Pero para Goleman ese no es el punto principal de esta discusión. Eso es inevitable y nos tenemos que acostumbrar a un mundo cada vez más acelerado. La gran verdad es que la atención funciona como un músculo. Si lo utilizas poco, se puede atrofiar, pero si trabajas este músculo, él crece y se desarrolla. La atención es algo que moldea la realidad de las personas. Piensa en lo mucho que tu visión del mundo es moldeada por las cosas a las que le prestas atención. Cada cosa en la que te decides enfocar es un filtro para la forma en la que ves el mundo y aprendes de él. Goleman cita al famoso maestro Yoda, de Star Wars, con este pasaje: “¡Tu foco es tu realidad!” Es esencial, por lo tanto, que escojamos con cautela dónde colocamos nuestra atención, para determinar lo que queremos ver y ser.

2 tipos de distracciones…

Existen 2 tipos principales de distracciones: las distracciones sensoriales y las distracciones emocionales. Las distracciones sensoriales son factores externos que estimulan nuestro cerebro, como por ejemplo ruidos, nuevos colores, sabores, olores y sensaciones. A lo largo del tiempo, nuestro cerebro es bastante eficiente para desconectarse de este tipo de distracción y eso ocurre naturalmente cuando, por ejemplo, estudias y escuchas música. Ya la distracción emocional ocurre cuando, por ejemplo, oímos nuestro nombre, tenemos un problema en nuestras vidas o terminamos una relación. Aquellos que tienen un enfoque más inmune a las turbulencias emocionales son por lo general menos sacudidos por las crisis y mantienen sus vidas en los rieles durante ellas.

Es necesario saber lidiar con estos 2 tipos de distracciones para mantener nuestra atención enfocada. Si tienes tu atención enfocada, el cerebro conecta las informaciones que ya sabemos a las nuevas informaciones, creando nuevas conexiones neurales. Cuando no estamos enfocados, nuestro cerebro no hace estas conexiones nuevas, lo que perjudica la retención de conocimiento.

Mientras más distraídos estemos, menos contenido capturamos, ya nuestro cerebro queda incapacitado para hacer las conexiones entre lo que ya sabemos sobre un asunto específico y lo que no sabemos sobre ese asunto. Cuando leemos un libro (o un resumen de 12’), nuestro cerebro crea una red de caminos que une las ideas y las experiencias. Para ser capaces de leer profundamente (el llamado deep learning), es necesario tener una concentración constante y estar inmerso en lo que lees. No lograrás grandes resultados en tu aprendizaje saltando entre hechos sobre asuntos y contenidos diversos.

¡No vivas en modo automático!

El cerebro posee 2 sistemas mentales y cada uno de ellos tiene sus características. Uno de ellos funciona de abajo hacia arriba (mente bottom-up) y el otro de arriba hacia abajo (mente top-down). Entender cómo funciona cada sistema es esencial para desarrollar tu enfoque y saber cuál estás usando en cada momento.

Mente bottom-up: Posee alta capacidad de procesamiento, resolviendo problemas de forma involuntaria y automática. No somos capaces de percibir su funcionamiento.

  • Es rápida y necesita poca energía para funcionar,y por eso, la mayoría de las veces, asume el comando;
  • Maneja los modelos mentales que definen cómo percibimos el mundo;
  • Procesa la información por asociación, es intuitiva;
  • Es guiada por las emociones, por lo tanto es impulsiva;
  • Funciona en modo multitarea y filtra nuestra percepción para mostrarnos lo que juzga relevante.

Esta parte del cerebro comenzó a desarrollarse hace millones de años, cuando nuestros instintos principales se concentraban en la supervivencia. Por eso, la mente bottom-up actúa generalmente trayendo pensamientos de corto plazo, impulsos y decisiones rápidas.

Mente top-down: Nuestra conciencia reside aquí, donde tenemos el control y la manejamos a través de nuestras intenciones. Estas actividades mentales ocurren en el neocórtex; monitorean y pueden, de cierta forma, dirigir a la mente bottom-up.

  • Es más lenta y para ser usada se necesita esfuerzo y energía, por eso no es capaz de trabajar por mucho tiempo sin pausas;
  • Requiere esfuerzo voluntario para ser usada;
  • En ella reside el autocontrol, nuestra capacidad de sobreponerse a los pensamientos de la mente bottom-up;
  • Es capaz de aprender nuevos modelos, nuevos planes y parcialmente asumir el comando de nuestras respuestas mentales automáticas;
  • Logra procesar solo un pedazo de información a la vez y necesita analizar bastante antes de poder llegar a una respuesta;
  • Se desarrolló cientos de miles de años después de la mente bottom-up, dando al ser humano la capacidad de reflexionar, conocerse, decidir y planificar.

El objetivo de tu cerebro, cuando se encuentra con un estímulo nuevo, es distribuir las tareas mentales entre los 2 sistemas con el menor esfuerzo posible para tener el mejor resultado. Mientras más desarrollemos una habilidad y la transformemos en un hábito o en una rutina, más ella pasa de la mente top-down a la mente bottom-up.

¿Ya escuchaste hablar de los atletas que hacen un ejercicio tantas veces que lo terminan grabando en la memoria muscular? En realidad, lo que ocurre es que el cerebro va dejando esa repetición cada vez más automatizada.

Esa automatización libera nuestra atención para que podamos aprender cosas nuevas y nos desarrollemos. Así, uno de los secretos para desarrollar tu enfoque es simplemente transformar tus principales actividades en hábitos y hacer que tu cerebro bottom-up logre asimilar esos hábitos.

Mientras más expongas a tu cerebro a un volumen mayor de informaciones, tu capacidad de controlarlo se reduce. Mientras más distraído estés, más propenso serás a cometer errores, al cansancio y al estrés. Lo circuitos bottom-up absorben hábitos rápida y silenciosamente durante el día, y aunque eso sea útil si tienes buenos hábitos para desarrollar, este sistema también puede asimilar estas situaciones de distracción y entenderlas como rutinas que creamos inconscientemente.

Existen muchas trampas para tu mente bottom-up, muchas veces usadas hasta en las campañas publicitarias. ¿Te acuerdas de aquella modelo sonriendo en el comercial de bebidas? Si, la idea es que la asocies al hábito de beber, y así, bebas más.

Divagar y tener un enfoque suelto también tiene su utilidad

No siempre puede ser valioso tener el enfoque limitado a una única cosa o toda la atención dirigida a un único objetivo. Mantener tu enfoque abierto y mantener tus pensamientos a la deriva también tiene su importancia. Pero, en vez de divagar en dirección a algo perdido, es siempre posible ir en la dirección de las cosas que sean valiosas, y de ahí surgen grandes insights.

Obviamente, es cada vez más difícil tener tiempo para estar solo contigo mismo, relajarte y reflexionar, pero es muy importante que tengas estos momentos dado que ellos son capaces de aumentar dramáticamente tu potencial creativo y tu imaginación. Para tareas simples, que demanden poco enfoque como por ejemplo cerrar sobres de cartas, vale la pena dejar tu mente a la deriva y abrir espacio para las divagaciones.

Es claro que para muchos eso puede ser un reto. Las personas acostumbradas con rutinas extremadamente corridas, como ejecutivos y profesionales de la información, muchas veces tienen dificultades para desconectarse del asunto en foco y explorar nuevas ideas/posibilidades.

Una técnica citada por Goleman para resolver eso fue adoptada por Peter Schweitzer. El trabajaba con criptografía y siempre se veía en situaciones intensas de análisis de datos para descubrir combinaciones y secretos encriptados. Esa es una tarea que exige mucha concentración, pero él decidió realizar estas actividades mientras caminaba para tener más estímulos externos y trabajar otras áreas del cerebro.

Existen también las personas que tienen grandes dificultades de concentración y que mantienen sus cerebros a la deriva. Esas personas son más espontáneas y tienen algunas habilidades interesantes, como la capacidad de improvisar y hacer conexiones entre áreas más distantes del cerebro. Muchos cantantes de hip-hop entran, por ejemplo, en esa categoría. En algunos casos, eso puede ser el resultado de una enfermedad llamada Trastorno de Déficit de Atención, o TDA.

Aprende a ser creativo, divaga con foco

Para desarrollar tu creatividad, es necesario pasar por 3 etapas principales:

  1. Orientación - cuando miramos para afuera y buscamos todos los tipos de información que podrían ayudarnos;
  2. Atención selectiva - cuando nos enfocamos específicamente en el reto que queremos resolver;
  3. Entendimiento - cuando asociamos las informaciones libremente para dejar que la solución aparezca.

En el mundo actual, donde casi todos tienen acceso a las mismas informaciones, el valor creado viene de la síntesis, la habilidad de combinar ideas de nuevas maneras, resolviendo problemas de alto impacto. La habilidad de divagar deja tu mente más libre para hacer estas combinaciones, mientras una agenda trabada y llena de compromisos te cierra a estas posibilidades.

Un estudio de Harvard, llamado “El Poder de las Pequeñas Victorias”, descubrió que las mejores ideas fluyen cuando las personas tienen tanto objetivos claros como también libertad para saber cómo alcanzarlos. Si quieres ser creativo, es importante siempre darle a tu cerebro el tiempo para pensar libremente. Lo más importante es tener varias pequeñas victorias en el camino hacia tu objetivo e ir iterando hasta que el problema sea resuelto.

Encontrando el equilibrio

Puede parecer difícil de aceptar pero lo que más nos distrae no son las personas a nuestro alrededor sino nuestra propia mente. Para lograr concentrarnos, es necesario que seamos capaces de silenciar nuestras interrupciones internas. Para llegar a ese estado, Goleman recomienda la práctica del mindfulness.

La premisa es simple: cuando acudimos a nuestros sentidos y nos enfocamos en percibirlos todo el tiempo, los ruidos de nuestro cerebro son silenciados y los circuitos mentales se desconectan de los asuntos personales que te distraen. Tu cerebro vive un conflicto constante entre divagar y percibir exactamente dónde te encuentras en todo momento. Si usas tu energía para divagar, tu percepción del mundo en aquel momento se reduce. Pero, si te enfocas en percibir tu medio y los estímulos del mundo, tu cerebro abandona las divagaciones.

Es importante encontrar tu punto de equilibrio y garantizar que tus pensamientos y tu performance están yendo al encuentro de tus objetivos. Si tu cerebro mantiene el foco constante por mucho tiempo, se cansa y puedes llegar a un punto de exhaustación cognitiva, volviéndote incapaz de aprender.

Las principales señales de exhaustación cognitiva son: caída de productividad, irritabilidad y falta de energía para pensar. Para restaurar tu energía mental y mantenerla siempre en un nivel alto, necesitas alternar entre la atención enfocada voluntariamente y la relajación y divague de tu mente. Para lograr ese punto medio, cada tanto, haz algo relajante, camina un poco, juega con tus hijos, haz algo que no requiera estar demasiado concentrado.

Descubre tu voz interior

Lograr tus objetivos es algo que requiere trabajo duro, foco y sacrificio, o sea, fuerza de voluntad. La fuerza de voluntad, según estudios citados por Goleman, tiene una alta correlación con el éxito profesional. Para desarrollar tu enfoque, vas a necesitar desarrollar tu fuerza de voluntad y la forma más efectiva de desarrollarla es hacer lo que amas, algo alineado con tu voz interior. Tu fuerza de voluntad aumenta si tu trabajo refleja tus valores personales.

Steve Jobs siempre aconsejó que no debemos dejar que la voz de otras personas esconda la nuestra. Es necesario también seguir nuestros corazones y nuestra intuición, dado que ellos saben lo que queremos ser y a dónde queremos llegar. Nuestros sentimientos irracionales y reacciones biológicas a informaciones son circuitos bottom-up que simplifican nuestras decisiones, guiando nuestra atención entre las mejores opciones. Mientras mejores seamos en leer estos estímulos, mejor será nuestra intuición. Es necesario conocernos para desarrollar nuestro enfoque.

El poder de la resiliencia emocional

La resiliencia emocional entra en acción cuando nos recuperamos de los reveses de la vida. Personas altamente resilientes tienen su área prefrontal izquierda del cerebro, parte de nuestro mecanismo top-down, más desarrollada, para evitar que las emociones secuestren su habilidad de pensar. Desarrollarse como individuo es esencial para que logres ser emocionalmente resiliente.

Es posible hacer eso de 2 maneras, ambas enfocándose en entender cómo operas. La primera de ellas es el autoconocimiento. Si logras entender tus fuerzas, debilidades y gustos, conseguirás trabajar las cualidades para desarrollarte emocionalmente. La segunda es usar la metacognición. Si entiendes los procesos que te llevan a aprender cosas nuevas y los procesos que te interrumpen, serás capaz de inhibir los hábitos mentales problemáticos.

Entendiendo la empatía

La empatía tiene 2 formas principales: la empatía cognitiva y la empatía emocional. La primera nos capacita para ver el mundo a través de los ojos de los otros y colocarnos en su lugar. La empatía cognitiva nos ayuda a comprender el estado mental de otras personas y el motivo por el cual actúan de una manera específica. Nos permite observar, por ejemplo, si una persona está feliz o triste solo mirando su expresión. Es una empatía de lectura: nosotros entendemos, pero no necesariamente simpatizamos con la causa o el sentir de la persona. Los psicópatas, por ejemplo, usan este tipo de empatía para manipular a las personas de acuerdo a sus intereses.

Ya la empatía emocional nos permite sentir lo que los otros están sintiendo. Es un fenómeno físico que hace que nos sintamos tristes y felices a partir de un estímulo de otra persona. Este tipo de empatía se basa en el compartir real del sentimiento con la otra persona.

Entender cómo funciona la empatía es esencial para desarrollar nuestra habilidad y enfoque, ya que mientras más empatía tengamos con la otra persona, más sentirá ella que nos importa y más escuchada se sentirá. Sin embargo, existen momentos en los que necesitamos aislarnos de las emociones derivadas de la empatía para mantenernos calmados y concentrados en lo que necesita ser hecho, incluso con complicaciones emocionales.

Entiende el sistema como un todo

El ser humano es una criatura que, por naturaleza, piensa en el corto plazo. Tenemos el hábito de enfocarnos en lo inmediato y olvidar a largo plazo, no adoptando un modelo de pensamiento sistémico, en el cual tenemos una visión de todo. Esta predisposición es innata y viene de nuestra mente bottom-up.

Es necesario entrenar nuestra mente para que siempre tome en cuenta ese contexto más amplio, pues cuando intentamos resolver un problema enfocándonos solo en el corto plazo, acabamos llegando a soluciones parciales y temporales. Un ejemplo interesante adoptado por Goleman en su libro es el problema de los embotellamientos de tránsito. La solución a corto plazo es simple, solo hacer las calles más anchas. Pero, a largo plazo, los embotellamientos suceden de nuevo y el transporte masivo deja de ser viable.

Nuestro modelo mental incompleto sobre los embotellamientos existe pues no tomamos en cuenta las dinámicas sistémicas del transporte como un todo. Nuestras percepciones y modelos mentales son derivados de las habilidades que ayudaron a nuestros ancestros a sobrevivir en la selva, basándose en un pensamiento local y, la mayoría de las veces, no funcionan para entender los sistemas del mundo actual.

Si confiamos solo en esos modelos, corremos el riesgo de ser el sapo dentro de la olla con el agua que se calienta lentamente, ¡vamos a morir cocidos, sin entender el motivo! Enfocarse en el contexto más amplio de cualquier problema nos capacita a pensar no solo en los efectos inmediatos sino también en el futuro distante.

Cómo los líderes logran dirigir a las personas

Para liderar, tener enfoque es una habilidad esencial, y en este caso, enfoque significa no solamente el enfoque del líder, sino también la capacidad de dirigir a los seguidores al camino correcto. Para un líder, saber dirigir es más importante que sus calificaciones profesionales o su coeficiente intelectual. Líderes exitosos poseen autoconocimiento y saben capturar la atención de sus seguidores. Saben también que, para dirigirlos, es preciso dar un significado a esa dirección.

Los líderes exitosos siempre están buscando nuevas informaciones, pues necesitan entender el sistema en el que actúan y tener un sinergia óptima entre su realidad emocional y la de las personas que busca inspirar. Uno de los mayores retos en este caso es saber escuchar, una habilidad relacionada a la empatía emocional.

Actualmente, no saber escuchar es casi una epidemia en las empresas y, para liderar, es necesario hablar menos sobre nosotros y prestar atención a lo que importa para los demás y para el grupo. Además de eso, el buen líder también sabe que sus seguidores miran para donde está su atención, y por eso, el sirve de ejemplo para ellos.

Por eso, es importante tener un modelo claro y estratégico de enfoque organizacional. Steve Jobs, por ejemplo, tenía una directriz simple, que se basaba en “decidir en qué no trabajar es tan importante como decidir en qué trabajar”. Para crear una estrategia exitosa, es necesario tener una tensión constante entre 2 estrategias. Los buenos líderes son capaces de saber cuándo alternar entre:

  • Volverse más eficiente dentro del enfoque: La habilidad de aprender y evolucionar, mejorando la capacidad actual;
  • Explorar fuera del enfoque actual: La habilidad de desconectarse del enfoque actual para buscar nuevas posibilidades.

Para ser capaz de alternar entre ambas, es necesario saber desconectarse de la rutina organizacional y así permitir que tu empresa desarrolle su capacidad de aprender. También es esencial que el líder moderno sea capaz de comunicar el impacto y el significado del enfoque en la empresa.

Los líderes inspiradores luchan para empoderar y contribuir con sus seguidores y la comunidad. Un buen líder siempre se enfoca en identificar y desarrollar el potencial de otras personas. La fábrica de Brownies Greyston Bakery, localizada en un área pobre del Bronx, en Nueva York, tiene una historia inspiradora. Solo contrata personas que no logran encontrar trabajo y no serían normalmente aceptadas en el mercado de trabajo. Ellos tienen un slogan que comunica su propósito, su significado para el mundo: “Nosotros no contratamos personas para hacer brownies, nosotros hacemos brownies para contratar personas”. Los líderes que no poseen empatía son incapaces de ver su impacto en la vida de los demás y en el sistema donde están insertados.

¿Qué te hace un buen líder?

Una vez que adquieres empatía, autoconocimiento y eres capaz de influenciar a las personas, ¿cómo hacer para destacarse y estar seguro de que te volviste un buen líder? En la práctica, eso se logra siendo capaz de mentorizar y aconsejar a tus seguidores con maestría. Es necesario tener en mente que:

  • Debes ser capaz de articular con energía para tus seguidores una visión auténtica de los motivos por los cuales están tomando esta dirección y dejar claras las expectativas para ellos;
  • Entender y darle importancia de verdad a lo que las personas buscan en sus vidas, carreras y trabajo, y a partir de ahí, darles consejos;
  • Escuchar consejos y experiencias. Siempre colaborar con el equipo y saber usar el consenso cuando sea necesario;
  • Saber que celebrar victorias, reír, divertirse con tu equipo no es un desperdicio de tiempo y es la mejor herramienta para desarrollarse emocionalmente.

Si eres un líder y adoptas estas prácticas probablemente desarrollarás un equipo con alta performance y alineamiento. Un buen equipo se enfoca en desarrollar el autoconocimiento de sus miembros y abrir discusiones antes de que exploten, siendo el papel del líder crear el ambiente propicio para esto y crear un sentido de confianza y seguridad en sus miembros.

Además de eso, para garantizar la armonía de su equipo, Goleman también recomienda que te reúnas con tu equipo periódicamente y converses francamente sobre las dinámicas del equipo, para que el grupo entienda y decida cuáles cambios deben realizarse.

Notas finales

Este es, en mi opinión, uno de los libros más fantásticos sobre enfoque y liderazgo que han sido escritos. Si llegaste hasta aquí, probablemente hallaste este resumen demasiado grande (al menos para un resumen) y pedimos disculpas por eso. Para nosotros, las lecciones clave de este libro son:

  • Entiende cómo funciona tu cerebro. Sabe cuándo estás en control y cuándo no, para poder concentrarte mejor;
  • Divagar es importante. Por más que queramos que estés concentrado a lo largo del día, es esencial tener un tiempo libre para pensar en nuevos problemas y ser creativo;
  • La empatía es importante, pero es necesario saber aislarla y usarla de acuerdo con tus objetivos;
  • Un buen líder logra dirigir a su equipo para lograr objetivos audaces, con significado. Para eso, necesita de autoconocimiento y de realmente darle importancia a su seguidores.

Tip de 12’: Nosotros realmente recomendamos que compres el libro y le des una leída o al menos ¡que leas de nuevo este resumen! ¡El contenido completo es imperdible! #12classics

Regístrate y lee gratis!

Al registrarse, tú ganarás un pase libre de 3 días gratis para aprovechar todo lo que el 12min tiene para ofrecer.

o vía formulario: